La mala suerte del trébol de cuatro hojas

30 septiembre 2010

Cuando era pequeño me pasé largas horas en las praderas buscando tréboles de cuatro hojas. “Dan suerte”, nos decían. Y como en esas edades, a la vista de mi escaso interés por el estudio, aprobar los exámenes era más una cuestión de suerte, prefería perder el tiempo tirado por el césped antes que estudiando.

Ahora sé que la superstición es de origen inglés. Que se trata de una rareza genética. Que los hay de muchas especies, todos los del género Trifolium, con tres foliolos. Que sólo nace uno por cada 10.000 de los normales. Y que en el libro Guinness de los Records se recoge la existencia de uno, no de 4 o de 5 hojas, sino de 21. Lo que no sabía era que estaban en peligro de extinción.

En realidad el trébol de cuatro hojas no está en peligro. Quien sí lo está es su alter ego natural, un extraño helecho acuático por nombre Marsilea batardae, que ni es trébol ni tiene hojas, pero se le parece. En la Comunidad Valenciana ya se ha extinguido, y en el resto de la Península lo lleva crudo. Sólo se puede ver ya en pequeños ríos y arroyos estacionales de Extremadura, Andalucía, Castilla-La-Mancha y el sur de Portugal. Los nuevos métodos de cultivo, junto a un uso desmedido de pesticidas, tienen la culpa. También el cambio climático, responsable de alargar los periodos de sequía hasta amenazar seriamente su hábitat natural.

Lo que son las cosas. Mientras empresas norteamericanas han logrado producir industrialmente el trébol de cuatro hojas para venderlos como original regalo de buena suerte, nuestro auténtico trébol de cuatro hojas español, único en el mundo, se extingue sin remedio. El primero es una aberración genética sin interés biológico. Y respecto al segundo, una auténtica joya natural, lo aberrante es que permitamos su desaparición. Eso sí que trae mala suerte.


Foto: Rui Soares / Panoramio

**Comparte con tus amigos este post:

Bookmark and Share

13 comentarios · Escribe aquí tu comentario

  1. Dice ser antonio larrosa

    No se lo van a creer pero en el patio de mi taller de reparaciones electrónicas, debajo de un limonero , habian muchos de esos arbustos tréboles y entre ellos tambien habian muchos de cuatro hojas, lo que pasa es que no les daba mucha importancia porque un compañero de trabajo decia que eso no eran tréboles si no cuatroboles, que los tréboles son de tres como su nombre da a entender y que eso de que los cuatroboles dan suerte es mentira pues no son tréboles . en fin, un lio , un dia me puse un cuatobole de aquellos que tantos habian en la solapa e hice una quiniela y acerté un pleno de catorce resultados, aunque solo me pagaron 127000 pesetas . porque en aquel tiempo en las quinielas hacian trampas y como el premio de los que acertaban catorce se repartia entre los acertantes, casi siempre decian que habian salido muchos , aunque hubiera salido solo uno y asi se quedaban casi todo lo del premio. Me enfadé mucho y quise repetir la suerte, pero desde entonces, ya nunca encontre ningún cuatrobole solo habian treboles, a montones.

    Clica sobre mi nombre

    30 septiembre 2010 | 22:29

  2. Dice ser Marta

    Lo que parece increible es que aún exista algún endemismo en la Comunidad Valenciana.

    Todo el mundo conoce “Marina D’or Ciudad de Vacaciones” pero muy pocos conocen el Parque Natural del Mongó o cualquier otro de los parques naturales que se encuentran rodeados de un urbanismo bastante asilvestrado.

    Marta
    http://www.mivibrador.es

    30 septiembre 2010 | 23:44

  3. Dice ser Cleo

    Los tréboles arbustos ???

    ….uff que mal estamos en cultura general.

    01 octubre 2010 | 08:43

  4. Dice ser Javi

    Estás para ke te encierren, antonio casparrosa….

    01 octubre 2010 | 08:46

  5. Dice ser colespa

    Antoñito Larrosa, porqué dices tantas tonterias ?? callate ya tio y no digas tantas chorradas….

    01 octubre 2010 | 09:31

  6. Dice ser culete doblete

    También estáen extinción el culo de dos ojos, aunque haberlos… haylos.

    01 octubre 2010 | 09:33

  7. Dice ser quinielista

    ¿cómo se puede ser tan tonto alguien que dice que antiguamente se hacía trampa en las quinielas? Además de ser un delito de calumnia es de un desconocimiento e ignorancia supina. Sr. Larrosa le pido que rectifique inmediatamente o bien que aporte pruebas fehacientes de lo que afirma. Todavía no se ha enterado que en España los juegos de loterias y apuestas del estado por encima de gobiernos e ideologías es lo único que queda sano y limpio?

    01 octubre 2010 | 09:45

  8. Dice ser Tripoli

    Pues yo tengo varios tréboles de 4 hojas, incluso alguno de 5 hojas que salieron en un tiesto en mi terraza.

    01 octubre 2010 | 10:03

  9. Dice ser resentido

    yo he encontrado hasta uno de 7 hojas, dos de 6, uno de 5, y miles de 4,
    mas de una vez soñe con la posibilidad de venderlos por ebay como amuletos,
    pero como no creia mucho en el exito de la empresa, no lo hice,

    por cierto que vi en el facebook de la chica de granjero busca esposa que ella si que los ofrecia a 5 euros,

    si alguien quiere probar fortuna que me lo diga, que le puedo conseguir alguno de 4, aunque a mi personalmente no me dieron suerte, ni buena ni mala, al menos que yo recuerde, al menos en premios de loterias.

    01 octubre 2010 | 12:07

  10. Dice ser antonio larrosa (Auténtico)

    Yo me meto los tréboles por el pito en el patio de mi taller de reparaciones electrónicas, debajo de un limonero!!!

    01 octubre 2010 | 12:41

  11. MUY interesante, muy digno de cultivar la mente. Me encantaría que fueras por esta línea ;)
    Un saludo
    Pablo
    de Quercus 4.0

    01 octubre 2010 | 15:16

  12. Dice ser temasarte.com

    Pues si que es verdad, la mala suerte está en que realmente se pierde.
    http://www.temasarte.com/esculturas-arte-a/belsa_primavera/ficha/Belsa—Primavera.html

    01 octubre 2010 | 17:49

  13. Dice ser Arturo

    Muy interesante el artículo….me ha gustado mucho, no sabía que hubiera helechos con forma de trébol, pensaba que los treboles eran leguminosas!!

    01 octubre 2010 | 18:20

Los comentarios están cerrados.