BLOGS
Lo que no nos cuentan Lo que no nos cuentan

"Cerré mi boca y te hablé de mil maneras silenciosas". Rumi

Archivo de la categoría ‘campaña’

Luces y sombras no verbales de los tres candidatos socialistas

Las primarias para liderar el PSOE se celebrarán el 21 de mayo. Los aspirantes tienen sus luces y sombras a la hora de gestionar su comunicación no verbal en el discurso político. En períodos electorales los estilos de comunicación adquieren una importancia fundamental a la hora de transmitir, conectar, enganchar y conseguir votos y, lo más importante, para lograr la confianza y credibilidad de los ciudadanos.

La comunicación no verbal de Patxi López es la que pasa más desapercibida de las tres opciones. Correcto, moderado y honesto en su expresión no posee la fuerza suficiente para convencer. Su gestualidad es muy plana y neutral, poco característica y su fluidez verbal tiene carencias, con numerosas interrupciones y errores en la producción del lenguaje que te hacen desconectar. Lo positivo, en este sentido, es que gana en el ‘tú a tú’, inspira serenidad, confianza y seguridad pero no transmite emociones, de este modo, en un mitin no despierta el impulso necesario en la masa para seguirle y apostar por su proyecto.

Todo lo contrario ocurre si analizamos el discurso de Susana Díaz, vehemente en su movilidad corporal, es capaz de despertar rechazos pero también profunda admiración por parte de sus seguidores. Las fluctuaciones tonales en su comunicación captan muy bien la atención del oyente y tilda cada palabra de una fuerte connotación emocional, su expresividad facial es espontánea, intensa y constante en su comunicación, tiene el atractivo necesario para conectar con la gente, aunque en ocasiones peca de sonrisas muy forzadas y de superficialidad en su actitud, que pueden suscitar recelo en el electorado.

En las elecciones generales al Gobierno de España, Pedro Sánchez protagonizó una curiosa evolución, comenzó estable, seguro de sí mismo, y sonriente hasta la extenuación, pero después de sus resultados se desestabilizó notablemente, se tornó altivo en exceso y nervioso. En esta ocasión, su imagen puede verse de nuevo fortalecida por su rol de ‘mártir’ tras pactos y traiciones de sus compañeros de partido. Su mayor debilidad ha sido siempre la falta de naturalidad, pero su mirada a cámara es muy potente, es atractivo en apariencia y comunicación,  y esto juega muy en su favor a la hora de captar seguidores.

La sonrisa de Hillary Clinton eclipsó a la agresividad de Donald Trump en el primer debate

(Foto EFE)

Quedé gratamente sorprendida con Hillary Clinton en el primero de los tres debates presidenciales con Donald Trump, (pincha aquí para acceder al análisis del contenido), ya que si nos centramos en el análisis comparativo que hice previamente entre Clinton y Obama la imagen de la actual líder demócrata siempre quedaba en un segundo plano, superada por la imponente figura de su predecesor, pero está claro que Hillary se crece ante la adversidad y ha superado con creces las expectativas expresivas para este significativo momento político.

Se le atribuye a Shakespeare la frase: “Es más fácil conseguir lo que se desea con una sonrisa que con la punta de la espada”. Y Clinton dio buen ejemplo de ello, las emociones positivas eclipsan la fuerza y fiereza de las negativas, una sonrisa transmite mucho más, proyecta acercamiento y apertura al público, reconforta y está asociada a la inocencia, la pureza y la bondad. Nos anima a que nos aproximemos a ella, creando un ambiente acogedor y confiado.

Lo cierto es que Trump estuvo más calmado ‘de lo normal‘, sobre todo en la primera parte, pero creo que precisamente le hizo ir descontrolándose esa calma y buen estado emocional de su rival, pareciera que le sacara de quicio la sonrisa relajada que él no conseguía ejecutar. El líder del partido republicano entró en ataques personales, repletos de expresiones emocionales de ira, asco y desprecio, su ceño fruncido y la sonrisa de medio lado fueron los protagonistas en sus intervenciones. Estaba nervioso e impertinente, interrumpiendo constantemente a su oponente y al moderador. Su proyección era tosca, poco amistosa, provocando rechazo en el observador, nos impulsa a alejarnos.

1528256Los gestos igualmente iban en consonancia y armonía con el estado emocional de cada uno de ellos. Los gestos de Clinton eran dinámicos pero serenos, apuntillados, ilustrando mucha concisión y claridad de ideas. Los gestos de Trump eran bastante más agresivos, más rápidos, descontrolados y expansivos, acaparaba mucho espacio para dominar la situación y utilizaba gestos de látigo y dedos acusadores que señalaban contundentemente a su adversaria. Es destacable cómo le daba pequeños toques por la espalda a Hillary para dominarla, hacía constar que él dirigía la situación y la controlaba, mostrando superioridad.

La apariencia de Clinton no fue nada arbitraria, han transcendido sus complicaciones de salud y está claro que ha querido superar esa supuesta debilidad con una imagen imponente, de un rojo pasión, asociado primitivamente al fuego y la sangre, es un color tradicionalmente bélico que evoca poder y masculinidad, energía, atracción, salud y belleza.

