BLOGS
Ciencias mixtas Ciencias mixtas

Los secretos de las ciencias para
los que también son de letras

Cómo gestionaremos Marte, o el nacimiento de la ecología interplanetaria

No es que me guste citarme a mí mismo, aunque reconozco que los lectores habituales de este blog que no me conozcan tienen todo el derecho a pensarlo, pues no es la primera vez que me refiero aquí a mi último libro. Si a alguien le molesta (ya se sabe, en internet todo molesta a alguien), pido disculpas de antemano. Pero desde que escribí Tulipanes de Marte han ocurrido cosas, como el anuncio del proyecto de asentamiento permanente en Marte Mars One, que en mi opinión merece la pena desbrozar y diseccionar aquí, y que tienen un paralelismo en la novela (que es previa a Mars One, algo en lo que siempre insisto, y que a pesar de todo no es una historia de ciencia-ficción, sino simplemente una novela huérfana de géneros tejida sobre una trama de fondo científico).

Una de las cuestiones planteadas es cómo se abordará la gestión de Marte cuando finalmente sea un territorio al alcance de nuestros dedos, algo que ocurrirá más tarde o más temprano, con Mars One o sin él. En la novela, el proyecto de colonización del planeta vecino es obra de un científico e ingeniero que, bajo una fachada de puro pragmatismo racionalista, esconde un fondo idealista forjado en su infancia y del que nunca logrará desprenderse. Fruto de esta personalidad contradictoria es su enfoque de plantear la futura sociedad marciana como una utopía cientificista con reminiscencias del Hombres como dioses de Wells o de El fin de la infancia de Clarke, o incluso de La isla, la última novela de Huxley que el autor escribió como reflejo simétrico de la distópica Un mundo feliz.

Ilustración del proyecto Mars One.

Ilustración del proyecto Mars One.

Sam Waitiki, el personaje de Tulipanes, quiere que Marte alumbre un reinicio de la comunidad humana, un nuevo comienzo basado en criterios sociales, económicos, políticos y filosóficos diferentes a los que gobiernan la sociedad terrestre: un mundo auténticamente equitativo y libre, regido por la ciencia y la tecnología, que rompa todos sus vínculos con la roca mojada para no arrastrar los errores del pasado. Como declaración de intenciones, tanto el proyecto como el primer colono reciben el nombre de M (de Marte), uno de los primeros sonidos que suelen aprender los bebés, un fonema que –hasta donde yo sé– existe en todas las lenguas, una designación desligada de toda referencia nacional o cultural. La persona que asume este papel es (teóricamente) seleccionada por toda la humanidad a través de un concurso públicamente difundido, y renunciará a sus raíces y a su nacionalidad de origen para considerarse simplemente ciudadano marciano.

Aún es temprano para que cuestiones como esta se conviertan en un serio asunto de debate que interese a nadie, pero es previsible que esto suceda si prospera la propuesta de Mars One o alguno de los otros proyectos que persiguen objetivos similares. Por el momento, comienza a surgir alguna punta de lanza. El astrobiólogo y meteorólogo Jacob Haqq-Misra, del Blue Marble Space Institute of Science, en Seattle (EE. UU.), ha escrito un ensayo disponible en la web arXiv.org y destinado a un concurso abierto bajo el lema “¿Cómo debería la humanidad conducir el futuro?“. En su artículo, titulado El valor transformador de liberar Marte, Haqq-Misra propone que “liberemos Marte de todo interés terrestre con afán de control y permitamos a los asentamientos marcianos que se desarrollen hacia un segundo e independiente ejemplo de civilización humana”, para que así el planeta rojo sirva como “banco de pruebas y punto de comparación mediante el cual aprendamos nueva información sobre el fenómeno de la civilización”. “En lugar de desarrollar Marte a través de una serie de colonias corporativas y gubernamentales, conduzcamos el futuro liberando Marte y abrazando el concepto de ciudadanía planetaria”, agrega.

En realidad, y pese a que hasta ahora no haya sido de gran aplicación, la iniciativa de establecer un marco jurídico de actuación allí donde no llegan las leyes humanas es una vieja idea. El Tratado del Espacio Exterior (Outer Space Treaty, OST), promulgado en 1967 con motivo de la carrera espacial entre Estados Unidos y la Unión Soviética, establecía principios como la no militarización, el uso pacífico y la no soberanía sobre recursos o ubicaciones del espacio exterior (lo que no incluye la órbita terrestre). Auspiciado por la Oficina de las Naciones Unidas para los Asuntos del Espacio Exterior, el tratado es de adhesión voluntaria y ha sido firmado por más de cien países.

