BLOGS
Ciencias mixtas Ciencias mixtas

Los secretos de las ciencias para
los que también son de letras

Están aquí: las diez peores invasiones biológicas de Europa

La cotorra argentina, Myiopsitta monachus. Lip Kee Yap (Wikipedia).

La cotorra argentina, ‘Myiopsitta monachus’. Lip Kee Yap (Wikipedia).

En la ciudad que queda más cerca de donde vivo –creo que la llaman Madrid–, en los últimos años se ha venido propagando una plaga tan simpática como latosa. Son las Myiopsitta monachus, más conocidas como cotorras argentinas. Estas aves han añadido una pincelada de verde rabioso a la sobriedad parduzca de los plumajes castellanos, y un jolgorio tropical a los civilizados trinos de los pájaros urbanitas. Son bonitas y divertidas, y sus monstruosos nidos coloniales, aperchados en los árboles en lugares como la Casa de Campo, son un espectáculo de actividad frenética.

Pero no dejan de ser una plaga. Como invasores biológicos exóticos, desequilibran los ecosistemas y amenazan la supervivencia de las especies autóctonas. Por no hablar de la insoportable escandalera que deben de sufrir quienes han sido agraciados con un nido junto a su ventana, o del riesgo que supone el desplome de estas enormes colmenas aviares que pueden superar fácilmente los cien kilos. ¿Qué hacer con las cotorras? Las autoridades tratan de aplicar medidas correctoras, pero quizá no sea muy popular decretar el exterminio de unos animalitos vistosos a los que, literalmente, no les falta ni hablar.

“La erradicación puede parecer poco popular, pero si una especie no se elimina por completo se regenerará rápidamente y habremos invertido un montón de tiempo y dinero para nada”. Son palabras de Belinda Gallardo, ecóloga especialista en invasiones biológicas de la Estación Biológica de Doñana del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC). Gallardo acaba de publicar un estudio en un número especial sobre invasiones biológicas de la revista Ethology Ecology & Evolution. “Si la Comunidad de Madrid determinara que es posible eliminar la cotorra, sería la primera en apoyar el plan, por muy impopular que pareciese. Es una cuestión de evaluar riesgos y beneficios para el ecosistema”, expone la bióloga a Ciencias Mixtas.

Pero el caso de la cotorra, aunque resulte especialmente llamativo para los habitantes de las ciudades, no es más que la punta del iceberg, y no fue esta la que hundió el Titanic. Lo más peligroso está bajo el agua, y la panza del iceberg puede venir representada por especies como el mejillón cebra o la almeja asiática, que han causado estragos en la cuenca del Ebro al obstruir conducciones de agua y sistemas de maquinaria. Junto a estos dos moluscos, Gallardo destaca la incidencia en España de otros invasores: “el caracol manzana en el delta del Ebro, e insectos como la avispa asiática (por el norte, cerca de los Pirineos), la procesionaria y, por supuesto, el picudo rojo [un escarabajo que afecta a las palmeras]”.

'Top 10' de especies invasoras en Europa. Se muestran en el mismo orden que en el texto, de izquierda a derecha y de arriba abajo. Todas las imágenes de Wikipedia.

‘Top 10’ de especies invasoras en Europa. Se muestran en el mismo orden que en el texto, de izquierda a derecha y de arriba abajo. Todas las imágenes de Wikipedia.

En su estudio, Gallardo repasa el top 10 de especies invasoras de especial relevancia en el ámbito europeo. “La selección de las diez especies surge a raíz de un gran proyecto europeo DAISIE con colaboración de los investigadores más relevantes del campo”, explica. Las especies elegidas son las que presentan “mayor número de impactos diferentes”. Entre ellas las hay de agua dulce, como el mencionado mejillón cebra (Dreissena polymorpha), la trucha de arroyo (Salvelinus fontinalis) y el cangrejo de río americano (Procambarus clarkii), especialmente preocupante. “Los cangrejos de río son un caso notable porque tienen una alimentación generalista y además generan cambios en el hábitat (son ingenieros del ecosistema). Provocan cambios en cascada que afectan a todos los niveles tróficos y pueden hacer cambiar un ecosistema por completo”, sostiene Gallardo. Otros invasores son marinos, como el balano Balanus improvisus y las algas Codium fragile y Undaria pinnatifida, esta última empleada para elaborar la sopa de miso japonesa. El top 10 solo incluye una planta, el llamado vinagrillo o agrios (Oxalis pes-caprae), y un ave, el ganso canadiense (Branta canadensis). Pero sobre todo llama la atención la presencia de dos grandes mamíferos, el ciervo sica (Cervus nippon), originario del Extremo Oriente, y el coipú o nutria roedora (Myocastor coypus), procedente del cono sur de América.