Parece que todas las encuestas dan como ganadora del encuentro a Hillary Clinton, y seguramente mucho tenga que ver su expresión emocional y gestual ante los ataques de Trump. Demostró que se había preparado el debate y estaba lista para cualquier comentario de su rival, ella misma lo reconocía así: “Trump solo me acusa de haberme preparado el debate. ¿Y sabes para qué más me he preparado? Para ser presidente”. Así es, Hillary Clinton se mostró más presidencial que su adversario Donald Trump.

 

Melania Trump plagia el discurso de Michelle Obama pero con diferencias no verbales

michelle_melaniaLa flamante esposa de Donald Trump, Melania Trump, copió, en la convención republicana, parte del discurso pronunciado en la convención demócrata de 2008 por la actual primera dama de EE UU, Michelle Obama (pincha aquí para ver esta noticia). Sin embargo, hay una parte del mitin que no puede plagiarse. El lenguaje corporal es una conducta que expresa nuestro sello personal, puede imitarse, pero esta réplica no se percibirá como genuina y finalmente se filtrarán pequeños detalles que harán posible detectar la naturalidad o no de nuestros gestos.

Viendo el vídeo cualquiera puede apreciar que efectivamente las palabras pronunciadas por ambas mujeres son idénticas pero también podremos advertir que no transmiten lo mismo. ¿Cuáles son las claves para argumentar esta sensación que todos percibimos?

En primer lugar, los gestos ilustradores: estos movimientos de la parte superior del cuerpo (sobre todo de brazos, manos y cabeza) acompañan, y aportan información de refuerzo, al mensaje pronunciado; indican sinceridad, convicción en lo que uno dice, se ejecutan en perfecta sintonía y concordancia con la idea que se expone. Estos movimientos los podemos registrar significativamente en la conferencia de Michelle, por contra, vemos como Melania habla con su cuerpo totalmente inmovilizado.

Esto último suele relacionarse con la falta de honestidad, parece que no se siente cómoda al reforzar con gestos sus argumentos, de este modo transmite artificialidad o incongruencia, puesto que no existe apoyo no verbal para el contenido de su discurso, en este caso además, de un índole elevado de emocionalidad. La falta de ademanes o pocos gestos demostrativos evocan nerviosismo, inseguridad, duda, preocupación, o angustia.

Así mismo, podemos encontrar en Trump otros elementos que dan más peso a la premisa anteriormente planteada, por ejemplo en su prosodia emocional: en este caso, se detecta un uso de la comunicación no verbal forzada, cautelosa y lenta. El ritmo de la exposición resulta demasiado teatral, la alternación de la velocidad y las pausas no entran dentro de los límites de lo cotidiano. Pareciera que lee un telepronter, dicha conducta no apunta a una interiorización real del mensaje ni de las emociones que conlleva.

Por último, un elemento diferencial clave nos lo ofrece la expresión facial: Podemos contemplar cómo Michelle Obama afronta sus declaraciones con una sonrisa que podemos apreciar ligeramente en sus labios con cada pausa y en sus ojos continuamente, arqueando también sus cejas en algunas ocasiones para enfatizar su mensaje, esforzándose así por transmitir y darle fuerza a sus ideas. Aunque Melania Trump quiera divulgar el mismo discurso con idénticas palabras, lo que nos comunica con su gesto facial es miedo.

Expresión facial de miedo de Melania Trump

Expresión facial de miedo de Melania Trump

Tiene un rostro de auténtico terror, hay tensión muscular y los ojos salen de sus órbitas, la ansiedad del momento es notable, está obnubilada, siente una amenaza subjetiva (en este caso podría ser el hecho de hablar en público, anticipar posibles críticas o repercusiones…) y lo más importante, no se ve provista de las estrategias de afrontamiento adecuadas, por ello, se paraliza y se reduce la eficacia de los procesos cognitivos (pensamiento), de ahí también la ralentización del ritmo en sus palabras y movimiento corporal.

Con este ejemplo, se pone de manifiesto de nuevo que a veces no es tan importante qué decimos sino cómo lo expresamos para poder comunicar una idea u otra totalmente opuesta a nuestra intención original, aun pronunciando exactamente las mismas palabras.

 

 

¿Hillary Clinton proyecta liderazgo (con permiso de Obama) en su lenguaje corporal?

Foto efe

Foto efe

He quedado absoluta y no-verbalmente hechizada con el primer mitin de Hillary Clinton junto a Barack Obama, la verdad es que me despierta una profunda ‘envidia carismática’, creo que este proceder en España (y me atrevería a decir que en el resto del mundo) no lo veremos ni de lejos en nuestros políticos. El liderazgo y la gracia natural de Obama es hipnótica y contar con su apoyo en un mitin es una suerte para la candidata demócrata.

Un buen amigo me comentaba que el carisma no se puede definir, es un constructo subjetivo, cada persona tiene una idea propia sobre cómo sería una personalidad atractiva, pero ¿quién podría decir que Obama no tiene ese don?

