BLOGS
Capeando la crisis Capeando la crisis

De cómo vivir sin dinero o con muy poco

Entradas etiquetadas como ‘confianza’

Plataforma participativa para que el consumidor evalúe a las empresas

Internegos es una plataforma participativa para que los consumidores evalúen y se comuniquen con las empresas a través de calificaciones y comentarios. En esta red, el usuario puede compartir su experiencia sobre un negocio, un proveedor, un producto o un servicio.

El objetivo es fomentar y promover el consumo colaborativo local y la responsabilidad social corporativa y, también, proporcionar información valiosa y real que ayude a los usuarios a decidirse por un proveedor, un producto o un servicio.

Imagen de Marketing Directo

Imagen de Marketing Directo

“Después de conocer el precio, las características y las opiniones de los demás, se podrá elegir a las empresas que benefician realmente a la comunidad o que reporten un valor añadido en cuanto a calidad, precio y servicio postventa”, afirma su fundaddor René Vázquez.

Desde el punto de vista de las empresas, les facilita así agilizar la comunicación con los clientes. En el momento en que alguien emite su opinión y califica, está validando o rechazando el producto o servicio que ha recibido de forma inmediata. Para crear relaciones duraderas es imprescindible utilizar herramientas tecnológicas que evolucionen con los cambios.

“Cuando la información pasa a ser de control y alcance público, la fiabilidad dependerá de la perspectiva y la buena voluntad de un grupo muy grande de personas. Aquí radica el éxito del medio pero también el riesgo de obtener información falsa o mal intencionada”. Por eso, Internegos cuenta con filtros para evitar los comentarios falsos. Sólo cuando se compruebe una mala intención se eliminarán las opiniones emitidas.

René Vázquez, señala que la idea es ir un poco más allá de los directorios de empresas, productos y servicios, “es buscar que las opiniones y valoraciones de los clientes sean reales y aplicar mecanismos para controlarlo y que la herramienta les permita, con sus decisiones de compra, influir en las empresas para mejorar su funcionamiento e incentivar mayor cantidad de acciones relacionadas con la responsabilidad social“.

Incluye un buscador geográfico con ofertas de productos y servicios convenientes y cercanas.

Otra forma de viajar cada vez más extendida

El intercambio de casas entre particulares se ha convertido en una opción muy demandada para pasar las vacaciones.

Con la irrupción de la economía colaborativa se han creado plataformas que se dedican a poner en contacto a la gente para este fin. Una de las más populares es GuestToGuest, que más que una plataforma se considera una red social de 135.845 miembros en más de 187 países, que utilizan este sistema para viajar.

Los miembros de GuestToGuest tienen en común la idea de que viajar de otra manera es posible, donde la hospitalidad, la libertad y la confianza son palabras claves. Y gracias al sistema único de GuestPoints pueden elegir dónde quieren que les inviten con toda libertad en cualquier parte del mundo.

GuestToGuest2

En el momento de la inscripción, los miembros “evalúan” su casa atribuyéndole una cantidad de GuestPoints por noche (con arreglo a la superficie, la comodidad y la localización). Esto permite que en caso de intercambio no recíproco ganes GuestPoints cuando acoges a miembros en tu casa y poder gastarlos más tarde en otra casa de cualquier otro miembro de la plataforma.

GuesttoGuest

Las razones que aducen los que utilizan este sistema son:

El ahorro: se ahorra ens el alojamiento, pero no es lo único. A la hora de comer se puede cocinar en casa en vez de salir a comer fuera. También se ahorra en el gasto de un coche de alquiler ya que muchos miembros están dispuestos a prestar su coche durante el intercambio.

Una forma diferente de viajar: de descubrir una ciudad, una región, o un país desde otra perspectiva. Durmiendo en una casa y no en un hotel se puede conocer cómo vive la gente local y ofrece la oportunidad de descubrir una cultura desde dentro. Además, los anfitriones pueden sugerir sus restaurantes favoritos, lugares de interés turístico, fiestas…

Dejar la casa en buenas manos: Esta es una de las principales ventajas del intercambio de casas para los usuarios. Con su presencia, los húespedes ahuyentan a posibles ladrones, pueden detectar cualquier problema, como un escape de agua, y arreglarlo antes de que sea demasiado tarde y también pueden hacer pequeños favores como recoger el correo, regar las plantas del jardín o del balcón, o incluso dar de comer al gato.