En lo que respecta a las especies marinas, las invasiones son difíciles de evitar, ya que en algunos casos los organismos exóticos son recogidos con el agua de lastre de los grandes buques. Pero ¿qué clase de mecanismo opera para que un ciervo invada otro continente? Evidentemente, es el resultado de un acto humano tan voluntario como irresponsable. “La introducción deliberada sigue siendo, tristemente, el principal vector de invasión”, dice Gallardo. “La inmensa mayoría de las especies invasoras son ornamentales y proceden de casas particulares, centros de jardinería, centros de acualcultura, piscifactorías, puertos comerciales y campos de cultivo. En el caso de los ciervos, fueron introducidos por su valor estético”. Otro caso conocido es de las tortugas de agua de Florida, mascotas muy populares cuya venta fue prohibida en España en 2011. Pero las introducciones deliberadas no solo responden al capricho; en el pasado, han sido resultado de un concepto erróneo de la conservación: “Hasta los años sesenta había una concepción muy ingenieril de los ecosistemas, y a menudo se introducían especies nuevas para mejorarlos. Esto pasó mucho en ríos y embalses, donde se introducían sin discriminación peces, cangrejos y otros organismos que les sirvieran de alimento”.

Gallardo destaca que la erradicación de las especies invasoras es ardua y costosa, aunque no por ello debe abandonarse. “El tipo de modelos que yo desarrollo tienen como objetivo identificar las especies y zonas en mayor peligro, y donde los pocos recursos disponibles deberían centrarse”, señala la investigadora, que destaca sobre todo el valor de la prevención como “manera más efectiva de evitar gastos multimillonarios”. Y la prevención, a su vez, se apoya en dos patas: concienciación y legislación. “A pesar de que la sociedad está cada vez más concienciada de los peligros de soltar especies exóticas, todavía hoy en día es facilísimo comprar por internet todo tipo de plantas y bichejos altamente invasores y prohibidos por ley”, advierte. En cuanto a la legislación, Gallardo reconoce que “en los últimos años se ha avanzado mucho y la Unión Europea se lo está tomando en serio; al fin y al cabo su coste en Europa asciende a más de 12 billones anuales. Esperamos cambios en la legislación pronto”. Sin embargo, alerta de que aún “la legislación no cuenta con los recursos necesarios para hacerse efectiva”.”Ese es el gran reto”, concluye.

Una expatriada de vuelta en casa

Después de tres años en la Universidad británica de Cambridge, Belinda Gallardo ha regresado recientemente a España para incorporarse al equipo de la Estación Biológica de Doñana del CSIC. Su marcha al extranjero fue voluntaria como parte de la formación internacional del científico, y considera que la experiencia fue “fantástica”. La investigadora se considera afortunada al haber podido regresar con relativa facilidad y a un centro puntero, pero echa de menos la tranquilidad y la seguridad laboral que ofrece la investigación en Reino Unido. “Todas las conversaciones en España giran en torno a la situación laboral –siempre precaria, con contratos cortos, mal pagados y poca probabilidad de continuidad– y la financiación de las investigaciones –que siempre llega tarde y es insuficiente–“, se lamenta. “Esto hace que pases la mayor parte del tiempo en un estado de gran estrés, escribiendo propuestas de proyectos y trabajando sin descanso, con gran perjuicio para la familia”. La bióloga critica que el sistema español prime “la cantidad por encima de la calidad, lo que empuja a publicar sin descanso y sin tiempo para diseñar planes de trabajo más ambiciosos”.

17 comentarios

  1. Dice ser Adrián

    Justamente hoy nos hemos examinado en Biología de la Conservación de algo similar, y en cuanto he visto la cotorra he flipadoo. El visón americano (Neovison vison) se está convirtiendo en un problema muy grave en el norte de la península y en el resto de Europa, desplazando al visón europeo. Otros con los que hay que tener cuidado es la malvasía canela (Oxyura jamaicensis), el lucio (Esox lucius) o el cangrejo señal (Pacifastacus lenisuculus). Si no tenemos cuidado de no introducirlos y no ayudamos a su erradicación, la gran mayoría compite con las especies autóctonas eliminándolas y produce una gran pérdida de biodiversidad que puede implicar una gravísima alteración de las cadenas tróficas.

    30 Abril 2014 | 20:49

  2. Dice ser cristina

    A todo esto, y que hacemos con las palomas? Es indignante que no pueda abrir las ventanas de mi casa ni tender la ropa . La terraza y el tejado están deteriorados por sus excrementos,por no decir de las goteras que me han causado . He puesto numerosos inventos para auyentarlas , pero no hay manera. quien me puede dar una solución.