Al inicio de su aparición, Obama establece contacto visual con Clinton y lo primero que hace es coger su mano y elevarla como a la de una ganadora. Cuando empiezan a caminar él siempre va unos pasos por delante de ella, algo que ambos aceptan con comodidad, el actual presidente se siente a gusto tomando la iniciativa de la situación y ella se siente reforzada siendo la segunda, protegida, nada incómoda, ya que, él se para o disminuye la velocidad para esperarla pero ella no le adelanta, si él para, ella también lo hace.

En el primer minuto de aparición de ambos ya nos encontramos con los primeros toques en la espalda de Obama hacia Clinton, si veis la secuencia en vídeo, literalmente la guía, muestra el camino, la dirige, la gira, la mueve, marca los tiempos y ella está encantada de que lo haga.

Cuando la representante demócrata se planta en el atril para exponer su discurso, Obama sigue animando al público, aplaude, levanta sus brazos, a continuación se sienta pero no para quieto, su expresión facial y corporal son constantes, ilustrando y asintiendo continuamente cada frase de Clinton de forma incansable, aportando incluso un toque cómico a la situación, transmite emociones positivas que refuerzan y ensalzan la figura de Hillary. Fijaos en la postura que adopta éste mientras escucha, sentado de una forma desenfadada, natural con un punto chulesco que no hacen más que seguir proyectando, de forma espontánea, poder y liderazgo.

Cuando Obama pasa al atril, ambos se funden en un sincero y caluroso abrazo, del que puede interpretarse una verdadera amistad y estima personal entre los dos: hay contacto visual antes y después, no queda espacio que ellos, rompen la distancia íntima, su duración es amplia y no denotan malestar. Este el el único momento en el que es Hillary quién da los toquecitos en la espalda de Barack, en este momento del abrazo podría representar un refuerzo o énfasis del afecto hacia el otro.

Me gusta el estilo comunicativo de Hillary Clinton, es pasional, con muchos gestos ilustradores, mano en el pecho y alta expresión emocional en su rostro, pero si comparamos una conducta con otra a la hora de afrontar un mitin político, desde luego que tiene difícil llegar al carisma, fuerza, poder y liderazgo de su predecesor, además, por sus proyecciones de personalidad da la sensación de no encontrarse demasiado cómoda como primera de gobierno y funcionaría quizá mejor desempeñando un rol de vicepresidencia sin ser la cabeza visible pero con un gran peso en la toma de decisiones. Con estas observaciones, si me preguntaran: ¿Hillary Clinton sería apta para el puesto? Yo respondería que: Por supuesto que sí. Ahora bien, a la pregunta: ¿Se sentirá cómoda con éste rol y éste es afín a sus rasgos de personalidad? En este caso mi respuesta sería diferente…

 

Los secretos del éxito de Donald Trump ¿Qué esconde su comunicación no verbal?

Foto EFE

Foto EFE

Es indudable que Donald Trump mueve masas, unos le adoran, otros le odian, pero a nadie deja indiferente. Si cerramos los ojos y nos imaginamos al personaje en cuestión seguro que lo recordamos con alguna emoción en su rostro, ya sea la ira, el asco, el desprecio o su sonrisa embaucadora, a veces desdeñosa. Su fuerza reside en la expresión emocional continua, y esto es ventajoso en comunicación; el ser humano está programado para recordar aquello que le emociona, el cerebro entiende que si existe un fuerte impacto emocional debe grabar a fuego esa información a largo plazo ya que será importante, incluso, para nuestra supervivencia.

El mensaje de Trump cala hondo, apelando a los instintos más primarios, tal y como dice mi colega de profesión, J.L Martín Ovejero: “Los grandes líderes no hablan con cifras y estadísticas; conmueven y hacen sentir. Es el idioma de la persuasión.”

Trump sorprende, es diferente (y lo contrario) a lo tradicional, rompe con todo protocolo y lógica política, y la emoción de sorpresa en el interlocutor causa expectación, atención, y dota a Trump de autenticidad, sus ideas grotescas y forma de expresarlas le hacen especial, único, extravagante y, para bien o para mal, resulta muy original.

Su intencionalidad por ganar el voto no es notable, no se aprecia a simple vista su ansiedad por ganar, por quedar bien, por gustar a todos, por hacer amigos, todo ello proyecta altruismo. Parece que no le importan los apoyos y buenas relaciones, no necesita ganar, sugiere que solo se sube a su atril o se pone ante una cámara para expresar sus ideas de la forma más improcedente posible, no hay cuidado, no le interesan las buenas formas, esto también le dota de cierta credibilidad e interés por gobernar de forma desinteresada.

Foto EFE

Foto EFE

La seguridad en sí mismo del candidato republicano es imponente. No da lugar a la evasiva, a las medias tintas, es abrumadora su gestualidad al defender una idea o decisión controvertida en un mundo dónde la política es solemne, ceremonial y en el que las formas se miden al milímetro, llega Trump con sus fuertes ademanes y movimientos, su cabeza siempre erguida y su inclinación de torso es continua y prominente, sus gestos de poder y desafío son muy significativos, le convierten en el ‘macho alfa’ de cualquier debate, su fuerza corporal es devastadora, se expande, se hace grande, se ‘come’ al oponente. Sus expresión es tan agresiva y dominante que hace que su contrincante parezca un inepto a la hora de gestionar conflictos, se presenta a sí mismo como la única opción razonable para elegir a un gobernante.

