BLOGS
Ciencia para llevar Ciencia para llevar

CURIOSIDADES CIENTÍFICAS PARA COMPARTIR

Venimos del mono… pero no del chimpancé

Por Antonio Rosas (CSIC)*Antonio Rosas

‘Venimos del mono’. Este enunciado, que sintetiza la noción popular de que el ser humano desciende evolutivamente de antepasados primates, suele emplearse en contraposición a la doctrina creacionista, según la cual los seres vivos no son fruto de la evolución, sino de un acto creador. Sin embargo, la idea de que venimos del mono está, por lo general, mal entendida. Por supuesto que descendemos de antepasados primates. Pero no ‘venimos’ de ninguna especie de mono actualmente viva. Una anécdota personal puede ilustrar lo que pretendo decir. Hace ya bastantes años me preguntaba mi abuelo, incómodo e incrédulo ante su dificultad de entender la lógica del proceso evolutivo humano: “Si la evolución es cierta, ¿por qué no siguen saliendo humanos de los monos?” (queriendo decir de los chimpancés; en el imaginario popular, el mono del que venimos se encarna en estos animales). “¿Por qué no siguen evolucionando los monos en hombres?” Una pregunta, por cierto, a la que se enfrentan con frecuencia los profesores de instituto ante sus alumnos. Mi respuesta ese día no fue del todo aclaratoria, y ya lo siento. Creo que hoy respondo mejor diciendo: sencillamente, nunca ‘salieron’ humanos de los monos (los chimpancés). Los chimpancés nunca fueron nuestros antepasados. Son, en un sentido amplio, nuestros hermanos evolutivos. Ambas especies descendemos de un antepasado común que vivió en las selvas africanas del Mioceno. El género Pan (chimpancés) y el género Homo (humanos) compartimos un antepasado común a partir del cual cada linaje siguió su propio rumbo. Los chimpancés son especies vivas que tienen su propia historia evolutiva. Nosotros hemos seguido la nuestra.

 

65_Losprimeroshomininos.indd

Los planteamientos de Antonio Rosas se alejan de una concepción lineal de la evolución humana, y se alinean con una visión centrada en la diversificación de especies. (Imagen de portada del libro ‘Los primeros homininos. Paleontología humana‘)

La idea de asociar a los chimpancés actuales con la expresión ‘venimos del mono’ arraiga en una idea antigua, equivocada, pero extraordinariamente anclada en nuestro pensamiento. Se trata de una noción preevolucionista que se fundamenta en Aristóteles y fue formulada en la Edad Media. Me refiero a la noción de la gran cadena de los seres o Scala Naturae, que ordena a los seres vivos en una secuencia lineal y ascendente, en la que se incrusta la noción de complejidad creciente y progreso. Es en esta noción donde se instala el concepto equívoco de eslabón perdido, con el que se expresa el vínculo intermedio de la cadena de la vida entre los monos y nosotros. La gran cadena de los seres, muy arraigada en el pensamiento occidental, se expresa de forma paradigmática en todos esos esquemas lineales de la evolución humana perpetuados hasta la saciedad, incluso en logos de diseño de instituciones académicas de reciente creación. Del mono peludo que anda a cuatro patas al humano actual, erguido y lampiño, por lo general varón y blanco. Como alternativa, mi posición está más acorde con los modelos centrados en la diversificación de las especies y por eso la imagen que acompaña a este artículo descarta la representación lineal de la evolución humana.

La evolución de los homínidos la entendemos hoy como un proceso de bifurcaciones sucesivas que podemos visualizar como las ramas de un árbol. Cada bifurcación origina dos linajes evolutivos en cuya base se localiza un hipotético antepasado común de esos dos linajes. Si nos concentramos en nuestra relación con los simios africanos visualizamos el proceso evolutivo como la bifurcación de las poblaciones de un hipotético antepasado común que dio origen, por un lado, al linaje de los gorilas y, por otro, al linaje de unos simios que, en su posterior evolución, darán lugar al ancestro común exclusivo de chimpancés y humanos. Desde este último antepasado común de chimpancés y humanos (UAC Homo-Pan) tendrá lugar una nueva bifurcación (división de poblaciones) que dará origen de nuevo a dos ramas. Por un lado, al linaje de los chimpancés y, por el otro, al linaje de los homininos, del que eventualmente surgirá la especie humana. Así, entendemos la evolución como una sucesión jerarquizada de antepasados comunes de los que fueron divergiendo linajes, algunos con representantes vivos, muchos otros extintos antes del presente.

