BLOGS
Capeando la crisis Capeando la crisis

De cómo vivir sin dinero o con muy poco

Archivo de la categoría ‘servicios’

La escalera, una herramientra para fomentar el encuentro y la colaboración entre vecinos

La Escalera es una herramienta para facilitar el encuentro y el apoyo mutuo entre vecinas y vecinos de una misma comunidad y provocar una reflexión acerca de las relaciones cotidianas en entornos comunitarios.

Es un proyecto de investigación e intervención social, impulsado y coordinado por Rosa Jiménez en colaboración con la cooperativa Indaga. Está vinculado al laboratorio ciudadano Medialab-Prado, perteneciente al Área de Gobierno de Cultura y Deportes del Ayuntamiento de Madrid.

Rosa Jiménez empezó a organizarlo hace año y medio cuando comprobó la distancia insalvable que había con  sus vecinos de escalera cuando se trasladó a vivir de Sevilla a Madrid.

De ahí, comenzó la iniciativa La Escalera, que nació con una pregunta frente a una certeza: “La vida es un problema común, ¿lo resolvemos en comunidad?” Junto con Carlos López, de la cooperativa de investigación social Indaga, lo presentaron en Medialab-Prado como un proyecto y como una herramienta para facilitar el encuentro y el apoyo mutuo entre los vecinos de una misma comunidad,

La Escalera incluye un kit con carteles y pegatinas imprimibles para colocar en el portal y en el buzón con mensajes en los que se ofrecen cosas como ayudar a subir la compra, regar las plantas, sacar al perro o compartir wifi. También hay una pegatina en blanco para que cada uno ofrezca lo que quiera.

Antes de lanzar la web de La Escalera, en el mes de noviembre, Jiménez publicó en su perfil de Facebook la idea pidiendo voluntarios para participar en el experimento y obtuvo una respuesta masiva.

Ahora mismo hay 25 comunidades en Madrid participando en el proyecto. Cuando alguien contacta con ellos, Jiménez y López se acercan a su comunidad, colocan con ella el cartel. Esa persona elige la pegatina con el ofrecimiento que quiera y se ajustan a la situación de la comunidad.

No hay ningún requisito para participar, cualquiera puede descargarse el kit o contactar con la promotora para pedir material y acompañamiento.

“Puede parecer que nuestra propuesta sólo tiene sentido en comunidades en las que ya haya buenas relaciones entre vecinas y vecinos, pero como La Escalera no es únicamente un medio de investigación, sino también de intervención, creemos que puede tener especial sentido en comunidades sin tejido de apoyo. Además, en caso de que La Escalera no salga, si no produce ningún cambio o tu comunidad no reacciona bien, también aprenderemos de la experiencia”, señala.

Intercambia objetos con tus vecinos en vez de comprarlos

Lendi es una comunidad donde se puede pedir prestado cualquier objeto que se necesite a otros vecinos del barrio. Su objetivo es fomentar el consumo responsable y conectar a los vecinos, poniendo en contacto a quien necesita un objeto con quien lo tiene.

En Lendi, piensan que la forma en que se consume da forma a la sociedad y al planeta en el que vivimos y en ese sentido, dicen que si consumimos de una forma más responsable y social, construiremos un mundo más responsable y social.

Como la mayoría de las cosas que compramos sólo las utilizamos unas cuantas veces, Lendi propone conectar con los vecinos de nuestro mismo barrio para compartir objetos entre todos, construir barrios más sanos y vivir de forma más sostenible.

Si uno decide registrarse en la plataforma, se le apunta al grupo de whatsapp del barrio, donde podrá pedir cualquier objeto que necesite y contactar con los vecinos que se lo pueden dejar.

Lendi nació en 2016 con dos propósitos claros: Cuidar el planeta y conectar a las personas.

Cuidar la naturaleza, consumir de forma más responsable y hacer un mejor uso de los recursos ya existentes. “Con Lendi nos damos cuenta de que ya no necesitamos comprar y poseer tantas cosas, solo necesitamos tener acceso a ellas para usarlas cuando las necesitemos. Acceso es la palabra clave”, señala en su blog Javier Velasco, el creador de Lendi, que hasta ahora ha funcionado en varios barrios de Barcelona con grupos de Whatsapp, pero que ahora prepara la salida de una aplicación.