    30 Abril 2014 | 21:52

  3. Dice ser Lara.

    No hay mayor invasor y depredador que el hombre, y a nivel mundial no solo europeo.

    Una pena tanta campaña en contra de un ave que es, hermosa, simpática, inteligente y super cariñosa como es la cotorra argentina. Ella no tiene la culpa de haber sido introducida en España y luego ser abandonada a su suerte ( entre las que se escapan ) . Ella sigue su instinto de supervivencia en un hábitat que no es el suyo. El hombre como siempre …..destruyendo todo lo que toca. Siento que me falla la esperanza de aprender de los errores cometidos con nuestros hermanos, los animales.

    PD.

    Nani, ( una de mis cotorras que hace poco falleciío) Te hecho mucho de menos!!!

    30 Abril 2014 | 22:09

  4. Dice ser ktd

    Lara, vuelve a estudiar primaria porque te has olvidado de todo, o mejor, cultiva el sentido común.

    Así nos va con tantos ignorantes en este país.

    30 Abril 2014 | 22:22

  5. Dice ser Penoso

    La peor plaga somos los humanos. Pero como no podemos dejar de mirarnos el ombligo nos atrevemos a llamar plagas a otros animales introducidos por nosotros en hábitats que previamente hemos desestabilizado.

    Patética especie que se carga su casa y a si misma.

    30 Abril 2014 | 22:28

  6. Dice ser jojojoya

    para variar hay gente que prefiere lo foráneo a lo autóctono una pena

    30 Abril 2014 | 23:13

  7. Dice ser REML

    Esa Lara, tal parece que tiene la misma nacionalidad que el pajarraco que defiende (bueno, se jactan y defienden al haber venido a solicitar su segunda nacionalidad, pero sin dejar todas sus carencias detrás).
    Bueno, deben desarrollarse métodos que no involucren exterminar a los organismos exóticos, debe haber planes para atraparlos y meterlos en cajas junto con los inmigrantes para aprovechar el mismo vuelo hacia Argentina, en este caso.
    Saludos…

    30 Abril 2014 | 23:59

  8. Dice ser fox terrier

    Cristina deja a las palomas en paz ¿que quieres exterminarlas? mas ensuciamos los humanos .

    01 Mayo 2014 | 01:09

  9. Dice ser victor garcia

    mejor callados ¿ verdad joseph ? tonterias las menos.

    01 Mayo 2014 | 01:40

  10. Dice ser Lara.

    Para Dice ser ktd.

    Sentido común:

    La expresión sentido común describe las creencias o proposiciones que benefician a la mayoría de una sociedad (familia, clan, pueblo, nación o entera humanidad) Y si a eso le añado mi amor por los animales, más a mi favor.

    Sentido común me sobra, mira a ver tú que igual andas falto.

    ————————————————————————–

    Para Dice ser REML.

    Debes estar obsesionado con las nacionalidades e inmigración. Yo no necesito solicitar ninguna nacionalidad por que ya la tengo y me viene de nacimiento: ESPAÑOLA.

    Vete a un psicólogo, pareces necesitarlo.

    01 Mayo 2014 | 02:15

  11. Dice ser Un Biologo

    De verdadera pena comentarios como los de Lara, Joseph o Nebu… gracias entre otras cosas a personas como vosotros que habláis sin saber y sin querer informaros siquiera están desapareciendo un gran numero de especies autóctonas (algunas de las cuales no se dan en otro lugar del mundo) debido a que no pueden competir con estas especies que descerebrados como vosotros veis normales introducir.
    ¿Que carece de sensibilidad? ¿con quien? Porque os da exactamente igual tener sensibilidad con especies autóctonas que es verdad, no son tan bonitas… A personas como vosotros que no comprendéis la problemática tan grande que hay y opináis aun sin querer informaros os deberían de juzgar por atentado al medio-ambiente junto a los inconscientes que los traen y los sueltan o tienen tan poco cuidado con ellos que se les escapan. Y lo peor de todo es que hay gente como vosotros gobernando…

    El problema de las especies invasoras en España es muy amplio y grave, ya que la legislación es insuficiente y se ha visto afectada por lobbies e intereses de ciertas comunidades en que determinadas especies invasoras no sean reconocidas como tales (por ejemplo el siluro, que al ser muy apreciado en pesca, deja beneficios económicos y por ello no está regulado como debiera).

    Desgraciadamente esta lucha por preservar nuestro entorno es como nadar en un río a contracorriente remontando una cascada.

    01 Mayo 2014 | 02:46

  12. Dice ser Fran

    Los gorriones han sido desplazados por las cotorras, no por los ruidos o el clima, como algunos de los ecolojetas perniciosos proclaman. ¿Qué está haciendo el ayuntamiento de Madrid para eliminar a la cotorra argentina? (y no me refiero a la señora Cristina Fernández, que no me molestaría tampoco que fuese eliminada, por cierto).