Una plataforma para enviar paquetes con viajeros

Toma&go es una iniciativa de consumo colaborativo surgida en Vigo hace unos seis meses, una red de envíos y traslados compartidos que conecta a personas que quieren enviar algo con viajeros. Se trata de un proyecto que tiene como objetivo conseguir una movilidad más sostenible y eficiente a través del uso de nuevas tecnologías, centrado en la filosofía del compartir, en las personas y en la confianza.

Todos aquellos que tengan un hueco en su maleta o en su vehículo pueden llevar un paquete (pequeño, mediano, grande, especial, etc.) a otro usuario sea cual sea el medio de transporte usado (coche, tren, avión, etc.) y pueden, a través de la web, pactar una serie de características del envío, como puede ser el lugar de recogida o la recompensa. Cualquier usuario puede publicar un viaje o un envío y solo tendrá que esperar a que otro usuario se ponga en contacto con él para pactar el envío o traslado.

Toma&go

La confianza entre las personas nos ha hecho comprender de otra forma la logística tradicional anclada hasta ahora en las tradicionales empresas de mensajería, que no dan alternativas para cubrir todas las necesidades de hoy, señalan los promotores de Toma&go, Marta, Antonio y Fabio.

Su objetivo es simplificar los medios actuales de envíos y traslados con la colaboración de todos los usuarios y funciona los 365 días del año para mejorar la red de envíos colaborativos de España, a través de la transparencia y confianza.

Al viajero le ofrecen compartir gastos de viaje llenando su coche o maleta, publicar viajes detallando el espacio disponible, ver los perfiles de los usuarios, un servicio de mensajería instantánea y valorar los perfiles después de cada experiencia.
Y al que envía le facilitan poder gestionar el envío/traslado las 24 horas del día, sin horarios comerciales, publicar los envíos y traslados con fotografías, ahorro de tiempo y costes, consultar perfiles de viajeros y así decidir cual se ajusta a sus necesidades y la posibilidad de trasladarse como compañero de viaje.

“Toma&Go nació tras muchas horas de reflexión y durante una experiencia en el extranjero, donde gracias en parte a las bajas temperaturas y también a la cabezonería se empezó a desarrollar lo que hasta ese momento era solo la idea de facilitar los envíos y traslados. De vuelta en España se trató de definir una estrategia y un equipo ideal para este proyecto donde se toman siempre decisiones orientadas al cliente, al usuario y a la persona que va a llevar nuestro paquete o con la que vamos a viajar”, explican.

Viajar por todo el mundo, de casa en casa

GuestToGuest se ha consolidado durante el último año como una de las primeras redes mundiales de intercambio de casas, con más de 91000 miembros en más de 187 países.

La plataforma permite intercambiar tu casa o tu apartamento durante tus vacaciones con otras personas, miembros también de la red, que viven al otro lado del mundo. “Más que una simple web de intercambios de casa, es ¡una red socia! -dicen sus fundadores- Nuestra comunidad está formada por miles de personas de todo el mundo que quieren intercambiar su casa o apartamento, y descubrir otros lugares del mundo viviendo como un local”.

La plataforma se constituyó en octubre de 2011, impulsada por el presidente y cofundador de GuestToGuest, Emmanuel Arnaud. Situado en París, hoy en día el equipo está constituido de aproximadamente diez personas. Y en el origen, la historia de 22 familias de Francia, Bélgica, España, Gran Bretaña, Estados Unidos y Qatar que tenían una voluntad compartida: pasar unas vacaciones estupendas intercambiando su casa de una manera simple y justa.

Los miembros de la red tienen en común la idea de que viajar de otra manera es posible, donde la hospitalidad, la libertad y la confianza son muy importantes.

