BLOGS
El cielo sobre Tatooine

Un travelling por el cine más actual con flashbacks al clásico.

Y, ¿qué ocurre después de los finales felices? (‘Into the Woods’)

Hace más de 20 años le pedí a un muy buen amigo que viajaba a Londres que me trajera un recuerdo. Por suerte, creo que aún no estaba tan de moda eso de los imanes en la nevera, así que mi solicitud fue un CD con temas musicales de Broadway (por allí habría de esas cosas. Los tiempos de las comprar por Amazon.com aún no habían llegado). Al cabo de unos días, a su vuelta, me entregó, y diría que no muy convencido, un compact de Mandy Patinkin, homenaje a los musicales de Oscar Hammerstein II y Stephen Sondheim. Su precio, aún pegado a la cajita del CD, era de 14,49 libras. Y sí, acertó. Algunos de sus temas me subyugaron, pero especialmente uno titulado Children Will Listen de Sondheim, el último, en el track 16 y entrelazado con otro tema, You’ve Got to Be carefully Taught, de Hammerstein. Y ese fue también mi primer contacto con el musical Into The Woods.

La anécdota personal me sirve para enlazar con una obviedad. Hay que tener una predisposición. Si no gustan los musicales, muy difícilmente uno se deleitará con Into the Woods, la película, con la mayor parte de su metraje, y en el avance de la acción, a través de canciones.

Into the Woods empezó a representar de manera regular en Broadway a partir de noviembre de 1987. Con canciones de Sondheim y libreto de James Lapine, le daba la vuelta, en un tono oscuro, más adulto e incluso traumático a los clásicos cuentos de hadas. Naturalmente, hubo intentos de llevarlo a la gran pantalla, y el mismo director Rob Marshall (que triunfó con Chicago, en 2002; y se pegó el batacazo con Nine, en 2009) era un proyecto que llevaba una docena de años acariciando. Finalmente, ha sido Disney quien le ha dado la oportunidad de realizarlo, engrosando su listado de revisitaciones de clásicos cuentos infantiles.

Entrecruza 4 de los relatos más conocidos de los hermanos Grimm: Rapunzel (Mackenzie Mauzy), la Cenicienta (Anna Kendrick), Caperucita Roja (Lilla Crawford) y Jack, el de las habichuelas mágicas (Daniel Huttlestone). Los clásicos personajes con la odisea de un panadero (James Corden) y su mujer (Emily Blunt) para hallar y reunir 4 objetos que permitan deshacer la maldición que les impide tener descendencia. Así se lo ha revelado una bruja (Meryl Streep) que elaborará con ellos una pócima que, de paso, también le permitiría a ella recuperar un aspecto más lozano.

El inicio es deslumbrante, con el montaje del I Wish (Yo deseo) de varios de sus protagonistas cantando sobre lo que más anhelan. Rob Marshall empieza también a desplegar su buen gusto por el colorido, los decorados y el vestuario, como es habitual en él. Conservando intacta esa encantadora atmósfera de lo pasado de moda; así como su buen ojo para los intérpretes.

Into the Woods 2014

James Corden y Emily Blunt (Disney)

En una adaptación de estas características, los intérpretes, además cantando, son primordiales. Ninguno desentona ni desafina, pero hay 4 (que parece ser el número mágico de Into the Woods) que me han cautivado. Está Meryl Streep como la bruja; y Meryl, bueno, ya saben, es buena en todo lo que hace. Luego Anna Kendrick, una Cenicienta tan dulce como serena, casi siempre con el rostro atribulado. La gran sorpresa es Chris Pine ejerciendo de Príncipe Encantador, imponente, arrebatador, caprichoso y seductor; su número musical Agony junto con el otro príncipe (Billy Magnussen), más ingenuo, y los dos compitiendo para describir cuál de ellos es más desdichado en sus cuitas amorosas, uno enamorado de la huidiza Cenicienta, el otro de la chica de largos cabellos dorados Rapunzel, es de los más memorables. Y la cuarta es Emily Blunt, un prodigio de mirada, belleza y firme determinación. Mi favorita.

