BLOGS
El cielo sobre Tatooine

Un travelling por el cine más actual con flashbacks al clásico.

Entradas etiquetadas como ‘2001 una odisea del espacio’

El uso de los colores en el arte de contar historias en el cine

Cinefilia

American Beauty

( ‘American Beauty’ ©Sony )

¿Qué sensaciones, ideas o emociones nos transmite un determinado color? En la web de Studio Binder, dedicada a la creación de software para producciones de películas o series, han realizado un estudio sobre la psicología del color para narrar una historia.

Ha sido, y es, una de las obsesiones de algunos cineastas y directores de fotografía. El color, su intensidad o brillo para crear unas impresiones muy determinadas. Por ejemplo, en El sexto sentido, M. Night Shyamalan utilizaba el rojo para representar el miedo, lo aterrador o las señales y los presagios, mientras que David Lynch para representar esperanza, amor o sensualidad. En cualquier caso, no se trata de imponer normas estrictas, nunca hay que poner limitaciones, según resalta el análisis de Studio Binder.

Los objetivos son intentar buscar una reacción psicológica en el espectador, focalizar la atención en determinados detalles, situar el tono de la película, definir los rasgos de los personajes o mostrar cambios o diferentes arcos argumentales en la historia.

Para ilustrarlo han creado una infografía, que puede verse en este enlace, y que es la siguiente:

Lee el resto de la entrada »

Vídeo: ¿Qué películas tienen la mejor fotografía?

2001 Una odisea del espacio

( ‘2001: Una odisea del espacio’ ©Warner Bros. )

Personalmente me resultaría imposible confeccionar una lista breve de los mejores trabajos de fotografía de la historia del cine. A Scout Tafoya, crítico de cine y colaborador de la web Fandor, seguramente también. Por ello decidió preguntar entre su colegas cuáles serían sus diez favoritas. En total, una encuesta entre 60 compañeros.

El resultado, las 12 más votadas, le ha servido para elaborar un montaje en vídeo titulado Which Movies Have The Greatest Cinematography?

Echaremos de menos muchísimas, demasiadas, pero tampoco hay duda que entre las elegidas la dirección de fotografía fue magnífica.

Lee el resto de la entrada »

¿Y si los personajes de Kubrick se entrometieran en las pelis de Hitchcock?

Hitchcock Kubrick

La escena es conocida. El personaje de James Stewart con la pierna escayolada mirando por la ventana de su apartamento de Greenwich Village. Observando a sus vecinos cuando, de repente, un extraño. O no tanto. Aparece por allí alguien con la mirada alelada, siniestra… un tal Jack Torrance (Jack Nicholson).

El buenazo de James Stewart a través de La ventana indiscreta o Vértigo de Hitchcock va topándose con distintos personajes ya míticos de las películas de otro maestro, Kubrick. Es el mashup que han elaborado los integrantes de Gump (Adrien Dezalay, Emmanuel Delabaere y Simon Philippe), titulado The Red Drum Getaway (una “huida” con el célebre juego de palabras al revés de El resplandor “Murder”), y en el que “Kubrick es el villano”.

Alucinante viaje psicodélico en el que se entremezclan las imágenes y personajes de 2001, una odisea del espacio, La naranja mecánica, El resplandor o La chaqueta metálica. Entre los mejores momentos, el ver la cara de James Stewart (y el sombrero) cuando se encuentra ante la orgía de Eyes Wide Shut. Ver para creer.

The Red Drum Getaway from Gump on Vimeo.

 

Vídeo: Un tributo a los villanos más icónicos del cine

Hannibal Lecter - Anthony Hopkins

¿Qué sería del héroe o la heroína de una película sin un malvado que estuviera a la altura de las circunstancias? Sabemos que en muchas ocasiones el villano es incluso más recordado que el propio protagonista, el bueno, de la historia.

CLS Videos ha elaborado Meet the Villain, un montaje que recoge buena parte de los chicos y chicas malas más memorables del cine (norteamericano). La recopilación es bastante completa (faltan más del cine clásico). Por allí aparecen hasta los más cómicos (Austin Powers), los más animales (Tiburón), los más animados (la bruja de Blancanieves), los más actuales (el Joker que interpretará Jared Leto en Escuadrón suicida) o los carentes de alma humana alguna (HAL 9000).

