BLOGS
Ciencias mixtas Ciencias mixtas

Los secretos de las ciencias para
los que también son de letras

Esta es la verdadera razón por la que no hay un Nobel de Matemáticas

¿Por qué no existe un premio Nobel de Matemáticas? La pregunta la lanzó un usuario en Twitter a raíz de mi cobertura de los premios para este y otros medios, pero de hecho es una duda tan habitual que incluso figura en las FAQ (preguntas frecuentes) de la web de la Fundación Nobel.

Retrato de Alfred Nobel por Emil Österman. Imagen de Wikipedia.

Retrato de Alfred Nobel por Emil Österman. Imagen de Wikipedia.

Es curioso, dado que no suele preguntarse lo mismo acerca de otras disciplinas que tampoco tienen categoría reservada en estos premios, como por ejemplo la geología, la ingeniería, la arquitectura, la arqueología o incluso la invención, que fue el terreno al que Nobel dedicó su vida. Pero sobre todo, la biología.

Y digo sobre todo, no porque uno sea biólogo, sino porque esta ciencia ya existía como tal en tiempos de Alfred Nobel y consta que él seguía el trabajo de figuras como Darwin o Haeckel. La biología solo tiene cabida en los premios Nobel a través de especialidades concretas como la bioquímica, la biofísica o la biomedicina; pero campos tan fundamentales para el conocimiento humano como la evolución biológica o la paleoantropología quedan fuera del alcance de los galardones.

La respuesta a todo ello, como suele ocurrir en estos casos, es mucho más sencilla de lo que cabría esperar. Ante todo, conviene aclarar que los premios fueron el designio de Alfred Nobel en su testamento. La Fundación que lleva su nombre, creada después de su muerte para ejecutar su última voluntad y administrar su legado, se limitó a seguir lo más fielmente posible lo que el empresario e inventor de la dinamita había dejado escrito: conceder cinco premios anuales en las categorías de Física, Química, Medicina o Fisiología, Literatura y Paz a los que durante el año precedente hayan aportado “el mayor beneficio para la humanidad” (aunque es obvio que la apostilla de “durante el año precedente” no se respeta).

Para ello, el propio Nobel encargó específicamente a ciertas instituciones la tarea de valorar los méritos de los candidatos: la Real Academia Sueca de las Ciencias (Física y Química), el Instituto Karolinska (Fisiología o Medicina), la Academia Sueca (Literatura) y el Parlamento noruego (Paz). Pero estos organismos se limitan a su labor asignada; únicamente en 1968 se permitió al Banco Central sueco que instituyera un galardón en Economía en memoria de Alfred Nobel; no es un premio Nobel como tal, pero por cierto, ha distinguido a matemáticos como el célebre John Nash. Después de aquello, la Fundación decidió no incluir nuevos premios.

En resumen, los premios Nobel no nacen como una iniciativa de alguna institución destinada a premiar la excelencia del conocimiento humano en todas sus formas, sino que fueron simplemente la decisión individual de un hombre. Y Nobel destinó su legado a lo que le vino en gana. Así que la única respuesta cien por cien segura es que no hay un Nobel de Matemáticas sencillamente porque Nobel no quiso que hubiera un Nobel de Matemáticas.

Respecto al porqué, entramos en el terreno de la especulación, y aquí es conveniente desalentar la propagación de leyendas falsas. Al contrario de lo que cuenta el mito, no, la mujer de Nobel no se lió con ningún matemático. Para comenzar, Nobel nunca estuvo casado. Y de las tres mujeres con las que mantuvo relaciones sentimentales a lo largo de su vida, en ninguna biografía consta un hecho similar. La primera, Alexandra, fue un amor de juventud que no prosperó. La segunda, Bertha von Suttner, se casó con un conde austríaco. Y sobre la última, Sofie Hess, no existe ninguna referencia documental a una relación con ningún otro nombre.

De hecho, ni las matemáticas ni los matemáticos aparecen mencionados de ninguna manera en la biografía escrita por Kenne Fant, la más completa sobre el inventor de la dinamita y la gelignita. Un artículo publicado en 1985 por los matemáticos suecos Lars Gårding y Lars Hörmander en la revista The Mathematical Intelligencer desterraba no solo la leyenda de los cuernos, sino también lo que ambos autores llamaban la “versión sueca” del mito: una presunta agria relación de Alfred Nobel con el prominente matemático Gösta Mittag-Leffler.

Según Gårding y Hörmander, esta supuesta enemistad es “una invención académica sin ninguna credibilidad”, ya que “Nobel y Mittag-Leffler apenas tuvieron relación”. Lo cierto es que el empresario emigró de Suecia siendo muy joven y apenas residió en un lugar estable durante la mayor parte de su vida, hasta tal punto que Victor Hugo le nombró “el vagabundo más rico de Europa”. Gårding y Hörmander concluían que, simplemente, “el pensamiento de un premio en matemáticas nunca entró en la mente de Nobel”.

Es posible, aunque especulativo, que Nobel no creyera en las aplicaciones prácticas de las matemáticas, más allá de como soporte a otras ciencias. La decisión de donar el 94% de su fortuna a la institución de los premios estuvo motivada por un deseo de contrarrestar el daño que a su memoria habría causado su dedicación a los explosivos y las armas, por lo que insistió en el beneficio a la humanidad como el principio rector de estas distinciones. Tal vez por eso no contempló el reconocimiento de los avances en matemáticas, en un momento en que aplicaciones esenciales como la computación aún ni siquiera podían atisbarse en el horizonte.

5 comentarios

  1. Dice ser Pelagatos

    El testamento también establece que cada premio sería para UNA persona, no para varias, ni para instituciones, lo cual tampoco se respeta.

    Y por último, el mal llamado “Premio Nobel de Economía” es en realidad el “Premio en Ciencias Económicas en honor a Alfred Nobel”, concedido por el Banco Nacional de Suecia, es decir, un pastiche inventado por los que gestionan la fortuna de Nobel para premiarse entre ellos y que revolvería a Nobel en su tumba si se enterara.

    12 Octubre 2015 | 12:46

  2. Dice ser Cyrano

    Alfred Nobel era un mercader de la muerte. Hijo de una familia que desarroló y vendió Armas a los rusos antes de emigrar nuevamente a Suecia.
    No sólo causó muertes por la invención de la “dinamita” sino por las numerosas empresas armamentísticas (hasta 45) de las que era dueño (Entre ellas de la Bofors). Además invento unos 100 explosivos y nunca tuvo remedos en vendérselos a los estados con fine bélicos.

    Y respecto a su premios…que decir, que el Nobel de la Paz se lo den al presidente de un país cuya actividad bélica ha cuaso millones de muertes…en fin..

    12 Octubre 2015 | 12:56

  3. Dice ser Antonio Larrosa

    Ni hay Nobel de Matemáticas ni durante décadas se premió a los astrónomos con el Premio Nobel de Física. Simplemente fue una cagada de Nobel o no había tanto dinero para darle premio a todas las disciplinas científicas. Las matemáticas son fundamentales para el desarrollo de las ciencias como la física y la química que son matematizadas a través de ecuaciones fundamentales. Es un descrédito para Alfred Nobel y no para los matemáticos y los astrónomos.

    Clica sobre mi nombre

    12 Octubre 2015 | 13:36

  4. Dice ser ángel

    Sería necesario un tribunal de grandes matemáticos

    12 Octubre 2015 | 20:01

  5. Dice ser gorrion

    Los premios de una ASESINO.
    Los matemáticos tienen suerte de no tener premio NOBEL.

    17 Octubre 2015 | 15:47

Los comentarios están cerrados.