BLOGS
El cielo sobre Tatooine

Un travelling por el cine más actual con flashbacks al clásico.

Actuando como animales. Los intérpretes de ‘El libro de la selva’

Una exaltación de la naturaleza, de la libertad y de la vida salvaje frente a la civilización. Rudyard Kipling concibió a finales del siglo XIX El libro de la selva como una serie de relatos, publicados en revistas, de las que el cine tomó una parte para las dos más famosas versiones, la de 1942, con personajes de carne y hueso, y el largometraje de animación de la factoría Disney de 1967.

Las dos muy célebres. ¿Entonces, qué aporta una nueva adaptación? La gran novedad es que los animales de la jungla serán recreados mediante las más avanzadas técnicas de captura de movimientos por ordenador (CGI). Digamos que un 99 por ciento de la flora y fauna de esa selva de la India son digitales.

Es el reto que se ha marcado en esta ocasión Disney en esta, su nueva etapa, de reversionar sus éxitos de antaño para las nuevas generaciones y sin recurrir a la animación. El joven Mowgli (“rana”, según el nombre que le dan los lobos que lo acogen), un niño perdido y criado por animales, será encarnado por Neel Sethi, de origen hindú, pero nacido en Nueva York, y elegido entre cientos de candidatos de todo el mundo.

Sin embargo, en esta producción dirigida por Jon Favreau, director de las dos primeras de la trilogía de Iron Man, las grandes estrellas, prácticamente todo el equipo del reparto, serán las no humanas. Entre los alicientes estará el poder reconocer los rostros y miradas de intérpretes muy conocidos que no se han limitado a prestar solo su voz en esa mítica fauna creada por Ripling. Su implicación va más allá.

Lupita e Idris Elba El libro de la selva

( De arriba a abajo: Lupita Nyong’o y Raksha, Idris Elba y Shere Khan en una sesión de fotos promocionales ©Sarah Dunn/Disney )

El entrañable oso Baloo ha contado con la actuación de Bill Murray; la majestuosa pantera negra Bagheera con Ben Kingsley; la oscarizada Lupita Nyong’o es Raksah, la loba madre adoptiva; el actor y director Giancarlo Esposito (“Gus” Fring en Breaking Bad) es Akela, el líder del consejo de los lobos; y el veterano Christopher Walken el alocado orangután Rey Louie, personaje que no aparecía en las narraciones originales.

Esto por el bando de los buenos, porque la historia cuenta también con sus villanos más carismáticos. Será igualmente de lo más curioso intentar ver los rasgos de Idris Elba en la plasmación de ese feroz y temible tigre de bengala llamado Shere Khan, el principal enemigo de Mowgli; y aún más reconocer a Scarlett Johansson en las alargadas y sinuosas formas de la enorme serpiente pitón Kaa y sus habilidades hipnóticas (aunque, en las historias de Kipling, Kaa terminaba ayudando al pequeño humano).

El libro de la selva 2016 personajes

( De arriba a abajo, y de izquierda a derecha: Ben Kingsley y Bagheera, Christopher Walken y el Rey Louie, Giancarlo Esposito y Akela, Scarlett Johansson y Kaa ©Sarah Dunn/Disney )

Los resultados deben de ser tan impresionantes que en la India, donde se estrenó el pasado 8 de abril, la versión en 3D ha sido calificada no apta para menores de 12 años si no van acompañados por un adulto. Y además, Disney ya ha dado luz verde a una segunda parte. A los cines españoles, El libro de la selva se estrena este viernes, 15 de abril.

 

“Busca lo más vital”

El libro de la selva 1967 Disney

( ‘El libro de la selva’ 1967 ®Disney )

La versión de 1942 fue protagonizada por Sabu, también de origen hindú, muy popular además por haber sido el protagonista, dos años antes, de una adaptación a todo color de El ladrón de Bagdad. El libro de la selva de los años cuarenta contó con una banda sonora innovadora, compuesta por Miklós Rózsa, llegando a crear un tema para cada uno de los animales protagonistas.

Disney, en su adaptación de los sesenta, lo convirtió en un éxito todavía mayor, llena de canciones que ya forman parte de la cultura popular. ¿Quién no recuerda ese Busca lo más vital con Baloo y Mowgli, Quiero ser como tú, con Louie y Mowgli a ritmo de swing, o la marcha de los elefantes que dio origen a un famoso anuncio de los 80 al son de Plátano, Baloo?

La búsqueda de un mayor realismo —hiperrealismo—, animales más obedientes y adecuados a las expresiones faciales y emociones que buscan los autores, o evitar posibles denuncias por maltrato animal han lanzado a Hollywood a invertir cada vez más en infografía y efectos visuales, hasta el punto que una nueva versión de 101 Dálmatas de Disney podría llegar a ser con perros digitales.

 

“Animales” de la gran pantalla

King Kong - Andy Serkis

( ‘King Kong’ 2005 ©Universal )

En las técnicas de interpretación, con la actuación y las expresiones transmitidas electrónicamente al ordenador, el gran especialista es sin duda Andy Serkis, el actor que dio vida al mítico Gollum, entre tantos otros personajes. Uno de los más recientes, el Líder Supremo Snoke de Star Wars: El despertar de la fuerza. Serkis lo tiene muy claro: “Es la interpretación la que conmueve o atrae al público, no los efectos”.

Otro de sus grandes logros fue el chimpancé César protagonista de la nueva saga de El planeta de los simios. “César y todo el resto de personajes generados por ordenador que he interpretado no han sido creados por otro aspecto que no fuera el de la actuación”. También estuvo impresionante metiéndose en el rol de King Kong de la versión de Peter Jackson.

Una de las “interpretaciones” más comentadas en las últimas semanas, y muchos seguramente sin saberlo, ha sido la de Glenn Ennis, un especialista como doble de acción de 51 años. Él era quien lograba robarle protagonismo al mismo DiCaprio, ganador del Oscar, en El renacido. ¿Su actuación? Lo han adivinado. La de la osa que ataca al explorador Hugh Glass.

Los comentarios están cerrados.