BLOGS
Ciencias mixtas Ciencias mixtas

Los secretos de las ciencias para
los que también son de letras

El tiempo en Marte para el 19 de octubre: huracán de meteoros

Ilustración del cometa Siding Spring pasando junto a Marte. Glen Nagle.

Ilustración del cometa Siding Spring pasando junto a Marte. Glen Nagle.

Aprovechando que el 19 de octubre de este año caerá en domingo, quizá alguien tenga pensado pasar el fin de semana en Marte. Si es así, que tenga en cuenta el pronóstico del tiempo: para ese día se anuncia un “huracán de meteoros”. Pero el visitante puede estar tranquilo; no se trata de un huracán tal y como lo conocemos, sino de una lluvia de meteoros que podría alcanzar la cifra de unos 25.000 por hora, subiendo al orden de millones si se añaden las partículas microscópicas. En resumen, “algo nunca visto en la Tierra”, señala a Ciencias Mixtas Jeremie Vaubaillon, astrónomo del Instituto de Mecánica Celeste y Cálculo de Efemérides de París y autor principal de un estudio que se publicará en el próximo número de la revista Monthly Notices of the Royal Astronomical Society.

La causa de semejante fenómeno será el cometa C/2013 A1, también llamado Siding Spring en referencia al observatorio australiano que lo descubrió en enero de 2013. Los cálculos de su órbita estimaron entonces que el 19 de octubre de 2014 el cometa se acercará a una distancia relativamente corta de Marte, unos 100.000 kilómetros, más o menos el triple de la altura a la que vuelan los satélites de comunicaciones sobre la Tierra. Los datos no descartaban que el cometa pudiera incluso empotrarse contra el planeta, lo que según el observatorio ISON-NM podría provocar una explosión de 20.000 millones de megatones (más de un billón de bombas de Hiroshima) y abrir un cráter de 500 kilómetros.

Esquema de la órbita del cometa Siding Spring.

Esquema de la órbita del cometa Siding Spring.

Sin embargo, el dominguero marciano puede confiar en que la colisión es extremadamente improbable. De hecho, las primeras estimaciones ni siquiera preveían que la visita de Siding Spring provocara una apreciable lluvia de meteoros en Marte, ya que la distancia será considerable y la cola del cometa apuntará en dirección opuesta a la superficie marciana. Con todo, Vaubaillon y sus colaboradores han refinado los cálculos y afirman que Marte atravesará el chorro de material expulsado por el cometa a las 20:10 UT del 19 de octubre, las 22:10 hora peninsular española, y que durante unas cinco horas se producirá lo que el astrónomo califica como “la tormenta perfecta como nunca en Marte”. “¡Ojalá fuéramos marcianos para ver el espectáculo!”, añade.

Lo que el viajero debe evitar a toda costa ese día es circular por la órbita marciana. Vaubaillon y sus colaboradores alertan del riesgo de impactos de partículas mayores de una décima de milímetro. Su tamaño puede parecer irrisorio, pero si viajan a más de 200.000 kilómetros por hora, su efecto puede resultar ligeramente molesto. Como ejemplo, los autores del estudio calculan que la sonda Mars Express de la Agencia Europea del Espacio (ESA) recibirá unos diez impactos de este tipo, lo que convierte el resultado en impredecible. “El peligro para las sondas espaciales es real, en mi opinión”, señala Vaubaillon. “Los operadores deberán situar sus aparatos en el lado opuesto del planeta para protegerlos”.

Imagen del cometa Siding Spring tomada por el Observatorio Vaticano el 20 de enero de 2013, cuando el objeto aún estaba a más de mil millones de kilómetros de la Tierra. Carl Hergenrother.

Imagen del cometa Siding Spring tomada por el Observatorio Vaticano el 20 de enero de 2013, cuando el objeto aún estaba a más de mil millones de kilómetros de la Tierra. Carl Hergenrother.

Dicho todo esto, Vaubaillon reconoce que aún existe un amplio grado de incertidumbre sobre cuál será finalmente el efecto de Siding Spring en Marte, principalmente porque se desconoce el tamaño del núcleo. Para la conveniencia de los viajeros espaciales y con el fin de evitar posibles complicaciones de tráfico en la Operación Retorno a la Tierra ese domingo, los astrónomos irán actualizando su pronóstico a medida que haya nuevos datos disponibles.

Mientras, los que opten por quedarse en la Tierra quizá disfruten del espectáculo. “La observación por astrónomos aficionados es posible pero difícil”, apunta Vaubaillon. “Se ha demostrado que con un telescopio pequeño se pueden ver grandes meteoros en Venus o Marte, y recientemente se ha probado también en Júpiter. Recomiendo observaciones en vídeo, por ejemplo con cámaras Watec 902H2. En Europa Marte estará muy bajo sobre el horizonte y será más difícil, pero desde América debería ser más sencillo”.

Los comentarios están cerrados.