BLOGS
Ciencias mixtas Ciencias mixtas

Los secretos de las ciencias para
los que también son de letras

Diez razones para creer que Mars One era posible, y una para creer que ya no lo es

Siempre he creído que Mars One podía hacer lo que asegura que quiere hacer, siendo consciente de que soy uno de los escasos satélites del planeta Ciencia que así lo creen. Tanto lo he creído que, de hecho, escribí una novela sobre el proyecto de Mars One antes de que existiera nada llamado Mars One ni su proyecto. Si bien, como es de esperar en una novela, en la mía no todo acaba funcionando según lo esperado; al contrario de lo que suele decirse sobre la necesidad de que la ficción tenga un sentido del que la realidad carece, mi escuela es más bien la de la ficción como exploración de las posibilidades que la realidad suele dejar pasar de largo.

Me he ocupado de condensar aquí mis razones para creer que la empresa es viable:

  1. Recreación artística del proyecto Mars One. Imagen de mars-one.com.

    Recreación artística del proyecto Mars One. Imagen de mars-one.com.

    La colonización de Marte no presenta ningún problema teórico irresoluble (como sí existe, por ejemplo, para los viajes interestelares), sino solo retos tecnológicos. En cuanto a estos, no se requiere ningún avance científico revolucionario y genial, sino solo tecnología incremental.

  2. De hecho, de toda la tecnología necesaria para hacer realidad el proyecto, es más la que ya existe que la que aún falta por desarrollar. Es más: si se hubiera mantenido el nivel de inversión de los tiempos de la carrera espacial, toda la tecnología requerida ya estaría disponible.
  3. Los mayores retos tecnológicos que aún deben superarse conciernen a la biología de los colonizadores, y se resumen en una palabra: homeostasis. O en tres: respirar, comer y beber. Es imposible transportar alimentos y agua para dos años, pero Marte posee todos los elementos imprescindibles para la vida en cantidades suficientes, aunque en formas no inmediatamente aprovechables para nosotros. En Marte hay agua (y, por tanto, oxígeno e hidrógeno), carbono, nitrógeno, fósforo, azufre, cloro, calcio, magnesio, sodio, potasio, e incluso la mayoría de los oligoelementos biológicos como manganeso, hierro, níquel, cromo, cinc, cobre, bromo, molibdeno… Ahora que ya tenemos constancia de casi 2.000 planetas, Marte es, después de la Tierra, casi lo más parecido a un planeta habitable que podríamos soñar.
  4. Son pocos los nutrientes esenciales que deberían llevarse desde casa, y no supondrían un aumento gravoso de la carga útil. Esto permitiría concentrar el peso en los suministros precisos que no pueden derivarse in situ, como los medicamentos y los elementos iniciadores para crear un ecosistema autosostenible.
  5. Los desafíos tecnológicos adicionales, como la protección contra la radiación, la generación de energía, la transformación química de los elementos en compuestos aprovechables, o la creación de un ecosistema cerrado autosuficiente, son una vez más cuestión de desarrollo tecnológico. El uso y la explotación de los recursos marcianos para el sostenimiento de una colonia viable fue ampliamente estudiado y documentado por el ingeniero aeroespacial Robert Zubrin en su libro Alegato a Marte (The case for Mars). Y todo esto solo depende de…
  6. Dinero. La obtención de la tecnología necesaria es cuestión de dinero, y este es un recurso muy abundante en el planeta Tierra. Solo es necesario lograr que cambie de manos.
  7. Para conseguir esto último, la idea del reality show es idónea, y nadie mejor para ello que la holandesa Endemol, creadora del atroz pero astronómicamente rentable Gran Hermano. Como ya conté aquí, un artículo publicado en 2010 en la revista World Policy Journal revelaba que entre 2006 y 2008 el formato Gran Hermano generó en todo el mundo unos ingresos de 12.300 millones de dólares, una cifra que triplica el presupuesto de la NASA para exploración espacial en 2014. Mars One anuncia un presupuesto de 6.000 millones de dólares para enviar a los cuatro primeros colonos. Aunque sea el doble, o el triple.
  8. Quienes aseguran que el proyecto es inviable, lo que incluye a la comunidad científica en general y la mayoría de sus adláteres, inevitablemente evalúan el proyecto de Mars One tomando como regla de medida los de las agencias espaciales. Sin embargo, el concepto es radicalmente diferente; ya insinué algo de ello en un post anterior, pero el modelo para lograr algo como lo que propone Mars One debe ser completamente nuevo de principio a fin (más detalles en mi libro). Compararlo con la visión de la NASA es como analizar la viabilidad del transporte aéreo low cost tomando como patrón el sector de los jets de lujo. ¿Alguien habría creído a principios de los 90 del siglo pasado que hoy se podría comprar un billete de avión a Londres por seis euros?
  9. Supongamos que surgen problemas, lo cual es muy concebible. Si yo fuera Bas Lansdorp, el responsable de todo esto, me haría el siguiente cálculo: si los primeros colonos llegan a despegar sin que lo paralice una orden judicial (algo que podría suceder), una vez que hayan abandonado la atmósfera terrestre se acaban las jurisdicciones legales e incluso morales. Entonces Mars One deja de ser un proyecto de una organización privada para convertirse en una responsabilidad (o llámese marrón, si se quiere) que concierne a todas las potencias espaciales. Si la colonia resulta insostenible, nadie va a responder con un “así se pudran”. El de Lansdorp no es un salto sin red, aunque la red no la pagaría él, y quienes la pagarían aún no lo saben.
  10. Y al final, mi error al haberlo creído posible siempre sería menos memorable y comprometedor que el de quienes aseguraban que nunca podría hacerse. Un poco cínico, lo sé. Pero así ha ocurrido tantas veces a lo largo de la historia. Estaría tan dispuesto a comerme mis palabras físicamente y públicamente como a recordar que fui (casi) el único que creyó en ello.

La cuestión es que siempre lo he creído posible… hasta ahora.

