BLOGS
El cielo sobre Tatooine

Un travelling por el cine más actual con flashbacks al clásico.

Archivo de la categoría ‘Crítica’

Cineclub: ‘Ardor’, Gael García Bernal y el western argentino

La noticia es que el western vuelve a estar de actualidad. Con películas que intentan volver a su estado más puro y otras que presenta importantes variaciones, tanto formales como de contenido. Entre ellas, esta propuesta del argentino Pablo Fendrik, director y guionista, que recurre a la narrativa y personajes propios del western, sustituyendo los parajes desérticos, polvorientos, del lejano Oeste por los tropicales, muchísimo más verdosos y sobre todo húmedos de la selva, para realizar una película denuncia.

Ardor, con el título añadido aquí de La justicia de los débiles, se basa desgraciadamente en hechos reales, no en uno concreto, pero sí en una realidad, la extorsión e incluso asesinato de campesinos y granjeros a cargo de mercenarios, asesinos a sueldo contratados por terratenientes sin escrúpulos para quedarse con sus tierras. Por otra parte, una temática igualmente característica del género en su faceta clásica norteamericana y que Fendrik traslada a esa realidad donde impera la ley de los más fuertes, y en la que los elementos mágicos se cruzan con los humanos, de la selva misionera (la que ocupa más de una tercera parte de la provincia argentina que le da nombre).

Lee el resto de la entrada »

Una inmersión en el shock-thriller japonés (‘El mundo de Kanako’, 2014)

El mundo de Kanako (The World of Kanako)

Cada vez son más las películas, y algunas muy recomendables, que se estrenan entre nosotros directamente en Blu-ray y DVD. Lejos de la gran maquinaria publicitaria o de la patina de prestigio que les concede su paso, aunque sea por unas pocas semanas, en las salas de cine. Pero, a riesgo de pasar bastante más desapercibidas, al menos allí están. Entre ellas, El mundo de Kanako (The World of Kanako / Kawaki, 2014), el nuevo shock-thriller del veterano director japonés Tetsuya Nakashima, autor de las igualmente imprescindibles Kamikaze Girls, Conociendo a Matsuko y sobre todo Confessions.

La vi en el Festival de Sitges, pero del año pasado, y su lanzamiento en el mercado doméstico fue en octubre. Voy tarde. Empiezo.

Nakashima es uno de los directores nipones que mejor explora ese enigmático, seductor y erótico magnetismo, también vidrioso y obsceno, de las adolescentes (lolitas) japonesas. Lo hace con un goloso envoltorio de colores de un caramelo… envenenado. Además, le encanta jugar con el montaje, con las líneas temporales con flashbacks constantes, y saltándose la continuidad narrativa.

Lee el resto de la entrada »

Crítica: ‘Spectre’ – Ha vuelto el mejor Bond (y ya era hora)

En una de las escenas del nuevo Bond, Spectre, la psicóloga Madeleine Swann que encarna Léa Seydoux le dice al agente 007: “Eres un buen hombre”. Por si alguien lo dudaba. Héroe y canalla. Por muy asesino implacable (Bond se refiere, en la película, a sí mismo siempre como un “asesino” más que como un agente secreto), nuestro Bond, James Bond, es un hombre con corazón y alma, siempre dispuesto a darlo todo para salvar al mundo o a miles (millones) de vidas desbaratando los planes de los malvados de turno.

También, imprescindible, es un granuja chulo y seductor que pretende ser irresistible tanto para ellas como para ellos. Bond toma lo que quiere. Y aunque, en Spectre, el entrañable “Q” (Ben Whishaw) le enseñe el más lujoso y reciente modelo de Aston Martin, de diseño ultramoderno y blindado a prueba de balas, para acto seguido quitarle la miel de los labios informándole que no es para él, sino para el agente 009. En el momento que lo desee y le haga falta, se hará con la posesión del vehículo. Bond es… Bond.

