BLOGS
Ciencias mixtas Ciencias mixtas

Los secretos de las ciencias para
los que también son de letras

El verdadero Jurassic World: ¿Chris Pratt pilotando la moto entre pavos?

¿Se imaginan a Chris Pratt cabalgando briosamente en su moto entre un grupo de pavos? ¿O acariciándole el pico a un furioso pavo embozalado? Así serían Jurassic World y el resto de la saga de Parque Jurásico si se ciñeran a la realidad del conocimiento actual sobre los velocirraptores. De acuerdo, no eran pavos, pero sí algo mucho más parecido a ellos que a los monstruos retratados en el cine.

Recreación artística del 'Zhenyuanlong suni'. Imagen de Chuang Zhao.

Recreación artística del ‘Zhenyuanlong suni’. Imagen de Chuang Zhao.

Cuando Michael Crichton escribió la primera novela de Parque Jurásico, allá hacia 1989, tomó como referencia un libro que por entonces era novísimo y actual, Predatory dinosaurs of the world: a complete illustrated guide (1988), de Gregory Scott Paul, investigador independiente e ilustrador de dinosaurios. En su libro, Paul agrupaba la aún confusa familia de los dromeosaurios bajo el género común Velociraptor, descrito en 1924. El autor mencionaba que en Mongolia se había hallado un fósil de tamaño algo mayor que el Velociraptor antirrhopus, una especie conocida desde 1969 que medía más de un metro de altura y casi 3,5 metros de largo, la mayoría correspondiente a la cola.

Al parecer, este nuevo ejemplar mongol pudo ser la inspiración de Crichton para describir sus velocirraptores de casi dos metros. De hecho, en el libro se explicaba que el ámbar del que se clonaban estos animales procedía de Mongolia. Así, en su época el libro era probablemente bastante fiel a la realidad del momento desde el punto de vista paleontológico, al menos en lo que se refiere a los velocirraptores.

El problema se resume en una frase que ya he citado varias veces en este blog, y que pertenece al escritor, biólogo, conservacionista y polisabio Stewart Brand: la ciencia es la única noticia. Aunque la mayor parte del público permanezca ajeno a ello, la ciencia está aportando nuevos hallazgos todos los días, a todas horas. Los descubrimientos científicos son acumulativos, pero también refutativos. Por lo tanto, la ciencia del año que viene no solo será más extensa y profunda que la de este, sino que también habrá tachado parte de lo escrito antes para enmendarlo.

Este es el motivo por el que, por discreción y para no resultar descortés, siempre me aparto de las conversaciones entre padres y madres allá a la que surge la primera queja sobre la compra de libros de texto y sus precios. Quejas que a menudo provienen de alguien que sostiene en la mano su iPhone último modelo de 500 euros o más, y cuyo hijo luce la camiseta del año en curso de su equipo de fútbol a 70 pavos la pieza. Por supuesto que como escritor defiendo la compra legal de libros. Pero es que además, y hablo exclusivamente de lo referente a ciencia, un libro de texto de ciencia nace con vocación de efímero, de obsoleto; en muchos casos, probablemente ya lo está cuando sale de imprenta.

Por citar solo dos ejemplos de las últimas semanas, los libros de texto del año que viene ya no podrán hablar de Plutón como inexplorado, ni podrán dejar de incluir su foto. Y tampoco podrán continuar asegurando, como desde hace décadas, que el cerebro está desconectado del circuito linfático y por tanto del sistema inmunitario general, algo que hasta ahora era un dogma de la biología; un reciente estudio revolucionario ha demostrado que no es así. Los libros de texto de cuando estudié biología, a principios de los 90, son ahora curiosos documentos históricos infestados de errores y vaguedades.

Escala de tamaño del velocirraptor. Imagen de Matt Martyniuk / Wikipedia.

Escala de tamaño del velocirraptor. Imagen de Matt Martyniuk / Wikipedia.

Lo mismo ha sucedido con la paleontología desde que Crichton escribió su primer Parque y Spielberg filmó la primera versión. El Velociraptor antirrhopus, una especie norteamericana, fue reclasificado como Deinonychus antirrhopus, o deinonico. El nuevo fósil de Mongolia fue asignado a una nueva especie, Achillobator giganticus. Y el género Velociraptor quedó restringido a dos especies, V. mongoliensis y V. osmolskae, ambas del tamaño de un pavo, que difícilmente podrían haberle hecho más daño a un ser humano que arrancarle algún dedo.