 

* Antonio Rosas es paleoantropólogo en el MNCN (CSIC). Este texto está extraído de su libro Los primeros homininos. Paleontología humana, editado por el CSIC y Los Libros de la Catarata.

8 comentarios

  1. Dice ser .

    ‘Venimos del mono’.

    Cada cual es libre de creer lo que quiera, yo por ejemplo creo que no, y no les voy a creer hasta que me demuestren que efectivamente el ancestro a es de hecho, un ancestro del especímen b, con genealogía completa, nada de asumir que fue así por similaridades.
    Y dudo que me muestren eso, y todavía albergaré dudas.

    13 Julio 2015 | 11:54

  2. Dice ser Pedro Jesús PLV

    Ante las dudas que me crea la ciencia prefiero pensar que nos creó Dios, es una idea con mayor base y fácilmente entendible para una población en su mayoría estúpida.

    13 Julio 2015 | 12:05

  3. Dice ser Pepe

    Pedro Jesús PLV, que cachondo…

    Totalmente de acuerdo en la segunda parte de tu afirmación.

    Sobra la primera tengo un pero: La ciencia funciona y da respuestas, pero tu respuesta no responde a nada y no tiene base alguna más allá de un libro escrito por pastores de cabras en un desierto y en la época de bronce (recauchutado después en la época de hierro y vuelto a recauchutar miles de veces más por la iglesia).

    Y una reflexión, es muy triste ver que en pleno siglo XXI la gente prefiera creer en “magias” new age, brujerías, magos, seres mágicos antes que en hechos demostrados. Supongo que el motivo es que para lo primero (magias varias) no hace falta esforzarse en nada ni aprender nada, mientras que para lo segundo hay que esforzarse. Supongo que también influye el hecho que detrás de todas estas “magias” se esconden unos poderosos motivos: dinero y poder (ver $$$ de cualquier pastor creacionista o el poder de cualquier religión)

    Pues nada, a seguir con la vía fácil y la respuesta vacía de “Dios no hizo”, pero no uséis la ciencia para escribir en internet ni disfrutéis todos los avances médicos, tecnológicos, etc. que os da “la ciencia dudosa”, leñe. Sed coherentes, vivid solo hasta los 30 años y orad mucho, que eso está claro que a algunos os llena de “zaviduria, zauld y vienezta”.

    13 Julio 2015 | 13:17

  4. Dice ser José Luis Blanco

    Siempre se ha dicho que el hombre y el mono tienen el mismo antecedente. Y punto, ese señor no esboza una teoría nueva y sigue en el error tambien.
    La evolución de Darwin es una patraña que necesitaría que la tierra tuviera 100 o 1000 veces la edad estimada para que se dieran esas evoluciones .
    Lo que ha sucedido en la creación es la diversidad adaptada al ambiente y a diferentes parámetros,. de forma sistemática y
    simultanea a lo largo de fenómenos sucedidos en nuestro planeta. Unas especies se han extinguido por fenómenos geológicos o astronómicos y ciertas especies han surgido de ese cambio forzado.

    13 Julio 2015 | 17:14

  5. Dice ser José Luis Blanco

    En cuanto a lo de Dios, no creo que una persona en su sano juicio y con un nivel de inteligencia mínima pueda creer en su existencia y en la autoría de todo cuanto nos rodea.
    El Universo ha existido siempre y siempre existirá. ¿Os parece absurdo que las cosas no hayan tenido un principio? ¿ En cambio, verdad que entendéis que la materia por mucho que la manipulemos, siempre existirá?
    La ley que dice la materia y la energía ni se crean ni se pierden….. sólo se transforma es una ley física que puede aclararos esa duda del inicio de la energía y de la materia.
    Nuestra capacidad intelectual es tan limitada que precisamos encontrar el principio de las cosas, no concebimos la eternidad del origen. Esa ultima frase es tan importante como hablar del fin de la eternidad.

