BLOGS
Lo que no nos cuentan Lo que no nos cuentan

"Cerré mi boca y te hablé de mil maneras silenciosas". Rumi

Archivo de Octubre, 2016

Pedro Sánchez se emociona en su renuncia, ¿real o fingido?

Pedro Sánchez renuncia a su acta de diputado. (Foto EFE)

Pedro Sánchez renuncia a su acta de diputado. (Foto EFE)

El hasta hace pocos días líder socialista ha comparecido en el Congreso de los Diputados para hacer pública su renuncia a su acta de diputado, horas antes de la sesión de investidura de Mariano Rajoy. (Pincha aquí para ver el vídeo) Su semblante era muy serio desde el inicio, se apreciaba claramente su preocupación y afectación emocional en el momento en el que realizaba las acciones protocolarias pertinentes para abandonar su puesto, antes de comparecer.

A continuación entra en la sala de prensa, sigue posando ante los medios serio, pesaroso y cabizbajo, no se esfuerza si quiera por disimular o sonreír de forma fingida y así poder enmascarar su aflicción. Comienza el discurso y la frase que elicita la emoción es: “cuán dolorosa es la decisión que tomo”. Su mirada descendente, su exposición interrumpida, carraspeo, el silencio obligado, esos gestos automanipuladores: se frota la nariz y la boca (nerviosismo y tensión), los golpecitos en el atril, que intentan distraer lo que siente y darse fuerza para poder continuar, reflejan en su conjunto una tristeza real.

Todo ello se refuerza con la expresión facial que se puede apreciar cuando por fin levanta la cabeza, en la que hay una significativa tensión en los músculos de la mandíbula, en un intento de reprimir la verdadera emoción y unas cejas ligeramente elevadas de la parte central de la frente. Es cierto que no hay lágrimas, pero éstas no son condición sine qua non para manifestar tristeza o afectación emocional real.

lagrimas

La lectura de labios y los gestos protagonistas del debate de investidura

Lo que no se dice, o lo que se dice creyendo inaudible, adquiere cada vez mayor relevancia en los debates políticos. Me declaro fan incondicional de los micrófonos cerrados y la lectura de labios, que revelan por ejemplo el “qué sinvergüenza” de Cospedal o el “vaya gilipollas” de Rivera. Realmente eso es lo que comunica la conducta no verbal, esos calificativos suelen ser coherentes o se sustituyen por expresiones faciales de asco, desprecio, o ira, mucha ira.

Estas expresiones faciales las podemos apreciar repetidamente en el rostro de ‘todos’, no se libra nadie. Muy significativa la ira de Rivera cuando ha hecho referencia a lo que ha denominado “viejas cañerías” que se seguirán manteniendo con el nuevo Gobierno. La agresividad de Iglesias, con su ya típico ceño fruncido, gestos elevados, y mucho puño cerrado, al hablar de corrupción, por ejemplo, pero también mientras abandona el pleno de investidura (junto a sus diputados) en señal de protesta contra Ana Pastor por no darle la palabra cuando creía que le correspondía el derecho a réplica.

Mariano Rajoy ha mostrado un lenguaje corporal comprometido e implicado con su mensaje, se ha evidenciado con su gestualidad de manos congruente con lo expuesto y por los golpes de voz marcados en aquello que consideraba más importante. Aunque la ira vuelve a aparecer, en ocasiones, su dedo acusador se manifiesta en sus momentos más agresivos. Hernando fue de menos a más, comenzó muy tenso, sobre todo al referirse a la abstención y al deber que su partido tenía para con los ciudadanos. Sus brazos estirados así lo demostraban. Según fue entrando en contenidos se relajó y se le ha visto muy implicado a nivel gestual con sus palabras, muy convencido de las mismas en las críticas a Rajoy.

Merecida mención también para Pedro Sánchez, que reaparece con atuendo informal; a veces se le veía muy ido, ausente y distraído. En los aplausos dirigidos para el ahora el representante del PSOE, en ocasiones, Hernando era interrumpido por los aplausos de su grupo, y Sánchez no solo no aplaudía, sino que incluso miraba hacia otro lado. Ahora bien, al concluir su intervención sí se ha levantado e hizo lo propio.

