BLOGS
Capeando la crisis Capeando la crisis

De cómo vivir sin dinero o con muy poco

La manduca no caduca

La Manduca No Caduca es una iniciativa de la Asociación de Naturalistas de Girona (ANG), que pretende sensibilizar a la ciudadanía sobre el derroche alimentario y sus consecuencias ambientales y sociales, de manera colectiva, invitando a las personas a participar y crear juntas nuevas formas de aprovechar mejor la comida así como reflexionar sobre el modelo de consumo que genera este.

La Asociación, consciente de este problema inició esta campaña en el año 2013. A lo largo de estos años de trabajo ha logrado recuperar más de una tonelada de alimentos que habrían acabado en la basura  y crear una nueva conciencia de consumo para dejar atrás el despilfarro alimentario.

El objetivo de esta iniciativa es evitar las pérdidas que se producen a lo largo de la cadena alimentaria, generando conciencia y realizando acciones para reducir el desperdicio en los hogares, en los supermercados y tiendas y en el mismo campo. Con menos de un tercio del total de comida derrochado en la Unión Europea, los Estados Unidos y el Reino Unido, bastaría para evitar la desnutrición de todas las personas del mundo.

“Lamentablemente, el derroche alimentario es una injusticia que no sólo afecta a los humanos. Es un problema mundial que tiene una grave incidencia en el medio ambiente: cambio climático, deforestación, pérdida de la biodiversidad”, señalan.

La manduca no caduca

La Asociación de Naturalistas de Girona (ANG) es una ONG ecologista que tiene una potente línea de trabajo contra el despilfarro alimentario. El 100% de las donaciones recibidas en esta web se destinan a La Manduca No Caduca.

La asociación nació en 2008 y cuenta ya con más de 30 proyectos dedicados a la innovación y la educación en hábitos alimentarios. Su objetivo es siempre el mismo, luchar contra el despilfarro de alimentos y en 2015 han seguido trabajando para concienciar a la población, reclamando un nuevo modelo energético con propuestas para luchar contra el cambio climático, y exigiendo un Plan de cuenca fluvial de Cataluña que no favorezca a los lobbys del agua, entre otras campañas.

En Europa el despilfarro alimentario se reparte de la siguiente manera a lo largo de toda la cadena: 42% en el estadio de consumo, 5% en la distribución minorista y mayorista, 14% en los servicios de alimentación y 39% durante la fase de producción y procesado de los alimentos.

Los comentarios están cerrados.