Que la cultura fluya como el agua

20 marzo 2012

“Son muy pocos los que dejan de ir a un restaurante (caro) porque pueden cenar en casa, o los que dejan de comprar agua embotellada porque tienen la del grifo, o los que no van a un concierto porque la música de la radio es gratis, o los que no van al cine porque las películas “las ponen” en la TV. Si permitimos que las obras fluyan libremente (como el agua por las cañerías), no bajaría la demanda de ellas (ya sean música, películas o libros).

Ejemplos por suerte ya hay muchos que corroboran esto: los maravillosos libros de Cory Doctorow se pueden descargar de su página web de modo gratuito, y aun así vende más de cinco ediciones de cada uno, viviendo tranquilamente de ello; lo mismo se puede decir de los libros de Lawrence Lessig; Wilco ha vendido más discos desde que su música se puede descargar gratis de internet, que cuando estaba con una discográfica y ésta lo prohibía; la BBC consiguió records de audiencia (e ingresos) cuando capítulos de una de sus series de ciencia ficción fueron compartidos en las redes P2P antes de sus estreno en EEUU (Battlestar Galactica en SciFi Channel); el último disco de 50 Cent apareció en las redes P2P días antes que en las tiendas, y cuando salió a la venta batió records con 9 millones de copias vendidas. Ellos lo tienen claro: El P2P es parte del marketing…”

Este es un fragmento del libro Creación e Inteligencia Colectiva, del colectivo ZEMOS98, escrito por Jorge Cortell, especialista en propiedad intelectual. El libro tiene no usa copyright y sí licencia Creative Commons. Me he limitado añadir algunos vínculos y dos matices. La imagen la he obtenido de Flickr, buscando Agua+cultura libre con licencias Creative Commons, del álbum de Lucy Nieto. Este post tiene un objetivo principal: demostrar que la vida de las obras no acaban cuando el autor las termina. Continúan en los lectores. Mejor todavía: mejoran tras el uso colectivo. Los remixes del libro El Sur: instrucciones de uso de Silvia Nanclares son una bella prueba. Me pillaste: abriste el link correspondiente a la palabra “caro” de la frase “muy pocos los que dejan de ir a un restaurante (caro) porque pueden cenar en casa”. Y viste que te lleva a la detención de ‘Teddy Bautista y los cuarenta ladrones’ en la operación SGAE.  Creo que Jorge Cortell estará de acuerdo conmigo: Teddy Mangante se pulía el dinero de los músicos en restaurantes caros, entre otras cosas. El texto inicial de Jorge, ya es otra cosa. Puede seguir creciendo después de ti. 

Mi web: bernardogutierrez.es Dirijo la consultora futuramedia.net En Twitter soy @bernardosampa

 

5 comentarios · Escribe aquí tu comentario

  1. Dice ser ANTONIO LARROSA

    Tienes razón nadie deja de comer ni que sea caro ni que sea barato, en el resto se pude hacer de más y de menos , como lode copmprar libros .

    No cliques sobre mi nombre que no te vas a enterar de nada, mi WEb la han dejado imposible de controlar nada.

    20 marzo 2012 | 18:52

  2. Dice ser dani...él

    Con el paradigma económico actual lo material se va encareciendo mientras lo inmaterial disminuye de precio.

    http://tortillismocasero.com/2012/03/20/biflacion/

    20 marzo 2012 | 19:00

  3. Dice ser Vitorino

    “Ellos lo tienen claro: El P2P es parte del marketing…”

    Y por tanto, debe ser derecho de quien orqueste ese marketing el decidir si usa o no esa herramienta. Dile a los fruteros que regalando su fruta luego venderán más, a ver qué te cuentan. La cultura de la música de EEUU no es equiparable bajo ningún concepto a la española. En EEUU comprar discos y música en general no ha quedado para un reducto de frikis musicófilos, que es lo que pasa aquí. A parte de que no hay artistas que aquí muevan tanto como allí, filtra un disco P2P aquí, de Bisbal, por ejemplo, y verás luego qué pasa con las ventas. Aún así, el texto deja claro que Internet, bien usado, es una gran herramienta, no veo que justifique que tu disco aparezca en las redes P2P sin tu consentimiento.

    20 marzo 2012 | 19:17

  4. Dice ser Nova6K0

    Gran artículo y Vitorino realmente no has entendido mucho. Siempre hacéis demagogia barata en comparar algo tangible y algo intangible. Cuando duplicar una fruta sea tan barato que duplicar un disco hablamos…

    Y no la música, anda que no hay autores y musicófilos, pero no son idiotas. Lo que realmente pasa aquí es que no se promociona a los mejores casi nunca, sino a los que más dinero pueden generar, gracias a la publicidad. Ese es uno de los problemas. No por vender más, además eres mejor.

    Eso sin entrar en otras cosas de porqué alguien puede vivir del cuento de una obra de hace 30 años o más y otro tiene que estar hincando el cayo todo el día, por una mie… de sueldo.

    Salu2

    21 marzo 2012 | 13:06

  5. Dice ser Jorge

    Bernardo, enhorabuena por el blog antes de nada, pero no puedo incluirte en mis RSS aunque sí puedo hacerlo con otros blogs del 20M. ¿Sabes dónde está el problema?

    21 marzo 2012 | 16:34

Los comentarios están cerrados.