Bas Lansdorp, cofundador y CEO de Mars One. Imagen de Joe Arrigo / Wikipedia / CC.

Bas Lansdorp, cofundador y CEO de Mars One. Imagen de Joe Arrigo / Wikipedia / CC.

Esta semana, la web del periódico británico Daily Mail informaba de que Mars One y Endemol han roto relaciones, al parecer debido a la imposibilidad de llegar a un acuerdo en los detalles del contrato. El diario conservador, que se ha destacado por su oposición al proyecto, aportaba fuentes de ambas partes, incluyendo al propio Lansdorp; aunque, hasta donde sé, ninguna de las dos compañías lo ha ratificado por otras vías. En su día, Mars One sí informó en su web del acuerdo con Endemol.

Si se confirma la noticia y el reality ya no es una realidad, tampoco creo que llegue a serlo el proyecto. Siempre según el Mail, Lansdorp señaló que la idea de que la mayor parte de la financiación de Mars One procedería del reality era un “gran malentendido”, y que el principal caudal de fondos será la inversión privada de capital riesgo. Curiosamente, de haber un malentendido, fue el propio responsable del proyecto quien lo ocasionó; en una conferencia de prensa celebrada hace dos años en Nueva York, Lansdorp hablaba de los ingresos televisivos en términos épicos y estratosféricos. Y no imagino qué socios privados estarían dispuestos a cubrir una inversión de extremo riesgo superior a los 6.000 millones de dólares.

El reality era, y es, clave. No se trata simplemente de un programa televisivo, sino de aprovechar el inmenso poder de la televisión e internet como plataformas de marketing alrededor de una experiencia humana jamás vista en la historia del planeta. La oportunidad es inigualable, y el potencial es casi infinito. No creo que actualmente nadie en España pueda dudar de que el uso inteligente de los medios audiovisuales es capaz incluso de llegar a romper un equilibrio político que ha permanecido inmutable durante décadas. Todos somos sus esclavos, sus presas o sus víctimas. Todos nos dejamos manipular, y a cambio acrecentamos su supremacía como máquina de hacer dinero. A quien discrepe de esta visión, o la califique de nihilista, le invito a recordar que ayer el asunto global que más interesó a la humanidad entera fue la apasionada discusión sobre si un vestido era blanco o azul. Es esa humanidad.

Tal vez alguien objete que el público es refractario a la imposición de intereses, y que casos como el del vestido surgen de forma espontánea. La cuestión es que dentro de una semana nadie se acordará del vestido, pero en cambio todo el mundo continuará bebiendo Coca-Cola, un refresco que nadie rechaza a pesar de ser comercializado por una compañía que guarda suficientes esqueletos en el armario como para igualar en reputación a Monsanto, la multinacional de cultivos transgénicos que probablemente representa el epítome de empresa aborrecida por muchos. Todo es cuestión de comunicación. En mi novela, la primera fotografía que confirma la presencia indiscutible de restos fósiles en Marte lleva el patrocinio de Coca-Cola, mostrado a través de un logotipo en la carrocería del robot que realiza el hallazgo. ¿Cuántas empresas rechazarían semejante publicidad? Pero ¿cuántas podrían pagarla?

Otra objeción podría ser que Mars One concita serios rechazos, tantos o más que adhesiones. Las actitudes frente al proyecto pueden agruparse en cuatro tendencias: los entusiastas, los detractores, los indiferentes y los que aún no lo conocen. Este último grupo va reduciéndose con cada nuevo paso de la iniciativa y su difusión pública. ¿Quién no ha oído hablar ya de los dos españoles que viajarán a Marte? En mi novela, el personaje que equivale a Lansdorp, Sam Waitiki, escogía astutamente a sus candidatos para asegurarse de cubrir todo el espectro global de culturas, etnias y civilizaciones, y seleccionaba su simbología e imagen de marca para representar la universalidad. En el caso real, los medios generalistas de todo el mundo han pregonado, perfilado y entrevistado a sus candidatos locales, generalmente con una visión (tal vez demasiado) acrítica sobre el proyecto.

A medida que aumenta el conocimiento público sobre Mars One, el cuarto grupo va menguando al tiempo que crecen los tres primeros. Y de estos, solo los indiferentes dejarán de contribuir a la campaña publicitaria de Mars One. En mi novela, Sam Waitiki procura ocuparse de que los indiferentes sean una minoría; prefiere el odio, porque el odio es rentable, y a los detractores los anzola con más argumentos para manifestarse pública y enérgicamente en contra del proyecto. Todos aquellos que critican su inviabilidad, o que vituperan la frivolidad que supone el gigantesco gasto en una quimera espacial muy alejada de los problemas de la Tierra, generan tráfico de internet, visitas a páginas web y, nuevamente, más publicidad; más dinero.

Al parecer, Lansdorp declaró al Mail Online que en lugar del reality se producirá un documental. Me sorprendería que este fuera el final de la historia. Porque de ser así, no me sorprendería que este fuera el final de toda la historia.

29 comentarios

  1. Dice ser Sicólogo Astrál

    Yo creo que no hay tecnologia asequible como para que cualquiera pueda irse a Marte,ni tan siquiera a la luna,sino habria ido ya algun millonario.

    28 febrero 2015 | 13:26

  2. Dice ser astroscience

    «Yo he venido aquí a hablar de mi libro…»

    28 febrero 2015 | 14:08

  3. Dice ser EX-Cepticon

    Donde compras tu un billete a Londres por 6 euros majo?

    28 febrero 2015 | 14:11

  4. Dice ser Fran

    En Londres es el billete de metro el que cuesta 6 euros (4 libras)

    28 febrero 2015 | 15:13

  5. Dice ser kaltan

    Ojalá podamos ser testigos de ver como el ser humano pisa Marte, sería espectacular, un hito histórico sobre una planeta fascinante.

    http://documentalium.foroactivo.com/t1210-fotografias-de-marte

    28 febrero 2015 | 16:04

  6. Dice ser Alu(ci)(ni)zando

    Pues habrás escrito un libro (creo que eso nos queda claro a todos), pero no tienes ni puñetera idea de lo que hablas.