Al cabo de una hora y cuarto, todas las historias terminan y llegan a su final lleno de dicha, con todos los protagonistas felices, y quién sabe si comiendo perdices. Pero es entonces cuando la obra de Sondheim y Lapine da un vuelco. Es su segundo acto. Es su giro maestro, singular y único. Coloca a los personajes, y al propio espectador, en un terreno sombrío y desconocido. Hasta entonces, podíamos intuir a lo que nos enfrentábamos, lo que nos podía deparar, más o menos, el argumento. Ahora, el desconcierto se apropia de la historia, personajes y nosotros mismos. Una amenaza gigantesca asola el reino sembrando el caos y la destrucción, personajes significativos para los protagonistas fallecerán, algunos dudan sobre si lo que habían deseado valía realmente la pena, el Príncipe Azul es caprichoso y promiscuo, la bruja no es tan malvada como la pintan. Hay cobardía, abandonos, dudas, violencia y muertes. Into the Woods despliega toda su fiereza.

Las típicas fábulas de los cuentos de hadas tornan sus moralinas de aprendizaje, pesadillas surrealistas y sueños dulces en veneno, dirigen su mirada hacia el mundo adulto y los peligros reales. Ni el psicoanalista experto en el tema Bruno Bettelheim lo habría ilustrado mejor. El tono es más tenebroso, también apegado a la realidad y ambiguo. Canciones sobre dolor, pérdidas, lo solos que estamos en este mundo y No One is Alone como emblema. Y es en este segundo y trascendental segundo acto, donde la película de Rob Marshall más flaquea y más irregular se vuelve, aunque con ello tampoco diga que deje de ser absolutamente recomendable.

Meryl Streep - Into the Woods

Meryl Streep (GTRES)

Además, Disney puso el dinero y a cambio también impuso sus condiciones. Into the Woods, en su adaptación cinematográfica, ha debido reducir su cuota de sordidez, crueldad, mezquindad y alusiones sexuales. Entre los recortes, el inesperado episodio de infidelidad que hay en su segundo acto se convierte en un casto y largo beso tras un árbol; uno de los personajes relevantes no muere (lo que también condiciona que se entienda menos la letra de la canción Witch’s Lament), y el Lobo Feroz (un Johnny Depp que pasaba por allí) rebaja considerablemente sus muy explícitas referencias sexuales, y pedófilas, incluso de pérdida de la virginidad en Hello Little Girl.

Pero al menos ahí sigue, intacto con todas sus sugerencias, el temazo de Children Will Listen, una advertencia (a los adultos) sobre los deseos, los actos y aquello que puedan decir los mayores porque los niños están escuchando y viendo. Un apercibimiento para que las decisiones de los adultos no causen más sufrimientos o no se repitan los mismos errores. Allí donde en el universo infantil las pesadillas parecen pertenecer al reino de lo mágico y onírico, en el de los adultos son reales; y respecto a los finales felices, pues eso, que la vida es otra clase de cuento muy distinto. Mientras, yo, varios años después, he vuelto a recuperar ese viejo compact con la imagen de Patinkin, sentado en el patio de butacas rojo, en primer plano y con la etiqueta del precio aún pegada en él.

 

Bonus track:

Bernadette Peters, que interpretó a la Bruja en el reparto original de Broadway, cantando Children Will Listen.

 

4 comentarios

  1. Dice ser Bcn Cdad

    Hola.

    He visto la película y como los musicales no me desagradan en absoluto pues me ha gustado. Tal vez un poco larga, pero tiene mi aprobado sin ninguna duda.

    Lo que he notado que las películas musicales actuales nada tienen que ver a las antiguas, es decir joyas como ‘El Mago de Oz’, ?Siete Novias Para Siete Hermanos’ o ‘Cantando Bajo la Lluvia’ eran realizadas de otra manera, manera que se ha perdido en los pocos que se hacen en cine en la actualidad.

    De todas formas a quienes les guste este género deduzco que ‘Into The Woods’ será de su entero agrado.

    Saludos.

    http://listas.20minutos.es/lista/into-the-woods-391404/

    01 febrero 2015 | 12:39

  2. Dice ser AreaEstudiantis

    A mi la película me ha gustado pero se me queda un poco floja….

    http://areaestudiantis.com

    02 febrero 2015 | 08:58

  3. Dice ser John Constantine

    Por curiosidad, Carles, ¿en el CD de Patinkin cantaba el “Losing my mind” de “Follies”?

    02 febrero 2015 | 22:01

  4. Carles Rull

    @ John Constantine:

    No. De ‘Follies’ sólo había ‘Too Many Mornings’ (enlazada con ‘Pleasant Little Kingdom’). El tema y la portada del álbum es exactamente este de Youtube:

    https://www.youtube.com/watch?v=OBUqhLXjy5A

    02 febrero 2015 | 22:59

Los comentarios están cerrados.