    01 Mayo 2014 | 03:04

  13. Dice ser sara

    Buenos dias a todo@s:
    Vamos a lo de siempre, el problema viene de base, no se controla el tráfico de animales, no se sanciona a los particulares que crían y venden especies desde su casa, no hay una legislación que regule y sancione determinados actos y luego al final pasa lo de siempre, el perjudicado es el animal.
    Yo trabajo en un Veterinario y estoy harta de ver especies que no deberían ni siquiera vivir en cautividad, pero claro el negocio es el negocio y el de la venta de animales es uno muy lucrativo y sin prácticamente ningún tipo de control. Además cuando me llegan determinadas especies o animales que vienen de criadores y tiendas en muy mal estado ni siquiera la ley me ampara para poder denunciar como profesional este hecho. Los criaderos y tiendas de animales venden animales ilegalmente, algunos incluso publicitan la venta de especies en peligro de extinción sin ningún tipo de pudor.(zorros árticos, titís, caimanes…)

    Está claro que las especies invasoras son una lacra para nuestro ecosistema, y por desgracia hay que tomar cartas en el asunto (aunque la palabra exterminación es muy fea). A mi personalmente me encantaria que se controlasen las aduanas como deben y se sancionase duramente el trafico ilegal de animales, empezando por los particulares. Quizás así nos evitariamos llegar a los extremos de tener que exterminar, pero por desgracia no parece que las autoridades tengan ningún interés en controlar nada.

    La gente es muy incivica, le compra la tortuguita al niño y cuando se dan cuenta de los cuidados que requiere(xq antes no se han informado) o la tortu crece mucho….entonces la tiran a cualquier acequia…y empieza el problema. Ha pasado con la tortuga de orejas rojas, con el cangrejo americano, y con cientos de especies, y el problemón viene cuando éstas se adaptan maravillosamente y comienzan a reproducirse.
    Es una pena muy grande, pero de dificil solución si no educamos desde la infancia y sancionamos duramente después. Es cuestión de civismo (como casi todo).

    01 Mayo 2014 | 10:35

  14. Dice ser ANTONIO LARROSA

    No veo nada malo en que vengan pajaros a vivir con nosotros , peor sería que viniera alguna persona cargada de virus del Ebola.

    Clica sobre mi nombre

    01 Mayo 2014 | 10:46

  15. Dice ser mistela

    Cristina, vende tu casa en cuanto puedas y vete a otra. Las palomas son portadoras de enfermedades, sus excrementos, plumas, y otros de sus agentes transmiten hongos, parásitos, y bacterias. Pueden causar más de 40 enfermedades. Nadie lo comprende hasta que lo sufre y se informa.

    Foxterrier, te deseo un nido de palomas sobre el techo tu casa. Como te gustan tanto….

    01 Mayo 2014 | 11:44

  16. Dice ser Nebu

    ¿y por qué han borrado mi comentario? … ¿quien lo ha quitado? … lo siento sois unos biólogos de pacotilla. Las últimas investigaciones demuestran que los loros son de los seres más inteligentes del planeta, al igual que los delfines o monos. Además de ser sociables, tener capacidad de amar, formar familias y tener sensibilidad al prójimo.

    Si existe un problema, creado por la dejadez de quien sea, la solución no puede ser promulgar el exterminio, y menos venir de gente que se llama “biologa” … la solución tiene que venir de la inteligencia humana y no de las tripas. Dejad de promulgar el exterminio y poneros a pensar soluciones más inteligentes para estos seres inteligentes.

    Ah y si me habéis borrado el mensaje por mi última frase… aquí va de nuevo

    sois unos biólogos de pacotilla

    01 Mayo 2014 | 14:11

  17. Dice ser Rcp

    Hablan mucho de las cotorras argentinas o de las de Kramer, pero si estas son exoticas tambien lo son los perros y los gatos, ya que estos no surgieron en España y aparte si los dejas en libertad tambien se reproducen hasta formar grandes poblaciones, hay especies que si son malas como las avispas asiaticas, los mejillones cebra , el jacinto de agua y otras especies mas, pero las cotorras son unas mascotas adorables y aparte son pacificas y conviven con el resto de pajaros autoctonos sin hacerles ningun daño, me parece excesivo decir que son invasoras y querer matarlas, que dediquen ese dinero a sanidad o educacion y que dejen en paz a las pobres cotorras, para mi lo unico que hacen es alegrar a los viandantes en los parques publicos con sus cantos.

    14 Mayo 2014 | 22:14

Los comentarios están cerrados.