BLOGS Deportes
Chema Martínez – No pienses, corre Chema Martínez – No pienses, corre

No siempre gana el que llega primero; en la mayoría de las ocasiones, la victoria la consigue aquel que persevera por conseguir sus sueños. Así que no lo pienses… ¡Corre!

El de los pies ligeros

Si hasta “el más veloz de los hombres”, o lo que es lo mismo Aquiles, tenía un punto débil ¿cómo no íbamos a tenerlo nosotros, los mortales? Este famosísimo guerrero tenía un único punto débil, pero desgraciadamente nosotros tenemos un puñado de puntos “flacos” a los que debemos prestar una especial atención y cuidado.

Una de las peores cosas a las que un atleta ha de enfrentarse son las lesiones. Tarde o temprano acaban apareciendo, a veces, por exceso y otras veces vienen sin ser llamadas 🙂 .

Las lesiones suelen aparecer cuando empezamos a aumentar nuestro volumen e intensidad en los entrenamientos, por eso debemos prestar especial atención en todas las medidas recuperadoras a nuestro alcance para intentar prevenirlas.

Ya os he hablado de la importancia de la alimentación, hidratación y el descanso para evitar estas temidas lesiones.

Las hay de todo tipo, muchas …itis y muchas .…algias, hay que estar preparados para combatirlas.

Tengo varios rituales para prevenir y evitar dañar mi sistema musculoesquelético . Algunos son más sencillos que otros, como por ejemplo “La Posición de Jamón”, como Nuria, mi mujer, lo llama. Consiste simplemente en poner los pies en alto durante cinco minutos antes de acostarte (tras haber tenido un fuerte entrenamiento), de esta forma favoreces el retorno venoso y la sensación de pesadez desaparece.

Y, por supuesto, mis imprescindibles: Masajes, hielo y sauna.

Cuando digo masaje, me refiero a acudir a un profesional, un fisioterapeuta, con relativa asiduidad, no debemos empezar a ir cuando han empezado los dolores, debemos ser constantes para evitar que esas lesiones nos sorprendan.

Yo suelo ir todos los días, pero entiendo que esto es exagerado para una persona que no emplea, como yo, el 80 o 90% de su tiempo a hacer deporte. Además, el coste es elevado. Para ti, que acabas de empezar o para aquellos que salís a correr cada día pero no a nivel profesional o competitivo, es suficiente con que acudáis con cierta regularidad a fin de minimizar las posibilidades de contracturas y/o tendinitis.

Otro de los imprescindibles por el que, con frecuencia, me acusan de estar bastante loco, son los baños de agua fría, no fallan, 10′ a 10 grados son mágicos para recuperar, solo hay que tener valor para meterse en ella.

No todo el mundo está a favor de esta práctica, pero a mi me funciona. Suelo estar aproximadamente diez minutos, y esto lo llevo haciendo desde hace veinte años, y la verdad …¡no me ha ido nada mal!.

chema-piscina

Si esto, os parece demasiado “heavy” podéis optar por las duchas de agua fría con las que también conseguirás relajar tus músculos y te recuperarás con mayor facilidad.

Otra opción, es la aplicación de hielo directamente sobre la zona afectada para calmar la inflamación. Nunca más de 15 minutos o conseguirás todo lo contrario, la vasodilatación.

En el extremo opuesto, la Sauna. También tiene algunos detractores porque baja la tensión, pero lo cierto es que a mi me relaja y la uso bastante. Si optas por ella, te aconsejo una buena hidratación y siempre terminar con agua fría.

Hay otros trucos más facilitos que irás descubriendo a medida que te inicies en esta práctica como por ejemplo entrenar en superficies blandas (hierba, por ejemplo) para evitar las contracturas en cuádriceps, o proteger los gemelos con calcetines largos para que el músculo este más compacto y caliente. No, no es una moda, lo de los calcetines largos tenía un por qué. Eso y unas buenas zapatillas adaptadas a tu peso, altura y pisada.

Como Aquiles, nosotros también debemos proteger este talón, el tendón de Aquiles tiene a sufrir como consecuencia de unos gemelos muy cargados. Puedes evitar este daño usando taloneras de silicona para levantar el talón y relajar este tendón.

Espero que no tengáis que pasar nunca por estas dichosas lesiones que nos hacen parar y que al final desembocan en una bajada del estado de ánimo. Para ello, recuerda que la prevención es fundamental.

Así que… ¡nada de forzar la maquina!

Eso sí, que el miedo a las lesiones no os haga parar, ni mucho menos os haga pensar demasiado.

#NoPiensesCorre

Los comentarios están cerrados.