BLOGS
El cielo sobre Tatooine

Un travelling por el cine más actual con flashbacks al clásico.

Archivo de la categoría ‘Sin categoría’

¿Cómo quedarían los iconos de Hollywood con todo el cuerpo tatuado?

Marilyn Monroe

( Marilyn Monroe ©Cheyenne Randall Instagram )

De la elegancia de Audrey Hepburn a la sexualidad de Marilyn Monroe. ¿Qué aspecto tendrían Marlon Brando o James Dean si se hubieran entregado a la moda (o filosofía de vida) de tatuarse la piel con el mayor número posible de tatuajes?

El artista en el tema, Cheyenne Randall, residente en Seattle, ha reimaginado varias estrellas del cine luciendo tatuajes a tutiplén. Su cuenta en Instagram ya cuenta con más de 120.000 seguidores. y viendo los montajes que ha realizado, uno ya no sabe si son realmente estrellas del cine o del punk rock. Aquí están.

Lee el resto de la entrada »

Las 10 ‘celebrities’ de cine más buscadas de 2015

Margot Robbie - Focus

( ©Warner Bros )

Ya estamos en el último mes de este 2015, y empiezan a hacerse toda clase de listas. Entre las más atractivas, por ejemplo, saber que estrellas de cine han captado más la atención. Y, ¿quién lo dice?… Pues la visitadísima página de IMDb, con más de 250 millones de usuarios únicos al  mes, y basándose en el ranking de su STARmeter, que cuenta las búsquedas y visitas de la web.

Los resultados han arrojado los siguientes e inapelables resultados entre los que, curiosamente o no, solo figura un hombre entre esta lista de celebrities más deseadas.

Vayamos a por ellas:

Lee el resto de la entrada »

Zombis que harán “época”, los de ‘Orgullo, prejuicio y zombis’

Orgullo-y-Prejuicio-y-zombies-posterEl tema de los zombis, tanto en el cine como en la televisión, son como unos socorridos jeans, combinan con todo. Quizá falte un reality show (¿O… ya lo hay?), pero sus posibilidades son ilimitadas, y también disparatadas.

Una de ellas llegará gracias a la famosa novela Orgullo y prejuicio. Seguramente la autora, Jane Austen, no vería con buenos ojos que las cuitas románticas de sus heroínas en edad casadera, y alguna a punto de pasarle el arroz si se descuida, con toda la problemática de las diferencias sociales propias de esa época, a principios del siglo XIX en el Reino Unido, llegaran a derivar en una especie de hecatombe zombi; aunque Seth Grahame-Smith, también escritor, pensó que sí; y los ejecutivos de Lionsgate que su novela, Orgullo, prejuicio y zombis (Pride and Prejudice and zombies), publicada en 2009, sería un festín trasladándola al cine.

Se trataba de demostrar que las cofias de algodón, sombreros, faldas, corsés, medias y ligas propias de la burguesía del Período Regencia no eran obstáculo cuando se trataba de perder las formas para liarse a trompazos contra los muertos vivientes entre mansiones y neblinas de la campiña inglesa. Afortunadamente, en esta versión, las cinco hermanas Bennet además de educadas para comportarse como “auténticas señoritas” fueron sabiamente entrenadas por orden de su padre en las artes de la lucha. En las artes marciales puras y duras, por si el Sr. Darcy intentaba sobrepasarse o por lo que pudiera ocurrir.

Lee el resto de la entrada »

¿Ganas de Hogwarts? Primeras imágenes de ‘Animales fantásticos y dónde encontrarlos’

Animales fantásticos y dónde encontrarlos

( ©Jaap Buitendijk / Entertainment Weekly )

Al paso que iba, creía que nadie iba a reconocer a Eddie Redmayne. Oscar al mejor actor por encarnar a Stephen Hawking en La teoría del todo, y de nuevo sonando como candidato por interpretar a la pintora transexual Lili Elbe en La chica danesa, aún pendiente de estreno. ¡Vaya! Que cuesta ver el aspecto real que tiene Eddie. El caso es que en Animales fantásticos y dónde encontrarlos, el spin-off y precuela de Harry Potter, podemos verle tal cual. Bueno, ataviado con ropajes de los años 20 del pasado siglo e interpretando a Newt Scamander, de profesión magizoólogo, la cual, como todo el mundo sabe, es la de amante y estudioso de las criaturas mágicas que habitan por este nuestro planeta.