    Dices que la tecnología habrá que desarrollarla (como si fuera una planta que la dejas crecer y le salen las ramitas…)

    Ni un minimo de rigor, ni ningúna argumentacion basada en hechos REALES…

    Informate simplemente en como se están desarrollando los motores de las “naves” para llegar alli, y poder ganar simplemente un mes de viaje menos…

    Informate de las explosivas tormentas de arena de Marte que pueden dejarte sin energia solar durante semanas…

    Informate de los picos de EM que se producen en Marte por las explosiones solares, que no son filtrados como en la tierra….

    Informate de la hazaña tecnológica que es descender un ser vivo a la superficie de marte, no hablemos ya de 20 frikis de un reality show, si no de astronautas…

    Informate de la temperatura media de Marte y el coste de la energía que sería necesaria para poder vivir alli (a los robots eso les importa un pepino, pero a las personas…)

    Informate de las dificultades de terraformar Marte, dado que si eliminas el CO2 de su atmósfera (actualmente el 95 %) acabarías con el efecto invernadero y la temperatura sería aún mas gelida…

    Informate de que la densidad de la atmosfera de marte es menor, impidendo muchos de los procesos necesarios para la vida tal y como la conocemos en la tierra…

    Informate de que la gravedad de marte es 1/3 de la de la tierra, y como ya se ha demostrado en la estacion espacial internacional, eso machaca al ser humano (atrofia muscular y mil problemas relaccionados)…

    No voy a seguir porque podría escribirte yo un libro con los problemas que tu obvias con tal de que tu opinion parezca acertada.

    Y ahora vuelve a repetir eso de que has escrito un libro…

    Fdo: Estudiante de ultimo año de astrofísica en la UCM

    28 febrero 2015 | 16:09

  7. Dice ser Marciano

    No se trata de que seas uno de los pocos que defiende (o defendía) este proyecto. Se trata de que, si lo haces, demuestras lo poquito que sabes de ciencia y de astronomía y astrofísica en concreto. Como dice Alu(ci)(ni)zando, obvias muchos problemas reales que ningún astrofísico podría obviar. Sólo por mencionar uno: ¿Sabes realmente cuán dificil sería llevar actualmente tantas toneladas de material (para la base, alimentos, placas solares, instalaciones, etc. etc.) hasta Marte? ¿Sabes que algo así será dificil, no sólo hoy, sino incluso en el futuro cercano, por lo lejos que estamos todavía de conseguirlo? Poner una tonelada de material en Marte ya es difícil y necesitaría de los últimos cohetes de Space X. Poner tanto material como pretendía Mars One en el plantea rojo es, por el momento, simplemente imposible. Y eso sólo por mencionar uno de los problemas.

    Lo siento, pero por mucho que seas periodista de ciencia o hayas estudiado Biología, no vas a vender muchos libros si tus conocimientos científicos son del nivel “creer que la Mars One es viable”.

    28 febrero 2015 | 16:47

  8. Dice ser marte

    Me parece fenomenal que haya que recurrir a fondos de una productora de television ya que no se destina suficiente a la ciencia

    28 febrero 2015 | 17:46

  9. Dice ser danko9696

    Saludos, ahí va un pequeño tocho:

    1. La postura general no es que la colonización a Marte no sea posible sino que el proyecto concreto Mars One no era posible.

    2. Eso puede ser posible pero es irrelevante si varias de las tecnologías fundamentales no están desarrolladas, aunque sean una minoría, tanto las que cita como las que permitan el viaje en sí. Esta tecnología puede estar relatívamente cercana pero ciertamente no está todavía desarrollada, ya que de momento no hay nada que pueda llevar astronautas a Marte (ni en desarrollo), como sí afirmaba Mars One.

    De hecho en realidad no existe dicha tecnología en versión marciana, porque aunque la tecnología base sí exista en muchos casos, toca miniaturizarla en una versión que pueda ser llevada a Marte, ya que como comprenderá la capacidad de carga hasta allí es mucho menor que para órbita baja de la ISS, y la tecnología de esta ni siquiera es de ciclo cerrado. Todo esto implica nueva tecnología en la práctica.

    Detalles como el basar todo a una carta como la solar, cuando es previsible que en algún momento dado durante una misión como la que describe Mars One se produzca alguna tormenta (nada infrecuentes) que bloquee la luz solar, incluso hasta en un 99%. O sea, al menos en un principio la energía debería ser nuclear, o bien llevar grandes cantidades de combustible (con su peso) hasta poder extraer el suficiente de forma local en Marte usando energía solar de modo que se puedan aguantar los valles (que pueden ser meses en el caso de una tormenta que cubra todo el planeta).

    Incluso el traje que comenta en su otro artículo será solo uno de las múltiples evoluciones que habría hasta llegar a la versión final de un traje apto para Marte. El que usaron para la Luna, por ejemplo, no era apto más que para unas pocas horas, por no ser capaz de bloquear del todo las minúsculas partículas de polvo, problema potencialmente similar al que pueden sufrir en Marte. Y la versión que se usase debería durar años para minimizar la necesidad de repuestos.

    3. A mi el asunto del medio de transporte para astronautas en condiciones aceptables se me antoja todavía más importante que el tema de la biología en la colonia. Y más importante aún, por ser un paso previo, el de llevar todo a Marte con precisión extrema y la construcción de la colonia en sí.

    También olvida que tecnologías como las que sugiere para minería de extracción de recursos en Marte son muy intensivas en requisitos energéticos, desgaste de material y manteninimiento, sin contar con las condiciones ambientales de Marte (radiación, temperaturas y polvo marciano).
    Recuerde que aunque se pueda obtener combustible del hielo marciano el rendimiento será menor que la energía necesaria para separar el oxígeno del hidrógeno, sin contar con la extracción y depuración del agua del hielo mezclado con tierra marciano.