“El segundo por qué de Lendi es volver a recordar aquello que un día supimos pero hemos decidido olvidar. Que como seres humanos nos nutrimos de la conexión con otros seres humanos. Gran parte de nuestra felicidad depende de nuestra relación con otras personas. Y resulta que cada vez más gente se va a vivir a las ciudades, vivimos cada vez más juntos, pero paradójicamente más separados”, añade.

Myplayz, actividades culturales colaborativas en espacios privados

Myplayz es una comunidad de consumo colaborativo creada para organizar actividades culturales en espacios privados, de ciudadanos particulares.

Es un modelo que elimina intermediarios, permite a los usuarios obtener ingresos e incide en el sector de la cultura desde la perspectiva de la economía colaborativa. Un mercado que tiene un enorme futuro tanto por sus características propias como por sus consumidores, según afirman sus promotores.

Próximamente, comenzarán una campaña de microfinanciación en la Bolsa Social, la plataforma de crowdimpacting: el crowdfunding de los inversores y las empresas con impacto social positivo.

El capital solicitado es de 60.000 a 90.000 € y la inversión mínima que se pide al inversor es de 500 euros.

A través de Myplayz, una comunidad de usuarios programa, gestiona y valora sus propias actividades culturales. Todo el proceso de publicación de eventos, gestión de aforo y adquisición de reservas se realiza en la propia plataforma. De esta forma, poner en marcha eventos culturales es más fácil, ya que ofrecen todas las herramientas necesarias para que creadores y ciudadanos puedan pasar de ser espectadores pasivos a productores creativos, según señalan en el proyecto presentado para conseguir la financiación, que irá dirigida a hacer crecer el proyecto, aumentar el número de usuarios e internacionalizar la comunidad.

m-playz

En cuanto al impacto social, Myplayz pretende modificar el modelo cultural hegemónico,  para que artistas y ciudadanos puedan decidir cuándo, cómo y qué cultura quieren consumir. “Un modelo de cultura más horizontal y colaborativo en el que los ciudadanos se empoderen para democratizar el hecho cultural, a través del conocimiento compartido, la confianza mutua y las nuevas tecnologías”.

Los objetivos de impacto social de Myplayz se resumen en: ofrecer alternativas de trabajo a artistas; crear la red de espacios culturales más grande del mundo; generar público consumidor y productor de cultura y posicionar la cultura como un valor de orgullo dentro de la comunidad.

Su modelo de negocio se basa en conectar a tres usuarios en una plataforma colaborativa: los anfitriones, los artistas y los invitados.

En este sentido, anfitriones y artistas se ponen en contacto a través de la plataforma para organizar un evento en un espacio. Ambos acuerdan las características del evento y el reparto de ingresos (si el evento es de pago). Myplayz cobra por la intermediación una comisión del 15% de las reservas cobradas a los invitados, gestionadas a través de la plataforma, con un mínimo de 1 euros por reserva.

En el caso de que los eventos sean gratuitos no se cobra nada. De este modo se fomenta la cultura accesible, al tiempo que se amplía la base de los usuarios de la comunidad.

Libros para compartir, en los maleteros de los car2go

Car2go, la plataforma de coches eléctricos que ha revolucionado la forma de moverse por las ciudades, alquilando un coche accesible en cualquier parte a través de una app,  ha puesto en marcha una iniciativa para compartir libros y fomentar la economía colaborativa y la cultura, con motivo de la 75ª Feria del Libro de Madrid.

Desde el 23 de mayo al 12 de junio, los usuarios de car2go pueden encontrar libros en los maleteros de los vehículos. La iniciativa se puso en marcha con 200 libros que los usuarios pueden coger para leer, pero ya cuenta con más de 1.000 volúmenes gracias a los apoyos recibidos de diversas organizaciones.

Los  usuarios podrán devolver el libro al maletero o dejar aquellos libros que ya hayan leído y quieran compartir con otros usuarios.

car2go

Car2go cuenta en Madrid con 500 vehículos smart eléctricos, disponibles sin estaciones de alquiler fijas para su recogida y devolución, para usuarios y empresas que deseen realizar cualquier tipo de trayecto dentro de la ciudad.