De nuevo, ha sido Entertainment Weekley la revista que se ha hecho con la exclusiva, en esta ocasión de Warner Bros, ofreciendo las primeras imágenes de esta adaptación de la novela de J.K. Rowling, aún en fase de rodaje y que no llegará a los cines hasta el 18 de noviembre del año que viene.

Lee el resto de la entrada »

¿Qué película recomiendas para la Fiesta del Cine?

Mi gran noche - Mario CasasNo se puede dejar escapar la oportunidad de ir al cine, a ver una película en pantalla grande por solo 2,90 euros. De acuerdo en qué habrá largas colas, y que en ese acto social y compartido en la sala es fácil encontrarse con algún ruidoso espectador al que le gusta hacer comentarios en voz alta, comer palomitas en Dolby Surround o cambiar de posición su cabeza varias veces con el acierto, casi siempre, de taparnos una parte importante de la pantalla. Pero, hay que arriesgarse. No siempre es así.

La promoción es válida para este martes 3, como el miércoles 4 y jueves 5 de noviembre. Registrarse es de lo más fácil y rápido. Solo hay que entrar en la página oficial de la Fiesta del Cine y rellenar un brevísimo formulario con nuestro nombre, apellidos, móvil y email de contacto. Enseguida recibiremos un email y después mostrar el registro en papel impreso o por el correo del móvil en la taquilla del cine, o bien hacer la compra por Internet o en cajeros automáticos habilitados, para conseguir la entrada a ese precio de saldo.

¿Listos? Y ahora… ¿qué película recomendarías para esta Fiesta del Cine? ¿Qué películas tienes pensado ver? Cada uno debe encontrar el tipo de cine o propuesta que le pueda resultar más atractiva. Sin embargo, más allá de las que se exhiben en una gran cantidad de salas, de las que se ha dicho y publicitado muchísimo, caso de Marte (The Martian) de Ridley Scott; Mi gran noche de Alex de la Iglesia; La cumbre escarlata de Guillermo del Toro; Black Mass. Estrictamente criminal con Johnny Depp en plan mafioso o incluso La verdad, con Robert Redford y Cate Blanchett; por mi parte, me inclino hacia una serie de títulos más minoritarios, que pueden pasar fácilmente desapercibidos, la mayoría de ellos exhibiéndose en poquísimas salas. Algunos ya los he visto, otros los tengo pendientes, pero están entre las que me apetecen ver.

Solo se trata de mi selección, en total 8 (el tráiler, a la izquierda de cada película). ¿Cuál sería la vuestra?

Lee el resto de la entrada »

No habrá más tráilers de ‘Star Wars: El despertar de la fuerza’

Star Wars poster2

Así lo ha confirmado J.J. Abrams en unas declaraciones a ExtraTV. “Ya estamos muy cerca. Lo próximo que vamos a ver será la película. Habrá comerciales (para televisión), pero no más tráilers… Hemos estado trabajando realmente duro para ofrecer a la gente algo que sea especial. Estamos cruzando los dedos esperando que cuando la vean les guste”.

No más avances de Star Wars: El despertar de la fuerza, no más pistas que destripen el argumento o detalles que actualmente son toda una incógnita. Solo spots para televisión en los que, muy probablemente, aparecerá alguna nueva imagen o escena.

Cuando lo habitual es que los tráilers nos cuenten prácticamente toda la película, los mejores gags, los giros inesperados del guión, las posibles sorpresas argumentales, el destino de los personajes… J.J. Abrams nos deja con la miel en los labios, en una decisión que ovaciono de pie. ¡Plas, plas!

