BLOGS
El cielo sobre Tatooine

Un travelling por el cine más actual con flashbacks al clásico.

Entradas etiquetadas como ‘Christopher Nolan’

Cuando sobrevivir es la victoria. Tráiler de ‘Dunkerque’

En primer plano

Dunkerque (Dunkirk, 2017)

( ©Warner Bros )

Cine más grande que la vida misma, pero ocurre que la realidad acaba superando la ficción. Lo de la batalla en la playa de Dunkerque, Francia y durante la Segunda Guerra Mundial, fue brutal. Un enorme contingente de soldados aliados: belgas y franceses, un puñado de polacos y holandeses, y sobre todo un gran número de británicos atrapados por la maquinaria bélica de las fuerzas alemanas nazis. Un infierno el que se vivió en esos días de finales de mayo e inicios de junio de 1940, y en los que la heroicidad no fue ganar la batalla sino escapar con vida. ¿La historia de una derrota? quizás…

Es la historia de una retirada en toda regla, de una evacuación, pero que permitió salvar nada menos que unos 340.000 hombres, cifra que puede leerse sin inmutarnos, como quien lee las crónicas deportivas y las marcas batidas, pero debió de ser impresionante, descomunal. Aún muchos historiadores se refieren a esa batalla denominándola el “milagro de Dunkerque”.

Lee el resto de la entrada »

Vídeo: ‘El caballero oscuro’, una comparación del storyboard con la película

El caballero oscuro

( ©Warner Bros. )

El storyboard permite una primera visualización del aspecto que podrá tener la película: los personajes, el vestuario, los decorados, los encuadres… y no será porque, en este caso, el hombre murciélago no dispusiera de numerosos antecedentes dibujados en cómic. Pero en Batman Begins, El caballero oscuro (The Dark Knight) y El caballero oscuro: La leyenda renace, Christopher Nolan deseaba un estilo sombrío y realista, más acorde con el tono de cine negro y policíaco que buscaba.

Nolan es un enamorado del trabajo del artista de los storyboards Gabriel Hardman (Origen o Interstellar han sido otras de sus colaboraciones), y un ejemplo es que para una de las principales escenas de acción, una persecución de Batman al Joker que interpretó Heath Ledger en El caballero oscuro, prácticamente respetó toda concepción visual de Hardman. Así lo demuestra este vídeo comparativo, entre el storyboard y su resultado en la pantalla, elaborado desde México por Glass Distortion y publicado en Vimeo con el título de Batman: The Dark Knight – Storyboard to Film Comparison.

Son apenas 50 segundos y un verdadero disfrute para los fans y admiradores de la trilogía de Nolan.

 

Un vídeo homenaje a las referencias de ‘Interstellar’ a ‘2001’ de Kubrick

Interstellar-2001 Podría ser más completo. Por ejemplo, echo de menos las imágenes de Cooper (Matthew McConaughey) flotando en el vacío del espacio y que conectan con las celebérrimas de El Niño de las Estrellas de la película de Kubrick; pero el usuario de Vimeo Jorge Luengo Ruiz ha logrado un montaje con imágenes que dejan muy claros los paralelismos del Interstellar de Nolan con 2001: Una odisea del espacio (Nolan siempre ha reconocido sus deudas cinéfilas con 2001),  en un vídeoensayo tan elegante como emotivo bajo el acertado título de 2001: An Interstellar Odissey.

Escenas separadas por 46 años de diferencia casi se confunden en algunos momentos al ritmo del vals de El Danubio Azul de Strauss. Además, estilos y objetivos bien distintos: una buscando mayor claridad expositiva y llegar a un público amplio; la otra centrándose en los enigmas, lo filosófico y reflexivo y que fuera el público, aunque pudiera ser minoritario, el que hayara la película.

