BLOGS
Ciencias mixtas Ciencias mixtas

Los secretos de las ciencias para
los que también son de letras

Pero también: ¿inserciones anales, zombis, huevos descocidos…? ¡Hasta nunca, 2015!

Cada año la ciencia nos descubre más de una nueva joya de brillante talla que se guardará con honores en las doradas vitrinas de la historia científica. Pero también unos cuantos diamantes en bruto que tal vez nunca encuentren hueco en los libros de texto, y que sin embargo nos recuerdan una de las virtudes del científico: la curiosidad. He aquí diez ejemplos del lado más estrafalario de la ciencia que nos deja este 2015.

El amor es ciego

Varias radiografías publicadas en 2015 en la Radiopaedia.

Varias radiografías publicadas en 2015 en la Radiopaedia.

Es mucho menos conocida que la Wikipedia, pero no para los radiólogos: la Radiopaedia es un punto de encuentro donde los especialistas en esta rama de la medicina comparten experiencias, casos clínicos, estudios y discusiones.

Por supuesto que la Radiopaedia contiene casos de todo tipo, pero los que más llaman la atención son los de, digamos, exceso de amor propio: inserciones voluntarias de cuerpos extraños –sobre todo por el ano– que luego se niegan a salir por sí solos y requieren una embarazosa visita al hospital. Entre los casos publicados en 2015 se encuentran una botella de Coca-Cola, un pene de goma, un palo de madera, el tubo metálico de un puro o un bote de aerosol.

Claro que no todos los cuerpos extraños que aparecen en las radiografías tienen finalidad sexual; algunos son ingeridos accidentalmente, sobre todo por niños. Los casos de 2015 incluyen un llavero de Mickey Mouse, un muñeco de Hello Kitty y otro de Bob Esponja; en este último caso, el radiólogo que lo publicó añadió a la imagen el siguiente comentario: “¡Patricio, socorro!”.

Preparados contra la invasión zombi

Los científicos tampoco son inmunes a la epidemia más falsa e imposible de la historia, que sin embargo nunca se acaba en la ficción. El fenómeno zombi ya no solo protagoniza películas, series, libros, cómics o videojuegos, sino que también se convierte periódicamente en materia de estudios científicos, pese a que la resurrección continúa siendo biológicamente imposible.

En marzo de 2015, un equipo de investigadores de la Universidad de Cornell (EEUU) publicó en internet un modelo matemático que simula la propagación de una infección zombi en Estados Unidos a partir del lugar y los parámetros que el usuario elija libremente. En el estudio que acompañaba al modelo, los investigadores concluían que sí hay escapatoria: incluso 28 días después del inicio del brote, las áreas remotas de las Montañas Rocosas en estados como Montana permanecerían libres de zombis. Quedan advertidos: ya no podrán decir que este periódico forma parte de la conspiración.

Los andares del pistolero

Cuatro neurólogos de Portugal, Italia y Holanda han encontrado un patrón común en los andares de varios altos cargos del gobierno ruso, incluyendo al presidente Vladimir Putin. Se trata de un movimiento asimétrico en el que el brazo izquierdo se balancea, mientras que el derecho se mantiene rígido y pegado al cuerpo. Según los cuatro investigadores, a menudo estas anomalías pueden ser signo de enfermedades neurológicas como el párkinson, pero no es así en el caso de los sujetos analizados, sino que se debe a otro factor muy diferente: el entrenamiento del KGB.

Los autores citan un manual de instrucción del antiguo servicio secreto soviético en el que se decía: “Al moverse, es absolutamente necesario mantener el arma contra el pecho o en la mano derecha. El movimiento hacia delante debería hacerse con un lado, normalmente el izquierdo, girado en la dirección del avance”. En su estudio, publicado en la edición navideña de la revista British Medical Journal, los autores han denominado a este movimiento “los andares del pistolero”, y recomiendan a los neurólogos, sobre todo a los rusos, que tengan en cuenta esta posible causa a la hora de diagnosticar neuropatologías basándose en la asimetría de la marcha.

Hijo, ¿te descuezo un huevo?

Como cada año, en 2015 la revista Improbable Research ha concedido sus premios anuales Ig Nobel, esa respuesta humorística a los famosos galardones suecos que cada año atrae más atención de científicos y prensa, y que cuenta ya con un prestigio consolidado. Como en los Nobel, algunos de los premios distinguen logros publicados ya hace años. Sin embargo, en ocasiones aparecen trabajos tan enormemente brillantes que merecen un reconocimiento inmediato.

Este ha sido el caso del estudio publicado en enero de 2015 por un equipo de investigadores de EEUU y Australia en la revista ChemBioChem, y que describe un método rápido y barato para replegar a su forma correcta ciertas proteínas de la clara de huevo de gallina; en la práctica, esto significa “descocer un huevo”, como proclamaba el director del estudio, Gregory Weiss. El trabajo, que tendrá aplicaciones en la producción industrial de proteínas, ha merecido el Ig Nobel de Química. Y ofrecerá una opción más a esa clásica frase de las madres: “Hijo, ¿te frío un huevo? ¿Te lo cuezo? ¿Te lo descuezo?”

El crujido de nudillos, por fin explicado

Y a propósito de los premios Ig Nobel, raro sería que en un futuro no fueran candidatos a él los científicos que por fin nos han explicado a qué se debe el clásico sonido del crujir de nudillos que tan buenos momentos nos ha proporcionado en las peleas de bares. Gracias a su estudio de visualización en tiempo real, publicado en abril en la revista PLOS One, investigadores canadienses y australianos han tumbado un mito largamente sostenido. Sí, también hay mitos sobre las causas del crujir de nudillos, y en este caso la hipótesis refutada es la que atribuía el sonido al aplastamiento de pompas de aire; ¿sería por analogía con el ruido del plástico de burbujas?