    4. Esa es la teoría, pero toca desarrollarlo en la práctica. La tecnología para extraer los nutrientes (y otros recursos) de forma local en Marte requiere desarrollarse, y sin contar con que también pesa. No sería muy lógico hacer la primera prueba con el viaje a Marte

    5. Claro, son cuestión de desarrollo tecnológico, y este depende en gran medida del interés en dicho desarrollo, que lamentáblemente no es mucho.

    6. Vamos, que cualquiera puede ser multimillonario de forma sencilla, solo es necesario conseguir que el dinero cambie de manos.

    7. No me parece especialmente idónea. Puede que ahora sea un modelo de éxito, pero nada garantiza que lo sea en el futuro, y más cuando la gente joven ve mucho menos la televisión que la de mayor edad. Sin duda sería la noticia durante un tiempo, pero ¿cree usted realmente que sería capaz de mantener la atención durante un tiempo prolongado?.

    Yo no me creo que pudiese sustuituir la atención por encima de los realities actuales, que básicamente son una versión moderna de los programas del corazón tradicionales fusionados con el elemento concurso. Los mayores no van a dejar de estar interesados en el famoseo y el fútbol, y los jóvenes no van a dejar de jugar al call of duty para engancharse con un reality que pasado un tiempo sería sin duda muy repetitivo y monótono, por no decir de interactividad cero.

    Un proyecto serio necesitaría de financiación no sujeta a variaciones en el interés de la opinión pública, o por lo menos que esta tuviese el menor peso posible. Así que debería, o bien tener financiación pública o bien existir un interés económico claro en llegar a Marte, como por ejemplo sí que hay hipotéticamente en la Luna (helio-3) y sin embargo no se ha vuelto a ir.

    8. El problema de Mars One es que en realidad no había proyecto alguno. Si hubiese sido algo serio, con plazos de tiempo menos ajustados, pruebas de prototipos en marcha demostraciones reales en lugar de 100% CGI, frente a mentiras como ´toda la tecnologia está ya disponible´, pues la actitud frente al proyecto seguramente habría sido diferente.

    La analogía con los billetes de avión es incorrecta porque si hay billetes de avión a 6€ a Londres es en parte porque han encontrado otras formas de hacer pagar al viajero (pero pagar de todos modos) y en parte gracias a que hay otros miles de viajeros que pagan mucho más que esa cifra. No se trata de magia.

    9. Para empezar, la colonia sería insostenible. Es una certeza el que no podrían ser complétamente autosuficientes, incluso aunque extrajesen combustible y oxígeno del suelo y todo marchase a la perfección. En el mejor de los casos necesitarían recambios de forma regular, y esto sin duda saldría a la luz si fuese un proyecto serio.

    10. No ´nunca podría hacerse´. Posíblemente pueda hacerse pero no en esos plazos ni en esos términos. El engaño principal de Mars One consiste en que el desafío de una colonia en Marte es mucho mayor del que han hecho creer.

    El resquemor por parte de la comunidad científica hacia Mars One viene sobre todo de que siendo un ´proyecto´ tan irreal como lo és, una vez pasada la decepción esta experiencia restará credibilidad de cualquier iniciativa privada que sí pudiese ser mucho más realista, y que costaría esfuerzo extra para hacer olvidar el timo Mars One, de cara a la opinión pública.

    Falta de seriedad igualmente reflejada en un proceso de selección en el que debería primar la cualificación y capacidad de trabajo ante presión frente a cualquier otro factor (como los votos del público) para un trabajo que en marte consistiría en estar el mayor tiempo posible asegurándose de que todo funciona como debe funcionar.

    Y todo esto, cuando unas aspiraciones más modestas, como un reality basado en simulación de viaje a Marte no habría generado reacciones negativas, habría mantenido el interés sobre el tema y no habría supuesto ningún problema de presupuesto.

    Conste que respeto al 100% el que tenga una novela sobre el tema que desee publicitar. Me parece genial que desee promover el interés sobre la exploración espacial, haciendo lo que le gusta a la vez que le saca rendimiento económico, pero precísamente por ello es por lo que usted también debería estar molesto con Mars One, como también lo estamos otros a lo que nos gustaría ver una misión de este tipo durante nuestra vida.

    28 febrero 2015 | 17:48

  10. Dice ser gato a los mandos

    Aluc(ci)(ni)zando y Marciano, pecáis de un exceso de prepotencia, creyéndoos avalados por el desconocimiento de la ciencia, gran error.
    En el punto 5 ya se indica que los problemas a los que se pueden enfrentar son resolubles tecnológicamente y no son elementos inciertos, tales como los viajes en el tiempo o el teletransporte. No pone en ningún momento que fuera fácil.

    También ha indicado en todo momento que el libro es ficción. La ventaja de la ficción es que no es real y puede soportarse sobre argumentos inventados o no probados. Hace poco leí un libro en el que uno volaba diciendo unas palabras mágicas. No me pareció tan terrible.

    El viaje en si hacia Marte es principalmente un problema de tiempo, no de combustible o de carga. Es posible plantearse el viaje de dos maneras, enviando pequeñas unidades de carga que vayan montando una estructura estable (y segura) o crear un gran vehículo que sea capaz de aguantar un viaje de (al menos) dos años hacia Marte. En cualquiera de los casos es posible, solo hace falta pensarlo y pagarlo.

    Si es posible mantener a un puñado de personas flotando por el espacio durante años como en la ISS, se puede buscar la manera de crear una estructura estable y resistente. De nuevo tiempo y dinero.

    A propósito de Carl Sagan leí un artículo hace años donde se hablaba de la hipotética colonización de la luna, donde se resumía que el secreto no era cómo llevar los materiales allí, sino como averiguar la forma de utilizar los recursos del mismo satélite. Un ejemplo de eso era que con la tierra de la luna se puede fabricar un hormigón 50 veces más resistente y flexible que el de la tierra.