En cualquier caso, una celebración del cine de ciencia-ficción, sea con la firma de Nolan o Kubrick, hecho con pasión, tesón y calidad. Y, otra coincidencia, las dos también sólo lograron hacerse con un Oscar y en el mismo apartado, el de mejores efectos visuales.

Post relacionado: ¿Qué cines proyectarán el reestreno de ‘2001: Una odisea del espacio’?

 

 

Las películas de “sci-fi” que precedieron a ‘Interstellar’

Interstellar Matthew McConaughe

2001, una odisea de Nolan

La imagen del astronauta Cooper (Matthew McConaughey) en Interstellar flotando a su suerte en medio de la inmensidad del espacio conecta con la del Niño de las Estrellas de 2001, una odisea del espacio. Los dos representan, cada uno a su manera, el descubrimiento de un nuevo estadio en la evolución de la especie humana, a punto para hallazgos que van más allá de lo comprensible por nuestra mente o ciencia hasta el momento.

Siguen sendas muy distintas, pero la nueva macropelícula de Nolan se hermana con el clásico de la ciencia-ficción de Kubrick. Aunque una busca hacer sentir y reflexionar, la otra hacer sentir y entretener; una deja muchos enigmas sin respuesta, la otra prefiere darle explicación a prácticamente todo su entramado.

La sombra de famoso monolito subyace en Interstellar en una quinta dimensión, un salto a nuevos conocimientos atrapado tras unas estanterías. HAL 9000 ya no es el robot todopoderoso y amenazador sino TARS (de forma rectangular y que recuerda al archifamoso monolito), un antiguo robot militar protector y con sentido del humor. El mismo diseño de la nave Endurance es un homenaje a 2001; y además comparten la experiencia de viaje a través de las estrellas como pocas películas lo han hecho antes.

Pero allí donde Kubrick ponía una enorme y referencial elipsis, la de un mono aprendiendo a usar un hueso como arma hasta saltar (en el tiempo cinematográfico) miles de años después al espacio, y con ello dejando a la libre la interpretación del espectador sobre si la evolución del ser humano se basaba en su capacidad de inteligencia o bien en la de generar armas de guerra sofisticadas, Nolan prefiere decirnos que el motor que mueve la supervivencia del ser humano se halla en el amor.

 

De ‘Star Trek’ a ‘Alien’: la imaginería galáctica

Star Trek 1979

‘Star Trek’ (1979)

Se han citado múltiples referencias más de Interstellar. Antes de pasar a las que serían mis favoritas (por los elementos comunes que puedan compartir con Interstellar), les cito rápidamente otras de las más evidentes.

Por su escenario espacial e impresionantes efectos visuales Gravity; la lucha desesperada por evitar la inminente extinción de la humanidad de Armageddon o Sunshine; la presencia destacada de un agujero de gusano en El abismo negro; el diseño de naves, el cómo sería un viaje interespacial o escenarios en planetas tan lejanos como extraños de Alien, Contact (en la que precisamente también intervino Matthew McConaughey), Misión a Marte, Horizonte final o la obra maestra del cine mudo en la materia que es La mujer en la Luna; la temática aventurera de una de Star Wars o la carga filosófica de una de Star Trek (quizá la de 1979); la superposición de épocas distintas, así como los recuerdos y la soledad del viajero espacial en la experimental y muy poco conocida LOVE; incluso la filosofía new age plagada de preocupaciones paterno-filiales de El árbol de la vida (con Jessica Chastain); o esa visión del universo donde no hay sonido alguno y que tan magistralmente recreó la serie televisiva Battlestar Galáctica, o Gravity.

 

6 películas en la órbita de ‘Interstellar’

Cuando  los mundos chocan (When Worlds Collide, 1951)

Cuando los mundos chocan 1951Ante la inminente destrucción de la Tierra (una estrella está a punto de colisionar), los científicos desarrollan unas naves espaciales para transportar a un grupo de elegidos a otro mundo habitable. ¿Les suena de algo el argumento? Este pequeño clásico del cine norteamericano de la ciencia-ficción de los 50 fue la primera en plasmar esta idea en una película comercial, y además a todo color.