El punto de afecto positivo se lo lleva la formación de Unidos-Podemos, que se lo ha pasado genial con las ironías de Mariano Rajoy.

unidos-podemos-se-lo-pasa-bien

 

*Fuente de referencia: martinovejero.com

Un simple gesto te ayudará a combatir el insomnio

soluciones-para-el-insomnioExisten multitud de técnicas que pueden ayudarnos a coger el sueño: cuidar la alimentación, practicar deporte, ejercicios de relajación, tareas mentales, control de la respiración, velas, perfume de lavanda, etc. Pero yo voy a lo mío: movimiento corporal, posturas y gestos; que no solo comunican y transmiten información sino que también tienen repercusión en nosotros mismos.

Diversos estudios han demostrado que existe una relación directa entre una alta temperatura y el estado de alerta, hecho que no nos ayuda a relajarnos lo suficiente como para adentrarnos en un sueño profundo y reparador, sino más bien incitarnos a dar vueltas y más vueltas en la cama, inquietos, nerviosos, agobiados, desesperados, y esto refuerza aún más la zozobra inicial entrando en un bucle interminable.

¿Solución? Tal y como explica este vídeo (con una duración menor a 2 minutos): ‘Tus pies te ayudan a dormir’ del New York Magazine, con el simple gesto de mover el pie hacia fuera de la cama podremos conseguir una pérdida de calor regulando la temperatura corporal, facilitando así el inicio del sueño. Los tecnicismos dejo que los veáis en el vídeo para que os convenzáis, y ¡ya me contaréis si os funciona! 🙂

El lenguaje de los terroristas

terrorismo-554x400Eres lo que hablas, la personalidad se refleja en nuestra forma de hablar; pero también otras tendencias del carácter. Los sustantivos, los verbos y los adjetivos sostienen el significado de una frase, pero su elección depende en gran medida del azar. Ahora bien, el “cómo”, señala el prestigioso psicólogo Pennebaker, revela la personalidad. El estilo de un texto que se expresa a través de las palabras “pequeñas”, entre otros elementos, resulta poco accesible a la manipulación consciente. Así, la persona que quiere resultar agradable, elige las expresiones adecuadas, pero no controla el número de artículos o pronombres (‘palabras pequeñas’) que utiliza para ello, indica.

Tal principio queda claro en el ‘Estudio Al-Qaeda‘ de Pennebaker: el investigador analizó, junto a otros científicos y por encargo del FBI, un total de 58 textos de Osama bin Laden y Ayman al-Zawahiri, considerado este último el número dos en la jerarquía de la organización terrorista. Como escala comparativa recurrieron a 17 muestras de panfletos pertenecientes a otras organizaciones extremistas.

Tres de las categorías de la herramienta de análisis de textos (LIWC), desarrollada por este autor, destacaron en la investigación.

  1. En primer lugar, bin Laden y al-Zawahiri utilizaban de modo significativo un mayor número de palabras emocionales que correspondían en su mayoría, y por encima de la media, a expresiones hostiles.
  2. En segundo lugar, raramente aparecían verbos en pasado. Los científicos interpretaron este hecho como un reflejo del escaso interés por parte de sus autores de recordar acontecimientos ya pasados.
  3. En tercer lugar, llamó la atención de los investigadores la alta proporción de pronombres en tercera persona del plural (“ellos”, “a ellos”).

Otra de las conclusiones fue que Al-Qaeda se definía, más que otros grupos terroristas, a través de la delimitación con el enemigo, según su lema: “Nosotros contra los de Occidente”. A comienzos del estudio, los investigadores compararon también los resultados del LIWC con evaluaciones de observadores independientes, lo que les permitió confirmar que el grado de extremismo de un grupo puede determinarse mediante la frecuencia de uso del pronombre en tercera persona del plural.

Lee el resto de la entrada »

“Solo respira”: los niños nos enseñan en 3 minutos cómo gestionar las emociones

twitter_seo_images_1024x512_justbreathe¿Cómo controlas tu estado emocional? ¿Qué haces cuando sientes miedo, ira, o estás triste? Es una respuesta complicada para los adultos. Todos lo hacemos, nos dejamos llevar por la furia, la ansiedad, el estrés, la frustración, y actuamos de forma inadecuada con los demás. Los niños también, bueno, los niños más y de forma más justificada, ya que aún su control de impulsos, regulación y expresión emocional no están tan desarrolladas, no tienen tanta capacidad fisio-neurológica para ello como los adultos (sí, algunos adultos tampoco la demuestran).