Lee el resto de la entrada »

Crítica: ‘Magia a la luz de la Luna’, Woody Allen y el carácter maravilloso del amor

Este mismo año, George Clooney estrenaba Monuments Men, dirigida y protagonizada por él mismo, una aventura bélica ambientada en la II Guerra Mundial digamos que simpática y sin mayores pretensiones. Tampoco fue especialmente del gusto de la mayoría (para mí, se quedó a medias en su fallida propuesta). Magia a la luz de la Luna (Magic in the Moonlight) se engloba en esta línea de cine que Clooney también deseaba recuperar con nostalgia, el de antaño, el de ese Hollywood dorado de la primera mitad del siglo XX.

Woody Allen retrocede a una época idealizada que le encanta, la de los años veinte (la de los “felices” de entreguerras) con música jazz y swing, y fotografía (estupenda de Darius Khondji) bañada en luces ensoñadoras. Todo a juego para recrear lo que sería una comedia hollywoodiense de las que tenían tanto éxito popular durante los 30 o 40, sólo que a todo color. Magia a la luz de la Luna gana enteros si, pese a ser un cine obsoleto, pensamos que fácilmente su pareja protagonista pudiera haber sido Carole Lombard, Katharine Hepburn o Claudette Colbert, por el lado femenino, o un Clark Gable, John Barrymore o Gary Cooper, en el masculino. Comedias tan previsibles como encantadoras, destinadas al gran público, muchas de ellas logrando trascender a su mera condición de entretenimiento para masas. En Magia a la luz de la Luna no hay los gags físicos de la screwball, sino una narración que se sustenta en lo discursivo (varias veces diálogos excesivos o redundantes) de sus protagonistas. Personajes que hablan mientras se pasean por mansiones, jardines, carreteras o playas rocosas de los parajes de la Costa Azul francesa.

Magia a la luz de la Luna Stanley, interpretado por Colin Firth, es un prestigioso mago (su nombre y apariencia artística es el del chino Wei Ling Soo) capaz de hacer desaparecer de escena a un enorme elefante gracias a sus trucos, también entregado a su otro pasatiempo favorito, el de desenmascarar a falsos médiums que dicen tener el don de contactar con el Más Allá. Definido como “un pesimista aburrido”, además de gruñón y descreído, acepta el encargo de un viejo amigo suyo para poner en evidencia a una bella joven, Sophie (una Emma Stone, actuando con los ojos bien abiertos y una ligereza maravillosa), que parece tener un don increíble y real como mística. Además, él es británico y ella norteamericana, nuevamente el choque y prejuicios entre culturas rivales está servido, aunque apenas se trate tangencialmente.

La posibilidad que el don de Sophie sea real hará replantearse en Stanley toda su rígida visión racional, experimentará un mundo intangible que escapa a nuestra lógica, en otras palabras, que la magia existe y no se puede descifrar, controlar o prever. Y naturalmente, Woody Allen con ello no nos está hablando de los espíritus y ectoplasmas sino del amor. A sus 79 años, en plena forma para entregarse a este ligero entretenimiento, vital y optimista, siguiendo temáticas a las que ya recurrió en Alice, La maldición del escorpión de Jade o Conocerás al hombre de tus sueños, el recurso de la magia y de un posible Más Allá, sólo para hablar de los misterios del corazón o de la necesidad de la ilusión y del engaño para ser felices. Como lo que nos ofrece el mismo cine, como en La rosa púrpura del Cairo.

Magia a la luz de la Luna se centra sobre todo en su pareja protagonista (aunque haya secundarios entrañables como la tía Vanessa, Eileen Atkins), y se olvida prácticamente de los demás (el amor es así, sólo mima a la pareja de enamorados). Por suerte, también posee sus propios momentos de magia. La escena del observatorio bajo el manto de las estrellas, en un lugar que se convertirá en idílico y simbólico para su pareja protagonista. Así como no pocos momentos inspirados en los diálogos. Stanley puede llegar a creer en que el don de Sophie sea real, pero no por ello deja de sentir un poco de desdén por considerarlo que “no es tuyo. Naciste con él”. Stanley prefiere valorar lo que se hace a base de trabajo, esfuerzo y talento, aprendiendo y mejorando con el tiempo. Lo que se adquiere a lo que viene concedido. Su otra frase de “Tengo sentimientos positivos irracionales” (hacia Sophie) es igualmente memorable.

