BLOGS
Capeando la crisis Capeando la crisis

De cómo vivir sin dinero o con muy poco

Archivo de la categoría ‘medio ambiente’

¿Quieres ser un consumidor consciente?

Del movimiento Knowcost se viene hablando hace unos años para señalar que no podemos seguir por la deriva del consumismo exacerbado y para informar a los ciudadanos de qué es el consumo consciente.

Opuesto radicalmente al Lowcost, el movimiento Knowcost es una filosofía de consumo que propone “consumir como piensas”, conociendo no sólo los costes visibles del producto (el precio venta al público) sino también los costes indirectos, que no se ven y que, a la vez, pagamos todos: coste estado de bienestar y coste planeta. Es el que es consciente del coste real que tienen los productos y servicios que se consumen.

Como dijo hace poco José Moisés Martín en este periódico, “Ha llegado la hora de que la ciudadanía sea consciente de que nada es gratis y de que los servicios de calidad requieren de recursos de calidad”.

Ser un knowcoster es tener el conocimiento de los verdaderos costes que tiene para la sociedad y para su bolsillo los productos que consume, según afirma Miguel Conde, impulsor de este movimiento y de la Fundación Knowcosters.

Cuando los consumidores optamos por un producto, le estamos mostrando nuestro apoyo y por tanto, también estamos apoyando a la fábrica o empresa que lo produce y al entorno económico y social en que es producido, configurando de forma directa el mundo en el que vivimos. Con nuestro consumo apoyamos la sociedad a la que aspiramos.

Un consumidor Knowcoster dirige, vota y orienta su consumo. Algo que a veces requiere cambiar el producto que habíamos elegido, a veces consumir menos, a veces no consumir, pero siempre sabiendo que estamos provocando una reacción en cadena que puede estar cerca o lejos de lo querríamos que sucediese.

La Fundación Knowcosters está trabajando con las marcas para que sean ellas, de primera mano, las que aporten la información a sus consumidores, a través del triple marcaje que aporte información sobre su coste real en tres vertientes:

Coste Estado del Bienestar: aporta información sobre el respeto a las condiciones sociales y económicas de las personas implicadas en todo su ciclo de vida.

Coste Planeta: aporta información sobre el cuidado y protección del medio ambiente y su entorno que intervienen en todo su ciclo de vida.

PVP: valor monetario.

El triple macaje sería la culminación de un proceso de enriquecimiento del discurso de los productos y de la traslación de la información relevante al consumidor para que se convierta en un consumidor Knowcost.

Esta es una de las propuestas de la Fundación, pero no la única. También está la Huella fiscal, un distintivo que informa del país donde pagan sus impuestos (IVA e Impuesto de Sociedades) las diferentes tiendas online.

Para el consumidor, la huella fiscal supone saber de dónde vienen los productos y hacia dónde nos llevan. Y con esa información decide qué hacer, libremente y con conocimiento de causa.

Para las empresas, supone transparencia y compromiso. Con la Huella fiscal, las tiendas online informan a sus clientes o usuarios (reales y potenciales) del lugar donde pagan el IVA y el Impuesto de Sociedades, a la vez que muestran su compromiso con el sistema fiscal del país donde operan.

La Fundación Knowcosters pone la Huella fiscal a disposición de cualquier empresa cuya actividad implique transacciones económicas en España vía Internet.

La Fundación Knowcosters es una entidad sin ánimo de lucro que trabaja para conseguir mejoras sociales y el mantenimiento del Estado de Bienestar, ofreciéndole al ciudadano herramientas informativas que le permitan consumir de forma más parecida a su manera de pensar.

Ante el evidente deterioro de las condiciones occidentales del Estado de Bienestar, desde la Fundación Knowcosters proponen una serie de medidas correctoras para esta degradación, a través de una forma de consumo diferente.

Juguetes sin plásticos, realizados con materiales sostenibles en un taller social

Son juguetes creados con maderas de bosques sostenibles y pinturas sin químicos y producidos en un taller social que da empleo a 43 personas en situación de vulnerabilidad. Están alojados en FairChanges, el mercado online de los proyectos sostenibles. El lugar que reúne las propuestas de consumo medioambientalmente responsables, sin intermediarios y producidas sin esclavitud ni trabajo infantil.

Los hace Wodibow, una pequeña empresa que diseña y produce juguetes de madera en Segovia  y cuyo objetivo es llevar el diseño y la sostenibilidad a los juguetes para hacer algo nuevo con materiales tradicionales y ecológicos.

El proyecto nació en un garaje de esas capital castellana, con una máquina CNC casera y pequeña y muchas maderas de palets para testar posibilidades.

En Wodibow, reinventan las formas de jugar con puzzles utilizando imanes junto con la madera, hacen juegos de construcción pintando la superficie de pizarra para poder pintar con tizas y aprovechan todo lo que ya han aprendido y desarrollado, aplicando las nuevas tecnologías sin llenarlo de plástico.

Wodibow utiliza maderas de bosques sostenibles y sus pinturas no contienen químicos. En todo intentan ser 100% responsables con el medio ambiente y colaboran en la producción con una asociación que da trabajo a personas con discapacidad. Ellos también han empleado a personas que estaban sin trabajo.

“Nos entristece el uso irresponsable y desmedido que muchos hacen del plástico, -dicen sus creadores-, un material que nuestro planeta no sabe digerir. Por eso en Wodibow no contamos con él para nada y sí con productos naturales que no llevan cosas raras que contaminen ni perjudiquen al planeta, al hombre y a los animales. Además, nuestros productos no solo no le hacen daño al medio natural, sino que le caen bien, muy bien, porque proceden directamente de él”.

Los productos van dirigidos a todos los públicos y especialmente, a padres que quieren juguetes en los que haya algo que aportar, con inquietudes medioambientales y con un gusto por lo estético.