Julie Bayer Salzman y Josh Salzman, escucharon una conversación de su hijo de 5 años con un amigo, al que le explicaba cómo se sentía, cómo reaccionaba su cuerpo cuando le pasaban cosas malas, se sentía furioso, o tenía miedo y qué remedio había encontrado, le explicaba a su amigo cómo se tranquilizaba haciendo respiraciones.

Tras oír este relato, se dieron cuenta de que tenían que divulgar esta historia para lograr que todas las escuelas enseñen a los niños este significado social tan importante. El matrimonio decidió rodar este vídeo explicativo, en el que en tan solo 3 minutos los niños cuentan cómo realizan ciertas acciones con su cuerpo (cerrar los ojos, alejarse, respirar, etc) para ayudar a otros niños a manejar este tipo de situaciones.

Son maravillosas las metáforas y ejemplos que los niños exponen para transmitir sus sensaciones, describen en primer lugar las situaciones que estimulan la aparición de sentimientos negativos, qué pasa en su cuerpo, en su mente, para finalizar dando una solución, qué deciden hacer con su cuerpo para gestionar esas emociones y transformar su estado agitado en calma y serenidad.

Una buena lección para los adultos, os dejo que lo disfrutéis…

 

El motivo real por el que te mienten

psicopata1La mentira es uno de los quebraderos de cabeza que más padece el ser humano y sin embargo todos lo hemos padecido pero también todos mentimos, de hecho, lo hacemos constantemente (vale, unos más que otros) ya sea por omisión, exageración, minimización, con maldad, por protección, para impresionar…

Responder a la pregunta de por qué la gente engaña es compleja, ya que se explica por factores diversos. Si bien es cierto que en la sociedad actual el engaño adquiere una mayor relevancia por el ambiente ‘competitivo’ en el que nos tenemos que desenvolver, de manera extraordinariamente marcada podemos situarnos en el mundo del deporte, donde los casos de tramposos se repiten una y otra vez, pero también en el núcleo familiar, comunidad de vecinos o el trabajo. Socialmente adquirimos de inmediato la inquietud por competir con todos y por cualquier cosa.

“Ganar tiene un efecto extraño sobre la gente”, asegura el investigador Amos Schurr, una vez que estás arriba no quieres bajar, aunque eso conlleve engañar al resto. El autor publicaba en ‘The Washington Post‘ que cuando alguien tiene éxito compitiendo con los demás parece afectar a sus valores éticos. Les hace mucho más susceptibles de engañar y hacer trampas posteriormente. De hecho, el artículo sostiene que una de las razones por las que, por ejemplo, Armstrong terminase dopándose era precisamente esa: “era un ganador”.

Los resultados de este autor fueron demoledores: Parece existir un tipo muy concreto de éxito: el que implica una comparación social. Uno que implica no que te vaya bien sino que te vaya mejor que a otros. En el primero de los experimentos, en el que era imposible hacer trampas, unos participantes ganaron y otros perdieron. Fueron reorganizados en grupos distintos para un nuevo juego. En este caso era no sólo posible sino muy fácil hacer trampas: si los que tiraban los dados querían ganar más monedas, sólo tenían que mentir. Y mintieron. Pero quienes así lo hicieron fueron, principalmente, aquellos que habían ganado en el juego anterior.

Los resultados de los siguientes experimentos siguieron reforzando la idea de que incluso el simple recuerdo de haber ganado puede llevar a un comportamiento deshonesto.“La gente que se ha salido con la suya se siente con más derecho a seguir ganando”, explica Schurr. El que gana piensa de inmediato que es mejor y que merece seguir siéndolo, sea como sea la situación que venga. Una vez convencidos de que son los justos vencedores, pase lo que pase, se abre la puerta al engaño. Puede sonar infantil, pero el pensamiento resultante, según lo define el experto sería algo así como: “Soy el mejor, así que puedo asegurarme de ganar haciendo trampas porque de todas maneras lo merezco”.

Como decíamos al principio, todo esto va más allá de la mera competición deportiva. Este concepto influye en toda civilización occidental. Y no para bien, sino perpetuando la injusticia social y la desigualdad de ingresos. Así, la gente que ‘gana’ desde una perspectiva socioeconómica tendería, igual que los jugadores, a ‘adaptar’ las reglas a su favor. Numerosos estudios han comprobado que la gente rica tiende mucho más a la mentira, la negociación fraudulenta y la falta de ética en el trabajo, mientras que las personas que provienen de sectores menos favorecidos económicamente tienden más habitualmente a trabajar por el bien común.

