BLOGS
Ciencia para llevar Ciencia para llevar

CURIOSIDADES CIENTÍFICAS PARA COMPARTIR

Goles que hacen temblar la Tierra

Por Mar Gulis

Si la Tierra tiembla, ellos lo saben. Además de registrar terremotos, los más de 16.000 sismógrafos distribuidos por todo el planeta son unas enormes y sensibles orejas diseñadas para detectar todo lo que emite ondas que se propagan por el suelo: accidentes, explosiones, tormentas… Incluso la pasión que desata el deporte se puede ver en los sismogramas. Esto pasó en 2003 con el tanto que marcó Ronaldinho el día de su debut en el Nou Camp ante el Sevilla FC. El grito de más de 80.000 personas celebrando el gol dejó huella en el Observatori Fabra como si fuera una pequeña explosión con la consecuente liberación de energía.

Impacto sísmico del gol

Registro sísmico del Observatori Fabra correspondiente al momento del gol.

Algunas señales no pasan de la anécdota, pero en otros casos la información contenida en un sismograma puede ayudar a aclarar investigaciones sobre cómo y cuándo se han producido los eventos que han originado las ondas registradas, algo bastante útil para agencias, administraciones y empresas, que utilizan la información sísmica para clarificar algunos aspectos de sus investigaciones. A esto se dedica la sismología forense, desarrollada gracias a estos espías que no descansan nunca, los sismógrafos.

Los sismólogos ‘detectives’ actuaron por primera vez durante la Segunda Guerra Mundial, cuando fueron requeridos para investigar la explosión de 500 toneladas de municiones en un barco en California. En la actualidad, el uso de estaciones sísmicas es una de las herramientas utilizadas en el Sistema Internacional de Vigilancia para el control y detección de explosiones nucleares.

La sismología forense tiene aplicación en más ámbitos, como la industria o la construcción donde a menudo se realizan explosiones controladas (canteras, demoliciones, etc.). También analizando los sismogramas se pueden observar los efectos de las grandes tormentas, el viento y la lluvia, y llegar incluso a obtener datos que evidencian el cambio climático. Según explica el investigador Josep Vila en el libro Terremotos. Cuando la tierra tiembla, “para definir la evolución y el impacto del cambio climático muchos estudios apuntan a la posibilidad de que un aumento de la temperatura del planeta implicaría también un aumento de la cantidad de tormentas y, por consiguiente, un aumento del ruido sísmico”.

La actividad de una ciudad genera un follón considerable y se denomina ‘ruido cultural’, del que también se puede obtener información forense. ¿Ha pasado puntualmente el camión de la basura? ¿Cuál es la hora punta de tráfico en una ciudad? ¿Ayer entró alguien en el edificio fuera del horario laboral? No solo hay cámaras que nos miran, también hay sismógrafos que nos oyen y que son capaces de responder a preguntas como éstas.

 

Si quieres más ciencia para llevar sobre terremotos y otros temblores consulta el libro Terremotos. Cuando la tierra tiembla (CSIC-Catarata) coordinado por Arantza Ugalde.

Los comentarios están cerrados.