La red social reúne a una comunidad de personas con el mismo fin y gracias al sistema único de GuestPoints se puede elegir dónde quieres que te inviten con toda libertad en cualquier parte del mundo. Es un modo de recompensar la hospitalidad de los miembros de la plataforma. Cada vez que invitas a miembros de GuestToGuest a tu casa, estos te entregan unos GuestPoints como agradecimiento. Luego, gracias a estos GuestPoints, puedes ser invitado tú mismo en el lugar que prefieras.

Para los que utilizan este sistema, el ahorro es una de las razones principales por las que el intercambio de casa es una manera de pasar tus vacaciones: “Ahorras es el alojamiento, pero no es lo único. A la hora de comer puedes cocinar en casa en vez de salir a comer fuera. También puedes ahorrar en el gasto de un coche de alquiler ya que muchos miembros están dispuestos a prestar su coche durante el intercambio”.

La segunda razón es que es una forma de viajar diferente y de conocer la ciudad o el país ayudado por amigos locales, con los que te pone en contacto quienes han intercambiado su casa contigo. La tercera, que tener a alguien de confianza en casa en tu ausencia es muy conveniente, según su responsable.

Si quieres conocer como funciona, detalles de la fianza, la seguridad, etc. pincha aquí

Servicios de mensajería entre ciudadanos

La plataforma BonCarry permite enviar y recibir objetos, documentos y bienes a través de personas que se ponen en contacto entre ellas para realizar el servicio o recibirlo.

Es un sistema de mensajería entre usuarios, un sistema de envío colaborativo y alternativo, basado en el intercambio de experiencias entre usuarios. A través de la plataforma se puede establecer contacto con viajeros de todo el mundo y solicitar su colaboración para que te traigan lo que necesitas.

Con BonCarry es posible saber qué personas a tu alrededor necesitan algo y qué personas de fuera están dispuestas a llevar a cabo el transporte.

Imagen de la web BonCarry.com

Imagen de la web BonCarry.com

La experiencia estará basada en la confianza mutua y en que ambas partes obtengan un beneficio. Por ejemplo, tú obtienes lo que has pedido que te traigan y, a cambio, puedes recoger al viajero en el aeropuerto, enseñarle la ciudad o remunerarlo como acordéis ambos. Las condiciones del acuerdo y la recompensa son totalmente privadas: todo dependerá de la relación de confianza que se establezca y de lo que ambas partes definan como “justo”.

Boncarry hace una serie de recomendaciones a los usuarios del servicio. Por ejemplo, pedir cosas de fácil transporte y/o que no supongan un esfuerzo excesivo para el boncarrier respectivo.

La disponibilidad de las personas puede cambiar por múltiples razones, ya sean el tiempo, la salud, la familia…Por eso, se debe mantener el buen tono si en el marco de una transacción se producen situaciones que den lugar a cambios, como cancelaciones, retrasos…

También recomiendan comunicar cualquier cambio relevante y no olvidar que el servicio se basa en la buena voluntad y la confianza, y cumplir lo más estrictamente posible lo pactado al realizar una transacción, ya que así se podrá ir acumulando recomendaciones y más tarde puntos para más ventajas en servicios avanzados.

Trustivity, un sistema que muestra la opinión real de los consumidores sobre un producto

