BLOGS
El cielo sobre Tatooine

Un travelling por el cine más actual con flashbacks al clásico.

Almodóvar polémico. Un repaso a los momentos más controvertidos de su cine

Pedro Almodóvar

( Almodóvar en los Goya 2015 ©EFE )

Julieta, protagonizada por Adriana Ugarte y Emma Suárez, se estrena este viernes, 8 de abril, y será el largometraje número 20 de la filmografía de Pedro Almodóvar. Han pasado 36 años desde su debut en Pepi, Luci, Bom y otras chicas del montón, una puesta de largo que dejaba clara su visión de cómo hacer cine y de autor. Lo que evolucionaría serían sus primeros pasos desde el cine underground y la inspiración punk a una puesta en escena estilizada y sofisticada.

Almodóvar, siempre polémico, nunca dejando indiferente, reflejando su España contemporánea de manera colorista, grotesca, escandalosa y surrealista; más aldeana que cosmopolita, a caballo entre el humor más casposo y el melodrama más desatado. Poseído por una cinefilia y cinefagia voraz. Esperando romper tabúes.

Un cine absolutamente necesario que evidentemente no podía contentar a todos los sectores de público. No faltan los que le acusan de hacer siempre películas de “putas y maricones”, y es que el director calzadeño decidió darle voz y protagonismo a los personajes que creía estaban más necesitados, a los que el cine siempre dejaba en un lugar que no molestaran, en la indeferencia, la ignominia o la bufonada, a la sombra de los focos. Sin embargo, su telón de fondo siempre es el mismo: los laberintos inescrutables del corazón humano.

Y con Almodóvar, de una forma u otra, también se espera que le acompañe siempre la controversia. Estas cuatro décadas han dado para mucho. Repasemos algunas de las mayores polémicas suscitadas con sus películas (que no con el caso de “los papeles de Panamá“), un arte en el que se graduó precozmente, ya desde su debut en ese lejano 1980 y que le llevarían desde las correrías de la movida madrileña a obtener un par de Oscar.

 

Pepi, Luci, Bom y otras chicas del montón (1980)

Pepi, Luci, Bom y otras chicas del montón

( ©El Deseo )

Su debut costó poco más de 500.000 pesetas de entonces, unos tres mil euros, y no tardó en erigirse en uno de los abanderados de ese cine transgresor y alternativo de la época.

Contenía varios momentos, como el del concurso de las “erecciones nacionales”, pero sin duda causó estupor ver la lluvia dorada, o séase, la meada en toda la cara que le dedicaba el personaje de Bom (Alaska) a Luci (Eva Siva), la recatada mujer de un policía. Era a petición de Pepi (Carmen Maura) y a sabiendas que a Luci le iba lo sadomaso. No es de extrañar la cara de satisfacción de la actriz Eva Siva con el riego de Bom, no era orín, era cerveza.

 

Entre tinieblas (1982)

Entre tinieblas

( ©El Deseo )

La inmersión de Almodóvar en el mundo de la religión (antes de la más dramática La mala educación, de 2004), implicaba una mirada totalmente desmitificadora hacia las servidoras de Dios.

Y, ¿qué se puede esperar de ellas en una película de Almodóvar? Pues que las monjas protagonistas pertenezcan a la orden de las “Redentoras humilladas” y que respondan a nombres como “Sor Rata de callejón”, “Sor Estiércol”, “Sor Perdida” o “Sor Víbora”. Además de un nada disimulado lesbianismo a flor de piel y que consumieran sustancias nada recomendables: LSD, heroína o cocaína.

 

¿Qué he hecho yo para merecer esto? (1984)

¿Qué he hecho yo para merecer esto?

( ©El Deseo )

Sin duda, una de las mejores películas de Almodóvar. Era su cuarto largometraje y consolidó a Carmen Maura, aquí una sufrida y amargada ama de casa del extrarradio madrileño, como la principal musa de su cine. Entre las escenas más recordadas diremos, sin hacer spoiler, que contaba con la importante presencia de una pata de jamón.

Y ya sin destripar tanto, además de la pata de jamón estaba la escena de la vecina prostituta (Verónica Forqué) que requería la ayuda de la protagonista para que, a petición de uno de sus clientes, ejerciera de voyeur.