Un viaje de seis minutos que nos hará recordar personajes y momentos míticos. Y como la lista es amplia, por si se les escapa alguno en el siguiente enlace pueden encontrar, en su título original en inglés, la relación completa de las películas que aparecen.

( Imagen cabecera: Anthony Hopkins como Hannibal Lecter ©Fox )

Un vídeo homenaje a las referencias de ‘Interstellar’ a ‘2001’ de Kubrick

Interstellar-2001 Podría ser más completo. Por ejemplo, echo de menos las imágenes de Cooper (Matthew McConaughey) flotando en el vacío del espacio y que conectan con las celebérrimas de El Niño de las Estrellas de la película de Kubrick; pero el usuario de Vimeo Jorge Luengo Ruiz ha logrado un montaje con imágenes que dejan muy claros los paralelismos del Interstellar de Nolan con 2001: Una odisea del espacio (Nolan siempre ha reconocido sus deudas cinéfilas con 2001),  en un vídeoensayo tan elegante como emotivo bajo el acertado título de 2001: An Interstellar Odissey.

Escenas separadas por 46 años de diferencia casi se confunden en algunos momentos al ritmo del vals de El Danubio Azul de Strauss. Además, estilos y objetivos bien distintos: una buscando mayor claridad expositiva y llegar a un público amplio; la otra centrándose en los enigmas, lo filosófico y reflexivo y que fuera el público, aunque pudiera ser minoritario, el que hayara la película.

En cualquier caso, una celebración del cine de ciencia-ficción, sea con la firma de Nolan o Kubrick, hecho con pasión, tesón y calidad. Y, otra coincidencia, las dos también sólo lograron hacerse con un Oscar y en el mismo apartado, el de mejores efectos visuales.

Post relacionado: ¿Qué cines proyectarán el reestreno de ‘2001: Una odisea del espacio’?

 

 

¿Qué cines proyectarán el reestreno de ‘2001: una odisea del espacio’?

2001 una odisea del espacio - niño de las estrellas

Toda una experiencia cinematográfica. Los enigmas de la evolución y un viaje desde los primeros signos de ¿inteligencia? humana hasta la conquista definitiva del tiempo y el espacio. La computadora HAL 9000, naves avanzando a ritmo de vals (El Danubio azul de Strauss), monolitos y un hueso rodando por los aires hasta alcanzar la elipsis probablemente más famosa del cine.

Lo misterioso, lo indescifrable y lo que dejaba abierto a la interpretación o imaginación del espectador han convertido 2001: una odisea del espacio en un clásico incombustible al paso del tiempo. Han pasado 46 años desde su estreno, y aún está considerada (venerada) como uno de los títulos fundamentales, imprescindibles, de la ciencia-ficción cinematográfica.

Si Alien, el octavo pasajero o Blade Runner han tenido recientemente su reestreno por todo lo alto en versiones remasterizadas para la gran pantalla,  la obra maestra de Stanley Kubrick no podía ser menos. Tomó como fuente de inspiración el relato El Centinela de Arthur C. Clarke y luego ambos, Clarke y Kubrick, se encargaron de confeccionar el guión. El resto es historia.

El jueves 16 de abril llegará de nuevo a los cines, distribuida por Versión Digital (al igual que Alien). Esta es la  lista de cines y horarios donde se proyectará 2001: una odisea del espacio:

Lee el resto de la entrada »

¡No me desconectes! (Ex_machina)

Sesión 1: Sexo. El poder de seducción y la sexualidad aplicada a las máquinas, más concretamente a los robots y la inteligencia artificial. Irresistible era la María cibernética danzando provocativamente ante las miradas lascivas de una audiencia mayoritariamente masculina en el gran clásico Metrópolis, de Fritz Lang (1927). Joaquin Phoenix también caía rendido ante la voz (Scarlett Johansson) de su sistema operativo, diseñado para hacer que no se sintiera tan sólo en la mucho más reciente Her (2013) de Spike Jonze. 86 años separan ambas películas.

No sólo nos basta crearlos como procesadores inteligentes o para los trabajos más duros. Los replicantes de Blade Runner tenían a Pris (Daryl Hannah) y Zhora (Joanna Cassidy) como modelos destinados también al placer carnal. Jude Law era un gigoló en A.I. de Spielberg. Mientras que Evan Rachel Wood daba cuerpo a la virtualidad materializando la irresistible fascinación de la celebrities en S1M0NE. En The Machine, producción británica de 2013 mucho más desconocida, su protagonista (y que, curiosamente, comparte el nombre de AVA con Ex_machina), interpretada por Caity Lotz, se convertía en una hembra de armas tomar, en todos los aspectos.