Cinco jóvenes emprendedores de Barcelona han creado Trustivity, un sistema que recopila y muestra la opinión de consumidores reales sobre un producto de comercio online y pretende así acabar con las dudas sobre la autenticidad de las opiniones en Internet. La herramienta de Trustivity ayuda a los consumidores a determinar cuáles son los comercios electrónicos de confianza, en base a la opinión de los propios clientes y les permite premiar o castigar al comercio según su experiencia de compra. El sistema mejora hasta un 47% los ingresos de las tiendas, según un estudio independiente realizado. ¿Cómo funciona?: 1. El cliente efectúa su compra 2. La empresa entrega la compra 3. El cliente comparte su opinión 4. Trustivity analiza y procesa la información 5. Se actualiza el widget y todo el sistema Trustivity La plataforma envía una solicitud de valoración a todos los clientes sin excepción, no sólo a los que han recibido bien su pedido y están satisfechos. Sólo acepta las opiniones de quienes han comprado un producto o contratado un servicio. De este modo las valoraciones son fiables y útiles. Cuando un cliente da una puntuación no deseable, se abre un proceso de arbitraje en el que se avisa al comercio electrónico de que un cliente no está satisfecho, para que revise su opinión y le de la respuesta o solución necesaria. En un plazo de 10 días se publicará o retirará el comentario en función de si el problema se ha solucionado o de si el cliente ha cambiado de opinión. De esta forma, Trustivity no es sólo una  herramienta de valoraciones, también es una ayuda para resolver conflictos. Las valoraciones que los clientes dan a los productos generan una fuente constante de contenido original y relevante que los buscadores aprecian. Además, Trustivity está vinculado a Google Seller Ratings por lo que la puntuación de cada producto y el número de opiniones podrán mostrarse vinculados a la web del comercio cuando este aparece en los resultados de búsqueda. Trustivity es una Startup tecnológica ubicada en Mataró (Barcelona) que comenzó a gestarse a finales de 2012 y se lanza a mercado en septiembre de 2013, tras un periodo de prueba y mejora con la ayuda de unos pocos comercios electrónicos seleccionados. La web cobra por sus servicios dependiendo del número de pedidos de la tienda. Hasta 1.000 pedidos, cobra 55 euros al mes; hasta 2.000, 85 euros mensuales, y hasta 3.000, 155 euros.

Turismo basado en la confianza entre anfitriones y viajeros

“Con permiso” de las administraciones, que están haciendo lo suyo para rebajar las expectativas que los ciudadanos tienen en la economía colaborativa para contar con un montón de servicios que han ido surgiendo al amparo de Internet y que pone en contacto a gente que ofrecen lo que otros necesitan y viceversa o que se organizan para conseguir entre todos las cosas más fáciles y más baratas, basándose en la confianza, hay ya infinidad de iniciativas que hacen la vida más fácil.

Una de ellas es el turismo colaborativo, que se ha hecho fuerte en los últimos años. Y un ejemplo es Guestinalia, una plataforma donde encontrar experiencias de viajes por España.

Turismo colaborativo

Foto de uno de los viajes de la web Guestinalia

Se trata de  una aplicación que conecta a los llamados expertos locales (anfitriones) y a viajeros. Si uno va a viajar y le apetece descubrir el lado mas auténtico de su destino: lugares que sólo conocen los de la zona, un paseo en barco, ciudades, gente, costumbres…, esta web ayuda a conectar con gente que le ayuda a cumplirlo. Además, el viajero puede basarse en opiniones de otras personas que han realizado ya dicha experiencia y con fichas detalladas de todos los servicios con que cuenta.

El objetivo es poner en contacto a viajeros con ciudadanos locales que les acompañen a conocer y disfrutar del lugar al que llegan. Es  una web gratuita y a través de la misma, los anfitriones ofrecen diferentes experiencias a los turistas y éstos pueden reservarlas a través del portal.

De esta manera, los anfitriones ganan una fuente extra de ingresos y los turistas se benefician como consumidores al elegir qué tipo de viaje quiere disfrutar. A la hora de escoger, el viajero puede apoyarse en la confianza que le da ver las opiniones de otros usuarios que han han hecho lo mismo antes.

Los llamados anfitriones son habitantes de diferentes lugares de España que comparten su hobby o especialidad con viajeros que quieren disfrutar de esa parte de su destino turístico. Cada anfitrión calcula el precio de la experiencia que ofrece: un alojamiento, una excursión, una visita a tal o cual sitio especial… y ese es el precio final, impuestos incluidos, sin recargos  sorpresa, que el turista le paga directamente a él.

 

Prueba la comida que cocinan tus vecinos

Hay ya muchas plataformas online relacionadas con la comida, basadas en la economía colaborativa y con el objetivo de compartir y evitar el desperdicio de alimentos.

Una de ellas es Compartoplato, una red social que pone en contacto a cocineros y comensales en el mismo barrio.