En su artículo, Haqq-Misra se apoya en el OST como punto de partida, pero sugiere superarlo en favor de un enfoque diferente. Mientras que este acuerdo internacional postula la no soberanía de ninguna nación sobre tierras marcianas, siguiendo el modelo que el Tratado Antártico había introducido en 1961, el astrobiólogo propone que el nuevo territorio sí tenga dueños: los propios colonos marcianos, que deberían renunciar a su ciudadanía terrestre. El objetivo es evitar la repetición de los colonialismos del pasado, que imponían regímenes injustos seguidos por procesos traumáticos de descolonización, y comenzar algo en Marte con tabla rasa: “deberíamos decidir sobre la liberación de Marte antes de que lleguen los primeros exploradores humanos”, escribe el científico.

Claro que la propuesta de Haqq-Misra peca, como la de Sam Waitiki, de un exceso de optimismo. Una cosa es que los futuros marcianos “no representen a intereses terrestres y no puedan adquirir bienes en la Tierra”, o que “ningún terrícola posea o reclame propiedad sobre terrenos en Marte”. Pero que “los gobiernos, corporaciones e individuos de la Tierra no puedan comerciar con Marte”, entendido en su sentido más amplio, elimina probablemente la probabilidad de que tales asentamientos lleguen jamás a existir. Además, el modelo requeriría que Marte alcance el estatus de “sociedad autosuficiente”, lo que parece un objetivo muy lejano.

Con todo, el esfuerzo pionero de Haqq-Misra acierta al desplazar el foco del OST, promovido originalmente por las dos potencias entonces en liza y por Reino Unido y que, como producto de su tiempo, respira Guerra Fría por los cuatro costados, centrándose principalmente en la no militarización. Hoy parece más preocupante la posible explotación de los recursos, en especial cuando las compañías privadas se han unido a la nueva encarnación de la carrera espacial, lo que era impensable en la década de los sesenta.

Esto último no solo afecta a la apropiación de tales recursos, sino también a la explotación en sí. En los años sesenta tampoco se había desarrollado aún la conciencia medioambiental, que en las últimas décadas ha evolucionado además para convertirse en un contenedor ideológico que extiende sus implicaciones a la organización más general de la sociedad. En Tulipanes introduzco un movimiento ficticio llamado Manos Fuera (Hands Off) que representa la oposición al Proyecto M, la corriente que rechaza la ocupación de otros planetas por sus previsibles consecuencias económicas y ecológicas.

Ya, ya, voy a ello. Alguien habrá saltado de inmediato con la última palabra del párrafo anterior, al aplicar el término ecología a Marte. Hasta donde sabemos, es un planeta muerto. No hay ecosistemas. Y sin embargo, la ecología marciana, o la posibilidad de ella, es otro asunto que está empezando a tomar forma en el ámbito científico. Prueba de ello es una serie de tres estudios (a saber, uno, dos y tres) recientemente publicados en la revista Astrobiology y que son el resultado de experimentos realizados a bordo de la Estación Espacial Internacional (ISS) con la participación de varias instituciones de Europa y EE. UU., entre ellas la NASA y el Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial (INTA) en Torrejón de Ardoz (Madrid).

Marte, ¿planeta muerto o ecosistema virgen? Solapamiento de imágenes de un valle marciano obtenidas por el robot 'Curiosity' en enero de 2014. NASA / JPL-Caltech / MSSS.

Marte, ¿planeta muerto o ecosistema virgen? Solapamiento de imágenes de un valle marciano obtenidas por el robot ‘Curiosity’ en enero de 2014. NASA / JPL-Caltech / MSSS.

Los aparatos que viajan al espacio son montados en condiciones de esterilidad, para lo cual se emplean procedimientos estándar de laboratorio como filtros de partículas en la ventilación, radiación ultravioleta y peróxido de hidrógeno (agua oxigenada). De este modo se intenta minimizar su carga microbiana, para evitar un posible crecimiento de microorganismos en las tripas de la sonda que dañe sus componentes. Pero en el caso de un artefacto enviado a Marte, el problema adquiere un significado especial. Marte posee una atmósfera; tenue e irrespirable para nosotros, pero en la que ciertos microbios terrestres extremófilos –adaptados a condiciones extremas– podrían sobrevivir. Desde hace tiempo preocupa a los científicos el hecho de que una posible contaminación biológica provocada por una sonda en Marte no solo dificultaría distinguir si un eventual microorganismo encontrado allí es nativo o un invasor terrícola, sino que, si en efecto existiera vida microbiana en aquel planeta, una especie terrestre podría colonizar su hábitat y provocar su extinción.

Los tres estudios de Astrobiology demuestran que la supervivencia de ciertas formas de microorganismos a los viajes espaciales puede ser mucho mayor de lo que se sospechaba. Utilizando una instalación de la ISS que somete a las muestras introducidas a las condiciones del espacio exterior o a ambientes similares al marciano, los investigadores han descubierto que las esporas de los microbios Bacillus subtilis y Bacillus pumilus son capaces de permanecer viables durante un año y medio. En algunos casos fue preciso apantallar la radiación ultravioleta del Sol, pero no es difícil que pasajeros como estos montados en una nave espacial con destino a Marte encuentren huecos oscuros en los que ocultarse durante la travesía.

