BLOGS
Ciencias mixtas Ciencias mixtas

Los secretos de las ciencias para
los que también son de letras

Los transgénicos no hacen mal (pero tampoco el bien esperado)

He conocido pocos biólogos moleculares opuestos a los cultivos transgénicos. Y no porque vivan/vivamos de ello. Quienes sí lo hacen suelen trabajar en compañías, y no son esos los que conozco (no por nada). La explicación de esta postura mayoritaria entre los molbiols es simplemente la misma por la cual antes nos escondíamos de las tormentas a rezar para que Dios no nos fulminara con un rayo, mientras que hoy conocemos el fenómeno eléctrico atmosférico y podemos conocer, valorar y controlar sus riesgos reales.

Ciruelas transgénicas resistentes al virus de la sharka. Imagen de Wikipedia.

Ciruelas transgénicas resistentes al virus de la sharka. Imagen de Wikipedia.

Por supuesto, una excepción al sentido de esta insinuación son los conspiranoicos, que llegan a convertirse en verdaderos especialistas (si bien con un ojo tapado) en el tema de su conspiranoia favorita, que defienden sin importar la absoluta ausencia de pruebas; pero precisamente por esto se trata de un perfil psicológico peculiar, como conté aquí.

Naturalmente, en el caso de los conspiranoicos nada podrá hacerles abandonar su convencimiento, porque es apriorístico; no es un juicio, sino un prejuicio. Ni siquiera, en el caso de los cultivos transgénicos, un informe de 400 páginas en el que ha participado más de un centenar de expertos de las Academias Nacionales de Ciencia, Ingeniería y Medicina de EEUU, que durante dos años han evaluado 900 estudios publicados en las dos últimas décadas sobre los cultivos genéticamente modificados (GM), y del que destaco y cito las siguientes conclusiones:

“Los datos a largo plazo sobre la salud del ganado antes y después de la introducción de cultivos GM no muestran ningún efecto adverso asociado a los cultivos GM.”

“A los animales no les ha perjudicado alimentarse de comida derivada de cultivos GM.”

“El comité no encontró pruebas concluyentes de relaciones causa-efecto entre cultivos GM y problemas medioambientales. Sin embargo, la naturaleza compleja de evaluar cambios medioambientales a largo plazo a menudo dificulta llegar a conclusiones definitivas.”

“No se ha encontrado ninguna prueba sólida de que los alimentos de los cultivos GM sean menos seguros [para la salud humana] que los alimentos de los cultivos no-GM.”

“Las tecnologías genéticas emergentes han borrado la distinción entre el cultivo convencional y el GM, hasta el punto de que los sistemas reguladores basados en procesos son técnicamente difíciles de defender.”

¿Maíz transgénico? No: Quality Protein Maize (QPM), un mutante inducido "biofortificado". Al ser una variedad creada por mutagénesis, no le afecta la regulación sobre transgénicos. Imagen de Neil Palmer (CIAT) / Flickr / CC.

¿Maíz transgénico? No: Quality Protein Maize (QPM), un mutante inducido “biofortificado”. Al ser una variedad creada por mutagénesis, no le afecta la regulación sobre transgénicos. Imagen de Neil Palmer (CIAT) / Flickr / CC.

Esta última conclusión merece un comentario. Desde que existen la agricultura, la ganadería y la costumbre de tener animales de compañía, el ser humano ha estado seleccionando los mutantes que surgían espontáneamente para criar variedades o razas con los rasgos deseados, desde el arroz a los perros.

Desde el segundo tercio del siglo XX, antes de la existencia de las tecnologías genéticas, se ha empleado el procedimiento de forzar la aparición de estas mutaciones mediante estímulos químicos y radiológicos, es decir, mutágenos. La base de datos conjunta de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y de la Agencia Internacional de la Energía Atómica (IAEA) registra más de 3.200 de estas variedades mutantes de 214 especies de plantas, utilizadas en más de 60 países.

Sin embargo, y frente a la regulación aplicada a los organismos modificados por procedimientos de ingeniería genética, estos mutantes espontáneos o inducidos escapan al control legal. De hecho, en muchos países pueden venderse como “orgánicos”, ya que esta calificación solo depende del método de cultivo y no del origen de las variedades, cuyo carácter mutante a veces se remonta a miles de años atrás (por ejemplo, nuestro trigo es genéticamente diferente del silvestre desde el inicio de la agricultura, hace al menos 8.000 años).

