BLOGS
El cielo sobre Tatooine

Un travelling por el cine más actual con flashbacks al clásico.

Sin esperanza no hay vida (‘Mad Max: Furia en la carretera’)

Mad Max: Furia en la carretera

( ©Warner Bros. )

A estas alturas ya sabrán que la nueva de Mad Max ha cosechado opiniones generalizadas, tanto entre la crítica como en los espectadores, muy entusiastas. Más de uno la ha calificado de obra maestra. Y esto son palabras mayores. Por mi parte, me sumo a este bando que se ha rendido ante sus excelencias. Arrolladora en su ritmo frenético y brutal. Indómita y feroz desde su mismo prólogo, a lo Indiana Jones y el templo maldito, pero mucho más desquiciado. Con hallazgos visuales imposibles de retener, por su abundancia y constancia. Ese rockero heavy con guitarra eléctrica lanzando llamas, que parece poseído por el espíritu de El fantasma del Paraíso, está destinado a pasar a los anales.

El australiano George Miller ha devuelto a la vida, cinematográfica, su Mad Max 3 décadas después de Más allá de la cúpula del trueno, y a pesar de sus 70 años lo ha hecho con una vitalidad e ingenio envidiable. Se podría discutir si es obra maestra, porque lo que trata y la forma ya estaba narrado, no hay innovación en estos aspectos. Lo que ofrece Furia en la carretera es más de lo mismo, multiplicado por cien. Pero, indudablemente está hecha con maestría. Una lección de cine de acción moderno.

Mad Max: Furia en la carreteraEn ese futuro post-apocalíptico de Mad Max todo es olor a gasolina, a combustible quemado, a hierros retorcidos, a neumáticos rozando unos con otros, a pólvora, arena y sangre. Gladiadores, pistoleros, piratas en tierra firme, todo tiene cabida en una acción que nos permite seguir desde el detalle más estrafalario a situarnos en la lejanía con la panorámica aérea o el plano general más adecuado. Un ritmo vertiginoso con breves pausas y efectos visuales a la antigua usanza, recurriendo lo menos posible a los trucajes digitales (la famosa escena dentro de la tormenta fue una de las que más efectos digitales tuvo). Más de 300 secuencias rodadas con especialistas, unas setenta particularmente peligrosas o complicadas, y filmando persecuciones a casi 100 kilómetros por hora. Una pasada. Todo ello potenciado por el imaginativo diseño de producción y de vehículos, y las tonalidades de colores saturados (hermosa fotografía del veterano John Seale), contrastando tan abiertamente el azulado cielo con el terrenal infierno de arena y rocas que se ha convertido el ahora desértico planeta. No cabe duda, si el cine es movimiento, Mad Max: Furia en la carretera es puro cine.

La primera película convirtió a Max Rockatansky en lo que es, un solitario trotamundos arisco y vengativo. Sigue siendo ese héroe trágico atormentado que vaga intentando purgar sus traumas del pasado, pero sin olvidar su pasado de agente al servicio de la ley, de servir y proteger, que siempre hace que termine implicándose del lado de los más débiles y necesitados en esas carreteras donde lo único que realmente parece faltar es la esperanza.

Mad Max: Furia en la carreteraY esta es una de las claves de la nueva película, la esperanza simbolizada, en una idea brillante, por la Imperator Furiosa que encarna una formidable Charlize Theron. Se echa de menos que el Mad Max original, Mel Gibson, no esté por allí; sin embargo, se hace difícil imaginar a un intérprete mejor que Tom Hardy para reemplazarle. Carismático, salvaje y humano y, especialmente, por el laconismo que puede transmitirle al personaje. Hombre de pocos palabras, de acciones contundentes e imprevisibles; un loco y al mismo tiempo alguien que inspira humanidad y confianza. En cuanto a Charlize Theron, menos mal que Hardy puede con todo porque de lo contrario se lo hubiera merendado en pantalla. La mirada serena, decidida, igualmente llena de bondad de la Imperator Furiosa de Theron, y no por ello dejando de ser una fiera salvaje protegiendo a sus “crías” logra que, desde el principio, en pocas escenas, se convierta en todo un icono.

