BLOGS
La crónica verde La crónica verde

Podrán cortar todas las flores, pero no podrán detener la primavera. (Pablo Neruda)

Llega a Madrid uno de los árboles más raros del mundo

Acabo de regresar a casa tras un emocionante viaje a Madrid, donde he tenido el privilegio de asistir a la plantación de uno de los árboles más raros del planeta. Se trata del ciprés del Sáhara (Cupressus dupreziana), uno de los escasos descendientes de los 231 ejemplares que aún quedan vivos en el mundo, la mayoría de ellos con más de 2.000 años de edad.

Se trata de una especie en grave peligro de extinción, originaria del altiplano del Tassili n’Ajjer, en Argelia, cuya edad milenaria se relaciona con los míticos bosques anteriores a la llegada del desierto y con una extraordinaria cultura neolítica desarrollada a su sombra hace 8.000 años. En la actualidad constituye una población arbórea única y aislada, alejada cientos de kilómetros de los árboles más cercanos, localizada en un entorno único declarado Parque Natural y Cultural, Patrimonio de la Humanidad y Reserva de la Biosfera.

El espécimen es una donación del Instituto para la Protección de las Plantas (IPP) de Florencia, gracias al proyecto europeo del ciprés “CypFire” del programa MED que desarrolla el Departamento de Árboles Monumentales de la Diputación de Valencia, y la colaboración del Observatorio de Árboles Singulares de la Fundación Félix Rodríguez de la Fuente.

¿Dónde pensáis que hemos plantado esta joya? No hay duda, en el Real Jardín Botánico de Madrid, uno de los más importantes del mundo y que gracias a esta primavera lluviosa luce ahora más bello que nunca. Lo podéis ver cuando queráis por debajo de la Terraza de los Laureles, donde están los famosos bonsáis de Felipe González, y junto a la colección de agaves americanos.

Como madrina para tan singular acto tuvimos la suerte de contar con la siempre entusiasta y querida amiga Odile Rodríguez de la Fuente, hija del admirado naturalista, quien recibió el retoño con la misma emoción que sentimos nosotros al entregárselo. No lo veremos, pero ojalá aguante vivo varios miles de años como sus primos del desierto.

En la imagen superior, Odile Rodríguez de la Fuente planta el retoño de ciprés siguiendo las indicaciones de Mariano Sánchez, vicedirector del Real Jardín Botánico de Madrid, y del jardinero Eustaquio Bote (Foto: Jose Moya). Sobre estas líneas, uno de los viejísimos ejemplares que aún subsisten en el desierto argelino del Sáhara.

**Comparte con tus amigos este post:

Bookmark and Share

8 comentarios

  1. Dice ser Santi

    Multa de 3.000 euros aun balneario por cortar vegetación…

    http://www.elfarodecantabria.com/article.php3?id_article=74354

    09 Junio 2011 | 11:37

  2. Dice ser loquehayqueleer

    Me parece muy loable el intentar preservar la naturaleza pero que digo yo que está plantado con muy poca visión de futuro, ¿no?

    Viendo la foto del “arbolito” cuando ha crecido, poco espacio le han dejado alrededor para echar tronco y ramas….

    09 Junio 2011 | 12:00

  3. Dice ser clica aqui

    Tal como vamos , quizas la raza humana desaparezca antes que ese ciprés.

    09 Junio 2011 | 12:04

  4. Pues no te creas “Deloquehayqueleer”. Es uno de los mejores lugares de todo el Jardín Botánico y será el único árbol de la zona, un lujo en tan simbólico lugar.

    09 Junio 2011 | 12:08

  5. Dice ser Fran

    pues ahí se va a morir con el frio que hace en invierno

    09 Junio 2011 | 12:23

  6. Dice ser el golpe

    Espectacular ejemplar el de la foto de abajo,espectacular.
    Lo único es que me resulta un poco pequeño el sitio elegido para plantar este ejemplar,por lento que sea el crecimiento no ha mucho tardar habrá que trasplantarlo.
    Fin ellos sabrán.

    Qué me gusta un árbol,joé.

    09 Junio 2011 | 13:08

  7. Dice ser el golpe

    Perdón no había leído la aclaración del lugar elegido,aún con todo habrá que quitar esas piedras dentro de 15 años,je je.
    gracias

    09 Junio 2011 | 13:10

  8. Dice ser monje de silos

    Lo mas bonito será cuando dentro de 300 años se ponga por las tardes a contar historias con el ciprés calvo del Retiro, pues seguro que ya se podrán hasta ver el uno al otro.

    09 Junio 2011 | 17:26

Los comentarios están cerrados.