Sin olvidar el diseño de vestuario creado por la asturiana Sonia Grande, con trajes y chaquetas tweed formales y más oscuros para Stanley, y en contraste modelitos mucho más juveniles, coloristas y alegres para Sophie, acentuando sus caracteres tan opuestos y aún así irrazonablemente destinados a sentirse unidos. Magia a la luz de la Luna podría parecer una “obra menor”, un divertimento tan “aburrido y previsible” como la misma concepción de la vida que tiene su protagonista Stanley, y más teniendo en cuenta que el pasado año Allen nos brindó una de sus mejores películas de los últimos años, Blue Jasmine. Sólo que resulta agradablemente entretenida y redonda en lo que pretende ser y es.

 

Puntuación:

Icono 6

 

 

 

 

( Imágenes: Warner Bros. )

“Hay tres maneras de hacer las cosas: la correcta, la incorrecta y la mía”

El cielo sobre BerlinEmpezar un blog siempre se hace con la mayor de las ilusiones y la mejor de las intenciones. Y si es para 20minutos aún más (si alguien cree ver en esta frase cualquier atisbo de peloteo, lleva razón). Sin embargo, el problema llega desde el momento en el que uno debe escribir el primer post, el peor de todos, el de presentación.

Es como las entrevistas de trabajo o asistir a un cursillo en el que el primer día debe presentarse en voz alta ante todo un auditorio de desconocidos diciendo su nombre, edad y estudios. Mi nombre lo encontrarán arriba a la derecha; en cuanto a mi edad no sean indiscretos, ya se irán haciendo una idea con un poco de tiempo, y a lo de la profesión o estudios, bueno, se trata de tunearlo para que siempre quede lo mejor posible. En mi caso les diré que por lo menos no estoy en el paro (lo cual necesariamente tampoco significa que sea bueno, porque tengo menos tiempo para según qué cosas).

En fin. Para la clase de tipo que soy yo a quien decir “hola” ya le cuesta, sobre todo si es delante de un grupo de personas (entiéndase por grupo a un número de 2 o más individuos), o que en las despedidas aún me va peor y apenas acierto a decir “adiós”, lo mejor sería empezar directamente yendo al grano… aunque entremedio no tenga nada importante que decir.

Buscando entre las frases más memorables de cine, de esas a las que cualquier cinéfilo que se precie le gusta valorar o incluir entre sus “listas de lo mejor de…”, me topé con la siguiente: “Hay tres maneras de hacer las cosas: la correcta, la incorrecta y la mía”. La pronunciaba Sam “Ace” Rothstein en Casino de Martin Scorsese. Las sabias palabras de un tipo duro que podrían aplicarse al hablar de cine. Hay tres maneras de hacerlo, la correcta (no sé cual es), la incorrecta o la propia de cada uno.

Aquí les ha tocado tenerme a mí como maestro de ceremonias, o algo así, porque en el fondo un blog vive de sus lectores y de los comentarios. Yo sería como el 10% (sin comisiones ni intereses de apertura) de la parte de cine de este blog y ustedes (vosotros en cuando pillemos algo más de confianza) el 90%. Llegado a este punto, déjenme decirles que soy más receptivo a los halagos (¡nunca, repito, nunca deben dejar de comentar si es para ello!) que a los insultos.

Para ir terminando y como si del programa electoral de nuestra desprestigiada clase política fuera (no hay mala intención en haber colocado esta forma verbal precisamente aquí), les diré que entre noticias, curiosidades y crónicas de películas, las líneas de El cielo sobre Tatooine se basarán tanto en tratar de blockbusters, como de cine de autor, independiente, de género fantástico… y también clásico. Así que tampoco se me pongan así si de vez en cuando el blog se ilustra con imágenes en blanco y negro u otras películas viejunas de hace más de 20 años. Sí, entre sombras de Grey, superhéroes, sinsajos y vengadores les voy a colar bastante cine clásico.

Estos son mis principios y, parafraseando al genial filósofo Groucho Marx, si no les gustan siempre puedo cambiarlos por otros. Ésto, y que los posts generalmente siempre serán algo más breves.

Tatooine