Luego está esa (absurda) polémica sobre el excesivo feminismo de esta cuarta entrega, ante el protagonismo de Furiosa y las cinco jóvenes esposas que intenta liberar conduciéndolas a un mundo mejor. Las veo más como una forma de atraer a la audiencia femenina; y por otro lado, de adaptarse a unos tiempos actuales en el que los roles de la mujer, también en el cine de acción, hace tiempo que dejaron de limitarse a ser los de floreros.

Mad Max: Furia en la carreteraNo puede faltar un villano que esté a la altura. Guiño a la saga recuperando al actor Hugh Keays-Byrne, que interpretó a “Corta-uñas” (toecutter), el cabecilla de la panda de motoristas en el primer Mad Max, y que vuelve aquí para componer un malvado antológico, entre los universos de Mad Max y Dune, con su repulsivo y tiránico Immortan Joe que se ha construido un Edén a medida. Su escena de presentación es memorable, ventilando sus protuberancias e insalubridades de la piel, después cubriéndose ceremoniosamente con la armadura de guerra y máscara de respiración.

Está el instinto de supervivencia individual (Mad Max) y de poder (Immortan Joe, procurando perpetuar su semilla y legado) frente al espíritu de solidaridad y de comunidad (el de Furiosa, y ejemplarizado en una de sus frases más recordadas: “Aquí afuera, todo duele”. Desvelando que prefiere vivir dentro, en sociedad). Max es un solitario, un animal salvaje deambulando sin rumbo ni esperanza. Simplemente existiendo, y aunque parezca secundario y a la sombra de Imperator Furiosa, ésta le traerá lo que más falta le hacía para devolverle de nuevo a su condición humana: la fe en las personas y el futuro, en que las cosas pueden ser mejores y donde hay espacio para la nobleza, ternura o solidaridad. Mad Max: Furia en la carretera sabe decirlo sin resultar ñoña en ningún momento. También nos recuerda que no hacen falta excusas de guión, desarrollo de personajes, filosofías o mensajes para ser una obra pura y redonda en el género de acción.

 

( Imágenes: Warner Bros. )

 

 

13 comentarios

  1. Dice ser kaltan

    La película es una pasada, para mí la película del año (al menos de momento).

    http://rodajesdepeliculas.blogspot.com/2015/05/mad-max-fury-road-detras-de-las-camaras.html

    21 mayo 2015 | 11:47

  2. Dice ser Ratansky

    A ver, a ver, que Furiosa había decidido redimirse en ese mismo momento que llega Max, hasta entonces ella había estado del lado de los malos durante años, Max iba de solitario pero nunca se pasó al lado oscuro, y reaccionó cuando se dió la situación… aunque fuera motivado por Furiosa… que vamos, analicemos todos los hechos.

    21 mayo 2015 | 12:02

  3. Dice ser prueba coche

    interesante pelicula, esperemos que aguante a las originales

    http://www.probamos.com/renault-vehiculos-hibridos-y-electricos/

    21 mayo 2015 | 14:06

  4. Dice ser Sicólogo Astral

    Otra mierda moderna con persecuciones de coches de dibujos animados hechos por ordenador haciendo piruetas imposibles en el aire nadando en su eterea abstracción intangible y fantasmagórica ¿no?

    21 mayo 2015 | 15:09

  5. Dice ser Careno

    Mi buen sicologo Astral, al contrario de las peliculas actuales, esta pelicula de Mad Max – Fury Road, sus escenas de accion son realizadas a la vieja usanza, lo que ves, son reales coches explotando o chocando , asi como dobles haciendos escenas de accion verdadera, lo que da un realismo salvaje y brutal a la pelicula, mas en estos tiempos acostumbrados a la accion creada digitalmente… Si hay efectos digitales, pero son usados principalmente por ejemplo: para crear esa tormenta de arena, para crear el brazo mecanico de Furiosa o para borrar los cables en los cuales los actores estan sujetos, Pero lo mas grandioso de todo, es que esta accion es realizada de manera magistral, cada escena te hace saltar de emocion o de nervios al pensar en lo que puede suceder a los personajes… Esta pelicula es una pasada, pero es cine de autor, es decir no ha sido creada comforme dictan los canones actuales, George Miller da catedra a los directores jovenes actuales de como hacer una peli de accion verdadera, sin sujetarse a los canones actuales.

