BLOGS
La crónica verde La crónica verde

Podrán cortar todas las flores, pero no podrán detener la primavera. (Pablo Neruda)

Llega la comida sana con pedigrí

Mientras en España nos lanzamos al consumo de alimentos amparados en las marcas blancas de procedencia incierta, fuera de nuestras fronteras la revolución alimentaria se llama denominación de origen.

Dirán que eso también lo tenemos aquí, es verdad, pero sólo para productos caros y selectos como vinos o legumbres, de consumo esporádico. Inconscientemente, cuando queremos comprar un alimento de calidad elegimos marcas conocidas. Su familiar logo nos da confianza, pero casi nunca nos indica procedencia, apenas un lugar de envasado.

Esto está cambiando. Más concienciado, el consumidor europeo exige conocer la trazabilidad del producto, su origen exacto, la raza o variedad concreta, el tipo de cultivo o alimentación; incluso el paisaje y paisanaje que mantiene. Ante la globalización alimentaria, son cada vez más frecuentes en los supermercados las secciones de productos nacionales y locales. También los restaurantes se están apuntando al “kilómetro cero”, platos a base de ingredientes producidos en el entorno más cercano. Es la comida sana con pedigrí.

¿Moda de ricachones? En absoluto. Tan sólo conciencia de consumidor, cada vez más educado y activista. Sabedor, por ejemplo, que consumiendo carne o derivados de razas autóctonas criadas en el campo tienes un producto de calidad excepcional, pero al mismo tiempo das de comer a pastores e incluso a buitres y lobos.

La actual crisis, lejos de lastrar la tendencia la está acelerando, pues mucha gente ha vuelto a la huerta en busca de un complemento a sus maltrechas economías. Y lo hacen con respeto, cuidando al máximo el producto sin encarecerlo. Mimando una tierra donde saben que está el secreto de su futuro.

Como siempre, las revoluciones se hacen desde abajo, y ahí están nuestros mercados tradicionales marcando el camino. Ya no nos venden fruta o verdura “a secas”, nos explican su variedad y de dónde viene, nos hacen protagonistas del mantenimiento de un mundo rural que sólo conservando sus diferencias locales podrá sobrevivir. El consumidor lo sabe y empieza a apostar por el cambio ¿no os parece? Porque para productos baratos de mala calidad ya tenemos el mercado mundial.

**Comparte con tus amigos este post:

Bookmark and Share

9 comentarios

  1. Dice ser tina

    Comprar una parcela para vuestras verduritas, ahora esta a buen precio la tierra en unos años se pondra por la nubes el metro cuadrado.Es el momento yo por 4000 euros compre una parcela agricola de 1.440 metros .solo por la vista que tiene yo compensa

    03 Septiembre 2010 | 09:29

  2. el consumidor europeo exige conocer la trazabilidad del producto, su origen exacto, la raza o variedad concreta, el tipo de cultivo o alimentación; incluso el paisaje y paisanaje que mantiene.

    03 Septiembre 2010 | 09:30

  3. Dice ser meequivoqué

    Esto significa que el campesino Turco, Marroquí etc.. no trata con cariño sus campos y productos?.
    Si proceden de Almeria, El Mar del plastico, donde los invernaderos producen a todo trapo y con semillas tocadas, son mejores?
    Porque ponen producto de Almeria, no de los invernaderos de Almeria.
    Hasta que esto no se ponga serio de verdad, nos estarán dando gato por liebre, a no ser que tengamos un hortelano de confianza y se lo compremos a él.
    Ternera Gallega, con denominación, y tendriamos que ver la cantidad de granjas de cría de terneros que hay, que no han visto el campo en su vida.

    Total, contentos y engañados, se nos ha ido de las manos.

    03 Septiembre 2010 | 09:51

  4. Dice ser May Rosa

    Ruego me expliquen cómo voy a comprar productos con D.O. con 850 € al mes. Mira que estoy concienciada, pero chicos al final acabo en las marcas blancas.

    Gracias

    03 Septiembre 2010 | 10:49

  5. Dice ser donnie

    pues yo cuando voy si q veo denominacion de origen en la fruta sobre todo, y no compro nada o intento no comprar nada q no sea de aqui , y pr ejemplo aqui ya obligarn a poner en el pescado de donde viene y q manera extractiva han utilizado y si es congelado o no.

    No soy capaz de comprar por mi zona almejas españolas, son todas de japon o italianas…

    03 Septiembre 2010 | 11:00

  6. Dice ser yo

    Y los que no tenemos con qué a jodernos y a tragar los p… transgénicos… Es que ya ni lo natural de toda la vida se puede comer. Ahora solo mierda hecha en laboratorios…

    03 Septiembre 2010 | 11:16

  7. Dice ser antonio larrosa

    @ Yo: Tienes razón, los intereses de unos cuantos nos van a envenenar con los alimentos transgénicos y no sabemos cuales son por muchas vueltas que les demos. Son los más hermosos? ¿Son los más baratos? ¿Tal vez nos engañan poniéndolos más caros? Eso solo lo saben los que los manipulan , los que manipulan a las masas y se enriquecen quitándonos la salud y el dinero.

    Clica sobre mi nombre

    03 Septiembre 2010 | 11:47

  8. Dice ser un timo más

    Por mucha denominación de origen que tengan no significa que sean mejores. He vivido en el campo muchos años y no quisiera yo comer algunos productos que producían mis vecinos supuestamente ecológicos

    03 Septiembre 2010 | 11:47

  9. Dice ser El Viejo

    Ahora nos quieren hacer pagar a precio de oro productos agricolas a nivel industrial como si el señor de la carretilla te los trajera personalmente desde su huerto particular.

    03 Septiembre 2010 | 12:47

Los comentarios están cerrados.