    13 Julio 2015 | 17:24

  6. Dice ser Eslabonperdido

    No se si hubo un antepasado común, supongo que este señor que es paleontologo sabrá mas que yo, yo siempre he pensado que no es que descendamos del mono, es que hubo una época que vivíamos como monos, que no es lo mismo, antes de andar en 2 patas, y luego fuimos poniéndonos de pie, aun así tampoco es algo vital, estamos aquí y punto, y eso es lo que importa, no suelo entrar en peleas por cosas que no me afectan, lo de Dios y tal si afecta claramente, vivimos en la miseria mientras esos señores que dicen representarlo viven de puta madre, y eso si me toca las narices, si existe un dios, la iglesia no lo representa.

    El tema del eslabón perdido, a mi en biología en BUP (que tiempos aquellos), me dijeron que es el punto entre una masa de materia orgánica y un ser vivo unicelular, ese punto en el que apareció la vida, cuando la sopa orgánica se convirtió en algo vivo, muy pequeño y básico, pero vivo, nunca vi mas eslabones dudosos en la teoría de la evolución, es algo que lleva miles de años, por eso tampoco van a salir humanos de monos, porque si algún día el mono es inteligente, no lo vamos a ver, por muy rápido que evolucione, ademas la evolución requiere de necesidades, ante una necesidad los individuos que no desarrollan la misma mueren, solo quedan los que la tienen, y eso acota la diversidad genética a esa función, por ejemplo, hace falta ser mas listo, los que no lo son mueren por idiotas, los que si sobreviven, con lo que la combinación genética de la inteligencia se queda, y según hace falta mas inteligencia van quedándose los mejores, los monos no necesitan ser mas inteligentes, hoy en día entre zoos y zonas protegidas están todos monitorizados, no van a evolucionar, no existe la necesidad, y aunque lo hicieran no lo veríamos como dije antes, no coges un mono y derrepente sale una especia evolucionada un día cualquiera…

    Por todo esto todas las teorías de que el ser humano en el futuro sera tal y cual, son absurdas a mi modo de ver, hoy en día sobreviven todos los especímenes de nuestra especie, la genética no va a acotarse por necesidad, nuestros avances en medicina y comercio nos dan una estabilidad antinatural, no hay selección, y sin selección no hay evolución, en el futuro no tendremos la cabeza mas grande, ni la mano adaptada al ratón ni chorradas de esas, en el futuro seremos igualitos que ahora, porque sin selección no hay evolución.

    Puede que me equivoque, nadie puede asegurar todo esto, voy a poder yo, pero es como yo lo veo.

    14 Julio 2015 | 12:54

  7. Dice ser ivan

    de verdad todavía en pleno s.xxi la gente cree que dios creo el universo?? esto es insultante y perdon por toda esa gente que tiene fe, pero no se puede creer en algo fantastico simplemente xq es una moda, y digo una moda xq nunca se ha demostrado absolutamente nada, patetico cuanto menos, igualmente es respetable por supuesto xd
    alaa, con dios jajaajajaj

    14 Julio 2015 | 23:02

  8. Dice ser Juan Carlos

    Los descubrimientos realizados por la comunidad científica en los últimos 30 años son suficientes para demostrar una relación genética evolutiva entre “monos” y humanos. África, Eurasia o indonesia, son escenarios de importantes investigaciones. Atapuerca, Sudáfrica, Georgia, Isla de Flores, etc etc…otra cosa muy distinta es el origen de nuestro pensamiento, creencias, conducta,fe, que forma parte de nosotros como nuestro cuerpo…pienso que son discursos distintos pero relacionados por los vínculos físicos. En ningún caso deberían existir conflictos entre evolucionistas y creacionistas, ambos tienen parte de razón.

    .

    16 Julio 2015 | 15:56

Los comentarios están cerrados.