Pero sin duda, el gran secreto de Donald Trump reside en generar constantemente en su audiencia la emoción de miedo. Alude a inminentes atentados terroristas, inmigrantes violadores que trafican con droga, que roban el trabajo y el dinero estadounidense, se centra en publicitar un panorama desolador, amenazante y él será la única opción para mantener a salvo al pueblo, el protector. Es una estrategia muy hábil (independientemente de lo reprobable de esta conducta a nivel ético), el miedo es una emoción muy poderosa, capaz de bloquear nuestro pensamiento crítico y racional, y el miedo desemboca en ira dirigida hacia los sectores ‘culpables’ de esa inseguridad inducida.

Otro recurso utilizado con astucia es el humor, ya comentamos la relevancia del humor en el discurso político, y este es un buen ejemplo de ello. Su soberbia es incesante, tiene una tendencia incansable a mostrar sus cualidades, las encuestas más ventajosas sobre su imagen y liderazgo, sus logros, etc; en según que foros este discurso causa rechazo y le abuchean, él en estas ocasiones siempre recurre al humor, también cuando vierten acusaciones en su contra o cuando se siente perdedor en algún momento de la discusión, suelta un chiste, el público se ríe, retoma el control perdido y de nuevo reconduce el mitin, liderando otra vez la situación.

En definitiva, sabe muy bien lo que se hace, domina las principales premisas sobre influencia y persuasión (rozando la manipulación) como nadie, y lo cierto es que ha marcado un antes y un después en la comunicación política, veremos si le ha surtido tanto efecto o solo queda en lo anecdótico de su particular estrategia.

Comparecencias 26J: la elocuencia corporal de Errejón, la culpa de Sánchez, la conformidad de Rivera y la euforia de Rajoy

Los líderes de los principales partidos políticos comparecen tras una nueva campaña electoral y después de unos nuevos resultados electorales. Se trata de un momento interesante para el análisis de conducta puesto que es un instante que aunque ‘preparen’, todo lo que puedan y más, la situación posee un impacto emocional muy intenso, difícil de controlar. En este enlace también os dejo el análisis de las comparecencias tras los resultados de las pasadas elecciones para establecer diferencias y evolución (pinche aquí).

(Foto EFE)

Alberto Garzón, Pablo Iglesias e Íñigo Errejón en su comparecencia tras los resultados del 26J. (Foto EFE)

En Unidos Podemos desaparecen las sonrisas por las que abogaban, rostros serios, muy serios; regresa el ceño fruncido en Pablo Iglesias, fruto de la carga cognitiva (concentración y esfuerzo por declarar) y también por la ira producto de la decepción y el abatimiento. Alberto Garzón, aparece con cara de circunstancia, inquieto, aunque intentando mantener la compostura. Pero si hay que destacar una comunicación no verbal muy elocuente, esa es la de Íñigo Errejón, y no ha sido la primera vez, ya hemos visto en momentos anteriores cómo su expresión le da significados interesantes a ocasiones importantes. En la noche de ayer apareció visiblemente afligido, y mientras posa ante los medios su rostro expresa un abanico de emociones muy amplio, aunque todas apuntan en la misma dirección: mirada perdida, suspirando profunda y frecuentemente, tragando saliva con dificultad, con el ceño fruncido por momentos en señal de enfado, con tristeza y decepción en otros y apretando la mandíbula en señal de tensión contenida.

Lo relevante en este sentido además no es que detectemos con dificultad todos estos elementos, es que se ven superficialmente a la perfección. Nos encontramos expresiones faciales completas, auténticas, bien ejecutadas, duraderas, repetidas, intensas, no son breves ni se intentan reprimir, es decir, Errejón está muy enfadado, triste y tenso con la situación, y lo más importante, quiere expresarlo, transmitirlo a conciencia, que todos lo sepamos.

Lee el resto de la entrada »

¿Preparado para las elecciones? Conoce más sobre los candidatos por sus firmas

En el último post analizamos qué podemos descubrir a través de la Grafología. Hoy lo ponemos en práctica con nuestros líderes políticos; para ello cuento con la colaboración de Esther Gómez (@peritocat en Twitter), experta en análisis grafológico, perito calígrafo y detección de falsificaciones.