    Y ahora que estáis tan entusiasmados haciendo bandera de vuestra propia ignorancia que dais por hecho que los problemas no se pueden resolver, quizás debáis considerar que el objetivo mismo de la ciencia es descubrir problemas y resolverlos. Sin esa premisa y con esa actitud considero que un estudiante de física ha fracasado antes de empezar.

    Estoy seguro de que había alguien como vosotros cuando hace mucho tiempo a alguien se le ocurrió la genial idea de hacer volar un aparato del tamaño de un coche durante 10 años por nuestro sistema solar, tenerle dormido un rato y hacerle aterrizar finalmente en un cometa que pasaba por allí.
    Seguro que también tenía un montón de argumentos por los que el proyecto no iba a funcionar.

    Y ahí está. Ahora que el ser humano ha colocado su propio cacharro en un cometa (sí, en un cometa. Tremendo). Hay un montón de bocas abiertas y otro montón de bocas que han tenido que cerrarse.

    Espero con sincera ilusión que ustedes dos sean bocas cerradas dentro de espero no mucho tiempo.

    Ah. Y coincido con el creador del post. Podía haber funcionado, solo necesitaba gente detrás que quisiera pagarlo. Y para eso solo hacía falta que hubiera alguien que lo lanzara al mundo. Nos hubiera encantado Gran Marciano.

    A vosotros no, que sois gente de ciencia y no veis esos programas.

    28 febrero 2015 | 17:53

  11. Dice ser Alu(ci)(ni)zando

    Para gato a los mandos:

    No puedes obviar con un simple “los problemas son tecnológicamente resolubles”, que realmente ahora mismo no lo son.

    El que peca de arrogancia eres tu, fingiendo aportar respuestas que no tienes.

    ¿Como harias una entrada en marte sin “problema de combustible” segun dices tu, y cargado de materiales? ¿Los movimientos orbitales… cual es tu plan?

    ¿Pretendes frentar varias toneladas con una atmósfera ultra liviana con un paracaidas de ilusiones y abrazos?

    ¿Como pretendes sacar todas y cada una de las piezas de la colonia desde la tierra si no es al viejo estilo de “quema de fósiles”? Mas abajo te hablaré de un tal Tsiolkovsky, que supongo que te sonará lo justo por tu comentario.

    No se como puedes llamarnos a los críticos arrogantes, cuando cualquier científico medio serio sabe que esto es un fraude desde el segundo 0, y a la vez, salvas problemas insalvables con un simple “los problemas son tecnicamente resolubles”

    Bien, resuelveme estos por favor, que la gente de la NASA la ESA, el MIT y un largo etcétera, se ve que esta un poco lenta al lado de tu vivo intelecto.

    Magnetosfera: ¿Sabias que marte no tiene magnetosfera y que la radiación freiría a cualquier persona que pase una temporada por allí? Tanto las explosiones solares como los rayos cosmicos y gamma, freirían hasta el propio ADN de los colonos del reality show.

    Gravedad: La falta o disminucion de gravedad afecta a los tejidos oseos, musculares y al sistema inmune. La manera mas facil de crear gravedad ficticia es con el efecto de un giróscopo, que obviamente no se puede construir en fijo sobre Marte para vivir en el (sin entrar de nuevo en tecnología de ciencia ficcion).

    Temperatura: Por mas tecnología que quieras llevar, la energía tiene que venir aportada de algún sitio (las misiones espaciales usan solar y nuclear). Si quieres aterrizar un reactor nuclear en Marte me da la risa solo de pensarlo, y si lo que pretendes es vivir del Sol, te recuerdo que Marte puede estar a la sombra varias semanas. Ah, la temperatura de Marte oscila entre -130 y 0 grados centigrados, asi que hazte cargo de la energía que se necesitaría sólo para sobrevivir (no hablamos ya de cultivar, que es mas surrealista aún)

    Ecuacion de Tsiolkovsky: Se que esto es pedir peras al olmo, pero deberías echarle un ojo a esto. Para cada mínimo aumento en la carga de un cohete, se debe incrementar en toneladas la masa de combustible para el despegue. Un pequeño detalle, que para los que llaman arrogantes sin poner pruebas lo mismo puede interesarles. Cuando dices que el problema es mas de tiempo que de combustible, solo nos dejas intuir una ignorancia supina. Cuando hablas de muchas pequeñas naves o una grande nos lo demuestras.

    Luego tambien hay que resolver que el agua no esta en estado líquido, que el oxígeno es un 0.004% de la atmosfera marciana, y un largo etc de “cosas solucionables” pero que los mayores cerebritos del planeta no han podido solucionar.

    ¿Se llegará?, seguro. ¿Se llegará a traves de una empresa vendehumos en unos pocos años? Imposible.

    Y por favor no mientes a Carl Sagan, hombre de ciencia que colaboró muchos años con la NASA. Comparar la luna con marte es completamente ridículo. Solo el desconocimiento permite una analogía asi (distancia, atmosfera, comunicaciones…) a la luna se llega prácticamente con una orbita sincrónica con la tierra, y a Marte hay que hacer virguerías para llegar.

    La misión rosetta ya que la mencionas, es como coser y cantar comparado con poner un pie en marte (ya no vivir alli). Se mando un ROBOT!!!. No es tan dificil de entender, no comen, no tienen frío, no respiran, y si se apagan no se lia la marimorena (a veces si). Incluso así, si indagas verás que su exito fue muy parcial, y aun así es un hito.

    Para terminar, parece que todo es cuestión de dinero. El dinero es importantísimo, pero no compra el conocimiento. Si no, la persona mas rica del S XV podría haber pisado la luna…

    28 febrero 2015 | 20:54

  12. Dice ser yomismo

    “gato a los mandos” actualmente estamos a décadas sino mas de poder enviar a un hombre a Marte. Hay varios problemas técnicos que ahora mismo no tienen solución. Ir y volver, así de simple.
    No hablemos de Marte, podemos hablar de la luna. Colonizar la luna, hoy en día, con la tecnología que tenemos, es… no te diré imposible, por que no es imposible, pero es una quimera.
    El simple hecho de enviar material radioactivo a la luna para montar un reactor nuclear entraña un riesgo demasiado elevado para ser aceptable. Y sin algo así todo un proyecto se cae.
    Lo que si creo que es indudable es que algún día se hará.