Schurr nos lanza una pregunta a tenor de sus resultados: “¿No deberíamos premiar a más gente por hacer algo bien en lugar de premiarlos por hacer algo ‘mejor’ que otros?”. ¿Qué os parece?

¿Por qué el pederasta de Ciudad Lineal se rió y mostró un insólito lenguaje corporal durante su (no) declaración en el juicio?

359549-944-530

Foto EFE

Antonio Ortiz entra en la sala esposado y con ropa deportiva, ni siquiera se ha molestado (de poco le iba a servir) en intentar aparentar buena presencia o formalismo ante la jueza. No ha mostrado ni un solo gesto de nerviosismo, su expresión facial era impasible, en cambio, sí que ha hecho algunos movimientos en la espera, levanta un hombro, se rasca la nuca y realiza estiramientos con su otro hombro. Son los gestos tipo de preparación ante un combate físico, de la lucha cuerpo a cuerpo.

Gran parte de su explicación conductual se relaciona directamente con el comportamiento psicopático. El contacto visual suele ser constante y muy directo con el tribunal, es casi desconcertante (para esta situación) el alto mantenimiento de una mirada firme, fría e impasible, nada esquiva, y atenta a todo lo que ocurre y a todas las personas que se encontraban en la sala, una clara muestra de la ausencia de las emociones de culpa o vergüenza. No tiene empatía, su amígdala es distinta, la función de este área involucra emociones negativas como el miedo, la tristeza y la culpa.

No hay afectación o impacto emocional alguno, tanto en su rostro como en su cuerpo, cuando la jueza le manifiesta si tiene conocimiento sobre los hechos de los que se le acusan, o la condena a la que se va a enfrentar, o refiere el informe de la psicóloga que atendió a las víctimas, nada, no hay alteración alguna en su estado emocional. La excitación de su sistema nervioso autónomo es prácticamente nulo, esto quiere decir que su fisiología es también diferente a la del resto de las personas. Su ritmo cardiaco en reposo es más bajo, al igual que la conductancia de la piel y las alteraciones de cada latido de su corazón también difieren de los demás. Por lo que logran mantenerse calmados, cuando los demás reaccionarían.

Captura del vídeo adjunto

Captura del vídeo adjunto

Entonces Ortiz se acoge a su derecho de no declarar, y a continuación esboza una sonrisa, asiente levemente y se levanta de la silla realizando un gesto emblemático, levantando los dedos índice de ambas manos (sustituyendo al “disculpa pero me voy”). Pero no será la última expresión de afecto positivo, vuelve a reírse cuando la jueza niega la lectura de las preguntas por parte de la acusación. ¿Qué significan estas sonrisas?

Bueno, no son unilaterales, hay acción muscular en ambas partes de la cara, es decir, la sonrisa es completa y no de medio lado, por lo tanto no es desprecio, es una sonrisa de regocijo, muy común en personas con rasgos psicopáticos, que sienten continuamente el placer de ‘ganar’. Su narcisismo les hace pensar que son los mejores y cómo queda su imagen es una de sus mayores preocupaciones, de ahí su expresión facial sonriente, en esos dos momentos, él se ha sentido triunfador.

 

La comunicación no verbal durante la entrevista de trabajo

thumbEn el último post ya os adelanté una parte muy importante del proceso: qué hacer antes de entrar a la entrevista y la importancia de NO ser puntuales, esta parte será fundamental para trabajar nuestra actitud y entrar con buen pié.

No soy partidaria de enseñar ‘trucos’ o poses fingidas para aparentar y transmitir cosas que no somos, siempre he pensado que esa artificialidad se acaba comunicando y quedaremos aun peor. Para causar una buena impresión con nuestro lenguaje corporal la clave está en creer en lo que decimos, prepara lo que vayas a decir, conciénciate de ello, y si vas a soltar alguna mentirijilla (exagerar o minimizar, nunca inventar) interioriza ésta con convicción. Cree en ti y en tu discurso y tu lenguaje corporal acompañará a tus palabras en un armónico baile de credibilidad y persuasión.

Aun con todo, estarás nervioso, acéptalo y gestiona entonces tu comunicación no verbal para controlar ese estrés y que no sea tan aparente. Simplemente, intenta evitar los gestos manipuladores, como por ejemplo, sujetar algo en las manos, mordernos las uñas, colocarnos constantemente la ropa, agarrarnos/frotarnos las manos, etc. Sustituye estos gestos de nerviosismo por gestos ilustradores, que tus palabras estén acompañadas con lo que dices con tus manos y brazos, esta actitud generará confianza, credibilidad y seguridad en el entrevistador, o sea, gesticula con naturalidad, será muy positivo además para dar sensación de productividad y competencia.