Sin embargo, los responsables de las últimas entregas de la saga decidieron mantener la denominación de velocirraptores para animales que obviamente no lo son. Actualizar la imagen de estos dinosaurios era impensable, ya que el resultado habría sido ridículo. Y cambiarles el nombre habría supuesto perder el gancho entre el público de lo que ya era toda una marca de la serie, los “raptores”. Así que escudándose en la licencia de la ficción, lo dejaron como estaba, aun a sabiendas de que era incorrecto.

Por otra parte está el asunto de las plumas. Aunque Gregory Paul fue de hecho uno de los paleoartistas pioneros en dibujar a los dinosaurios no aviares con plumas, siguiendo las teorías sobre anatomía comparada que circulaban entre los expertos, hasta la década de 1990 no se encontraron los primeros fósiles bien conservados que demostraron esta hipótesis. Incluso entonces aún se pensaba que el plumaje era tal vez escaso, disperso y primitivo, más similar al pelo que a las plumas de las actuales aves.

Esta idea también ha ido cambiando en años recientes a medida que se han hallado nuevos fósiles. El último aparece publicado hoy en la revista Scientific Reports, del grupo Nature. Se trata de un nuevo dromeosaurio descubierto en la provincia de Liaoning, al noreste de China, por científicos de la Academia China de Ciencias Geológicas y la Universidad de Edimburgo (Reino Unido). La especie ha recibido el nombre de Zhenyuanlong suni, que al parecer significa algo así como “el dragón de Zhenyuan Sun”, en honor a la persona que descubrió el fósil.

El Zhenyuanlong (dejémoslo en zeñualón, si ustedes me lo permiten), que vivió en el Cretácico hace 125 millones de años, era un animal de tamaño parecido al velocirraptor, de metro y medio de largo incluyendo la cola. Lo que lo hace especialmente valioso es que se trata del dinosaurio más grande encontrado hasta ahora que conserva unas alas similares a las de los pájaros, con plumas bien desarrolladas. Sus alas, probablemente demasiado cortas para volar, muestran una estructura muy compleja con varias capas de plumas largas con quilla, como las de las aves actuales.

La mayoría de los dromeosaurios hallados hasta ahora en China eran más pequeños y con miembros delanteros largos y bien emplumados. El más parecido al zeñualón que se conocía, el Tianyuraptor, era de mayor tamaño y brazos cortos, pero sin plumas. Por lo tanto, el zeñualón es una especie de eslabón perdido en el que los científicos se basan para sugerir que las plumas y sus estructuras complejas eran más comunes de lo que hasta ahora se creía en estos dinosaurios, y que podrían encontrarse extendidas por toda su familia.

Y dado que el zeñualón es un pariente próximo del velocirraptor, esta es la conclusión del coautor del estudio Steve Brusatte: “Este nuevo dinosaurio es uno de los primos más cercanos del velocirraptor, pero su aspecto es totalmente el de un pájaro. Es un dinosaurio con enormes alas hechas de plumas con quilla, como un águila o un buitre. Las películas se equivocaron; este es el aspecto que tendría también el velocirraptor”.

La hipótesis de Brusatte no es simple especulación. Tratándose de especies tan relacionadas, la lógica invita a pensar que compartieran rasgos tan básicos. En una ocasión el paleontólogo del Museo de Historia Natural de EE. UU. Mark Norell, uno de los principales descubridores de los dinosaurios emplumados (y quien puso nombre al Achillobator), dijo lo siguiente sobre la posibilidad de que los tiranosaurios, los famosos T. rex, tuvieran también plumas: “Tenemos tantas pruebas de que el T. rex tuviera plumas, al menos durante alguna etapa de su vida, como de que los australopitecos como Lucy tuvieran pelo”.

Así pues, nuestra representación de los dinosaurios va a continuar cambiando, aunque esto rompa la imagen ya mítica de los velocirraptores o de los tiranosaurios. A este último aún no es habitual verlo retratado con plumas, pero su imagen ha cambiado mucho desde aquellas ilustraciones de principios del siglo XX en las que aparecía erguido y apoyándose en su cola. Y a ver qué les parece esta recreación que les dejo aquí, realizada por el ilustrador Matt Martyniuk basándose en un estudio de 2009 de modelación de dinosaurios en 3D. ¿A que no es el tiranosaurio que están acostumbrados a imaginar (y no olviden fijarse en las alitas)?