    28 febrero 2015 | 21:58

  13. Dice ser gato a los mandos

    Alu(ci)(ni)zando, ha sido un error explicar las cosas con muchas palabras, voy a tener que usar menos.

    ¿Por qué un estudiante de física (remarco lo de estudiante) está tan seguro de lo que NO se puede hacer? Igual que el post, yo no he dicho cómo, he dicho que es prepotente decir que no se puede.

    Menos mal que Tsiolkovsky no puede leer tu mención, imagínate que cosas como la ISS haya llegado al espacio, ¡¡Con lo que pesa y lo grande que es!!

    Sorprendentemente y a pesar de opiniones como la tuya, el ser humano ha pasado estancias largas sin gravedad, se ha protegido de la radiación, ha enviado reactores nucleares al espacio y se ha protegido de la radiación.

    Y a pesar de los constantes (e ignorantes) apreciaciones sobre mis conocimientos, insisto en el hecho de que es presuntuoso decir que NO SE PUEDE.
    La ciencia y los avances tecnológicos del ser humano crece a ritmo exponencial. Por poner un ejemplo que podamos manejar todos sin ser un estudiante de física para entenderlo, si le dices a alguien hace veinte años que el acceso a toda la información del planeta está disponible al alcance de tu mano en 180g y 5″ de alto, te hubiera dicho que te habías tomado algo bastante ilegal.

    Humildad ante todo. Un estudiante de física nunca (y digo nunca) debería decir tan alegremente que algo no se puede hacer utilizando argumentos ligeros.

    Calor, frío, radiación, falta de oxígeno, Gran Hermano VIP, son percances que el hombre ya ha superado. Entiendo que la intención del post era demostrar que lo único que hace falta para llegar a Marte es que salga rentable. Mientras que no lo sea, seguiremos mirándolo de lejos.

    Por cierto, interesantísima esta conversación.

    28 febrero 2015 | 22:27

  14. Dice ser Alu(ci)(ni)zando

    Gato a los mandos… desisto.

    La ISS esta en orbita con la tierra (a 400 km). Para construirla participaron las siguientes agencias:
    NASA, Agencia Espacial Federal Rusa, la Agencia Japonesa, la Agencia Espacial Canadiense y la ESA.

    El proyecto llamado en su momento Alpha se empezo a desarrollar en los 80, se empezó a construir en el 97, y seguirá en desarrollo hasta el 2030. Se me puede ir algún año que no tengo ganas de tirar de documentacion. Eso son 50 años y 5 agencias de los paises mas ricos del mundo (y de los mejor formados a nivel científico).

    Marte esta a 93 millones de kilometros. Si, 93.000.000 de km
    Se ha planteado ir por parte de los Grandes Hermanos hace un par de años… (pongamos 2013) y quieren llegar en 2023.

    ¿No te dice nada todo esto? ¿Van a conseguir en 10 años poner a gente allí viviendo?
    ¡¡Es un timo!!!

    Pero vamos, si te ries de Tsiolkovsky, demuestras que tienes mas esperanzas que conocimientos de ciencia aeroespacial.

    Ademas, no es lo mismo tener algo en orbita geoestacional que mandarlo por el sistema solar (no es ni remotamente parecido, es una burrada como un trolebus compararlo).

    Por mi parte, como te dije desisto. No hay mas ciego que el que no quiere ver, y aún no has resuelto ninguno de esos pequeños “problemillas” que te planteo.

    Y devolviendote tu propio comentario, un profano en la materia (no es por faltar, es por lo que demuestran tus comentarios), nunca, y digo nunca debería afirmar tan alegremente que algo se puede hacer sin aportar ningún tipo de prueba.

    28 febrero 2015 | 22:57

  15. Dice ser danko9696

    gato a los mandos

    En una década la tecnología puede avanzar bastante pero no tanto en realidad cuando se habla de ingeniería aerospacial, no estamos hablando de electrónica de consumo. Tecnología avanzada que pudiese estar lista para dentro de 10 años debería estar ya en fase de pruebas avanzada, con prototipos no en versión final pero sí funcionales, para que pudiese ser utilizada en esa escala de tiempo, lo mismo que pasa por ejemplo con aviones y en general, cualquier proyecto industrial de gran envergadura (sea civil o militar). En el caso de Mars One hay unos cuantos aspectos de tecnología fundamental para el proyecto que no se Encuentra ni siquiera en desarrollo, o sea, que no hay nadie ahora mismo trabajando en ello.
    Así que sí, Mars One era complétamente imposible porque no hay NADIE trabajando en varios puntos fundamentales de la supuesta misión, a diferencia del mercado de electrónica, donde la competencia es feroz y hay enormes cantidades de dinero en juego.

    Hoy puede que tengamos smartphones mucho más potentes que toda la potencia de cálculo combinada de hace 50 años, pero por otro lado la tecnología básica de un cohete como los que suben satélites es la misma que la que se usó en las bombas volantes de la 2ºGM, o sea, energía química, esencialmente quemar hidrógeno con oxígeno. Como ve, la ciencia no crece exponencialmente ni al mismo ritmo en todas las áreas. Si fuese así todos tendríamos coches voladores y la energía sería gratis.

    Más cosas en las que se equivoca: no se han enviado reactores nucleares al espacio, sino pilas atómicas basadas en el calor derivado de la radioactividad de metales pesados. Esa diferencia es importante en cuanto a densidad de energía, duración y peligrosidad respecto a un reactor nuclear.