Y curiosamente, mientras que los cultivos GM están perfectamente caracterizados desde el punto de vista genético, los mutantes pueden comercializarse sin que se tenga la menor idea sobre cuáles son sus mutaciones, o si estas pueden ser perjudiciales para la salud o el medio ambiente. Dice el informe: “Algunas tecnologías emergentes de ingeniería genética podrán crear variedades de cultivos indistinguibles de las desarrolladas por métodos convencionales, mientras que otras tecnologías, como la mutágenesis, que no están cubiertas por las leyes actuales, podrían crear nuevas variedades de cultivos con cambios sustanciales en los fenotipos de las plantas”.

Es por esto que el informe de las Academias Nacionales habla de esa distinción borrada, y por ello recomienda que “las nuevas variedades –ya sean obtenidas por ingeniería genética o de cultivo convencional– sean sometidas a ensayos de seguridad en caso de que tengan características nuevas, pretendidas o no, que puedan causar daños”. El informe destaca que las nuevas técnicas -ómicas (genómicas, fenómicas, proteómicas…) serán clave en el futuro para conocer con detalle la ficha completa de toda variedad de cultivo, sea cual sea su origen.

Pero por otro lado, el informe también concluye lo siguiente:

“Las pruebas disponibles indican que la soja, el algodón y el maíz GM generalmente han tenido resultados económicos favorables para los productores que han adoptado estos cultivos, pero los resultados han sido heterogéneos dependiendo de la abundancia de plagas, prácticas agrícolas e infraestructuras de cultivo.”

“Los cultivos GM han beneficiado a muchos granjeros a todas las escalas, pero la ingeniería genética por sí sola no puede afrontar la amplia variedad de desafíos complejos a los que se enfrentan los granjeros, sobre todo los pequeños.”

En conclusión, los expertos destacan que los cultivos GM tampoco han sido la panacea esperada: no han aumentado drásticamente la producción como se prometía y, aunque para algunos granjeros han sido beneficiosos, a otros no les ha merecido la pena la inversión. Por supuesto, para algunas compañías han sido un negocio muy rentable.

¿Un negocio fallido? ¿Una promesa incumplida? ¿Un timo? Aún es pronto para decidirlo: “La biología molecular ha avanzado sustancialmente desde la introducción de los cultivos GM hace dos décadas”, dice el informe. Entre estos avances está la tecnología de edición genómica CRISPR, que permite una manipulación del ADN mucho más precisa y eficaz que las tecnologías anteriores. “Están en marcha las investigaciones para aumentar el rendimiento potencial y la eficiencia en el uso de los nutrientes, pero es demasiado pronto para predecir su éxito”, apuntan los autores. Y aún mucho más allá, todavía ni asomando por el horizonte, está la biología sintética.

Como resumen de todo lo anterior, y al menos en lo que respecta al panorama dibujado por el informe y a las previsiones que se derivan de él, hay una conclusión que probablemente parecerá tan risiblemente evidente para algunos como increíblemente insólita para otros: el futuro de la agricultura pasa inevitablemente por más tecnología, y no por menos.

8 comentarios

  1. Dice ser Sociólogo Astral

    Desde que hay transgénicos cago peor.

    31 mayo 2016 | 00:03

  2. Dice ser Miguel

    Sivquereis tachadme de conspiranoico. Pagan bien por publicar este tipo de artículos??? O el escritor que emite juicios de valor sobre el posible estado psicológico “algo particular” estavsemana es experto en transgénicos y la que viene en astrología. El titulo del artículo no hacen daño ni el bien esperado si quieres te lo explico brevemente. Tal vez no existen datos que indiquen un daño directo a la salud tras consumirlos, lo que si se sabe “SABE” es el daño que este tipo de cultivos en particular algodón, maíz, soja causan en los terrenos donde se cultivan fomentando la deforestación asta dejarlos inutilizables y difícilmente recuperables, cultivos o mejor dicho mega monocultivos de los que cada día vemos mas subproductos en los supermercados. No habría problema si se desarrollasen transgénicos para combatir la sequías o el frío extremo, pero no los hay, lo que si que hay son variedades que soportan el glifosato y otros químicos con lo que se les puede rociar sin que pase nada, químicos que luego nos comemos y así un largo etc… No quiero continuar por que ya me he extendido bastante y creo que la idea que quiero transmitir queda bastante clara. Eso si, si quiere le envió un mail con un explicación mas detallada. Y permitame un consejo si va a escribir un articulo no se limite a hacer un resumen del primer estudio que caiga en sus manos e intente contrastar la información y aplicas y. Poco el sentido critico. Articulo donde no dices ninguna mentira y ninguna verdad solo opiniones y conclusiones personales tras posiblemente una burda lectura rápida.

