BLOGS
El cielo sobre Tatooine

Un travelling por el cine más actual con flashbacks al clásico.

Las películas de “sci-fi” que precedieron a ‘Interstellar’

Interstellar Matthew McConaughe

2001, una odisea de Nolan

La imagen del astronauta Cooper (Matthew McConaughey) en Interstellar flotando a su suerte en medio de la inmensidad del espacio conecta con la del Niño de las Estrellas de 2001, una odisea del espacio. Los dos representan, cada uno a su manera, el descubrimiento de un nuevo estadio en la evolución de la especie humana, a punto para hallazgos que van más allá de lo comprensible por nuestra mente o ciencia hasta el momento.

Siguen sendas muy distintas, pero la nueva macropelícula de Nolan se hermana con el clásico de la ciencia-ficción de Kubrick. Aunque una busca hacer sentir y reflexionar, la otra hacer sentir y entretener; una deja muchos enigmas sin respuesta, la otra prefiere darle explicación a prácticamente todo su entramado.

La sombra de famoso monolito subyace en Interstellar en una quinta dimensión, un salto a nuevos conocimientos atrapado tras unas estanterías. HAL 9000 ya no es el robot todopoderoso y amenazador sino TARS (de forma rectangular y que recuerda al archifamoso monolito), un antiguo robot militar protector y con sentido del humor. El mismo diseño de la nave Endurance es un homenaje a 2001; y además comparten la experiencia de viaje a través de las estrellas como pocas películas lo han hecho antes.

Pero allí donde Kubrick ponía una enorme y referencial elipsis, la de un mono aprendiendo a usar un hueso como arma hasta saltar (en el tiempo cinematográfico) miles de años después al espacio, y con ello dejando a la libre la interpretación del espectador sobre si la evolución del ser humano se basaba en su capacidad de inteligencia o bien en la de generar armas de guerra sofisticadas, Nolan prefiere decirnos que el motor que mueve la supervivencia del ser humano se halla en el amor.

 

De ‘Star Trek’ a ‘Alien’: la imaginería galáctica

Star Trek 1979

‘Star Trek’ (1979)

Se han citado múltiples referencias más de Interstellar. Antes de pasar a las que serían mis favoritas (por los elementos comunes que puedan compartir con Interstellar), les cito rápidamente otras de las más evidentes.

Por su escenario espacial e impresionantes efectos visuales Gravity; la lucha desesperada por evitar la inminente extinción de la humanidad de Armageddon o Sunshine; la presencia destacada de un agujero de gusano en El abismo negro; el diseño de naves, el cómo sería un viaje interespacial o escenarios en planetas tan lejanos como extraños de Alien, Contact (en la que precisamente también intervino Matthew McConaughey), Misión a Marte, Horizonte final o la obra maestra del cine mudo en la materia que es La mujer en la Luna; la temática aventurera de una de Star Wars o la carga filosófica de una de Star Trek (quizá la de 1979); la superposición de épocas distintas, así como los recuerdos y la soledad del viajero espacial en la experimental y muy poco conocida LOVE; incluso la filosofía new age plagada de preocupaciones paterno-filiales de El árbol de la vida (con Jessica Chastain); o esa visión del universo donde no hay sonido alguno y que tan magistralmente recreó la serie televisiva Battlestar Galáctica, o Gravity.

 

6 películas en la órbita de ‘Interstellar’

Cuando  los mundos chocan (When Worlds Collide, 1951)

Cuando los mundos chocan 1951Ante la inminente destrucción de la Tierra (una estrella está a punto de colisionar), los científicos desarrollan unas naves espaciales para transportar a un grupo de elegidos a otro mundo habitable. ¿Les suena de algo el argumento? Este pequeño clásico del cine norteamericano de la ciencia-ficción de los 50 fue la primera en plasmar esta idea en una película comercial, y además a todo color.

 

Elegidos para la gloria (The Right Stuff, 1983)

Elegidos para la gloria

La irrefrenable fascinación que sentían pilotos y astronautas ante los retos de romper la barrera del sonido o viajar en la primera expedición tripulada espacial. Unos conocerían la gloria, otros se quedarían en el anonimato pese a sus logros. Basada en la novela de Tom Wolfe, Philip Kaufman dirigió esta epopeya de más de 3 horas en torno a estos “Exploradores y pioneros”.

 

Encuentros en la tercera fase (Close Encounters on the Third Kind, 1977)

Encuentros en la tercera fase

La influencia del cine de Spielberg en Nolan ha sido reconocida por él mismo. En Interstellar no hay extraterrestres, pero sí el sentido de la magia, de la fascinación por lo que pueda haber más allá de nuestro planeta. Espectáculo y experiencia casi espiritual en una narrativa visual deslumbrante y una habilidad inusual contando historias.

 

Frequency (2000)

frequency

No creo que este título lo haya citado nadie, pero ahí está la coincidencia para comunicarse con seres queridos (un padre y un hijo) saltándose las barreras del tiempo. Protagonizada por Dennis Quaid, la anomalía que permitía comunicarse uno y otro simultáneamente, pero separados por 30 años, eran las ondas de radio y unas propiedades inusuales producidas por auroras polares.

 

Ikarie XB-1 (Viaje al fin del universo), 1963

Ikarie XB-1Citar a 2001, una odisea del espacio es citar a este poco (re)conocido clásico. Una producción checa que inspiró a Kubrick: en los diseños de trajes espaciales o la nave, con sus largos pasillos. Y más puntos en común con Interstellar por su experiencia de viaje interespacial, los efectos de la relatividad en los viajantes espaciales  (28 meses igual a 15 años en la Tierra en Ikarie XB-1) o la idea de comunicarse mediante videoconferencia con seres queridos sabiendo que el tiempo en la Tierra pasará inexorablemente.

 

Solaris (1972)

Solaris TarkovskyLa otra gran obra maestra de la ciencia-ficción filosófica y reflexiva es esta película del ruso Andréi Tarkovski. ¿Nos habla del universo y el espacio, o al fin y al cabo del ser humano? Su soledad, recuerdos, la esencia de la propia naturaleza humana… Nolan, en definitiva, también acaba apostando más por la introspección y la aventura interior de los personajes que por la acción física.

Y la crítica de Interstellar aquí: Nosotros somos lo que da vida al universo.

 

2 comentarios

  1. Dice ser Alicante Gusta

    yo sigo diciendo que me falta “Naves misteriosas” Grandioso film

    salu2

    http://www.alicantegusta.com

    14 noviembre 2014 | 11:05

  2. Dice ser Antonio Larrosa

    Lo que se escribe como ciencia ficción con el ltiempo siempre resulta ciencia real.

    clica sobre mi nombre

    14 noviembre 2014 | 11:42

Los comentarios están cerrados.