No es necesario planificar la ruta con anterioridad, ni estar un tiempo mínimo de alquiler. Los vehículos están disponibles a través de la app para todos los usuarios de car2go y así poder añadir este servicio a las opciones de movilidad ya disponibles en la ciudad.

Las aplicaciones son las que ayudan a encontrar el próximo car2go libre y permiten alquilarlo en el acto.

Ocho años después de nacer en la ciudad alemana de Ulm (2008), car2go funciona  en 31 ciudades de Europa y América del Norte y más de un millón de clientes utilizan con asiduidad este sistema para moverse por la ciudad.

Los madriles: Iniciativas ciudadanas y comunitarias

Los Madriles es un mapa de Madrid que destaca más de un centenar de iniciativas vecinales y espacios construidos autónomamente por la ciudadanía.

Es un proyecto iniciado en enero de 2015 e impulsado por La Federación Regional de Asociaciones Vecinales de Madrid (FRAVM), Intermediae Matadero, Zuloark + Lys Villalba, Vivero de Iniciativas Ciudadanas [VIC], Paisaje transversal, Todo por la praxis.

Los madriles

Incluye multitud de iniciativas ciudadanas que trabajan para construir una ciudad más habitable, sostenible, inclusiva y participativa. El mapa, que recoge más de un centenar de experiencias (centros sociales, huertos urbanos, asociaciones vecinales, despensas solidarias, medios comunitarios, intervenciones artísticas en espacios públicos…), es un fotograma de un mapa digital, abierto y colaborativo en el que todas las iniciativas ciudadanas que lo deseen podrán incorporarse y a la que se puede acceder ya a través de www.civics.es y desde www.losmadriles.org

El objetivo es, en primer lugar, servir de reconocimiento al trabajo colectivo de miles de vecinas y vecinos para hacer una ciudad más habitable, y a los que antes que ellos, hicieron lo mismo reivindicando viviendas dignas, calles sin barro, más espacios comunes o servicios básicos.

También, establecer un diálogo entre muchas de las experiencias vecinales con la intención de que puedan reconocerse, pero también, compartir y transferir el conocimiento aprendido.

Los madriles 2

La intención -señalan sus organizadores- es pensar juntos sobre las posibles formas de visualización de las transformaciones de este Madrid en construcción, y sobre las prácticas colaborativas que las producen.

Los promotores del atlas “social” han llevado a cabo encuentros con diferentes colectivos sobre cultura abierta, participación o urbanismo vecinal, con el fin de atraer a más colectivos y seguir promoviendo iniciatrivas para hacer una ciudad más habitable.

Participación y compromiso social en el II Encuentro estatal de Bancos de Tiempo

Los días 9 y 10 de abril se celebrará el II Encuentro Estatal de Bancos de Tiempo en Rivas Vaciamadrid (Madrid), bajo el lema Participación y compromiso social.  Una ocasión perfecta para el encuentro de personas de distintas localidades y compartir nuestras experiencias con los Bancos de Tiempo.

Dentro de las jornadas, se realizará, el domingo 10,  la asamblea general de la ADBdT, en la que se repasará la situación de la asociación y de los proyectos  en marcha, que no son pocos.

Durante los dos días se hablará de las experiencias de los distintos bancos del tiempo que pertenecen a la asociación, de la participación de sus miembros y del compromiso social que representan estas entidades, muchas de las cuales forman parte de ayuntamientos.

II Encuentro Estatal BdT

Los Bancos de Tiempo son proyectos locales de ayuda mutua entre vecinos, que intercambian servicios y trabajos que se pagan con tiempo. La Asociación para el Desarrollo de los Bancos de Tiempo (ADBdT), que reúne a unos 44 de toda España, cree en la capacidad de los bancos de tiempo para promover cambios positivos en la sociedad. Por eso trabaja de manera voluntaria para hacer que los bancos de tiempo funcionen cada día mejor.

Como resultado del I Encuentro estatal de Bancos de Tiempo, celebrado en abril de 1015, se creó la Red global de Bancos de Tiempo, para poder intercambiar servicios entre distintos Bancos de Tiempo no sólo de un mismo país sino con los de otros, como el primer intercambio intercontinental realizado entre el Banco de Tiempo de Colombia y el Banco de Tiempo de Sants (Barcelona).