 

Elegidos para la gloria (The Right Stuff, 1983)

Elegidos para la gloria

La irrefrenable fascinación que sentían pilotos y astronautas ante los retos de romper la barrera del sonido o viajar en la primera expedición tripulada espacial. Unos conocerían la gloria, otros se quedarían en el anonimato pese a sus logros. Basada en la novela de Tom Wolfe, Philip Kaufman dirigió esta epopeya de más de 3 horas en torno a estos “Exploradores y pioneros”.

 

Encuentros en la tercera fase (Close Encounters on the Third Kind, 1977)

Encuentros en la tercera fase

La influencia del cine de Spielberg en Nolan ha sido reconocida por él mismo. En Interstellar no hay extraterrestres, pero sí el sentido de la magia, de la fascinación por lo que pueda haber más allá de nuestro planeta. Espectáculo y experiencia casi espiritual en una narrativa visual deslumbrante y una habilidad inusual contando historias.

 

Frequency (2000)

frequency

No creo que este título lo haya citado nadie, pero ahí está la coincidencia para comunicarse con seres queridos (un padre y un hijo) saltándose las barreras del tiempo. Protagonizada por Dennis Quaid, la anomalía que permitía comunicarse uno y otro simultáneamente, pero separados por 30 años, eran las ondas de radio y unas propiedades inusuales producidas por auroras polares.

 

Ikarie XB-1 (Viaje al fin del universo), 1963

Ikarie XB-1Citar a 2001, una odisea del espacio es citar a este poco (re)conocido clásico. Una producción checa que inspiró a Kubrick: en los diseños de trajes espaciales o la nave, con sus largos pasillos. Y más puntos en común con Interstellar por su experiencia de viaje interespacial, los efectos de la relatividad en los viajantes espaciales  (28 meses igual a 15 años en la Tierra en Ikarie XB-1) o la idea de comunicarse mediante videoconferencia con seres queridos sabiendo que el tiempo en la Tierra pasará inexorablemente.

 

Solaris (1972)

Solaris TarkovskyLa otra gran obra maestra de la ciencia-ficción filosófica y reflexiva es esta película del ruso Andréi Tarkovski. ¿Nos habla del universo y el espacio, o al fin y al cabo del ser humano? Su soledad, recuerdos, la esencia de la propia naturaleza humana… Nolan, en definitiva, también acaba apostando más por la introspección y la aventura interior de los personajes que por la acción física.

Y la crítica de Interstellar aquí: Nosotros somos lo que da vida al universo.

 

Crítica: ‘Interstellar’, nosotros somos lo que da vida al universo

Interstellar 2014

Soy un admirador del cine de Christopher Nolan. Esto tampoco significa que necesariamente me gusten todas sus películas. Especialmente, le agradezco esa capacidad y talento de “pensar a lo grande” (no todos lo que intentan hacer algo grande lo consiguen), y sobre todo de intentar ofrecer un tratamiento original y novedoso en el terreno del fantástico, la ciencia-ficción o la intriga. Nolan desea llegar al gran público, pero al mismo tiempo huye de lo convencional, de lo que puede ser fácilmente comercial, jugándosela en cada película con sus defectos y sus virtudes. Y así le ha ido, ganándose tanta cantidad de fans como de detractores, a partes iguales, pero cada estreno de una de sus obras se convierte en un acontecimiento.

En esta odisea espacial de enorme envergadura, dice Nolan que ha realizado su película más “ambiciosa”, ¡también un rollo de dos horas y tres cuartos!, ¡también una propuesta fascinante e hipnótica, por momentos sublime!. Así está en esta órbita que sigue la película de mezclar ciencia astrofísica con sentimientos, entre sus imperfecciones y logros, bascula entre lo genial y el tostón, entre los que esas casi tres horas les pasarán volando y los que lamentarán haber comprado su entrada. No es un plato para todos los gustos.

