BLOGS
El cielo sobre Tatooine

Un travelling por el cine más actual con flashbacks al clásico.

Sitges 2014: En los confines de la ciencia-ficción

Automata Melanie GriffithAntonio Banderas ha sido la gran sensación de certamen, y menos mal que su presencia tuvo lugar en un jueves, poco antes de las 21:00, en día laborable. Si hubiera sido un fin de semana habría colapsado los alrededores del Auditori del Melià y el interior de la sala de cine (en su único pase, aún quedaban asientos libres) con la presentación de Autómata, de Gabe Ibáñez.

También radiante estuvo Lola Dueñas durante la presentación, por la tarde de otra buena película, Alleluia del belga Fabrice Du Welz, e incluso enigmática asegurando que por proyectos como éste había dejado de trabajar “en su país”. Es de suponer que para propuestas menos convencionales y más arriesgadas, huyendo quizá de los papeles más de chica buena y simpática que le puedan llegar para optar a otros roles con personajes complejos psicológicamente.

Sobre el Festival de Sitges en sí, su director Ángel Sala, ya ha ido avanzando cómo podría ser de cara el año que viene: una única sección oficial fantástica a concurso que sólo incluiría óperas primas. Una forma de impulsar a nuevos talentos; y el grueso de películas (digamos que más de 150) en un único apartado, eliminando el exceso de secciones actuales, entre las que únicamente se concedería un premio, el del público. Un modelo inspirado en el del Festival de Toronto.

Además, homenajes al cine de artes marciales, el intentar contar con producciones de envergadura y eventos dedicados a Star Wars, pues en diciembre de 2015 se estrenaría el esperadísimo Episodio VII que dirige J.J. Abrams.

El mismo Sala se mantiene contundente respecto al excesivo número de largometrajes que se proyectan a lo largo de estos 9 días. Tiene claro que éste no es un festival para la prensa, acreditados o medios de comunicación, sino pensado y hecho para el público. La cantidad y la diversificación sigue funcionando para atraer a más espectadores.

Y, a falta de un balance final el próximo lunes en estas páginas de El cielo sobre Tatooine, enlazo con la temática de ciencia-ficción de Autómata, así que les dejo con un par de películas de ciencia-ficción proyectadas estos días, una de ellas incluso acaba de estrenarse este mismo viernes en alguna sala de cine (la de Saoirse Ronan).

( Foto: Melanie Griffith, y detrás de ella la robot Cloe en Autómata )

 

‘How I Live Now (Mi vida ahora)’

Mi vida ahora¿Desean seguir el crecimiento Tom Holland, el niño de Lo imposible de Bayona? ¿O comprobar la maravillosa actriz que es Saoirse Ronan? Pues esta es su película. Un relato postapocalíptico en la que una adolescente estadounidense neurótica y malhumorada (Ronan) es sorprendida, mientras visita a sus primos británicos, por un atentado nuclear provocado por unos terroristas. Además le corta el rollo porque justo acababa de encontrar al amor de su vida (Holland).

A mitad de la historia, basada en la novela de Meg Rosoff, los muchachos son separados, entre mujeres y hombres, y la protagonista deberá emprender un peligroso viaje de retorno acompañada de la más pequeña de la familia. Relato, por lo tanto, también de iniciación y madurez. Hay breves momentos de impacto, las cenizas nucleares o el inesperado descubrimiento del cadáver de uno de los personajes conocidos. Pero, sin duda, lo más interesante cinematográficamente es comprobar como el escocés Kevin Macdonald, realizador de La legión del águila, La sombra del poder o El último rey de Escocia, le da un nuevo significado, y con cierto aire a lo Crepúsculo, a términos como “bostezo” o “mala película” desde su arranque hasta el final. Cuando vi sus títulos de crédido iniciales, las primeras escenas y esa música que acompaña las imágenes pensé: “¿Saoirse Ronan? ¿Kevin Macdonald? ¿Irá a mejor? Pues no.Tiene distribución aquí, de modo que igual pronto pueden comprobarlo por ustedes mismos.

Algo de sexo

Algo de tensión

 

 

 

‘The Last Days on Mars’

The Last Days on MarsEs lo que tienen títulos míticos como Alien o La cosa, o el clásico británico El experimento del Dr. Quatermass (The Quatermass Xperiment, 1955), que inspiran a nuevas generaciones de cineastas, quienes luego tratarán de rememorar u homenajear esas referencias en sus obras. Es el caso del irlandés Ruairi Robinson que, en su debut en el largometraje y tomando como base las últimas horas de una expedición científica en Marte, compuesta por 8 integrantes (un guiño a los “8 pasajeros” del film de Ridley Scott, 9 si contamos el gato), la verdad es que se ha montado con poco presupuesto una película de factura bien acabada.

Y además atrayendo la participación de intérpretes no de primera fila, pero si de cierta categoría: Liev Schreiber, Elias Koteas, Romola Garai y Olivia Williams. Un grupo que, poco antes de abandonar su misión en el Planeta Rojo, serán contagiados fatídicamente por una bacteria. Infectados, pero al fin y al cabo en lo que se convierten es en zombis. Y que la película acaba pareciendo tópica o sabiendo a poco, sí. Al menos es bastante digna teniendo en cuenta los medios con los que ha contado. Medianamente entretenida, diría, para los aficionados al genero. Para ver y olvidar, si es que algún día acaba estrenándose entre nosotros quizá en DVD y Blu ray.

Mucha tensión Algo de terrorAlgo de gore

 

 

 

Los comentarios están cerrados.