 

Matador (1986)

Matador

( ©El Deseo )

En su plasmación constante de las filias y parafilias sexuales, Almodóvar decidió ir un paso más allá y se atrevió con las relaciones entre sexo y muerte, los vínculos entre Eros y Tánatos. Fue su particular El imperio de los sentidos, pero recurriendo a la simbología taurina, tan arraigada en la cultura española.

Diego (Nacho Martínez) es un torero que “flirtea” con el toro antes de llegar al momento cumbre, el de darle muerte; un paralelismo con María (Assumpta Serna) que sigue un cortejo similar antes de acabar con la vida de uno de sus amantes. Definitivamente, el encuentro final entre ambos no podía conducir a nada saludable.

 

La ley del deseo (1987)

La ley del deseo

( ©El Deseo )

Después de ¿Qué he hecho yo para merecer esto? y un año antes de Mujeres al borde de un ataque de nervios, La ley del deseo significó la consagración, también internacional, del cine de Almodóvar. Incluso en su estreno en el Reino Unido o Francia logró durante sus primeras semanas permanecer en la lista de las diez más taquilleras.

Imposible olvidar la transexual Tina Quintero interpretada por Carmen Maura, víctima de un pasado tortuoso. Sin embargo, lo más impactante fue la escena de sexo anal entre Eusebio Poncela y un por entonces jovencísimo Antonio Banderas.

 

¡Átame! (1989)

¡Átame!

( ©El Deseo )

Su premisa argumental ya levantó más de una ampolla, la de un joven muy falto de cariño, Ricky (Antonio Banderas), secuestrando a su amada, Marina (Victoria Abril), una actriz porno y de casposas producciones de terror de serie B, y decidido a retenerla hasta que ella comprenda que la ama desesperadamente.

Entre todo este cautiverio y coqueteos con el Síndrome de Estocolmo, una escena recordada y comentadísima, la de Marina en la bañera y sustituyendo el patito de goma por otro objeto más placentero, el de un muñeco submarinista. Ofrecía más posibilidades.

 

Kika (1993)

Kika

( ©El Deseo )

Una de sus películas más criticadas. El hiperrealismo del director se tradujo en su obra más ambiciosa y estéticamente cuidada hasta el momento. Llegó a contar con la colaboración en el diseño de vestuario de Jean Paul Gaultier y Gianni Versace.

Estaba el agresivo y descarado personaje de Andrea “Caracortada” (Victoria Abril), la directora y presentadora de un reality show, “Lo peor del día”, dispuesta a todo para aumentar sus cuotas de audiencia, sin remordimientos morales o éticos. Pero, la escena que provocó más críticas airadas fue la de la violación de la ingenua y optimista Kika (Verónica Forqué), consumada por el hermano de su criada (ella interpretada por Rossy de Palma) al considerarse que se trató de forma más bien cómica.

 

Todo sobre mi madre (1999)

Todo sobre mi madre

( ©El Deseo )

La más premiada de las películas de Almodóvar y la octava producción española más taquillera a nivel internacional. La segunda en el ranking particular del director manchego: 59,5 millones de euros en todo el mundo, en contraste con los 75 de Volver y los 44,7  de Hable con ella.

Gran interpretación de Cecilia Roth y la revelación de Antonia San Juan encarnando a la prostituta transexual Agrado. Fue la culminación del estilo más glamuroso y elaborado del director. Algunos (pocos) acusaron a Almodóvar de haberse “aburguesado”, de acomodarse y abrazar lo más comercial. Sin embargo, sí que hubo unanimidad en que lo más chirriante era ver a Toni Cantó haciendo de (inverosímil) travesti y madre. Obtuvo el Oscar a la mejor producción de habla no inglesa.

 

Hable con ella (2002)

Hable con ella

( ©El Deseo )

La polémica se inició desde el mismo rodaje denunciando que se habían grabado imágenes reales de una lidia de toros en la que se mataron animales: “una auténtica carnicería” (durante un entrenamiento a cargo de un discípulo torero).