En mi caso, yo que soy proNolan, me he quedado entre la “peor” de las posibilidades: a medias, en tierra de nadie. En una zona de ni frío ni calor, quizá tal vez dejando también que el tiempo me lleve a una mejor percepción sobre si Interstellar es una genialidad o un bluff.

INTERSTELLARHay paralelismos con 2001, una odisea del espacio (aunque la película de Nolan sea muy, muy distinta a la de Kubrick), a Solaris de Tarkovski, a El árbol de la vida de Terrence Malick o al cine de Spielberg (este es un proyecto que, en un principio, debía dirigir). Hay más conexiones, Elegidos para la gloria o Cuando los mundos chocan serían otras referencias imprescindibles.

Su temática, con guión coescrito por el mismo Nolan junto con su Hermano Jonathan, y fundamentándose en conceptos sobre anomalías gravitatorias o las teorías de Kip Thorne sobre los agujeros de gusano espaciales, se sustenta esencialmente en dos ideas. Una es la creencia que sólo existe vida en nuestro planeta y que, por lo tanto, los terrestres somos los seres vivos (¿inteligentes?) destinados a colonizar los otros posibles mundos habitables que puede haber esparcidos por el universo. El cómo traspasar las barreras de la tecnología y del espacio tiempo son las cuestiones astrofísicas y científicas a resolver. La segunda es aquello que nos distingue como seres especiales y “elegidos”, las cualidades humanas de supervivencia, de desarrollo e innovación, y sobre todo la capacidad de amar como motor del universo, para seguir adelante.

Ilustrativos, y uno de los leiv motiv del filme, son los versos de Dylan Thomas que recita el profesor Brand (Michael Caine) sobre esa capacidad de supervivencia, de rebeldía contra la propia extinción que caracteriza la raza humana (además de esa cualidad propia de Nolan de tender al énfasis, la solemnidad o el subrayado):

“No entres dócilmente en esa buena noche,
La vejez debería arder y delirar al acabarse el día;
Rabia, rabia contra la muerte de la luz.”

Interstellar nos sitúa en un futuro preapocalíptico donde los recursos alimenticios de la Tierra están próximos a agotarse, asolados por tormentas de polvo (símil de la muerte, “polvo eres y en polvo de convertirás”, y no se me rían) o con el crucial problema de la menguante reserva de oxígeno. Ello hace imperioso salir al espacio exterior para encontrar nuevos planetas. Pero, en la película, ese futuro quizá no tan lejano que nos presenta, la ciencia y la tecnología ha quedado devaluada en pos del pragmatismo de unas autoridades que reinterpretan la Historia a sus intereses y que prefieren encasillar a sus ciudadanos como agricultores, muchos de ellos de maíz, de los pocos alimentos que quedan.

InterstellarLa lucha entre ciencia y razón vs. corazón y sentimientos es la dualidad que marcará a los principales personajes del filme, al granjero y astronauta Cooper (Matthew McConaughey), y a su colega Brand (Anne Hathaway). El amor y los lazos sentimentales entre padres e hijos, los de Murph (Jessica Chastain) con los de su padre Cooper son la columna vertebral a nivel argumental y temático, punteado con la escena de Brand (para evitar destripes) confesando su amor por uno de los exploradores espaciales e intentando que ello no interfiera en sus decisiones.

McConaughey, Hathaway, Chastain, Caine (su actor fetiche)… sí, Nolan no tiene ni un pelo de tonto y se rodea de los mejores intérpretes. Además, añadan una mención especial para el robot TARS.

Nolan apuesta por el realismo en esa Tierra venidera, sin recurrir a trajes o diseños de decorados futuristas; perfectamente reconocibles con los de hoy en día. También por la verdadera magia y fascinación hacia la grandeza del universo y lo desconocido que podemos encontrar ahí fuera. Secuencias de enorme poder como la de la nave Endurance entrando en el impresionante agujero negro; la amenaza de unas olas gigantescas o la visualización, arriesgada, irritante o genial, de esa quinta dimensión que rompe las leyes espacio-temporales tras las estanterías de la habitación de una niña me recuerdan porque amo el cine de Nolan.