Recreación del tiranosaurio rex por Matt Martyniuk. Imagen de Wikipedia.

Recreación del tiranosaurio rex por Matt Martyniuk. Imagen de Wikipedia.

9 comentarios

  1. Dice ser Antonio Larrosa

    Es Imprescindible prestar atención
    a la conducción
    Y no hacerlo a tontas y locas
    Entre patos ni ocas.

    Al ser adictivas mis novelas, el gobierno de Marte prohibe a pilotos de combate que las lean en acción bélica http://antoniolarrosa.com

    16 julio 2015 | 19:32

  2. Dice ser David

    ww

    16 julio 2015 | 23:34

  3. Dice ser David

    Probablemente el problema de esos libros que se quedan obsoletos es dar como ciertas cosas que no lo son. Es decir, con mucha facilidad la ciencia establece afirmaciones absolutas sin que haya elementos para ello. Y esto es un problema básico en las ciencias no exactas.
    Que los libros de inicios de los 90 estén llenos de errores hablan muy mal de mucha gente.
    El problema de confundir hipótesis con certezas y de no reconocer que no se tiene ni idea de muchas cosas. Es mejor afirmar algo erróneo o una verdad a medias antes que quedarse calladitos
    Especialmente grotesco es el tema de la evolución, cada año se tambalena varias hipótesis…. pero se insiste en afirmar, en vez de mostrar a las claras que falta mucho por saber y que hay incluso corriente de ‘verdades’ opuestas.

    Pero el ego lo es todo para muchos.

    16 julio 2015 | 23:40

  4. Dice ser khalessi

    Bueno, al menos el I-Rex está basado en animales que existieron, algo es algo:

    http://documentalium.blogspot.com/2015/06/las-especies-que-forman-el-indominus.html

    17 julio 2015 | 01:10

  5. Dice ser cesarfuenla

    me ha parecido super interesante el tema, muchas gracias.

    el tema de los libros de texto… pues aun siendo ciencia no exacta, y cambiante, los libros de texto deben incluir lo ultimo descubierto, forma parte de la educacion basica y general. al menos con el modelo actual de educacion hay que hacerlo asi.

    17 julio 2015 | 08:47

  6. Dice ser por supuesto

    Me encanta la frase “Los libros de texto de cuando estudié biología, a principios de los 90, son ahora curiosos documentos históricos infestados de errores y vaguedades”. Que cierto. He visto documentales actuales de dinosaurios que te dejan pensando “¿Esos son mis dinosaurios de siempre? Que ridículos?” Y atónito me dejo el de la autopsia real a un tiranosaurio, increíble.

    17 julio 2015 | 08:52

  7. Dice ser Althion

    Cuando los ves con plumas es cuando entiendes eso de que sus descendientes actuales son los pájaros.

    17 julio 2015 | 11:23

  8. Dice ser Alex

    Buen artículo. Dos comentarios:
    Dice ser David: ” la ciencia establece afirmaciones absolutas” . Desde hace un par de siglos, la ciencia expone teorías (Teoría de la gravedad, de la relatividad, de la evolución… por citar algunas famosas). Precisamente, las torías són susceptibles de ser modificadas en cuanto se disponga de nuevas pruebas o nuevos conocimientos.

    Una de sus características es la refutabilidad, la cual dice que toda proposición científica tiene que ser susceptible de ser modificada o refutada.

    En cuanto a los libros de texto (y como docente) el problema está que las editoriales no actualizan los libros (o le añaden una coma) y cobran por ello. Evidentemente, los más afectados son las famílias de recursos económicos escasos, no las que se compran iPhones. Por ello, creo que los profesores debemos facilitar a los alumnos un material dinámico, creado cada curso aprovechando las nuevas tecnologías y usando múltiples recursos 2.0.

    17 julio 2015 | 17:56

  9. Dice ser Carlos Mendez

    Mi comentario sera solo respecto a lo de que en JW dejaron a los velociraptoress asi sabiendo que estaban incorrecto , esto tecnicamente es erroneo solo por una sencilla razón el argumento de la pelicula en ella el genetista en jefe del laboratoria dice claramente que nada en el parque es natural el genoma de los animales no es puro y por ende son muy diferente a como deverian haber sido pero el dueño del parque los queria mas grande con mas dientes y blablabla bueno solo eso para defender la pelicula.

    19 julio 2015 | 03:29

Los comentarios están cerrados.