Si todavía está indeciso sobre qué partido votar el próximo 26J, este post, a través del análisis grafológico de las firmas públicas de los secretarios generales de los cuatro partidos políticos con mayor intención de voto, le proporciona una descripción detallada sobre el carácter de cada uno de ellos, su manera de afrontar sus proyectos y sus métodos de trabajo.

iglesias firmaPABLO IGLESIAS: Es una persona prudente, reflexiva, equilibrada, perfeccionista, organizada y que no se precipita al tomar decisiones ya que piensa muy bien sus pros y contras, lo que se observa en la letra clara y separada. Siente un fuerte compromiso y vínculo con las responsabilidades que acepta y las afronta cuidando el más mínimo detalle. Posee facilidad para comprender, asimilar y sintetizar conceptos e ideas así como para analizar de manera acertada distinta situaciones. El cabeza de lista de la coalición Unidos Podemos es una persona firme en sus ideas, confía en las personas que lo rodean y cuenta con su criterio si le ofrecen argumentos sólidos. Este carácter le permite establecer relaciones sinceras, flexibles y leales.

Su firma denota, también, que tiene un gran poder de convicción sobre los demás y que está capacitado para ostentar cargos de gran responsabilidad ya que posee una alta capacidad de trabajo. El número uno de Podemos también posee una gran capacidad de concentración y una acentuada necesidad de expansión, por lo que se adapta a cualquier entorno como puede extraerse de la proyección de la firma y las letras curvas. Pablo Iglesias se propone objetivos realistas y plausibles ya que, en el momento de fijarlos, ha tenido en cuenta sus aptitudes y las de su propio equipo afrontándolos con vitalidad, optimismo y un gran espíritu de superación, lo que se constata en las letras altas.

rajoy firmaMARIANO RAJOY: Es una persona activa, sobria, introvertida, emprendedora, tenaz, constante y con una personalidad fuerte, contundente, reservada, discreta y, en ocasiones, hasta inflexible y orgullosa tal como se refleja en la amplitud de las iniciales y la separación de letras. Tiene las ideas muy claras e intentará que sus interlocutores cambien de opinión siguiendo sus criterios como puede extraerse de las líneas rectas y firmes. El secretario general del Partido Popular le da mucha importancia a los procesos mentales y al razonamiento pero tiene tantas ideas que no puede llevarlas todas a la práctica. Eso sí, le gusta terminar todos los proyectos que ha comenzado con la esperanza de obtener un buen resultado fruto del esfuerzo invertido, criterios que se reflejan en la claridad de la escritura. Le gusta tenerlo todo controlado y calculado antes de actuar, por lo que tiene poca predisposición a la comunicación, reflejado en las letras separadas y la rúbrica recta.

La horizontalidad de la firma denota que, probablemente, en el entorno laboral ya haya alcanzado sus expectativas más altas. Tiene capacidad para ostentar cargos de gran responsabilidad ya que posee dotes de mando con gran autocontrol, razonamiento y organización. Posee una gran capacidad de concentración, es analítico y no se deja hundir ante las adversidades, ya que tiene mucha energía y firmeza. Mariano Rajoy es una persona independiente, con criterios muy sólidos, meditados y estructurados que pueden dar la sensación de una persona fría y de trato difícil, lo que se determina por la letra sobria, separada y recta. Es conveniente puntualizar que esta firma, aunque es la única que ha sido aportada por personal del Partido Popular, parece la más pensada y asesorada. Probablemente, está basada en la original pero la que aportamos es una firma digitalizada lo que hace que puedan existir incongruencias en el análisis.

rivera firmaALBERT RIVERA: Es una persona activa, dinámica, ambiciosa, culta, segura de sí misma, con rapidez mental, buena memoria y gran capacidad de síntesis y de concentración. También es algo impaciente, por lo que quiere conseguir sus propósitos en el menor tiempo posible, hecho que le convierte en una persona muy productiva pero que presenta una bajada de calidad en su trabajo si se le exige rapidez, inferencias que se extraen de la letra ilegible, unida y con trazo regresivo. Tiende a tratar de concretar de manera simultánea todos los proyectos que tiene en mente aunque en ocasiones le superen. Realiza sus proyectos de forma reflexiva, ecuánime y controlada y canaliza muy bien su energía poniéndole pasión a todo lo que hace, rasgos observados en la angulosidad de la letra y el trazo continuo. Tiene gran capacidad de autocontrol y en ambientes sociales suele ser abierto, amable, afectivo y agradable en el trato personal por lo que consigue con gran facilidad que las personas le presten atención y le escuchen.

Cuando las cosas no salen como el diputado espera, puede llegar a angustiarse debido, posiblemente, a una mala organización, rasgo determinado por la ilegibilidad de la letra y el trazo regresivo. Su firma denota que está capacitado para ostentar cargos de gran responsabilidad por lo que encajaría en puestos de liderazgo, pero, a su vez, también es capaz de adaptarse a puestos intermedios. En sus relaciones sociales no establecerá límites, será capaz de ceder a las presiones y hacer lo que los demás propongan, lo que se extrae del trazo final descendente y regresivo. Albert Rivera es una persona positiva, con carácter optimista que tiene deseos de superación y un gran interés por crecer profesionalmente como indican la letra inicial amplia, angulosa, y la dirección horizontal y ascendente de la firma.