    31 mayo 2016 | 08:22

  3. Dice ser paco

    Miguel:
    ¿el primer estudio que cae en sus manos?
    Es un informe de 400 páginas realizado por 900 expertos sobre 900 estudios de los últimos 20 años.
    No puedes afirmar eso para anular su artículo, es una falacia. Y la consecuencia es que pierdo el interés por el resto de lo que has escrito.

    31 mayo 2016 | 08:59

  4. Dice ser paco

    Ups, realizado por 100 expertos, he escrito mal.

    31 mayo 2016 | 09:00

  5. Dice ser Juan

    “Tal vez no existen datos que indiquen un daño directo a la salud tras consumirlos, lo que si se sabe “SABE” es el daño que este tipo de cultivos en particular algodón, maíz, soja causan en los terrenos donde se cultivan fomentando la deforestación asta dejarlos inutilizables y difícilmente recuperables”

    Falso. Precisamente los numerosos artículos desmontan esa falacia.

    “Y permitame un consejo si va a escribir un articulo no se limite a hacer un resumen del primer estudio que caiga en sus manos”

    Creo que te has perdido este párrafo:

    “un informe de 400 páginas en el que ha participado más de un centenar de expertos de las Academias Nacionales de Ciencia, Ingeniería y Medicina de EEUU, que durante dos años han evaluado 900 estudios publicados en las dos últimas décadas sobre los cultivos genéticamente modificados”

    Madre mía, si es que te pone hasta el enlace al informe. Hay que leer un poquito más, caballero.

    31 mayo 2016 | 10:34

  6. Dice ser a ver si me entero...

    Pregunto cosas que he oído o leído.

    1. Es cierto que no se puede sacar simiente para el año siguiente?. O como se diga agrònomamente.
    2. Es cierto que algunos campos ¨contagian, estropean¨ a otros próximos de alguna manera en caso de no ser transgénicos?.
    3. Qué hay de lo del aumento de niños autistas. esto si que me chirría un poco la verdad, por mucho que lo diga Neil Young artista al que admiro pero que no tiene por qué tener razón.
    4. Y por último que hay de Monsanto?, es cierto que es el mismísimo diablo?.
    No espero respuesta habrá que investigar.

    31 mayo 2016 | 10:36

  7. Dice ser Lucrecia

    Sin ser una experta en la materia:

    “1. Es cierto que no se puede sacar simiente para el año siguiente?. O como se diga agrònomamente.”

    Creo que esto era así antes. Para proteger su inversión, las variedades transgénicas eran estériles. Ahora creo que ya no es así, sino que los agricultores firman un contrato con la empresa suministradora en el que se comprometen a no replantar. Creo que ya ha habido alguna condena por incumplir esta cláusula los agricultores.

    “2. Es cierto que algunos campos ¨contagian, estropean¨ a otros próximos de alguna manera en caso de no ser transgénicos?.”

    Como cualquier otra variedad, sea transgénica o no, es susceptible de “mezclarse” con campos adyacentes. Sin embargo el estudio concluye que esto no ha provocado ningún impacto en el medio ambiente: “El uso de transgénicos no reduce la diversidad ni vegetal ni de insectos en los campos donde se plantan e incluso a veces la aumentan, dice el informe. El trabajo reconoce que los genes de los transgénicos acaban invadiendo campos que no lo son, pero que esto no ha provocado ningún impacto en el medio ambiente.”

    “3. Qué hay de lo del aumento de niños autistas. esto si que me chirría un poco la verdad, por mucho que lo diga Neil Young artista al que admiro pero que no tiene por qué tener razón.”

    Más falso que un euro de madera. No lo atribuyen a los transgénicos, sino al herbicida glifosato. Cosa que es también más falsa que un euro de tela.

    “4. Y por último que hay de Monsanto?, es cierto que es el mismísimo diablo?.”

    Cada conspiración debe crearse su “diablo”. Los móviles, las líneas eléctricas, los micrófonos ocultos en las baterías, las radiaciones de la Wifi, el gobierno que derriba sus propias torres gemelas… y Monsanto. Monsanto es una empresa, que gana dinero entre otras cosas (muchas) con OGM. Hacen una inversión, dan un servicio a los agricultores y ganan dinero con ello. Nada extraño. Siempre puedes elegir una variedad de maíz que no sea transgénica para plantar, nadie te obliga.

    Altamente recomendable:

    http://es.pseudociencia.wikia.com/wiki/Grandes_mitos_sobre_los_transg%C3%A9nicos

    31 mayo 2016 | 11:56

  8. Dice ser a ver si me entero

    Muchas gracias Lucrecia por las aclaraciones .. Navegaré.
    Saludo.

    01 junio 2016 | 09:21

Los comentarios están cerrados.