En el aspecto cinematográfico, Almodóvar filmó una violación, otra más, en formato de corto en blanco y negro, como si hubiera sido filmado en 1924 y titulado El amante menguante (en homenaje al clásico El increíble hombre menguante, 1957), surrealista y con una vagina gigante por la que penetraba el protagonista. Por medio de ese cortometraje se consumaba también la violación, dentro de la trama de la película, del enfermero Benigno (Javier Cámara) a su amada, Alicia (Leonor Watling), en estado de coma. Hable con ella ganó el Oscar al mejor guión original.

 

La piel que habito (2011)

La piel que habito

( ©El Deseo )

En esta ocasión, la polémica también llegó antes que se estrenara comercialmente en cines. Fue el crítico Carlos Boyero quien, después de la presentación mundial en Cannes, haciendo gala de su franqueza y delicadeza habitual manifestó, en la crónica para El País, su rechazo total hacia la película. Un par de años antes, con Los abrazos rotos, la relación de odio entre el crítico y el cineasta ya había provocado una auténtica batalla dialéctica entre ellos.

En esta extraña historia también de venganzas, entre Frankenstein, el mito de Pigmalión o el clásico Los ojos sin rostro, y protagonizada por Antonio Banderas y Elena Anaya, muy cuestionada fue la chocante violación que sufre Vera (Elena Anaya) por parte del personaje de Zeca (Roberto Álamo) disfrazado de tigre y, además, en unas escenas que rompían con el tono de la película.

 

7 comentarios

  1. Dice ser javier

    ¿Controvertidos? No hay controversia. Son escenas vomitivas, muy apropiadas a la moralidad del autor.

    06 abril 2016 | 10:59

  2. Dice ser Yesús

    Casposo, desagradable y poco representativo de la realidad de su país.
    Cine del que no verías ni en versión pirata screener un domingo de resaca.
    Cine odiable, feo, soez y sobre valorado.

    Si les gusta a los americanos que lo compren y lo consuman ellos.
    Para mi nada de controversia, simplemente cine pobre y de mal gusto. Con su pan se lo coma.

    06 abril 2016 | 13:20

  3. Dice ser PelayoArnicio

    ALMODÓVAR SOLO HIZO UNA PELICULA EN SU VIDA / Almodóvar, solo hizo una película, siempre es una repetición de lo mismo. Su cine es hijo del Landismo, con mucha peor calidad, insignificante, sobrevalorado, una moda pasajera, fruto de la demanda de excentricidad que existe actualmente. El tiempo lo pondrá en su lugar. En el futuro se visualizaran sus películas, como ejemplo de personajes con problemas psiquiátricos. Carlos Boyero, en el diario de p.r.i.s.a., definía el cine de Almodóvar, como -comedias cochambrosas de Mariano Ozores, cine subdesarrollado-.

    07 abril 2016 | 12:51

  4. Dice ser Eastwood

    Almodóvar es un excelente cineasta, aunque se dan pequeños problemas: la chusma española no comprende su cine y vomita bilis por ello, y hay también quien dice comprenderlo y alaba su cine por no parecer lo mismo que el rey desnudo del cuento.

    07 abril 2016 | 20:31

  5. La verdad es que me parece un cine muy malo el que hace Almodovar.

    09 abril 2016 | 00:49

  6. Dice ser Pit

    Eastwood el único mono que hay aquí eres tú.
    Y pretencioso por lo que veo… ya que pareces ser el único que comprende el cine de Almodovar. (“y hay también quien dice comprenderlo y alaba su cine por no parecer lo mismo que el rey desnudo del cuento.”)
    Tú solito te has catalogado.

    12 abril 2016 | 16:34

  7. Dice ser Virna

    Qué saña con Almodóvar, es increible. No se conoce nada igual, en ningún otro ámbito de la vida pública española como la política, la televisión, los periódicos o el fútbol. Como todos habéis dicho que no os gusta, yo estoy en mi derecho de decir que me gusta, me gusta bastante su cine, he visto todas sus películas y verá las siguientes que haga. Sólo hay una razón: amo el cine (de Almodóvar y de otros directores, por supuesto). Y por esa misma razón no veo ninguna película del montón de de esas que suelen triunfar en nuestras carteleras o las que se mama la gente en Antena 3 o Telecinco.

    12 abril 2016 | 18:31

Los comentarios están cerrados.