Fotografía de: portalvirtualempleo

Fotografía de: portalvirtualempleo

En cuanto a la postura, puede parecer obvio, pero os aseguro que cuando estamos nerviosos nuestro cuerpo a veces adopta una figura bastante extraña sin que seamos consciente de ello. Asegúrate de estar erguido, tal y como aparece en la fotografía adjunta. Esta posición adecuada nos ayudará a transmitir entusiasmo, escucha activa y seguridad, de lo contrario podemos provocar agresividad, desinterés, o incomodidad.

El contacto visual también es un factor importante que podemos descuidar fácilmente con los nervios. La habilidad para mantener el contacto visual es uno de los aspectos más valorados por los reclutadores. Cuando hablemos con nuestro interlocutor debemos mantener en él la mirada, y siempre a la altura de los ojos, sin bajarla, o desviarla hacia otras partes de la habitación. Una mirada hacia la persona, por debajo de la línea de los ojos, es inapropiada en un entorno laboral; mirar hacia abajo y a uno mismo denota excesiva timidez o falta de confianza, y recorrer con la mirada la habitación mientras nos hablan puede transmitir desinterés. No es más que utilizar el sentido común y no distraernos.

Por último, y como es recomendable en toda situación, sonríe, de forma sincera, y para ello solo tienes la opción de pensar en positivo, si fuerzas la sonrisa porque no está acorde con tu verdadero estado emocional será desagradable y provocará rechazo, así que ante todo, ¡pensamiento positivo! 🙂

No seas puntual en una entrevista de trabajo

captura-de-pantalla-2016-01-19-a-las-12-37-03Sois muchos los que me habéis escrito pidiéndome un post sobre la relación entre la comunicación no verbal y la entrevista de trabajo, pero en realidad muchas de las cuestiones importantes a tener en cuenta para ésta y otras situaciones ya las he comentado antes. Todo lo que publico aquí es aplicable a todo tipo de situaciones: una negociación, un interrogatorio, una entrevista de trabajo, una selección de personal, una conferencia, una cita… todas tendrán sus pequeñas particularidades y matices pero, en general, solo tenemos que interiorizar los conceptos clave, olvidar los mitos, e ir adaptando las pautas adecuadas a cada contexto.

Bien, nos centramos: una entrevista de trabajo… empecemos por el principio, que no es la entrevista en sí misma, hoy hablaremos solo del “pre”, y es que hay mucho por hacer antes de entrar a nuestra cita con el técnico de selección. En primer lugar, ocuparnos de nuestro Curriculum. Ya os adelanté las palabras ideales y las palabras tabú para incluir en nuestro CV. Este archivo/papel con nuestra vida laboral formará parte de esa primera impresión fundamental para atraer y captar la atención del otro.

Tenemos que cuidar la imagen que mostramos en la fotografía, parece una obviedad, pero os aseguro que el mes pasado tuve que seleccionar un perfil comercial a través de un famoso portal de empleo y quedé horrorizada con las fotos que encontré: de mala calidad, con los ojos rojos, borrosas, con una copa en la mano, con posturas sexys, acompañados de otras personas, con una discoteca de fondo… En fin, os aseguro que un desastre.

Debéis invertir en un retrato profesional, de buena calidad, que te represente, que proyecte una imagen con la que te sientas identificado. Cuida también el aspecto del documento, olvídate del folio blanco, busca un diseño atractivo, original, más moderno. Aquí os dejo un ejemplo que compartió uno de mis contactos de la red Linkedin, me gustó bastante y me parece muy completo, aplica todo esto que os comento.

Ok, os llaman para una entrevista, y a diferencia de todo lo que podáis consultar sobre cómo superar una entrevista de trabajo, yo os voy a pedir que NO seáis puntuales. Es decir, no lleguéis al lugar a la hora convenida (definición de puntualidad), tenéis que estar por allí, al menos, 20 minutos antes. ¿Por qué? Primero de todo para huir del estrés añadido que nos dará ir a toda prisa, ya estaremos lo suficientemente nerviosos como para también sumar la ansiedad de pensar que no llegamos a tiempo, y segundo porque hay que trabajar nuestro comportamiento.