Cada uno tendrá las películas Bond que más le apetezca. Por mi parte, lo siento fans, amigos y simpatizantes de la anterior Skyfall, por mucho que obtuviera estupendas críticas en los medios anglosajones y sea valorado como uno de los mejores, también el más oscarizado (con 2 estatuillas), me pareció, aunque interesante a ratos, excesivamente presuntuosa, grave y plomiza. En una palabra (poco científica y razonada), aburrida. ¿Cómo si Bond necesitara de coartadas trascendentales (un Bond no es humano, es un prototipo, una fantasía). Después de Quantum of Solace y Skyfall, el 007 de Daniel Craig (por muy buen actor que fuera) iba tomando mal camino. Afortunadamente, aquí está Spectre para reconducir las cosas a su sitio.

Lee el resto de la entrada »

Cineclub: ‘Leviatán’ (2014), los demonios de la desdicha

Leviatan 2014 - Aleksey Serebryakov

La fatalidad como inevitable fracturación del destino en forma de desdicha y condicionada por las decisiones de los demás. Dijo Andrei Zvyagintsey, director ruso comparado con Tarkovski desde su debut con El regreso (Vozvrashchenie, 2003), que se inspiró en un suceso real acontecido en Estados Unidos, el del caso conocido como Killdozer. Un ciudadano de la localidad de Granby, Colorado, llamado Marvin Heemeyer, un buen día se puso al volante de una excavadora, convenientemente tuneada y reforzada con placas de acero, y se lanzó directo a embestir y derribar el ayuntamiento y la casa del anterior alcalde, produciendo por el camino algún que otro daño colateral más.

La causa de su ira es que no estaba nada conforme con la expropiación municipal que había sufrido meses atrás. La noticia fue muy mediática en su momento. Y Heemeyer, apodado desde entonces “Killdozer”, decidió concluir la historia a su manera, quitándose la vida después de haber llevado a cabo su vendetta.

El (anti)héroe trágico en Leviatán (Leviafan) es Kolya (Aleksey Serebryakov), un humilde y honrado propietario de un taller mecánico de vehículos y una casa situada en un lugar privilegiado de una localidad de pescadores, en el mar de Barens. Un hombre que vivía feliz con su hijo, Roma (Sergey Pokhodaev), fruto de su primer matrimonio; y su segunda esposa, la guapa y bastante más joven que él, Lilya (Elena Lyadova).

Lee el resto de la entrada »

La nueva de ‘Mad Max’ llega ante el entusiasmo de la crítica norteamericana

Mad Max Furia en la carretera

( ©Warner Bros. )

Atónito. Clavado en el sillón. Con ansias de reservar ya la entrada. Así me quedé esta semana al ver la locura de elogios que la crítica en Estados Unidos le dedica a Mad Max: Furia en la carretera (Mad Max: Fury Road). Un revival que promete.

En su momento, las aventuras de Max Rockatansy en ese mundo post-apocalíptico, con la población mermada y dominado por bandas salvajes que se han hecho los amos y señores sembrando el terror por parajes desolados, era una novedad. Estaba el antecedente de 2024: Apocalipsis nuclear (A Boy and his Dog, 1975), pero el australiano George Miller se marcó un hito con apenas 320.000 dólares de la época, de 1979, como presupuesto. A nivel mundial alcanzó una asombrosa recaudación de 100 millones.

Creó escuela, la mayoría en forma de subproductos italianos que explotaron el filón hasta la saciedad, y también secuelas como la que llegaría dos años después, Mad Max 2: El guerrero de la carretera, naturalmente con un presupuesto mayor y que supuso otro subidón cinematográfico y adrenalítico con sus vertiginosos planos, montaje y persecuciones. Un paso más, y un gran paso, dentro del cine de acción y ciencia-ficción, desquiciado, frenético y sin parangón.

Así que con un George Miller de 70 años intentando revivir sus éxitos del pasado en una superproducción que carecía de ese efecto novedad de los 70 y 80 quizá poco esperaba, si acaso una superproducción más cara, más espectacular, más grande, adaptada a los tiempos actuales. Pero, al fin y al cabo, sin esa originalidad y frescura que destilaban las dos primeras entregas (en 1985, Miller dirigió la tercera, Más allá de la cúpula del trueno).