sanchez firmaPEDRO SANCHEZ: Es una persona inquieta, impaciente, amable, abierta, sociable, resolutiva, prudente, reflexiva, orgullosa y vanidosa, características que resaltan de las iniciales amplias. Es un hombre dinámico que asimila bien los conceptos y posee una gran capacidad mental para la toma de decisiones. Junto a la claridad de ideas que tiene, es capaz de actuar sin pensar centrándose en lo fundamental de cada uno de sus proyectos. Rasgos determinados en la unión de las letras y en las simplificaciones. El diputado socialista le da gran importancia a su trabajo y al rol social que pueda adquirir con él como se observa en el hecho de que la firma está compuesta por el apellido y la rúbrica. El candidato socialista posee un gran dominio sobre sí mismo y es intuitivo a la hora de mostrar sus emociones, ya que suele hacerlo cuando considera oportuno. Su personalidad dura, constante y fuerte le conlleva a tener criterios muy rígidos que le impiden tener la capacidad de ponerse en la piel del otro. La forma en la que se muestra al mundo es de un autocontrol excesivo que puede resultar artificioso.

Suele encajar en cualquier ambiente social mostrándose abierto y desenfadado pero su excesivo autocontrol puede hacerle entrar en una actitud defensiva que dificulta su integración tal como se extrae de la angulosidad y semilegibilidad de la firma. Tiene gran capacidad de liderazgo por lo que encajaría en cargos de mando y a su vez también posee una excelente visión global que, junto con el gran concepto de sí mismo, le permiten ser una persona apta para puestos directivos. Las metas que se marca son realistas ya que es tenaz, constante, y posee gran capacidad de concentración. Tampoco sucumbe a los imprevistos, por lo que puede conseguir lo que se proponga. Sin embargo, la rutina y la monotonía pueden conseguir que termine haciendo las cosas de forma rápida y sin prestar mucha atención rasgos que se observan por la abreviación del apellido y la Z final. Pedro Sánchez es una persona firme que tiene un gran interés por mejorar su situación laboral actual y a la que le gusta sentirse valorada y reconocida por su entorno, rasgos característicos de las mayúsculas sobrealzadas y la ascendencia de la firma.

Finalmente, en el caso de que se necesitara un pacto entre partidos para formar gobierno, la compatibilidad de caracteres establecido por el análisis de las firmas concluye que las firmas más acordes y complementarias son las de Pablo Iglesias y Pedro Sánchez, ya que ambos autógrafos muestran rasgos muy similares como la semilegibilidad, la agrupación de las letras, la ascendencia, la rúbrica y los signos de puntuación. Todo ello denota que ambos comparten mismos intereses y aptitudes como la capacidad de liderazgo, la gran visión analítica y la gran capacidad de comprensión, y, a su vez, también presentan unos pensamientos complementarios. Así que, querido lector, espero que el domingo, gracias a este análisis, tenga las ideas más claras sobre el dirigente del partido que haya decido votar.

 

¿Qué significa ‘el gesto’ de Pedro Sánchez tras dar la mano a unos niños de color? #Notodovale

sanchez-manoEl líder socialista, Pedro Sánchez, desata la polémica en redes sociales por un ‘simple’ gesto realizado tras saludar a unos niños y a una mujer de color. Dicha acción puede describirse como el acto posterior de limpiarse la mano tras el saludo con estas personas. Por una parte, este tipo de situaciones siguen demostrando que la comunicación no verbal es importante, que un solo gesto ya puede convertirse en noticia, y que a partir de una conducta, todos automáticamente, realizamos inferencias sobre el significado de aquello que observamos a través del lenguaje corporal, lo vimos también con el revuelo mediático en torno a Barack Obama y el famoso gesto con el anillo de casado.

Por otro lado, considero que hay que ser algo más cuidadosos con este tipo de interpretaciones, y no realizar apreciaciones reduccionistas sobre un comportamiento aislado: “Pedro Sánchez se limpia la mano tras dársela a una mujer negra, por tanto, deducimos de ello que es racista”. Premisas como estas son lamentables y ensucian, por supuesto, la imagen de la persona gratuitamente, pero también banaliza el rigor propio de una materia como el análisis de la comunicación no verbal.

Algunos de vosotros me habéis preguntado por mi opinión al respecto, y ahí van algunas hipótesis y lecturas posibles sobre lo ocurrido. Fijaos bien en la secuencia, Pedro Sánchez primero toca el hombro de una niña para a continuación saludar a un niño. Se intuye como el pequeño se suelta rápidamente de Sánchez para después mirarse atentamente su propia mano. ¿Pudiera ser entonces por esta observación que el crío tuviese algo en las manos que pudiera incitar la posterior reacción de Sánchez a limpiarse también la mano? A mí es la opción que me parece más posible.

Quizás, al dar la mano a la última mujer se la sintiera sudorosa (a ella o a sí mismo) y se limpiara al percatarse de ello. Este no es un gesto de desdén o desprecio, lo haríamos cualquiera con cualquiera, independientemente del color o condición particular de la otra persona. Es un acto prácticamente involuntario que realizamos cuando notamos esta impresión que nos resulta irremediablemente incómoda.