    Calor, frio y falta de oxígeno no están superados si contamos con que la ISS no es de ciclo cerrado, requiere repostajes regulares e incluso así, alguno de los aparatos usados no entraría en las cápsulas que pretendía llevar Mars One (y que no existen tampoco).
    Radiación: la ISS no sirve, porque aunque no esté protegida por la atmósfera, sí lo está por el campo magnético terrestre. En la misión a la Luna la única protección, por decirlo así, fue la corta duración de la misión. Protección ninguna, lo mismo que una vez en la superficie de Marte.

    Lo más parecido al intento de conseguir un habitat autosostenible fue el Biosfera 2, que fue un fracaso total y no se ha vuelto a intentar nada parecido.

    Para ir a Marte caben dos posibilidades: acortar mucho la duración del viaje o llevar una nave muy masiva que permita incluir un blindaje adecuado contra radiación y aguantar los dos añitos del viaje.

    Para lo primero hay varios caminos posibles y con cierto movimiento al respecto, como motores iónicos de alto empuje, pero la cosa va bastante lenta y las versiones que servirían para el caso concreto de ir a Marte requieren, vaya, un reactor nuclear como fuente de energía y no están siendo desarrolladas. También valdrían sin energía nuclear pero entonces estaríamos hablando de seis meses a dos años con una nave grande y masiva. Y en cualquier caso sigue siendo necesario subir todo el material a órbita con cohetes tradicionales, ya que el empuje del motor iónico más potente (plasma) es insuficiente para ello.

    Para ambos casos la tecnología necesaria para montar una nave de estas características en órbita sería la mayor hazaña de ingeniería de la historia, sin contar con el resto de la misión, como puede ser también el montaje de la propia base en Marte.

    Como ve, cuando se dice que ´no se puede´, es que ´así no se puede´, y no se están dando argumentos ligeros sino multitud de problemas en los que no solo no hay solución todavía sino que tampoco hay nadie trabajando en ellos.

    01 marzo 2015 | 00:24

  16. Dice ser Con 6 € no pago ni el taxi

    El artículo se parece más a los diez mandamientos que a un texto medianamente científico, parece como si el autor intentase obligarnos a creer a la fuerza. Además, incluye argumentos que son pura demagogia periodística, como el del billete que cuesta 6 euros.
    Personalmente, bien se pueda o no, a mí no me gusta nada la idea de derrochar miles de millones en ir a un frío desierto que está a tomar por culo… con perdón, estando el mundo como está, con millones de personas muriéndose de hambre. Ese si es un buen reto, acabar con el hambre y las enfermedades o detener el cambio climático, por ejemplo.
    Sé que tal vez os haga reír o os importe un comino, allá vosotros.

    01 marzo 2015 | 00:26

  17. Dice ser Warp

    Elucubráis mucho para algo que es evidente:que Mars One era una entelequia absurda, una chorrada como un piano que iba a ninguna parte.

    Lo sabía cualquier lactante.

    01 marzo 2015 | 00:41

  18. Dice ser slim white

    Desde luego, si no cambias la manera de enfocar tus razonamientos de una forma más pausada, no habrá nadie que termine de leer lo que has escrito, como es mi caso . No he pasado de la décima linea. Te lías y enredas innecesariamente y aturdes por tu prisa sin dejar reposar los razonamientos.
    Porvenir pobre como escritor, si es que lo eres, debido más bien a tu peculiar forma de razonar.Tienes mucho trabajo por delante, aunque dudo que lo consigas. Mejor dedícate a otra cosa.

    01 marzo 2015 | 08:31

  19. Dice ser Cualquier persona

    Eliminar el hambre mundial? El planeta tierra está sobre poblado, de no ser por todas las enfermedades terminales que azotan, como el cáncer o el SIDA, tuviéramos serios problemas de exceso de población, no tiene que ver con el tema, pero si con algunos de sus argumentos.

    01 marzo 2015 | 08:51

  20. Dice ser Dice ser pedro

    Me gustaria ver cuando el hombre ponga un pie en marte y empiecen a poblarlo, aunque si no hemos podido volver a la luna que se puede esperar.

    http://www.comolohacen.net/

    01 marzo 2015 | 10:00

  21. Dice ser PacoPyto

    …….seguid con la conversacion

    muy interesante

    01 marzo 2015 | 22:29

  22. Dice ser Rompecercas

    Imaginemos que se ha diseñado tecnología para cada desafío…bueno, a mi lo que me parece si cabe más imposible es montar todo el dispositivo para llegar e instalar una base, sin pruebas, sin práctica…sin la posibilidad de practicar por ensayo error, todo de golpe y porrazo. Yo no dudo que se pueda habitar marte pero pasarán miles de años, y antes habrá que avanzar y practicar mucho más, para empezar, instalándose en la luna, creando mejores estaciones espaciales, moviéndose con mucha más facilidad por el sistema solar, y cuanto eso y otras cosas estén dominadas, quizás será posible.

    Pero antes seguramente ya habremos destruido la tierra.

    02 marzo 2015 | 03:41

  23. Dice ser Conspiranoico

    Gran sorpresa se llevarán al llegar a Marte cuando se den cuenta que hace años ya hay humanos sobre el planeta.

    02 marzo 2015 | 17:23

  24. Dice ser Iñigo

    Por Dios! Tanto tiempo perdido por estos vendedores de humo.
    Por supuesto que podriamos ir a Marte en unos 20 años si se realizara un proyecto como el Apolo en los 60. Usa se gasto el 4% de todos sus impuestos durante toda una decada para llegar a la luna.Con un nivel de inversion semejante se podrian desarrollar las tecnologias necesarias para un viaje tripulado a marte de ida y vuelta.Lo de establecer una colonia me parece muy lejano.
    Lo de Mars One…en fin…una mamarrachada en toda regla.
    Y no quisiera volver a hablar de ellos nunca mas.
    No soy un gran cientifico, pero si soy astrofisico, y sinceramente toda esta historia me ha sonado siempre sino a estafa, al menos a castillos en el aire.
    Un saludo a todos.
    Iñigo

    02 marzo 2015 | 23:08

  25. Dice ser danko9696

    Rompecercas

    Si hubiese tecnología ya diseñada para todos los problemas de una misión a Marte la situación en la Tierra sería muy distinta, porque muchas de esas soluciones tendrían aplicación práctica aquí abajo, como puede ser el caso de medicina, industria (robótica, nanotecnología,…), comunicaciones, energía, transporte, etc…

    En mi opinión, si no se produce algún avance muy significativo que permita abaratar (mucho) el coste de una misión así nunca será posible una colonia en Marte. Nos encontramos ahora mismo en una ventana de oportunidad en la que todavía tenemos recursos para afrontar el I+D que requiere un proyecto de este calibre, pero esto requiere estabilidad económica y social a lo largo de bastantes décadas, de modo que no sea cancelado todo al menor contratiempo, y todo esto sumado a que no hay garantías de éxito.