Compartoplato ok

Una iniciativa para aprovechar más la comida, que tiene mucho éxito en Holanda, donde nació y donde ya hay casi 7.000 cocineros que  comparten sus platos y que se basa en la confianza en la gente y su comida.

El funcionamiento es sencillo. Una vez que te has registrado en la web como cocinero o como comensal, puedes ver lo que están cocinando los vecinos y podrás probarlo por un precio pequeño: lo que hayan costado los ingredientes. La participación en Compartoplato es gratuita y la organización tiene carácter social, pues lo que pretende es obtener los beneficios sociales de compartir comida.

Si un comensal encuentra algo de su agrado en las cercanías de su casa, puede hacer clic en “pedir” y encargar la comida. El pedido será enviado por correo electrónico al cocinero o cocinera.

Cuando este acepta el pedido, envía un correo con la confirmación y la información de contacto. Se confirma el precio y la hora de recogida o el propio recipiente que hay que llevar para generar menos desperdicios. El precio se pagará en la cantidad exacta y en efectivo en el momento de recoger la comida.

Si un nuevo usuario es cocinero, se registra con este perfil y puede ya ofrecer sus platos.

Los creadores de Compartoplato son los holandeses Marieke Hart y Jan Thij Bakker, que lo fundaron en marzo de 2012, en Utrecht Oeste

Cuentan que desde su jardín olían lo que su vecina estaba cocinando y sentían tanta curiosidad por lo que cocinaba y por saber quién era que un día se atrevieron a preguntarle si podían probar su comida y a ella le gustó la idea. Así se dieron cuenta de que compartir comida era una buena forma de conocer a los vecinos y estos comenzaron a participar.

Compartoplato sigue la tendencia de la iniciativas de la economía del intercambio, que hacen que las tradicionales líneas divisorias entre productor y consumidor desaparezcan. Además, la tecnología online permite adecuar la oferta y la demanda entre los consumidores locales. Según sus creadores, se trata de que algo valioso (como las sobras) acabe donde se necesitan.

Tu casa por la mía para estas vacaciones

El intercambio de casas es una práctica cada vez más extendida que existe desde hace más de 20 años en Internet. Permite alojarse gratuitamente en vacaciones. El principio es simple: tú vas de vacaciones a casa de alguien y él viene a tu casa. Este sistema permite ahorrar de forma considerable el presupuesto para las vacaciones, pero sobre todo es una manera muy auténtica de viajar.

GuestToGuest más que una web es una red social que permite intercambiar tu casa o apartamento para las vacaciones. Su comunidad está formada por miles de personas de todo el mundo que comparten el mismo deseo de intercambiar su casa o apartamento y descubrir otros lugares alrededor de todo el mundo, viviendo como un local.

Sus miembros intercambian su apartamento o su casa en vacaciones y la plataorma aporta tres innovaciones al intercambio de viviendas que permiten facilitar y mejorar el intercambio:  La red social, para encontrar gente con tus mismos gustos;  los guestpoints, para hacer posibles más intercambios y la gratuidad.

Hay dos maneras de intercambiar la casa:

El primero es un intercambio recíproco, sin guestpoints: yo voy a casa de Paula y ella viene a mi casa, no necesariamente en la misma época. Yo me alojo gratis gracias a Paula.

La segunda fórmula: con guestpoints y el intercambio no es recírpoco. Yo voy a casa de Paula, en su ausencia o no y a cambio de doy guestpoints. Co esos guestpoints, Paula puede alojarse en otras casas cuando quiera

En el momento de la inscripción en GuestToGuest, los miembros “evaluan” su casa atribuyéndole una cantidad de guestpoints por noche (con arreglo a la superficie, la comodidad y la localización). Esto permite que en caso de intercambio no recíproco ganes guestpoints cuando acoges a miembros en tu casa y puedas gastarlos más tarde en otra casa de cualquier otro miembro de GuestToGuest.

Los miembros de GuestToGuest tienen en común la idea de que viajar de otra manera es posible y que la hospitalidad, la libertad y la confianza son  claves en el intercambio.