BLOGS

La competición eléctrica: experiencia Trophée Andros

El pasado 13 de diciembre, coincidiendo con la segunda carrera puntuable del Trophée Andros, tuve la oportunidad de realizar un test drive de uno de los mejores coches de competición 100×100 eléctricos fabricados hasta la fecha, en la categoría reservada para coches eléctricos. El escenario elegido fue el circuito de competición sobre hielo situado en el municipio de Pas de la Casa (Principado de Andorra). A más de 2.000 metros de altitud, la pista se emmarca en un enclave francamente espectacular e imponente en pleno corazón de los Pirineos.

La competición Trophée Andros es un campeonato que se disputa íntegramente en Francia a excepción de la carrera Andorrana, que organiza el ACA (Automòbil Club d’Andorra). Este campeonato, hoy por hoy, representa la competición internacional del motor eléctrico más prestigiosa del mundo sobre hielo. El calendario incluye  7 carreras en circuitos de hielo y siempre emplazados en parajes naturales situados en cotas elevadas y bajas temperaturas que garanticen un perfecto estado de conservación del circuito. La siguiente cita del campeonato tendrá lugar en la mítica y archiconocida, por los amantes del ciclismo, cumbre de Alpe d’Huez los días 20 y 21 de diciembre.

 

ARKO_AGUSTIN PAYÁ_ANDROS_08_R

A.Payá. Primeras vueltas al circuito. Nuno Vasconcelos ARKO.pro

El coche, un Andros Car 04 fue desarrollado en exclusiva para esta competición por la empresa Exagon Engineering, se trata de un coche homologado exclusivamente para la competición, su construcción es  del tipo chasis tubular y en esta cuarta evolución (año 2012) nos ofrece las siguientes prestaciones y características básicas: longitud 3,36 m, peso 800 kg, velocidad máxima (en hielo) 160 km/h, potencia 122 CV (90 Kw 200 N.m de par motor), tracción a las 2 ruedas posteriores y baterías de iones de litio de 27 módulos a 320 voltios, que le garantizan una autonomía en competición de aproximadamente 35 minutos.

A las 15:45h del viernes después de recibir un breve breafing del piloto campeón de las ultimas ediciones y ex-piloto de la Formula 1,  Franck Lagorde, comencé a rodar por la pista de hielo del circuito (820 m de longitud, 10 m de ancho y 5 curvas), el cual presentaba un aspecto más propio de una pista de patinaje sobre hielo, que de un circuito de carreras a los que yo estoy acostumbrado.  En aquel momento la pista me pareció un espejo.

La primera sensación fue de ligereza del conjunto, pues el Andros Car 04 era el coche eléctrico más ligero (800 Kg) que pilotaba hasta la fecha, la segunda, la escasa o casi nula adherencia de la pista, dejaba claro que las sensaciones serian muy diferentes a las  de un circuito de asfalto.

 

ARKO_AGUSTIN PAYÁ_ANDROS_02_R2

Briefing previo al test drive con F.Lagorce. Nuno Vasconcelos ARKO.pro

Aún equipado con clavos en las  cuatro ruedas (350 en total), la parte posterior del coche patinaba a cada toque sutil del pedal del acelerador, acentuado por disponer de toda la tracción y el par (eléctrico) sobre el eje trasero. Conseguí superar la primera curva a izquierdas jugando con el acelerador y regulando con el contra-volante, haciendo patinar el coche lateralmente al eje de la curva hasta encarar el inicio de la recta de tribuna donde pude enderezarlo y apretar el pedal del acelerador a fondo. Al final de la recta me esperaba una curva a izquierda de esas tipo parabólicas de 180 grados a la que se llega con cierta velocidad, pensé…ahora que?, freno a fondo como de costumbre?, todo lo contrario, pués aquí tienes que anticiparte y cruzar totalmente el coche para afrontar la curva ya con el coche cruzado,  combinando toques de gas (watts eléctricos en este caso) y corrigiendo nuevamente con el volante para evitar hacer un trompo completo.  Fácil de decir, pero difícil de hacer en la primera vuelta, pues no estás acostumbrado a que el derrapaje sea el principal recurso para afrontar correctamente una curva en un circuito. A pesar de todo, conseguí superarla con éxito y seguir rodando.

 

ARKO_AGUSTIN PAYÁ_ANDROS_01_R

A bordo del Andros Car04. Nuno Vasconcelos ARKO.pro

Finalmente y después de unas cuantas vueltas, te acabas adaptando a la nueva forma de conducción y descubres que se trata de un pilotaje francamente divertido, al que en este caso debemos incorporar la importante nota de ecología de este campeonato Andros eléctrico. Las baterías, según me informaron, se recargan en la red eléctrica básicamente en horarios donde la fuente de energía es de origen renovable, por lo que podemos afirmar que estamos ante una competición altamente sostenible.

 

En carrera Andros Eléctrico

En plena carrera Andros Eléctrico. Foto: Pepe Sagalés

Este es mi primer post dedicado a mi experiencia como piloto en competiciones eléctricas. En próximos post, os hablaré del campeonato ELECTROSeries (ECOSeries), en el que llevo 2 años compitiendo y de otros proyectos de futuro, que como no, tendrán como denominador común los coches de competición propulsados por motores eléctricos. 

Para terminar el post de hoy, os invito a que visioneis este video del Trophée Andros:

 

 

Los comentarios están cerrados.