BLOGS
Con reservas Con reservas

"Lo que tenemos que hacer es montar un bar. Y si no funciona, lo abrimos". Viejo adagio periodístico

La lectora del restaurante de Goya

Jueves, 21 de marzo, 14.30 h. Restaurante en el distrito de Goya (Madrid). A dos o tres metros de mi mesa, en mi campo de visión pero algo a la derecha, una mujer de unos cuarenta años lee unos folios grapados. Pasa de página y creo ver una de las noticias de nuestro diario impreso, 20minutos. Mientras espero mi comida, intento discernir de qué página se trata por la disposición de fotos y textos, pero la mujer se mueve y ahora solo veo sus manos sujetando las páginas.

Pienso que es posible que la mujer esté leyendo un informe de algún tipo que incluya una información de 20minutos, pero vuelve a pasar de página, el librillo se le descompone y alcanzo a ver la cabecera de nuestra publicación mensual sobre economía, MiBolsillo, y la portada del jueves de 20Minutos, con la foto del bebé Mateo, en color.

¿Está leyendo la edición del jueves de 20minutos en folios? ¿Por qué?

Me levanto y me acerco hasta ella para preguntarle. Me presento. Ella me dice que ya solo lee 20minutos, que es ‘su’ periódico, que antes lo cogía todos los días en un gran municipio madrileño, pero que ya no lo encuentra, que ha enviado a la redacción un montón de correos electrónicos, pero que no ha conseguido que se repartan más ejemplares. “Así que en cuanto llego al trabajo, entro en la web de 20minutos, descargo el PDF de la edición impresa, me lo imprimo, me lo guardo en el bolso, y me lo leo a la hora de la comida. Si me pilla mi jefe, me echa seguro”, confiesa entre risas.

Le pregunto por qué no lo lee en la versión online, y abre unos ojos comos platos: “Claro que veo la web, pero me gusta leerme el periódico así, cada día, en mi hora de comer”.

Me cuenta que esos folios grapados vuelven a su bolso tras la comida, y que vuelven a salir de él cuando llega a casa. “Lo lee toda la familia y quien caiga por casa”.

Le agradezco su fidelidad y vuelvo a mi mesa intentando disimular mi emoción. Porque una cosa es saber que ‘al otro lado’ hay legión de lectores, y otra bien distinta es comprobar que algunos nos leen con al menos tanta pasión como la que nosotros ponemos al hacer nuestro trabajo.

Diez minutos después, la mujer paga y se levanta. Ahora es ella quien se acerca a mí con una sonrisa. Abre su bolso y me muestra su interior: dentro está ‘nuestro’ 20minutos tamaño folio. Se dirige a mí por mi nombre de pila, posa su mano sobre mi brazo: “No cambiéis nunca, seguid así”.

Lectores recogiendo 20minutos el 14 de marzo de 2014.

Lectores recogiendo 20minutos el 14 de marzo de 2014.

 

3 comentarios

  1. Dice ser Marta

    Este tipo de cosas son las que motivan para seguir trabajando. Por favor, ayudad a difundir este video contra el abuso infantil: http://xurl.es/sz9zg

    21 Marzo 2014 | 15:52

  2. Dice ser Marta

    Perdón, el enlace correcto es este: http://xurl.es/i0xma Gracias

    21 Marzo 2014 | 15:54

  3. Dice ser Carpe-diem

    Hoy en la ed. impresa ( BCN ) yo quería leer el post de @Simpulso ( Daniel Díaz ) y NO esta bazofia…

    24 Marzo 2014 | 09:58

Los comentarios están cerrados.