Por último, también pudiera ser un gesto no relacional con el acto de dar la mano, y solo se produjera producto del azar y la fatal coincidencia. Ciertamente, el hecho de frotarse las manos es un ademán bastante frecuente en la línea basal de comportamiento de Sánchez, es un tic habitual en él y pudiera hacerlo de forma arbitraria tras la secuencia.

En cualquier caso, es importante insistir en que un solo gesto por sí mismo no dice nada, hay que contextualizar, barajar posibilidades e incluso las casualidades. “No todo vale”.

 

¿Qué proyectan las webs de los cuatro principales partidos políticos?

Hoy en día manejar todos los canales informativos se hace imprescindible para las formaciones políticas. Todas y cada una de ellas cuidan cada detalle de la imagen que pueden transmitir; esa gestión también es una conducta, y como decimos siempre, toda conducta comunica y es analizable. Lo que el equipo político decida o no plasmar en cada una de las vías de identidad del partido nos va a revelar información: actitudes, motivaciones, intenciones… Hace unos días analizábamos los eslóganes y carteles electorales elegidos para las nuevas elecciones del 26-J, hoy nos centraremos en sus páginas webs.

Es interesante, sobre todo, observar los cambios que se hacen en estos medios informativos, por ello comenzaré comentando la web de Ciudadanos, ya que es una de las que más ha llamado mi atención. Hace pocos días la imagen que ilustraba la página era la de Albert Rivera con Lilian Tintori en su visita a Venezuela, fue un hito importante que, supongo, el partido consideró como digno de destacar. En mi opinión, no fue nada acertado, vincular la imagen de partido con otro país que no sea España no tiene mucho sentido, denota que no tenían nada mejor a lo que aferrarse para destacar.

webciudadanos1Pero este diseño cambia a partir del único debate a cuatro que se organizará en esta campaña electoral, tal y como analizamos aquí, Rivera salió muy victorioso en lo que a comunicación se refiere, algo que también supieron reconocer en su organización, todos estaban contentos con su intervención y se sentían triunfantes ante la superación de los errores del líder de Ciudadanos en este tipo de enfrentamientos que siempre abordaba con nerviosismo, impaciencia y descontrol. Ahora sí pueden acudir a un hecho más relevante y del que realmente Rivera salió muy beneficiado, actualmente la imagen que protagoniza su web es la de un líder serio en su atril, afrontando una situación estresante, compleja pero de la que sale airoso y ¿cuál es el vídeo que encabeza la portada? Sí, su minuto de oro en el debate.

La web del Partido Popular representa a un Mariano Rajoy con una imagen casi divina, ese blanco deslumbrante de la web y el de su camisa impoluta sobre un cielo azul nos recuerda a la recreación de el Salvador. Aparece muy natural (para mi gusto en exceso) con el cabello despeinado por el viento y mirando al infinito, por supuesto, también sin corbata (ya analizamos el porqué de este cambio). En definitiva, da una sensación algo extraña, ya me diréis que os parece a vosotros.

En la página del PSOE nos encontramos a un Pedro Sánchez en pleno mitin electoral, con aspecto algo desaliñado, en mangas de camisa, sutilmente sudoroso por el brillo que podemos apreciar en su rostro sonriente. Todo ello refleja acción, trabajo, esfuerzo, actividad, obvian el decoro y el cuidado de la fotografía, pretenden proyectar al candidato en plena faena, aplicado y ocupado. No me parece mala táctica. Además encontramos constantes alusiones a la naturaleza, antes aparecía una amapola, ahora una margarita, al respecto, mi compañero Martín Ovejero escribió un artículo explicativo fantástico, titulado: Pedro Sánchez o el voto de las amapolas, en el que nos cuenta cómo la visión de la naturaleza, del campo verde, de las flores, nos transmite sensaciones positivas. “Nos da tranquilidad y confianza. La belleza de las flores o el verde la naturaleza consiguen que no podamos desconfiar ante su presencia, sino al contrario, a nivel subconsciente, por nuestra herencia genética, lo asociamos a lugares donde hay vida, agua y comida, en consecuencia, parecen querer decirnos: puedes confiar en nosotros”.”Se puede desconfiar de una persona, de un partido, de la política, pero… ¿quién desconfía de la naturaleza?”.

En el proyecto web de Unidos Podemos aparece exactamente la misma imagen del cartel electoral, por tanto remito a un post anterior para ilustrar el análisis.

Ni que decir tiene que las cuatro poseen un manejo muy intuitivo, claridad en el diseño y sencillez impresionantes, sobre todo, porque todas se han centrado en mucha imagen y poco texto. Tal y como señalan en el blog ‘Mentiras con trastadas’: “Lo que prima es la síntesis, ideas claras, eslóganes grandes y sin hay confusión. El internauta que llega a esta página ve una solidez y equilibro total. Aplican algo que ya aprendió el diario Marca hace muchos años. Antes, la portada del diario Marca tenía una foto y mucho texto. Hoy en día el diario abre con una gran imagen y un gran titular, luego tiene dos o tres titulares más. Se dieron cuenta, gracias a unos estudios que se hicieron en periódicos de EEUU que la gente prefería leer infografías sin texto que con texto, y las ideas calaban más. Aquí están aplicando todo esto.