Lee el resto de la entrada »

Las películas de “sci-fi” que precedieron a ‘Interstellar’

Interstellar Matthew McConaughe

2001, una odisea de Nolan

La imagen del astronauta Cooper (Matthew McConaughey) en Interstellar flotando a su suerte en medio de la inmensidad del espacio conecta con la del Niño de las Estrellas de 2001, una odisea del espacio. Los dos representan, cada uno a su manera, el descubrimiento de un nuevo estadio en la evolución de la especie humana, a punto para hallazgos que van más allá de lo comprensible por nuestra mente o ciencia hasta el momento.

Siguen sendas muy distintas, pero la nueva macropelícula de Nolan se hermana con el clásico de la ciencia-ficción de Kubrick. Aunque una busca hacer sentir y reflexionar, la otra hacer sentir y entretener; una deja muchos enigmas sin respuesta, la otra prefiere darle explicación a prácticamente todo su entramado.

La sombra de famoso monolito subyace en Interstellar en una quinta dimensión, un salto a nuevos conocimientos atrapado tras unas estanterías. HAL 9000 ya no es el robot todopoderoso y amenazador sino TARS (de forma rectangular y que recuerda al archifamoso monolito), un antiguo robot militar protector y con sentido del humor. El mismo diseño de la nave Endurance es un homenaje a 2001; y además comparten la experiencia de viaje a través de las estrellas como pocas películas lo han hecho antes.

Pero allí donde Kubrick ponía una enorme y referencial elipsis, la de un mono aprendiendo a usar un hueso como arma hasta saltar (en el tiempo cinematográfico) miles de años después al espacio, y con ello dejando a la libre la interpretación del espectador sobre si la evolución del ser humano se basaba en su capacidad de inteligencia o bien en la de generar armas de guerra sofisticadas, Nolan prefiere decirnos que el motor que mueve la supervivencia del ser humano se halla en el amor.

 

De ‘Star Trek’ a ‘Alien’: la imaginería galáctica

Star Trek 1979

‘Star Trek’ (1979)

Se han citado múltiples referencias más de Interstellar. Antes de pasar a las que serían mis favoritas (por los elementos comunes que puedan compartir con Interstellar), les cito rápidamente otras de las más evidentes.

Por su escenario espacial e impresionantes efectos visuales Gravity; la lucha desesperada por evitar la inminente extinción de la humanidad de Armageddon o Sunshine; la presencia destacada de un agujero de gusano en El abismo negro; el diseño de naves, el cómo sería un viaje interespacial o escenarios en planetas tan lejanos como extraños de Alien, Contact (en la que precisamente también intervino Matthew McConaughey), Misión a Marte, Horizonte final o la obra maestra del cine mudo en la materia que es La mujer en la Luna; la temática aventurera de una de Star Wars o la carga filosófica de una de Star Trek (quizá la de 1979); la superposición de épocas distintas, así como los recuerdos y la soledad del viajero espacial en la experimental y muy poco conocida LOVE; incluso la filosofía new age plagada de preocupaciones paterno-filiales de El árbol de la vida (con Jessica Chastain); o esa visión del universo donde no hay sonido alguno y que tan magistralmente recreó la serie televisiva Battlestar Galáctica, o Gravity.

 

6 películas en la órbita de ‘Interstellar’

Cuando  los mundos chocan (When Worlds Collide, 1951)

Cuando los mundos chocan 1951Ante la inminente destrucción de la Tierra (una estrella está a punto de colisionar), los científicos desarrollan unas naves espaciales para transportar a un grupo de elegidos a otro mundo habitable. ¿Les suena de algo el argumento? Este pequeño clásico del cine norteamericano de la ciencia-ficción de los 50 fue la primera en plasmar esta idea en una película comercial, y además a todo color.

 

Elegidos para la gloria (The Right Stuff, 1983)

Elegidos para la gloria

La irrefrenable fascinación que sentían pilotos y astronautas ante los retos de romper la barrera del sonido o viajar en la primera expedición tripulada espacial. Unos conocerían la gloria, otros se quedarían en el anonimato pese a sus logros. Basada en la novela de Tom Wolfe, Philip Kaufman dirigió esta epopeya de más de 3 horas en torno a estos “Exploradores y pioneros”.