Lee el resto de la entrada »

Schwarzenegger aprueba con nota en ‘Maggie’, su debut en el cine de zombis

Maggie Schwarzenegger película poster

Ya no es el gran héroe de acción de antaño, pero la película Maggie, debut del director Henry Hobson, “quizás sea el primer y más genuino drama sentimentaloide en la carrera de Schwarzenegger” en el que “sus contracciones faciales prevalecen sobre los bíceps, ofreciendo una notable interpretación, más que cualquier otra de las anteriores que haya hecho”. Lo asegura Eric Kohn en su opinión para Indiewire:, y una de las críticas más positivas de la nueva película de Schwarzie (que en julio estrenará Terminator Génesis).

Maggie ha sido presentada mundialmente en el Festival de Tribeca y está previsto que llegue a los cines norteamericanos el 8 de mayo, en un número limitado de salas y simultáneamente en VOD (video bajo demanda). Es un filme inusual porque seguramente nunca habríamos pensado en ver a Schwarzenegger en una de zombis. A sus 67 años encarna al protector y sufrido padre (aunque por edad, incluso podría ser el abuelo) de la Maggie del título, una adolescente infectada por el virus de  los muertos vivientes y a la que da vida Abigail Breslin (la niña de Pequeña Miss Sunshine y la ya casi mujer de ¡Bienvenidos a Zombieland!).

“Como en la antiheroína de Carrie, Maggie pasa a ser de inocente a agresora con una fluidez natural, y la interpretación de Breslin tiende puentes con la  condición de las inseguridades propias de una adolescente y ocasionales petulancias”, escribe Guy Lodge en Variety que concluye afirmando que “el maquillaje de Larri Farris nos sirve para recordar, pese a la ternura de la película, que al fin y al cabo se trata de una de zombis”.

Lee el resto de la entrada »

Cine íntegro (‘El año más violento’)

Si alguien dijera “¡Ey!, este viernes estrenan la nueva película de Chandor”, nadie se inmutaría, nadie movería ni un solo músculo de su cuerpo para mostrar alguna reacción de alegría o expectación. Como mucho una escueta pregunta ¿Quién es el tal Chandor?

Director y guionista norteamericano, J. C. Chandor (Jeffrey McDonald Chandor) ha estrenado su tercer largometraje, El año más violento. La odisea de un emprendedor neoyorquino de origen colombiano, Abel Morales (Oscar Isaac), decidido a cumplir su sueño de levantar un negocio de distribución de gasoil a hogares y empresas. La empresa empieza a ser próspera, pero debe lidiar con las envidias y amenazas de otros empresarios competidores locales del sector, y con las triquiñuelas de juego sucio de corruptos individuos establecidos en posiciones de poder.

La gran determinación de Morales es la de prosperar sin ser un gángster, sin recurrir a tácticas mafiosas o ilícitas. Alguien que intenta hacer lo correcto, o lo más correcto que le sea posible porque la mierda le salpica de una manera u otra, a la vez que aprenderá de su esposa (Jessica Chastain) que cuando se trata de dominar los números y cuentas, sean del propio hogar o la empresa, nadie mejor que una mujer.

Lee el resto de la entrada »

Las crónicas del desencanto de “Doc” Sportello (‘Puro vicio / Inherent Vice’)

La narradora, y voz en off, de Sortilège inicia su relato. Descriptivo, poético. ¿Realidad o ensoñación? Estamos en Gordita Beach, una población ficticia de California, en 1970. “Doc” Sportello es un hippie que se gana la vida como detective privado y que se pasa el día, y la noche, colgado de marihuana hasta las cejas. En su cabeza el único recuerdo que parece insuflarle algo de sangre a sus venas es el de la mujer que más ha amado, Shasta.

Ella, Shasta, femme fatale, se presenta repentinamente en su casa para solicitarle ayuda. Ahora es la amante de un magnate de la construcción y está envuelta en las intrigas de la esposa de éste y su amante playboy para encerrarlo en un manicomio y quedarse con el dinero. Le solicita a “Doc” que contacte con su amante actual, una asistente del fiscal del distrito, por si puede intervenir. En un abrir y cerrar de ojos, y antes de saber cómo o porqué, “Doc” irá conectando varios casos hasta verse inmerso en una paranoica trama que le supera, avanzando de manera tan imprevisible como acelerada.