Los científicos han demostrado que la explicación es justamente la contraria: al expandirse la articulación se produce un fenómeno llamado tribonucleación, por el cual dos superficies se resisten a separarse hasta que lo hacen violentamente, abriendo burbujas de gas en el líquido sinovial que es incapaz de rellenar todo el hueco. Al crearse la burbuja se produce un “pop”, y tal vez por eso hay crujidores compulsivos: es sabido que, cuando haces pop, ya no hay stop.

Hijo de su tío muerto antes de nacer

Para extraños líos de familia no hay que irse a los culebrones televisivos; a ver qué tal este caso: un estadounidense de 34 años descubre que su hijo no es realmente su hijo, sino que el padre genético es su hermano mellizo que fue concebido al mismo tiempo que él y que murió en el vientre de su madre, la abuela del niño. O contado de manera más sencilla: una pareja solicitó una prueba de paternidad al comprobar que su hijo no compartía grupo sanguíneo con ninguno de los dos; dado que el niño había sido concebido in vitro, pensaron que tal vez los médicos habían equivocado el esperma con el de otro donante.

Pero la respuesta fue mucho más estrambótica. El esperma era del hombre, pero resultó que este sujeto era una quimera; parte de sus células procedían de un hermano concebido al mismo tiempo que él, y que había muerto durante la gestación. Así, las células de su boca, empleadas para la prueba de paternidad, tenían un ADN diferente de su espermatozoide que había fecundado el óvulo de su mujer. El caso es raro, aunque posible: o es cierto, o entre la mujer y el médico han urdido un plan admirable.

¿Tiene su pareja los dedos demasiado largos?

De haber conocido este estudio, tal vez el estadounidense del caso anterior habría comprobado subrepticiamente, por si acaso, la longitud de los dedos de su mujer. Según tres investigadores británicos, los hombres son más promiscuos que las mujeres, un resultado que difícilmente sorprenderá a nadie. Pero en su estudio, publicado en enero de 2015 en la revista Biology Letters, los científicos defienden que la promiscuidad está relacionada con una mayor longitud del dedo anular en relación al índice.

Circula la idea de que la longitud del primero respecto al segundo depende del nivel de exposición a la testosterona en el útero materno; y a su vez, esto último parece correlacionarse con una mayor tendencia a la infidelidad. Naturalmente, los investigadores advierten de que las cosas no son así de simples, y que hay otros muchos factores en juego. Lo cual no deja de ser una buena manera de justificar el hecho de que uno mismo tenga el anular más largo que el índice.

Un bebé embarazado de gemelos

Sin dejar los casos familiares raros, en febrero la revista Hong Kong Medical Journal publicó un estudio cuyos autores describían uno de los más insólitos: una niña nació llevando en su interior dos fetos, en realidad sus propios hermanos procedentes de un embarazo triple, que habían quedado engullidos por el organismo de la pequeña, la única que completó su desarrollo.

Cuando nació la niña, los médicos le detectaron un tumor, pero al extraerlo comprobaron que se trataba de algo más: dos masas correspondientes a sendos fetos de 10 semanas de gestación, cada uno de ellos con “cuatro extremidades, piel intacta, caja torácica, intestinos, ano, genitales ambiguos, tejido cerebral primitivo y una columna con ganglios en la médula”. Según los autores, estos casos de fetus-in-fetu se dan en uno de cada medio millón de nacimientos.

La ciudad flotante

Dado que 2015 ha sido el Año Internacional de la Luz, era muy apropiado que algunas de las historias de ciencia popular más comentadas hayan tratado sobre nuestra relación con la óptica. ¿Quién no recuerda aquella famosa discusión viral sobre un vestido que era blanco o azul, según los ojos que lo miraran? Pero aún más insólito fue lo que sucedió en octubre, cuando miles de residentes de las ciudades chinas de Foshan y Jiangxi vieron aparecer una misteriosa ciudad flotando en el cielo.

El fenómeno instigó una oleada de explicaciones estrafalarias, desde la confluencia con un universo paralelo hasta un posible experimento de la NASA con hologramas a gran escala. Pero los científicos se apresuraron a aclarar que probablemente se trataba de un raro tipo de espejismo llamado fata morgana, el mismo que pudo inspirar la leyenda del Holandés Errante. Claro que es bien sabido que los científicos también forman parte de la conspiración.

El estudio más multitudinario de la historia

Lejos quedan ya los tiempos en que un científico llevaba a cabo sus experimentos en la soledad de su sótano. Los grandes proyectos internacionales de investigación aúnan los esfuerzos de cientos o incluso miles de científicos, lo que eleva el número de firmantes hasta límites históricos.

En 2015 se ha batido el récord del estudio con mayor número de autores; concretamente, 5.154. El artículo se publicó en mayo en la revista Physical Review Letters y es obra de dos experimentos del Gran Colisionador de Hadrones (LHC), ATLAS y CMS. Su propósito es ofrecer una estimación más precisa de la masa del bosón de Higgs. La sección de las firmas contiene la lista completa de sus más de 5.000 autores y de las 344 instituciones para las que trabajan. En resumen, si usted quiere adornar su currículum con un estudio científico en el que jamás participó, esta es la ocasión: nadie se va a molestar en comprobarlo.

Los comentarios están cerrados.