Pero eso no es todo. Si prosperan proyectos como el de Mars One u otros similares, tales misiones llevarán una carga de imposible esterilización: esos pesados sacos de microbios conocidos como seres humanos. Parece difícil pensar que una misión tripulada de permanencia o larga estancia en Marte no termine contaminando el entorno local con microorganismos terrestres, y parece aún más complejo prever las consecuencias de esto. Nace así, o nacerá, la ecología marciana. Quizá cuando estos asuntos pasen del terreno teórico al práctico veamos la fundación de la versión real de Manos Fuera. Y con ello, surgirá un encendido debate sobre cómo los humanos vamos a poder gestionar un segundo planeta sin repetir los errores del primero.

8 comentarios

  1. Dice ser LoQueNoCuentan

    tenemos que llegar a marte para hacer una civilización en condiciones? en serio?

    15 mayo 2014 | 00:17

  2. Dice ser Sicoloco Del Castin De Foolyou

    ¿Pero y la radiación letal para los seres vivos?¿porque siempre que se fantasea con Marte se deja de lado la realidad de las limitaciones humanas y los obstaculos insalvables?¿como van a sembrár nada si no hay aire y la radiación cósmica lo quema todo y provoca mutaciones?

    !que no podemos vivir alli porque hay mucha radiación!

    15 mayo 2014 | 01:30

  3. Dice ser Sicoloco Del Castin De Foolyou

    Vivir en Marte es como vivir en Chernobil en 1986,un suicidio loco.

    15 mayo 2014 | 01:30

  4. Dice ser Paco

    Mars One es una estafa. Es de vergüenza que se le esté dando tanto bombo a algo que no es más que una presentación de power point lleno de absurdeces.

    15 mayo 2014 | 09:18

  5. Dice ser Vitamina C

    Parte de lo que escribe el autor me recuerda al “Proyecto Venus”. Eso son utopías.
    Hablan de la tecnología y ponen su esperanza en la tecnología como salvadora de la humanidad y como medio para la igualdad. ¿Qué tipo de igualdad? La tecnología tiene que crearla alguien, se necesitan ingenieros y mucho dinero para los proyectos, entre otras cosas. ¿Quién financiaría eso? Además, yo creo que quien creara la tecnología reclamaría privilegios y cosas, digámoslo así, prohibidas al resto. Hasta en la sociedades más igualitarias creadas en la Tierra ha pasado.

    Dice ser Sicoloco Del Castin De Foolyou. No se trata de vivir al aire libre, sino en construcciones gigantescas. Fíjate, por ejemplo, en “Desafío total”, película de 1990 y tantas otras. Si no fuera así, sería imposible vivir allí. Otra cosa es cómo se compensarían los efectos de la baja gravedad de Marte. Allí la gravedad es más o menos la mitad que en la Tierra y eso podría provocar problemas de salud.

    ¿Crear una nueva humanidad que no repita los errores que se dieron en el planeta Tierra? Pues como no sea una humanidad de robots…

    15 mayo 2014 | 09:29

  6. ciencias-mixtas

    Paco,

    No suelo responder a comentarios a no ser que directamente muestren interés en entablar diálogo conmigo, pero lo hago con el tuyo porque representa una línea de opinión mayoritaria respecto a Mars One, y por eso me interesa introducir una línea en esta coyuntura.

    Quizá tengas razón respecto a que Mars One es una estafa, o quizá no. En realidad, ni tú ni yo lo sabemos, a no ser que tú tengas datos que yo desconozco. Pero me da la sensación de que en realidad tú deseas que sea así, mientras que yo ni quito ni pongo, simplemente me parece un asunto periodísticamente apasionante, independientemente de su viabilidad real a diez años vista, que obviamente es mucho más que dudosa. Ya no como periodista, sino como destinatario del periodismo de otros, es decir, como consumidor de información, estoy hasta las mismísimas narices de que la mayor parte de los espacios informativos estén dedicados al declaracionismo político, es decir, a aquello que a los empleados públicos cuyos salarios yo costeo con mis impuestos les da por farfullar cuando les acercan una alcachofa a los belfos. El mismo “el ha dicho… ella ha dicho…”, como dijo Stewart Brand y yo recordé al inaugurar este blog. Si a otros esto les apasiona, ya tienen cientos de webs, periódicos, radios y televisiones donde encontrarlo. Déjanos que al menos algunos nos ocupemos de reflexionar un poco sobre ese nimio asunto sin importancia, las fronteras de la humanidad, sin que nos tenga que caer un reproche por ello.

    Gracias y un saludo, jy

    15 mayo 2014 | 09:54

  7. Dice ser ANTONIO LARROSA

    ¿Y estos gastos que preveo descomunales , quien los pagará?¿Los de siempre?

    Clica sobre mi nombre

    15 mayo 2014 | 12:38

  8. Dice ser padro

    marte

    15 mayo 2014 | 21:39

Los comentarios están cerrados.