¿A qué nos dedicamos esos 20 minutos? 10 minutos tenemos que emplearlos en imitar a John Wayne, el símbolo de lo rudo y masculino en los años 60 por su memorable timbre distintivo de voz, su forma de caminar y su presencia física. El lenguaje corporal no tiene solo un fuerte impacto en los demás, también en nosotros mismos, este hecho puede marcar la diferencia entre el éxito y fracaso profesional. Según las últimas investigaciones, las diversas poses están asociadas a cambios fisiológicos relacionados con el rendimiento y la seguridad en uno mismo.

La clave para afianzar estas dos variables, antes de entrar a la entrevista, está en los gestos de poder, permanecer de pie con las manos sobre una mesa y ligeramente reclinado hacia adelante, o poner las manos en las caderas, o estar sentado con la espalda y los hombros erguidos, o caminar en plan chulesco con la cabeza bien alta, aumenta los niveles de testosterona y reduce los de cortisona (la hormona del estrés). Los niveles altos de testosterona están relacionados con una mayor confianza y un comportamiento más agresivo. Por otra parte, la baja producción de cortisona, mediante posturas en las que se trata de ocupar el mayor espacio posible evitando cruzarse de piernas o de brazos, contrarresta las expresiones de nerviosismo y, por ende, también el estrés.

Probad este ejercicio antes de enfrentar cualquier situación estresante, que os de miedo, y por la que sintáis inseguridad. Vuestro cuerpo reaccionará y os ayudará a superarlo. Os dejo aquí uno de mis vídeos favoritos, espero que sea una inyección de adrenalina, y como yo, lo veáis siempre que lo necesitéis para subir ese ánimo y que así os atreváis a todo. Mañana continuamos con el “durante” de la entrevista. ¡Ah! ¿Y qué pasa con los 10 minutos restantes? ¡Corred para la entrevista, que hay que ser puntuales! 😉

 

 

El poder depende de las distancias y la cultura

handeschuttelnLas distancias importan, y mucho, sobre todo en diferentes culturas pueden convertirse en las protagonistas para una adecuada o incorrecta comunicación. Podemos encontrarnos ante culturas de “alto contexto” y culturas de “bajo contexto”. Como primer antecedente de este interesante concepto pueden citarse las investigaciones del prestigioso antropólogo norteamericano Edward T. Hall quien identifica cuatro categorías de variables culturales que afectan, por ejemplo, a la forma de hacer negocios: relación personal/profesional, formas de comunicación, el tiempo y el espacio.

Este autor definía a las culturas de bajo contexto como aquellas donde los mensajes se transmiten verbalmente de forma clara y directa, es decir, se dice lo que se quiere decir. Por el contrario, en las culturas de alto contexto es más importante el ambiente y los mensajes no verbales; prima la ambigüedad e incertidumbre. Alemanes, holandeses o estadounidenses son ejemplos de “bajo contexto”, mientras que chinos, japoneses, o árabes, conforman culturas de “alto contexto”. Los países de América Latina y los del sur de Europa (España, Italia, Grecia) se sitúan más cerca del “alto contexto”.

Distancia al poder (jerarquía): Es el grado en que los miembros de una organización aceptan el hecho de que existan otros miembros con más poder y, en consecuencia, se someten a ellos con más o menos agrado. En los países donde existe una elevada distancia al poder (Asia, América Latina, África), los jefes o gerentes de cualquier tipo de organización toman decisiones y los subordinados las ejecutan sin cuestionarlas. La estructura de las organizaciones es vertical, los jefes tienen pocos subordinados que les reportan directamente y la responsabilidad individual es escasa.

En los países con moderada o baja distancia al poder (Estados Unidos, Canadá, UE), los gerentes consultan con sus subordinados antes de tomar decisiones, la organización es más plana, cada jefe supervisa a un mayor número de empleados, existiendo un alto grado de independencia y responsabilidad entre ellos.

Aquí os dejo un ejemplo práctico: Cultura de Negocios en América Latina, de la publicación ‘Cómo negociar con éxito en 50 países’:

captura-de-pantalla-2016-10-13-a-las-22-28-56

En definitiva, para el empresario extranjero que llevará a cabo negocios en mercados exteriores, la toma en consideración y adaptación a las diferencias culturales de cada país será un requisito imprescindible para lograr acuerdos satisfactorios con clientes, proveedores, o socios internacionales.

*Fuente: LeaderShip

También te puede interesar: