BLOGS
Ciencias mixtas Ciencias mixtas

Los secretos de las ciencias para
los que también son de letras

Esta noche las campanadas llegarán un segundo más tarde… en Canarias

Quienes esta noche estén pendientes de la hora en su móvil podrán asistir a una rareza: un segundo de regalo, que dejará el reloj durante un breve suspenso en los 59 minutos y 60 segundos antes de comenzar una nueva hora.

Reloj de la Puerta del Sol (Madrid). Imagen de Albeins / WIkipedia.

Reloj de la Puerta del Sol (Madrid). Imagen de Albeins / WIkipedia.

Pero cuidado: esto no sucederá con las campanadas del reloj de la Puerta del Sol. El llamado segundo intercalar se introduce de forma simultánea en todos los relojes del mundo. Y dado que hay que elegir un momento concreto común para todo el planeta, se hace a las 23:59:59 del 31 de diciembre según el Tiempo Universal Coordinado (UTC).

En España, solo Canarias se ciñe a la hora UTC; en el resto del territorio seguimos el horario UTC+1. Esto implica que en el archipiélago el segundo intercalar se introducirá justo con el comienzo del año nuevo, pero los demás veremos ese instante de más cuando nuestros relojes marquen las 00:59:59 del 1 de enero, es decir, pasada la primera hora del primer día de 2017. En ese momento, el reloj pasará a marcar 00:59:60.

Para la mayoría de nosotros esta corrección, que hasta ahora se ha introducido un total de 26 veces, no es más que una curiosidad. Pero para algunos es un quebradero de cabeza: el segundo de más debe insertarse forzadamente en los servidores que controlan el tiempo en internet, que se rigen por relojes atómicos muy precisos pero desconectados del “tiempo real”, si por tiempo real entendemos el día solar verdadero. La Tierra no tarda exactamente los 86.400 segundos contenidos en 24 horas en dar una vuelta a su eje, sino una fracción de segundo más.

Lo peor de todo es que esta fracción de diferencia no es fija, sino que varía por las irregularidades de la naturaleza. Estos segundos siempre se insertan el 30 de junio y el 31 de diciembre, pero no todos los 30 de junio ni todos los 31 de diciembre. El organismo encargado, el Servicio Internacional de Rotación de la Tierra y Sistemas de Referencia, va dictaminando los segundos intercalares en función de las observaciones de la diferencia entre el tiempo del reloj atómico, UTC, y el tiempo real de la Tierra, que se conoce como Horario Universal (la versión moderna de la hora de Greenwich).

Algo parecido ocurre con el día de más de los años bisiestos, como también lo ha sido 2016. El 29 de febrero se introduce de forma regular para compensar también la diferencia entre la duración del año en nuestros relojes y el año real, el que tarda la Tierra en recorrer una órbita completa en torno al Sol. Pero en el caso del año bisiesto se sigue una programación regular, y además introducir un día completo según el calendario local en cada lugar de la Tierra no provoca perturbaciones.

En cambio, el segundo intercalar no tiene programación regular. Cuando se introdujo este sistema, en 1972, el mundo no dependía tanto de los sistemas electrónicos como hoy. Todos los relojes de nuestros dispositivos se regulan por sistemas en internet que a su vez dependen de esos servidores maestros encargados de guardar el tiempo siguiendo el tictac de los relojes atómicos. Pero no todos los sistemas aceptan de buen grado repetir un segundo, por lo que esta corrección puede tirar abajo redes informáticas vitales.

Posiblemente en el futuro el segundo intercalar se sustituya por una corrección periódica regular, como se hace con el año bisiesto. Pero de momento, esta noche tendremos un segundo más para felicitarnos el año nuevo. Que lo disfruten.

1 comentario

  1. Dice ser Ignotis parentibus

    Y 2 grados centígrados más frías

    03 Enero 2017 | 14:04

Los comentarios están cerrados.