    21 mayo 2015 | 15:57

  6. Dice ser Ivonne Molina

    No me gustó. Toda la película es una eterna y continua persecución. La película se hace pesada y aburrida. Deja grandes vacíos porque no hay explicación, como por ejemplo, en una humanidad hecha barbarie y enferma en su mayoría, y al parecer un planeta desvastado por la falta de agua, tierra infértil, con escaso combustible, donde pareciera que no hay más humanidad que la que existente en los 3 clanes, en fin…, de donde salen los 5 tesoros, o sea, las 5 mujeres sanas, bellas, cuya misión es la de tener bebés sanos de un anciano enfermo y fisicamente deteriorado???? De verdad que la pelicula es un completo absurdo.

    21 mayo 2015 | 17:31

  7. Dice ser DonKaptanoh

    nada que ver molina, anda a ver el cisne negro

    22 mayo 2015 | 05:38

  8. Dice ser Una bala

    Molina, es que precisamente la falta de explicaciones es lo que hace más interesante a toda la saga de Mad Max: algo se dice, pero siempre muy suelto y poco seguro. En las primeras partes se habla del estallido de una guerra nuclear entre las dos potencias (EEUU y URSS) que causa un mundo colapsado, destruido por la radiación y la guerra, y completamente desestructurado. En la primera parte el daño es apenas perceptible, solo un poco de caos social. En la segunda parte (la más clásica de Mad Max) ya vemos un mundo bastante jodido y violento dominado por “personajes” que se aprovechan de los más débiles. La tercera parte ya hasta tiene rasgos “antropológicos” con lo de Negociudad y el poblado de niños, donde el mundo ya está completamente loco y jodido.

    Para mi la cuarta parte es la mejor, pero te tiene que gustar el rollo de la saga de Mad Max: persecuciones, vehículos, violencia y post-apocalipsis.

    Por lo demás, sí comentar que hay ciertos rasgos, muy positivos, “feministas” (aunque también en un sentido “antropológico”) y donde Immortan Joe es un claro símbolo del Patriarcado, pero creo que son elementos nuevos y hasta provocadores (“un hombre, una bala” de las abuelillas) que dan más puntos a esta película.

    23 mayo 2015 | 05:20

  9. Dice ser Alex gaitan

    Muy acertada crítica,bajo mi punto de vista, Carlos. Me tubo en tensión las dos horas delante de la pantalla de cine,con el retumbar del asiento y metido en el vértiginoso ritmo de la pelicula. Muy recomendable, vale la pena verla en el cine!
    Saludos

    26 mayo 2015 | 10:14

  10. Carles Rull

    @ Alex Gaitan:

    Pues, muchas gracias caballero. También por comentar. Saludos!

    26 mayo 2015 | 10:44

  11. Dice ser fabian

    Tengo 40 años he visto mucho cine y es una película que a los 15 minutos de empezar me quería ir del cine en principio, el comentario de la gente al salir es malo, poco dialogo mucha musica estridente el mismo tema en toda la película y parecía no terminar nunca, situaciones de efectos repetidas de distintos ángulos.Entendí el mensaje del valor económico del agua y su necesidad para la humanidad. Hasta donde puede llegar una dictadura y como hay gente que puede dar su vida por el progimo.
    Ustedes que opinan ? El desenlace no me convenció.

    30 mayo 2015 | 15:00

  12. Dice ser Pepeprisas

    La acción de esta película es de lo mejor que hay, no veía algo tan grande desde “hijos de los hombres”. Todas esas películas de héroes y sucedáneos que maman la misma mierda desde matrix (Peliculón también) haciendo coreografías que más parece breakdance o ballet hortera, son completamente diferentes, su acción es bonita pero carente de tensión y realismo. Mad max es buena, seria, actual, directa, y un caramelo para los sentidos.

    11 junio 2015 | 23:37

  13. Dice ser Voragine

    Visualmente es la hostia ¡¡, pero es muy repetitiva, es prácticamente como ver a alguien jugar Twisted Metal, no desarrollas empatia por ninguno de los personajes, se hace pesada por carecer de cambios de ritmo interesantes, es muy plana. Luego de 40 minutos ya sabes que toda la peli será así y ya solo quieres que acabe de una vez para irte a hacer otra cosa

    18 julio 2015 | 08:14

Los comentarios están cerrados.