Interstellar, al contrario que 2011, una odisea del espacio, contiene sus distintos niveles de interpretación, pero prefiere no dejar demasiados enigmas y preguntas al aire, sin responder.

Esto, y mucho más, es Interstellar. Una película a nivel técnico y de efectos visuales apabullante, con música de un Hans Zimmer de nuevo en forma (su banda sonora para Origen, al igual que la misma película, me pareció una obra maestra). Interstellar es tan compleja como al mismo tiempo simple. Y aunque parezca una contradicción, no lo es. Entusiasme o se odie, no es en absoluto esa clase de películas que se puedan despachar en unas pocas líneas. Y si Interstellar nos dice que nosotros somos los que damos vida al universo, hay que valorar también la “vidilla” que le da Nolan al género de ciencia-ficción.

 Puntuación:

Icono 6

 

 

 

 

( Fotos: Warner Bros. )

Y aquí reportaje: Las películas de “sci-fi” que precedieron a ‘Interstellar’

 

Los blockbusters que podremos ver antes de que acabe el año

Escribir la crítica de Boyhood dejó a mi única neurona fundida. Así que ahora toca un relax hablando de superproducciones.

Si la asistencia a los cines españoles a lo largo de este año ha sido alarmantemente baja, a excepción del inesperado taquillazo de Ocho apellidos vascos, esperen a lo que se avecina. La cosa no va a mejorar mucho en estos apenas 3 meses y medio que nos quedan para terminar el año.

Eso sí, el 2015 (aunque de ello ya hablaré más adelante) promete ser apoteósico. De momento, aquí y ahora las grandes aspirantes a animar a los espectadores acudir en masa a nuestras salas de cine.

Haré mención a Ninja Turtles (26 de septiembre), esa nueva adaptación de las tortugas ninja con Megan Fox, ex sexy chica Transformers, como protagonista y que ha sido uno de los taquillazos sorpresa del verano en Estados Unidos. Un éxito proporcional a las malas críticas que ha recibido.

También de Torrente 5: Operación Eurovegas (3 de octubre), con el fichaje estrella del hollywoodiense Alec Baldwin; o de la ¿necesaria? revisitación del clásico vampírico con Drácula: La leyenda jamás contada (24 de octubre); y la no menos ¿en serio que también era necesaria? secuela de turno de Dos tontos todavía más tontos (10 de noviembre); por no hablar de Noche en el museo 3: El secreto del faraón (5 de diciembre).

Algo más interesante podría ser la animación patria, usando las técnicas estereoscópicas y en 3D, de Mortadelo y Filemón contra Jimmy el cachondo (28 de noviembre) o la prometedora nueva producción Disney 6 héroes (19 de diciembre).

Aunque mis preferidas, por riguroso orden de fecha de estreno prevista, son:

Perdida (Gone Girl) ( 10 de octubre )

Perdida. Gone Girl

FOTO: Hispano Foxfilm

Cuando hablamos de thriller atmosférico, tenso y con estilo, David Fincher es el número 1. Incluso su versión de Millennium: Los hombres que no amaban a las mujeres (que no llegó a ser el taquillazo que se esperaba) me pareció muy superior al original sueco (eso sí, Noomi Rapace insuperable).