“Doc” es un Joaquin Phoenix sensacional, como siempre (y siempre que a uno le guste Joaquin Phoenix como actor, claro). Se hace inevitable ver a su personaje y no asociarlo con El Nota (Jeff Bridges) de El gran Lebowski. La fiscal es Reese Whiterspoon (recordando esos buenos tiempos pasados con Phoenix, cuando Reese ganó el Oscar por En la cuerda floja). El millonario Mickey Wolfmann, un Eric Roberts que protagoniza una única y breve escena, pero contundente; y Serena Scott Thomas su maquiavélica esposa. Sin embargo, el gran descubrimiento es Shasta interpretada por Katherine Waterston con aspecto dulce, joven y (casi) virginal, cuando precozmente ya ha pasado por la cama de demasiados tipos.

Lee el resto de la entrada »

Una lucha que no cesa, por la igualdad (‘Selma’)

Estados Unidos durante la década de los 60 se caracterizó porque lo de las armas había ido a más. Hubo un periodo en el que los objetivos eran personajes ilustres o magnicidios convocando el llamado “fin de la inocencia” de esa Norteamérica idealizada, también sobre todo a través del cine. El presidente Kennedy cayó abatido un 22 de noviembre de 1963 en Dallas; el activista beligerante Malcolm X, a favor de los derechos de los norteamericanos de raza negra, un 25 de febrero de 1965 en Manhattan. Pocos años tardaría en seguir su camino Martin Luther King jr.

Y tal vez sí que al sucesor de Kennedy, Lyndon B. Johnson, se le acumulaban los problemas, en casa y afuera. La imparable escalada bélica en Vietnam, la lucha contra la pobreza y los desequilibrios sociales, y mil cosas más. Pero a mediados de los 60, Norteamérica también tuvo que decidir si, en el país autoproclamado de las libertades y derechos, trataba a los afroamericanos como seres humanos o seguía, como ocurría especialmente en los estados del sur, considerándolos simples bestias, a las que dar de comer a parte, impidiéndoles mezclarse con los blancos, negándoles lo que su patria concedía a sus ciudadanos.

Lee el resto de la entrada »

‘El francotirador’, ¿héroe, asesino o simplemente un profesional?

¿El venezolano Simón Bolívar era un libertador o un dictador? ¿El conquistador extremeño Hernán Cortés era el ejemplo de un conquistador o un carnicero del siglo XVI en el imperio azteca? Cara y cruz. Blanco o negro. Naturalmente, las comparaciones con estas figuras históricas le quedan demasiado grandes a Chris Kyle, un navy SEAL, integrante de las fuerzas de combate de élite del ejército norteamericano con el reconocimiento de haber sido el francotirador estadounidense más certero y mortífero. El Pentágono le reconoce 160 muertes en terreno de Irak (ello significa con un testigo fiable dando fe de ello), mientras que Kyle se atribuía más de 250. Sus propios compañeros se referían a él como “la leyenda”. Libró su particular combate en dos frentes, en casa y en tierra hostil, en una guerra controvertida en busca de las armas de destrucción masiva de Al-Qaeda en tiempos del post 11-S, y en su mismo hogar con su esposa cuestionándole su sistema de valores y prioridades.

Se le ha criticado a El francotirador (American Sniper) su tono patriótico o el glorificar a un personaje que podría ser un asesino, matando a ciudadanos en su mismo territorio invadido (mujeres y niños incluidos, en decisiones que realmente ponen en un aprieto, en un conflicto interior hacia su deber, a su protagonista). Kyle era un asesino.

En el campo de batalla que se convirtieron ciudades como Ramadi, Anwar, Bagdad, Nasiriya o Faluya, Kyle era una garantía. Resguardado estratégicamente entre tejados, terrazas o detrás de una ventana esperando durante horas, observando a través de su mira telescópica por si aparecía algún objetivo, un “salvaje” (es el término que él mismo utiliza en su libro autobiográfico), al que era capaz de abatir a más de 2 kilómetros de distancia. Un ángel de la guarda que velaba por los marines norteamericanos. Reunía, mejor que nadie, las cualidades de un buen tirador: paciencia, puntería y rapidez. Kyle era un héroe.

Lee el resto de la entrada »