 

Encuentros en la tercera fase (Close Encounters on the Third Kind, 1977)

Encuentros en la tercera fase

La influencia del cine de Spielberg en Nolan ha sido reconocida por él mismo. En Interstellar no hay extraterrestres, pero sí el sentido de la magia, de la fascinación por lo que pueda haber más allá de nuestro planeta. Espectáculo y experiencia casi espiritual en una narrativa visual deslumbrante y una habilidad inusual contando historias.

 

Frequency (2000)

frequency

No creo que este título lo haya citado nadie, pero ahí está la coincidencia para comunicarse con seres queridos (un padre y un hijo) saltándose las barreras del tiempo. Protagonizada por Dennis Quaid, la anomalía que permitía comunicarse uno y otro simultáneamente, pero separados por 30 años, eran las ondas de radio y unas propiedades inusuales producidas por auroras polares.

 

Ikarie XB-1 (Viaje al fin del universo), 1963

Ikarie XB-1Citar a 2001, una odisea del espacio es citar a este poco (re)conocido clásico. Una producción checa que inspiró a Kubrick: en los diseños de trajes espaciales o la nave, con sus largos pasillos. Y más puntos en común con Interstellar por su experiencia de viaje interespacial, los efectos de la relatividad en los viajantes espaciales  (28 meses igual a 15 años en la Tierra en Ikarie XB-1) o la idea de comunicarse mediante videoconferencia con seres queridos sabiendo que el tiempo en la Tierra pasará inexorablemente.

 

Solaris (1972)

Solaris TarkovskyLa otra gran obra maestra de la ciencia-ficción filosófica y reflexiva es esta película del ruso Andréi Tarkovski. ¿Nos habla del universo y el espacio, o al fin y al cabo del ser humano? Su soledad, recuerdos, la esencia de la propia naturaleza humana… Nolan, en definitiva, también acaba apostando más por la introspección y la aventura interior de los personajes que por la acción física.

Y la crítica de Interstellar aquí: Nosotros somos lo que da vida al universo.

 

Crítica: ‘Interstellar’, nosotros somos lo que da vida al universo

Interstellar 2014

Soy un admirador del cine de Christopher Nolan. Esto tampoco significa que necesariamente me gusten todas sus películas. Especialmente, le agradezco esa capacidad y talento de “pensar a lo grande” (no todos lo que intentan hacer algo grande lo consiguen), y sobre todo de intentar ofrecer un tratamiento original y novedoso en el terreno del fantástico, la ciencia-ficción o la intriga. Nolan desea llegar al gran público, pero al mismo tiempo huye de lo convencional, de lo que puede ser fácilmente comercial, jugándosela en cada película con sus defectos y sus virtudes. Y así le ha ido, ganándose tanta cantidad de fans como de detractores, a partes iguales, pero cada estreno de una de sus obras se convierte en un acontecimiento.

En esta odisea espacial de enorme envergadura, dice Nolan que ha realizado su película más “ambiciosa”, ¡también un rollo de dos horas y tres cuartos!, ¡también una propuesta fascinante e hipnótica, por momentos sublime!. Así está en esta órbita que sigue la película de mezclar ciencia astrofísica con sentimientos, entre sus imperfecciones y logros, bascula entre lo genial y el tostón, entre los que esas casi tres horas les pasarán volando y los que lamentarán haber comprado su entrada. No es un plato para todos los gustos.

En mi caso, yo que soy proNolan, me he quedado entre la “peor” de las posibilidades: a medias, en tierra de nadie. En una zona de ni frío ni calor, quizá tal vez dejando también que el tiempo me lleve a una mejor percepción sobre si Interstellar es una genialidad o un bluff.

INTERSTELLARHay paralelismos con 2001, una odisea del espacio (aunque la película de Nolan sea muy, muy distinta a la de Kubrick), a Solaris de Tarkovski, a El árbol de la vida de Terrence Malick o al cine de Spielberg (este es un proyecto que, en un principio, debía dirigir). Hay más conexiones, Elegidos para la gloria o Cuando los mundos chocan serían otras referencias imprescindibles.

