BLOGS
Capeando la crisis Capeando la crisis

De cómo vivir sin dinero o con muy poco

Repuestas a las recomendaciones de la CNMC sobre economía colaborativa

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) acaba de publicar los resultados de la segunda consulta pública sobre economía colaborativa. Sus recomendaciones han tenido 1.150 respuestas de varios sectores de la sociedad.

Autoridades de competencia y reguladores, organizaciones de consumidores, universidades, miembros de sindicatos, particulares y autónomo y administraciones públicas participaron en la consulta pública sobre las conclusiones preliminares del estudio sobre la Economía Colaborativa.

A partir de las respuestas, la Comisión ha visto que especialmente los consumidores y usuarios valoran poder actuar como oferentes y disponer de más variedad de productos y servicios gracias a las posibilidades que ofrece la economía colaborativa.

Las autoridades de competencia, reguladores, organizaciones de consumidores y universidades consideran que estas fórmulas de intercambio impulsan el bienestar social. Por el contrario, la visión crítica ha venido de la mano de los miembros de sindicatos y autónomos, con unas valoraciones  menos positivas.

El plazo para participar en la consulta sobre  Las conclusiones preliminares del estudio de la Comisión sobre los nuevos modelos de prestación de servicios y la economía colaborativa finalizó el 15 de abril.

Las aportaciones recibidas a este documento han sido más numerosas (1.150 respuestas) que las obtenidas en la primera consulta pública en noviembre de 2014 sobre economía colaborativa  ( 261 respuestas).

A partir de los comentarios y valoraciones recibidos en esta ocasión, hay una gran variedad de respuestas, según el tipo de participante. Esta es la proporción:

grafico CNMC

En una valoración general del fenómeno de la economía colaborativa, los miembros de las autoridades de competencia y de regulación, las organizaciones de consumidores y usuarios y las universidades perciben mayoritariamente este nuevo modelo como una oportunidad para la mejora del bienestar social, la regulación y la competencia. Los miembros de sindicatos son mucho más críticos y plantean la necesidad de asegurar el pago de impuestos.

Además, la consulta pública pedía una valoración sobre cada una de las 14 recomendaciones incluidas en el estudio. De estas,  6 están relacionadas con cuestiones generales de la economía colaborativa, 3 corresponden al alojamiento en viviendas de uso turístico, 4 al transporte en taxi y vehículos con conductor (VTC) y 1 al transporte regular de viajeros en autobús.

A la pregunta sobre la valoración general del acierto de las recomendaciones incluidas en el estudio preliminar, se ve la alta valoración de los participantes pertenecientes a universidades, organizaciones de consumidores y usuarios, diputados y autoridades de competencia y regulación, frente a las respuestas de miembros de sindicatos y agrupaciones de trabajadores.

graficoverde

En la consulta se preguntaba además por la valoración general del estudio preliminar, pidiendo una puntuación del 1 a 5. Las respuestas reflejan la misma tendencia anterior: los miembros de la universidad, organizaciones de consumidores y usuarios, diputados y autoridades de competencia y regulación otorgan una valoración mayor al estudio preliminar, con una puntuación media entorno a 4 sobre 5, en contraste con la menor puntuación de participantes pertenecientes a sindicatos (1,3 sobre 5) y autónomos y particulares (2 sobre 5).

Gracias a la economía colaborativa (sharing economy o collaborative economy), los consumidores intercambian bienes o servicios infrautilizados a cambio de una compensación pactada entre las partes.

La economía colaborativa se apoya habitualmente en la potencia de Internet y puede ofrecer el disfrute de un bien en régimen de alquiler. Ejemplos claros los hay en empresas de transporte (Uber, Blablacar…) y de alojamiento turístico, como (Airbnb), entre otros.

Fuente: CNMC

Los comentarios están cerrados.