BLOGS
Capeando la crisis Capeando la crisis

De cómo vivir sin dinero o con muy poco

La Colaboradora, una comunidad de intercambio de conocimientos en proyectos empresariales y sociales

La Colaboradora es un espacio físico de inteligencia colectiva donde una comunidad colaborativa de Zaragoza trabaja en sus proyectos empresariales, sociales o creativos con el único requisito de pago de intercambiar ideas, servicios y conocimiento a través de un banco del tiempo para fortalecer la economía del don.

En este espacio, que depende del Ayuntamiento, se desarrollan proyectos empresariales, sociales, creativos… y está dirigido a emprendedores, freelances, autónomos, ONGs, activistas, creativos, re-emprendedores…

la colaboradora

Se trata de un entorno físico P2P que combina la filosofía de las redes de intercambio entre iguales (peer to peer) con la intensidad del contacto humano. Cada miembro pone al servicio de la comunidad una porción de su tiempo para ofrecer servicios de forma voluntaria como crear una web, traducir una carta al inglés o diseñar un logotipo, mientras que el resto de su tiempo de trabajo (un 95%) lo centrará en sus actividades profesionales.

Así cada miembro ofrece un determinado servicio o conocimiento a cambio del tiempo que cueste realizarlo y puede demandar otros servicios a otros miembros. Todos los servicios tienen el mismo valor, vale lo mismo diseñar una campaña de comunicación, realizar un logotipo o impartir coaching. Este valor es asignado en unidades de hora de tiempo.

Los servicios ofrecidos dependen de las habilidades y competencias de los miembros de la Colaboradora. Algunos ejemplos son: comunicación, organización de eventos, diseño gráfico, responsabilidad social empresarial, desarrollo web, marketing online, gestión contable, imagen y marca personal, etcétera.

Los intercambios tienen una reciprocidad indirecta, es decir un miembro puede realizar un servicio como por ejemplo un logotipo a otro miembro, y luego utilizar el tiempo que ha ganado con otro miembro distinto que ofrece por ejemplo conocimientos en otra materia.
A cada miembro de la Colaboradora se le asigna al entrar un crédito horario en el paquete de bienvenida y se actualizará en función de las colaboraciones que realice.
Cuanto más colaboras, más horas tienes para utilizar en tu proyecto.

La moneda de la organización es la “comoneda” que tiene un valor temporal, en concreto 1 hora de servicios. Con esta moneda se pueden obtener los servicios voluntarios de uno de los miembros de la comunidad de Zaragoza Activa.

La organización ofrece además formación muy diversa, de la que se encargan los propios miembros y complementada con charlas, talleres, sesiones y asesorías inspiradoras que ayudan a la sostenibilidad de los proyectos. Imparten temas sobre Cómo elaborar un plan de negocio y no morir en el intento, marca personal, impacto social, taller de WordPress, Cómo hablar en público, Design Thinking, Comunicación integral, Financiación de proyectos o Taller de Crowfunding.

Uno de los objetivos que buscan en La Colaboradora es la sostenibilidad de los proyectos de los miembros. Para eso, desarrollan un plan de viabilidad económico-social elaborado por los expertos que servirá de guía para el desarrollo de sus proyectos. Además, trabajan en sesiones creativas en común para el diseño y el impulso de los proyectos. De esta manera, propician equipos multidisciplinares proactivos dentro de la comunidad.

El único requisito de pago es intercambiar ideas, conocimiento y servicios un mínimo de 8 horas al mes. Todas las horas que se colabora se recibirán después por otros miembros para tu propio proyecto.

1 comentario

  1. Dice ser un proyecto contra el bra?

    Ohhh un seno desnudo, qué barbaridaaaaaad. Nooo, el fin del muuuundo, la destrucciónnnn de las neuroooonas, el acaboooose de la humanidddaaaaggggdddd!!!
    http://www.taxidrivermovie.com/pictures/gigi-hadid-022916.jpg
    Qué preciosidad. Y qu´emalvada es la censura de los humanos dignos y elevados contra la belleza natura.

    29 febrero 2016 | 12:14

Los comentarios están cerrados.