BLOGS
Ciencias mixtas Ciencias mixtas

Los secretos de las ciencias para
los que también son de letras

¿Saben aquel de la señora que es ciega, pero que ve si cambia de personalidad?

La pasada semana, Mariano Rajoy y Pablo Iglesias se reunieron en secreto para concretar el pacto de gobierno que Podemos y el PP firmarán después de las elecciones con vistas a sumar entre ambos una mayoría absoluta parlamentaria.

Tranquilos, no me he vuelto loco. Estoy seguro de que ninguno de ustedes ha creído una palabra de lo anterior. Ningún lector concedería la menor veracidad a una historia semejante y ningún medio se haría eco de ella. Incluso si yo osara insistir en que es cierta y presentara documentos para avalarlo, estos serían cuestionados y analizados antes de llegar a otorgarles la más mínima credibilidad; y si algún medio se atreviera a mencionar el asunto, lo haría con todas las reservas y salvaguardas. Todo ello, porque sencillamente va en contra de la lógica política, de las reglas del juego e incluso de nuestra experiencia del mundo real.

Entonces, ¿por qué no hacemos lo mismo en cuestiones de ciencia? Hoy recojo aquí un tema que me sopló por teléfono una informante muy próxima, y que de buena mañana me hizo reventar las legañas en las comisuras de los ojos: cuentan por ahí la historia de una señora que es ciega, pero que tiene (podríamos decir, la enorme ventaja de disponer de) personalidades múltiples, y con algunos de esos avatares goza de una visión que ni el mismísimo Afflelou.

Imagen de Garretttaggs55 / WIkipedia.

Imagen de Garretttaggs55 / WIkipedia.

Una vez que he dominado las legañas, me entrego a internet y compruebo que, en efecto, bastantes medios están dando cuenta de la historia. Resumiendo: una mujer de 37 años identificada por las siglas B. T. sufrió un accidente hace años tras el cual fue perdiendo la vista hasta quedar completamente ciega. Resulta que la señora alberga dentro de su ser hasta diez personalidades distintas. Mientras estaba sometida a tratamiento, sus doctores descubrieron que, cuando toma el mando alguna de esas personalidades, recupera la visión. Los médicos midieron la actividad eléctrica en el córtex visual y comprobaron que existe o no, según que en ese momento la piel de la señora la ocupe una personalidad u otra, por lo que los doctores concluyen que existe un gating, una especie de control que deja pasar la señal desde el nervio óptico hasta el centro visual del cerebro alternativamente en función de cuál de los personajes esté pilotando. Todo ello se ha publicado en una revista llamada PsyCh Journal.

El problema que pretendo resaltar aquí es que, en cualquier medio que se pretenda serio, una información como esta no puede ofrecerse de manera totalmente acrítica, como ha estado ocurriendo. Si no estoy equivocado, la información apareció primero en la versión española de la BBC. El medio británico goza de un bien ganado prestigio en periodismo de ciencia. Pero curiosamente, la noticia solo aparece en la versión española.

Lo cierto es que la mayoría de los principales medios no han publicado la noticia, muy probablemente guiados por el criterio de que, cuando una historia es muy dudosa y no se tienen argumentos al respecto, lo mejor es mirar para otro lado. Tampoco es la postura más loable; al fin y al cabo se trata de un estudio publicado en una revista científica que describe un caso inédito en la historia de la ciencia, y si lo que dice fuera cierto, sus implicaciones serían revolucionarias.

Si fuera cierto. Pero claro, hay varios indicios sospechosos. Primero, el estudio se publica en una revista china de psicología. La única revista china de psicología de difusión internacional. ¿Por qué un hallazgo como este, jamás descrito antes en la literatura científica y radicalmente novedoso, no se publica en una de las primeras revistas médicas del mundo? ¿Será tal vez que ninguna de ellas se dignaría (¿se ha dignado?) siquiera a solicitar más experimentos a sus autores?

Segundo, y más extraño todavía, en el estudio aparece una nota aclarando que el trabajo es la traducción de otro anterior, lo cual es algo decididamente inusual y estrambótico. Quizá es solo una curiosa coincidencia, pero últimamente se diría que algunas revistas chinas de nueva creación o de reciente internacionalización están publicando estudios sospechosamente llamativos, como he comentado aquí anteriormente. Una revista científica no deja de ser un negocio, y muy rentable. Un estudio discutible y discutido genera visibilidad, difusión y dinero; ningún medio estaría refiriéndose a una revista china llamada PsyCh Journal si no fuera por este trabajo.

Tercero, el estudio asegura que la ceguera de la mujer es psicogénica, no fisiológica; es decir, que no existe ningún daño en sus ojos ni en su cerebro, que los médicos que diagnosticaron anteriormente su caso habían dado por hecho que debía de tener una lesión en el córtex visual al no haber encontrado otra posible causa, y que se habían equivocado. ¿En serio los médicos mandaron a su casa a una mujer que ha perdido la vista sin comprobar si, efectivamente, tenía una herida en el cerebro, simplemente suponiéndolo?

Cuarto, un viejo adagio en ciencia afirma que resultados extraordinarios requieren pruebas extraordinarias. En un caso como este los autores, Hans Strasburger y Bruno Waldvogel, deberían haber sometido a la mujer a infinidad de pruebas adicionales más allá de un simple test de salón de la actividad eléctrica en el córtex visual. Aún más, deberían haber reclutado la colaboración de otros expertos para que examinaran el caso desde distintos ángulos y replicaran independientemente sus propias mediciones. La pobre señora B. T. ya tiene bastante sufrimiento con su situación. Pero o se investiga hasta el final, o nada de esto resulta significativo de cara a su mejora.