 

 

Análisis del debate a cuatro más allá de las palabras

debate para 16jPor primera vez los cuatro principales candidatos a la Moncloa debatieron anoche en un acalorado encuentro, repleto de momentos de tensión, impacto emocional y gestos significativos. Existieron notables diferencias con la comunicación no verbal del último debate a cuatro. La mayor novedad de esta nueva contienda es la participación de Mariano Rajoy, del que hemos comentado anteriormente que no es especialmente hábil en este tipo de situaciones de alto impacto, en esta ocasión, sorprendió tranquilo pese a ser la diana de todas las críticas y estar en la posición, sin duda, más difícil. Su lenguaje corporal ha fluido más y mejor que en anteriores ocasiones en las que su figura se paralizaba y exclusivamente leía sus apuntes, aun así, se percibe mucho más cómodo y con seguridad cuando se apoya en los datos.

En mi opinión, existen siempre tan bajas expectativas sobre su comunicación no verbal y verbal que por algo bien que lo haga ya resulta victorioso en su participación, quedando esa sensación de: “pues mira, al final, no lo ha hecho tan mal”Su expresión corporal más significativa: orgullo. Se mostraba altamente satisfecho con sus intervenciones, finalizaba su turno de palabra siempre con una sonrisa, postura erguida y cabeza alta. Sus palabras iban constantemente asociadas a conceptos como la sabiduría, experiencia y veteranía, menospreciando a los que todavía no han pasado por el gobierno.

En general, todos han dotado de demasiado protagonismo a los datos, apuntes, gráficos y encuestas. El discurso más emocional, natural, anecdótico y coherente con su corporalidad fue el de  Albert Rivera, que comienza, y se mantiene, más calmado de lo normal, ganó su comunicación no verbal por la ‘superación’ (por fin) de todos sus errores conductuales en este tipo de intervenciones. En esta ocasión, participaba con un ritmo lento, sin movimientos acelerados, ha trabajado sus tics nerviosos, no interrumpía, no se impacientaba y cambió la dominancia por el sosiego. Utilizó los gestos ilustradores con genialidad, uno de los mejores recursos en comunicación no verbal efectiva, ya que transmiten credibilidad y convicción. Demostró buena sintonía con Sánchez y cierta inquina hacia Iglesias.

Pedro Sánchez tenía muy claro su objetivo: fue a por Rajoy, a veces diera la sensación incluso de que fuera un cara a cara entre ambos. Sus expresiones de desprecio hacia el líder del Partido Popular eran incesantes. Utilizaba el gesto del dedo acusador, lo que denota la agresividad en el flujo de la conversación. La mirada del representante socialista era directa y penetrante, desafiante en sus reproches hacia Rajoy, quién no le devuelve la mirada, le resulta imposible sostener la abrumadora inspección de su contrincante más feroz. Su actitud fue especialmente provocadora con Rajoy e Iglesias, sin embargo menos beligerante y más comprensiva con Rivera.

Pablo Iglesias sigue fiel a su apariencia más informal y a su bolígrafo en mano para descargar tensión, pero también corrigió errores: usar camisa blanca en lugar de azul para controlar la visibilidad de la sudoración que enturbió su imagen en el debate a cuatro de las pasadas elecciones. Le faltó fuerza en su comunicación no verbal, era muy plano, sin fluctuaciones emocionales, pareciera cansado. Resultó llamativo el hecho de que sus expresiones emocionales más intensas fueran provocadas por Rivera, veíamos por ejemplo una profunda ira, sonrisas irónicas y desprecio, en numerosas ocasiones, mientras se dirigía al líder de Ciudadanos o le escuchaba. Sin embargo, se detecta tristeza y decepción cuando es atacado por Pedro Sánchez. Le enfada la postura combativa de Rivera, le duele la de Sánchez.

El minuto final, o minuto de oro, adquiere una relevancia importante, aunque se trate de un espacio totalmente preparado, ensayado y no dando lugar alguno a la improvisación, sí que la elección del mensaje y de las palabras empleadas también exhibe el concepto que subyace a cada posición política:

Pablo Iglesias repite varias veces en pocos segundos la palabra “miedo”, anima a la superación de esta emoción que paraliza a quien la sufre, y alude a la alegría y las sonrisas. Su intención es la de provocar energía positiva que se asocie con el credo de su partido.

Albert Rivera, nombra a los sentimientos y se dirige a los ciudadanos: “si ustedes sienten como yo…” Con esta sentencia implica al publico y lo hace cómplice de su ideal, proyecta la sensación de que están en un mismo barco, acorta distancias.

Si en Mariano Rajoy decíamos que predominaban las emociones de orgullo, en este minuto final la nombra directamente, se centra en destacar lo bueno que ya tenemos, omite palabras como cambio o futuro, apuesta por la continuación. En esta intervención sí que se le aprecia más nervioso de lo que está en el debate.

Por último, Pedro Sánchez se dirige al público hablando de tú, se aleja de los protocolos y los formalismos para hablar de un modo más cercano con el votante. El líder del PSOE invita a la reflexión y al cambio.