BLOGS
Ciencias mixtas Ciencias mixtas

Los secretos de las ciencias para
los que también son de letras

El cosmos celebra a Einstein y Alicia con un gato de Cheshire relativista

Es una pena que el centenario de la relatividad general de Einstein, celebrado esta semana, haya eclipsado parcialmente otro aniversario: este jueves, 26 de noviembre, se cumplía el sesquicentenario (siglo y medio) del debut en las librerías de Alicia en el País de las Maravillas.

El gato de Cheshire, en la versión de Disney. Imagen de WIkipedia.

El gato de Cheshire, en la versión de Disney. Imagen de WIkipedia.

El libro de Lewis Carroll (junto con su continuación, A través del espejo) no solo es uno de los pocos cuentos infantiles que probablemente conoce todo espécimen humano que ha tenido la suerte de una infancia con cuentos; además es quizá uno de los más imaginativos e inspirados, sobre todo para haber sido escrito en una época en la que el género aún no acababa de escapar del corsé de la princesa suspirante y de las moralejas ejemplares.

Personalmente siempre me intrigó aquella historia plagada de situaciones surrealistas, personajes delirantes y diálogos con tan exceso o ausencia de lógica que, y no es broma, obligatoriamente debían llamar la atención del mismísimo Wittgenstein, gran admirador del cuento. Años después supe que los peculiares recursos narrativos de Carroll, de nombre real Charles Dodgson, se debían a su formación como matemático, la profesión que le dio de comer; por supuesto, hasta que los libros de Alicia se convirtieron en best-sellers. Pero ni siquiera entonces abandonó su puesto de profesor en el Christ Church College de Oxford.

Sobre las referencias matemáticas escondidas en la trama de Alicia, y la controversia sobre si realmente son tales, ya he escrito en otro lugar. Pero la disciplina científica que cultivó Dodgson no es la única que de una manera u otra se ha relacionado con Alicia. Claro que sugerir una posible inspiración del autor en, por ejemplo, principios físicos, no dejaría de ser una salvaje especulación sin fundamento.

Y sin embargo, no cabe duda de que en Alicia la realidad es relativa, ya que el tiempo y el espacio son volubles: en el episodio de la fiesta del té, el Sombrerero Loco y sus dos acompañantes están anclados en las 6 de la tarde porque el cuarto componente del grupo, el Tiempo, les abandonó. La Reina Blanca le cuenta a Alicia que la memoria corre en doble sentido, mientras que la Reina Roja le descubre que en su país suceden varios días a la vez, y que es necesario correr muy aprisa para quedarse en el mismo lugar.

Tal vez por todo esto, Alicia ha servido como referencia a muchos físicos para explicar fenómenos naturales. Algunos autores han recordado la caída libre de Alicia a través de la madriguera del Conejo Blanco a propósito de la idea similar que inspiró a Einstein, sustituyendo a la niña por un pintor que trabajaba en una fachada. Otros han empleado la carrera de la Reina Roja como ilustración de la imposibilidad de viajar más rápido que la luz.

Alicia y Einstein se funden en una imagen que la NASA ha publicado esta semana y que condensa los dos aniversarios que celebramos. En Alicia, el Gato de Cheshire desaparecía dejando colgada en el aire su sonrisa fosforescente. La formación que aparece en la foto es el grupo de galaxias Cheshire Cat, formado por la fusión de dos conjuntos más pequeños.

En la vista capturada por el telescopio espacial Hubble, los ojos corresponden a grandes galaxias que están curvando la luz de otras cuatro más externas y lejanas, las que forman la sonrisa y el contorno, debido a un efecto llamado lente gravitatoria y que Einstein predijo en 1915 en su relatividad general. Esta curvatura de la luz fue confirmada cuatro años después en fotografías astronómicas tomadas durante un eclipse de Sol que permitía estudiar las estrellas visualmente próximas a la masa solar sin que su brillo las ocultara.

En la imagen de la NASA, el resplandor violeta es la emisión de rayos X tomada por el observatorio Chandra, y que revela la presencia de gas caliente en la colisión entre ambos grupos. Dentro de unos 1.000 millones de años, estiman los científicos, los dos ojos se fundirán en uno, quedando una sola masa ciclópea. Entonces, como en Alicia, la expresión del Gato de Cheshire se desvanecerá.

Grupo de galaxias Cheshire Cat. Imagen de NASA/CXC/UA/J.Irwin et al/STScI.

Grupo de galaxias Cheshire Cat. Imagen de NASA/CXC/UA/J.Irwin et al/STScI.

1 comentario

  1. Dice ser matematicos garrulos

    eres un genio y encima lo rastreas en la cara de la gente
    que no tiene estudios ni mucho menos es inteligente
    tienes muchos conocimientos y muy fria la mente
    llevas muchos años incando codos, esto resulta evidente
    seguro que eras el mas listo de la clase, el alumno floreciente
    conquistaste a todas las yesi gracias a tu elevado cociente
    yo no fui tan listo, pero ten esto presente
    cuando el listo se cree un dios, se cae como en una pendiente
    de la silla mas alta y se la pega de frente

    29 Noviembre 2015 | 02:29

Los comentarios están cerrados.