 

The Equalizer: El protector ( 17 de octubre )

The equalizer: El protector

FOTO: Sony Pictures

Es nada menos que el gran Denzel Washington quien protagoniza esta adaptación de una mítica serie norteamericana de los 80. En ella, Robert McCall era un agente secreto retirado que decidía poner su tiempo, energía y habilidades al servicio de personas comunes. El objetivo librarles de las garras de acosadores, asesinos, mafiosos, violadores y otra gente de mal vivir en las calles de Nueva York. Edward Woodward fue la estrella de la función en la serie ochentera, pero ahora guiado por la mano del director Antoine Fuqua (Training Day: Día de entrenamiento), McCall cambia de raza (Woodward era blanco) aunque no de causa ni escenario plantándoles cara a unos violentos gangsters rusos. Y como a Denzel además le acompaña Chloë Grace Moretz, mejor que mejor.

 

[REC] 4: Apocalypse ( 31 de octubre )

Rec 4 Apocalypse

FOTO: Filmax

Otro icono actual del cine español, en este caso del género de terror, con la reportera Angela Vidal (Manuela Velasco) en alta mar. Pese a ese aislamiento en un buque, naturalmente, la extraña epidemia de zombis y/o poseídos no tardará en volver a causar estragos. Unas semanas antes de su estreno, el 3 de octubre, habrá inaugurado el 47 Festival de Sitges.

 

Interstellar ( 7 de noviembre )

Interstellar

FOTO: Warner Bros.

El director británico Christopher Nolan ha logrado atraer a multitud de admiradores a su causa, la de la ciencia-ficción y fantasía hecha a lo grande, con ambición (y tal vez sí, con poco sentido del humor) , lo que le ha valido también el que tenga un buen puñado de haters. A mí pónganme de parte del primer bando. Aquí nos propone un viaje al infinito y más allá en busca de nuevos recursos alimenticios para una agonizante Tierra. En el reparto están Matthew McConaughey, Anne Hathaway, Jessica Chastain y su actor fetiche Michael Caine, así que yo ya tengo mi entrada reservada.

 

Los juegos del hambre: Sinsajo – Parte 1 ( 21 de noviembre )

Los juegos del hambre 3. Sinsajo

FOTO: eOne Films Spain

Queda atrás la historia Battle Royale (chicos y chicas matándose unos a otros, por imperativo legal, en un lugar remoto hasta que sólo quede uno) de las dos primeras partes. ¡Empieza la revolución contra el dictatorial sistema del presidente Snow! Katniss Everdeen (Jennifer Lawrence) convertida en heroína e icono de esta revolución a su pesar. Y los productores tomando nota de las sagas de Harry Potter o Crepúsculo alargando el filón de la adaptación del tercero de los libros de Suzanne Collins en dos películas. De momento, trepidante y con resultados muy dignos.

 

Exodus: Dioses y reyes ( 5 de diciembre )

Exodus

FOTO: Hispano Foxfilm

Segunda superproducción de temática bíblica que nos llega este año. El peculiar Darren Aronofsky tuvo irregular fortuna con Noé, y llega el turno del incombustible e hiperactivo Ridley Scott. El veterano director británico se atreve con las plagas de Egipto y las aguas del Mar Rojo. En 1956, Los Diez Mandamientos dirigida por Cecil B. DeMille se convirtió en una de las películas más taquilleras de toda la historia. En esta ocasión Christian Bale (que siempre se toma muy en serio sus interpretaciones) toma el relevo de Charlton Heston interpretando a Moisés, y quien se rapa la cabeza a lo Yul Brinner para hacer de Ramsés es Joel Edgerton.

 

El Hobbit: La batalla de los cinco ejércitos ( 17 de diciembre )

El Hobbit. La batalla de los cinco ejércitos

FOTO: Warner Bros.

Mucho enano, pero la historia se ha agrandado. Aún así, ¡Larga vida a la Tierra Media!, y que Peter Jackson esté allí para contarlo. El cierre de la trilogía será este diciembre con Bilbo, Gandalf y el grupo de canijos guerreros liderados por Thorin dispuestos a acabar tanto con el reinado del terror del dragón Smaug como con la amenaza del ejército de orcos al servicio de Sauron, bueno, El Nigromante (que si no los puristas de Tolkien se enfadan conmigo).