    Por eso, creo que es posible ir a Marte pero dudo mucho que llegue a ocurrir, por multitud de conflictos de intereses. Una misión de corta duración a Marte (sin quedarse allí) lo veo factible (terríblemente costoso en tiempo y dinero pero factible), pero una colonia realmente autosostenible requiere capacidad de realizar prospecciones geológicas, minería, refinerías, factorías de diversos tipos y construcción a gran escala en Marte, y eso es algo que en estos momentos no solo no es posible sino que tampoco se encuentra a nuestro alcance con las espectativas más optimistas (recuerdo, salvo que produzcan innovaciones revolucionarias que lo faciliten), porque estamos hablando de millones de toneladas de carga útil puestas en otro planeta.

    Con una colonia no autosuficiente (como Mars One) la dificultad baja de forma dramática, pero claro, entonces ya no hablamos de una colonia propiamente dicha sino de un asentamiento, como pueden ser los asentamientos científicos de la Antartida, solo que a mucha mayor distancia, muchas peores condiciones, mucho más costoso en mantenimiento y mucho peor tiempo de reacción en caso de imprevisto.

    Una salida es conseguir generación mucho más barata de energía, lo cual tendría utilidad obvia para la economía global. Otra solución puede ser la construcción de un ascensor espacial gracias al desarrollo de nuevos materiales, que abarate el costo de subir materiales a órbita sin necesitar costosos cohetes de energía química. Esto también tendría consecuencias muy importantes en la tecnología de a pie de calle, al facilitar el uso extentido de materiales con propiedades extraordinarias en la vida cotidiana. En ambos casos habría cambios sociales bastante profundos debido a lo que permitirían las nuevas tecnologías y en cualquier caso no hay garantías de que sean posibles.

    Iñigo

    Lo que ha pasado con Mars One es que aparte de la gente que se lo ha creido también ha recibido apoyos por parte de escépticos que no creían en la viabilidad del proyecto pero que han visto en él una forma de poner el tema en el candelero, como el nobel Hooft (que afirmó que sería más realista con un cero delante tanto del coste como del tiempo necesario, sin dejar de apoyar el proyecto). Tiene cierto sentido porque al fin y al cabo es difícil conseguir financiación para una misión que no llegarías a ver si tuviese éxito, pero por otro lado hay formas alternativas+ de conseguir lo mismo sin engañar a nadie, como un reality basado en un habitat simulando Marte.

    03 marzo 2015 | 00:36

  26. Dice ser Rompecercas

    Danko, dime algo que incite la codicia humana y el plazo puede acortarse. Hacen falta muchos desarrollos, prácticas, muchas pruebas, ensayo error…como poco puedo pensar en 200-300 años para instalarse allí con total seguridad, pero de momento no hay nada resuelto, y esto va para largo. Hasta que no haya algo fijo en la Luna no se podrá pensar en Marte…¿pero para qué?

    04 marzo 2015 | 15:02

  27. Dice ser danko9696

    Rompecercas

    Son numerosos los proyectos que han sido presentados con plazos razonables y espectativas más modestas, mucho más realistas que Mars One, que han sido rechazados por falta de interés, incluido al menos uno sin energía nuclear y con gigantescos paneles solares alimentando motores iónicos, que podrían dar acceso al sistema solar interior incluido Marte con cierta probabilidad de éxito en un plazo de tres o cuatro décadas.
    Pero esto no solo requiere tiempo y dinero sino también que el aporte de ambos sea estable, garantizando que su desarrollo no fuese interrumpido por un cambio de presidente u otras circunstancias de ámbito político.

    El problema es que como afirmas no hay motivación económica para ello. La Luna tiene un recurso que podría ser potencialmente mucho más valioso que el oro (el helio-3) pero no es suficiente, y de hecho el gasto en investigación de esta posibilidad (desarrollo de fusión basada en este isótopo) es actualmente cero. Para hacerse una idea, si la Luna estuviese cubierta por losetas de oro, extraibles sin necesidad de minería, solo llegar, cogerlas manualmente y a la saca, traerlas seguiría sin ser rentable económicamente con la tecnología actual.

    En cuanto a la motivación política lo irónico es que si EEUU hubiese fracasado en la misión a la Luna y se hubiesen adelantado los soviéticos es probable que esto hubiese catapultado una misión a Marte, pero en el momento que se llegó a la Luna la carrera espacial terminó, y la desintegración de la URRS terminó por finiquitar cualquier posibilidad de continuación.

    04 marzo 2015 | 17:51

  28. Dice ser Endemol produce documentales

    ,
    si bien se habian prometido participacion del publico en el proceso de seleccion de astronautas, (aun possible) la trasmicion desde marte, en almenos 10 anos, fue confundida por los medios con un reality.
    Bas no descalifica sus detractors pues, como tu personaje, los nesesita mas que a los indiferentes.

    05 marzo 2015 | 20:36

  29. Dice ser miguel

    Echadle tierra a este programa porque está estafando a la mayoría de los participantes. Estos, no tienen los recursos suficientes para emprender este gran proyecto. Es solo una estrategia publicitaria para llenarse los bolsillos.

    17 marzo 2015 | 15:53

Los comentarios están cerrados.