Su temática, con guión coescrito por el mismo Nolan junto con su Hermano Jonathan, y fundamentándose en conceptos sobre anomalías gravitatorias o las teorías de Kip Thorne sobre los agujeros de gusano espaciales, se sustenta esencialmente en dos ideas. Una es la creencia que sólo existe vida en nuestro planeta y que, por lo tanto, los terrestres somos los seres vivos (¿inteligentes?) destinados a colonizar los otros posibles mundos habitables que puede haber esparcidos por el universo. El cómo traspasar las barreras de la tecnología y del espacio tiempo son las cuestiones astrofísicas y científicas a resolver. La segunda es aquello que nos distingue como seres especiales y “elegidos”, las cualidades humanas de supervivencia, de desarrollo e innovación, y sobre todo la capacidad de amar como motor del universo, para seguir adelante.

Ilustrativos, y uno de los leiv motiv del filme, son los versos de Dylan Thomas que recita el profesor Brand (Michael Caine) sobre esa capacidad de supervivencia, de rebeldía contra la propia extinción que caracteriza la raza humana (además de esa cualidad propia de Nolan de tender al énfasis, la solemnidad o el subrayado):

“No entres dócilmente en esa buena noche,
La vejez debería arder y delirar al acabarse el día;
Rabia, rabia contra la muerte de la luz.”

Interstellar nos sitúa en un futuro preapocalíptico donde los recursos alimenticios de la Tierra están próximos a agotarse, asolados por tormentas de polvo (símil de la muerte, “polvo eres y en polvo de convertirás”, y no se me rían) o con el crucial problema de la menguante reserva de oxígeno. Ello hace imperioso salir al espacio exterior para encontrar nuevos planetas. Pero, en la película, ese futuro quizá no tan lejano que nos presenta, la ciencia y la tecnología ha quedado devaluada en pos del pragmatismo de unas autoridades que reinterpretan la Historia a sus intereses y que prefieren encasillar a sus ciudadanos como agricultores, muchos de ellos de maíz, de los pocos alimentos que quedan.

InterstellarLa lucha entre ciencia y razón vs. corazón y sentimientos es la dualidad que marcará a los principales personajes del filme, al granjero y astronauta Cooper (Matthew McConaughey), y a su colega Brand (Anne Hathaway). El amor y los lazos sentimentales entre padres e hijos, los de Murph (Jessica Chastain) con los de su padre Cooper son la columna vertebral a nivel argumental y temático, punteado con la escena de Brand (para evitar destripes) confesando su amor por uno de los exploradores espaciales e intentando que ello no interfiera en sus decisiones.

McConaughey, Hathaway, Chastain, Caine (su actor fetiche)… sí, Nolan no tiene ni un pelo de tonto y se rodea de los mejores intérpretes. Además, añadan una mención especial para el robot TARS.

Nolan apuesta por el realismo en esa Tierra venidera, sin recurrir a trajes o diseños de decorados futuristas; perfectamente reconocibles con los de hoy en día. También por la verdadera magia y fascinación hacia la grandeza del universo y lo desconocido que podemos encontrar ahí fuera. Secuencias de enorme poder como la de la nave Endurance entrando en el impresionante agujero negro; la amenaza de unas olas gigantescas o la visualización, arriesgada, irritante o genial, de esa quinta dimensión que rompe las leyes espacio-temporales tras las estanterías de la habitación de una niña me recuerdan porque amo el cine de Nolan.

Interstellar, al contrario que 2011, una odisea del espacio, contiene sus distintos niveles de interpretación, pero prefiere no dejar demasiados enigmas y preguntas al aire, sin responder.

Esto, y mucho más, es Interstellar. Una película a nivel técnico y de efectos visuales apabullante, con música de un Hans Zimmer de nuevo en forma (su banda sonora para Origen, al igual que la misma película, me pareció una obra maestra). Interstellar es tan compleja como al mismo tiempo simple. Y aunque parezca una contradicción, no lo es. Entusiasme o se odie, no es en absoluto esa clase de películas que se puedan despachar en unas pocas líneas. Y si Interstellar nos dice que nosotros somos los que damos vida al universo, hay que valorar también la “vidilla” que le da Nolan al género de ciencia-ficción.

 Puntuación:

Icono 6

 

 

 

 

( Fotos: Warner Bros. )

Y aquí reportaje: Las películas de “sci-fi” que precedieron a ‘Interstellar’