Desde un punto de vista más general, si esto es tan difícil de creer como lo de Iglesias y Rajoy es por varias razones relativas a lo que la ciencia conoce hasta ahora, o no conoce. En primer lugar, dar por hecho que la señora tiene personalidades múltiples ya es pasarse de frenada. El anteriormente conocido como desorden de personalidad múltiple, hoy llamado Trastorno de Identidad Disociativo, ha dado grandes momentos al cine, desde Norman Bates y su madre hasta John Cusack encerrado en un motel con todos sus avatares. Pero muchos psiquiatras dudan de que realmente exista. Es, como mínimo, un trastorno controvertido. El hecho de que figure en la biblia de la psiquiatría, el Manual Estadístico y Diagnóstico de Desórdenes Mentales (DSM), no es suficiente aval para muchos profesionales; el director del Instituto Nacional de Salud Mental de Estados Unidos, Thomas R. Insel, reprochó al manual su “falta de validación científica”.

Las razones que esgrimen muchos especialistas para mantenerse escépticos es que el susodicho TID se ha probado falso en muchos pacientes. El trastorno se puso de moda en Estados Unidos en los años 80 a través de una oleada de casos que inspiraron la última película de Alejandro Amenábar, Regresión, y que se conocieron como Abuso Ritual Satánico (ARS) (recientemente escribí un reportaje sobre el tema). En los casos más mediáticos y llamativos se demostró que nunca existieron tales abusos y que el trastorno fue iatrogénico, es decir, provocado por la propia terapia. Dicho de otro modo, eran recuerdos implantados por los terapeutas. Y los más críticos suelen arrojar la sospecha de que quienes fundaron este trastorno y se especializaron en su tratamiento amasaron enormes cantidades de dinero gracias a él.

No solo el trastorno que Strasburger y Waldvogel dan por hecho es dudoso para muchos especialistas. La relación entre cognición y percepción, como la que parece justificar la dualidad de B. T. entre ciega y vidente, también ha alimentado mucho debate científico. Algunos estudios afirman, por ejemplo, que el hecho de llevar una mochila pesada a la espalda influye en nuestra percepción de las distancias a recorrer o de la inclinación de las pendientes (una revisión reciente aquí), o que la tristeza altera cómo vemos los colores. Pero estos resultados han sido duramente descalificados por otros expertos. Y aunque se han descrito anteriormente otros casos de ceguera sin ningún defecto fisiológico aparente, el concepto de enfermedad psicogénica tampoco goza de aceptación unánime.

En un caso como el de esta señora, la postura natural para un científico debería ser la de partir de la hipótesis nula, y abandonarla solo cuando una avalancha de pruebas se empeñara en gritarle al oído que no es válida. Por ilustrarlo con un ejemplo extremo, existe un trastorno llamado Síndrome de Cotard, cuyos afectados creen estar muertos. Si una persona entra en la consulta de un psiquiatra y la toma de contacto lleva al médico a sospechar que el paciente cree haber fallecido, nunca se le ocurriría practicarle un electroencefalograma para refutarlo. Pero si lo hiciera, ni siquiera un EEG plano llevaría al psiquiatra a considerar que está tratando a un zombi, antes de haber descartado absolutamente todas las hipótesis alternativas.

¿Y cuáles son? En primer lugar, la más obvia: que la señora esté fingiendo. Repasando la bibliografía científica, parece que algunas investigaciones demuestran la posibilidad de engañar a la máquina en los ensayos de potencial evocado como el que los investigadores han empleado con la paciente (por ejemplo aquí, aquí y aquí). Incluso en los casos en que se asegura que este análisis es en general fiable, los expertos sugieren que los resultados deben evaluarse en el contexto de un examen clínico más amplio. O en otras palabras, que no bastan para decidir fehacientemente si alguien ve o no ve.

Los expertos apuntan como uno de los defectos de estos ensayos que a veces la señal del potencial –es decir, la reacción de la corteza visual del cerebro– puede aparecer desfasada respecto al estímulo –el momento en que el ojo ve–; bien por una interferencia inducida por el método de medición, o bien por una deformación voluntaria de la señal provocada por el propio sujeto del experimento. Si este último fuera el caso de B. T., el resultado podría estar enmascarando una señal positiva en las situaciones en las que supuestamente es incapaz de ver.

Una de las posibles maneras de engañar a la máquina aparece de hecho mencionada en el estudio. Los autores apuntan la hipótesis de que algunas personas sean capaces de desenfocar voluntariamente la visión hasta el punto de anular la respuesta cerebral. Strasburger y Waldvogel no han refutado esta posibilidad. Como mínimo, habría sido lógico que extendieran su estudio para comprobar con otros sujetos si este efecto puede lograrse de forma voluntaria en las mismas condiciones experimentales.

En resumen, el caso es insólito e interesante, pero de acuerdo a la literatura publicada aún parecen quedar por delante muchas preguntas antes de afirmar a la ligera que una paciente con personalidades múltiples es ciega o vidente, según. Y en cualquier caso los medios no deberían tener miedo a informar de historias como esta, siempre que se haga desde un planteamiento crítico y escéptico.

1 comentario

  1. Dice ser Pepi

    ¿Saben aquel de los dos chinos ciegos en el desierto?

    Estaban en el desierto con un sofoco y un calor impresionantes y uno le dice al otro:

    – Ojalá lloviera

    Y el otro le responde:

    – Ojalá yo también

    05 diciembre 2015 | 12:45

Los comentarios están cerrados.