BLOGS
Capeando la crisis Capeando la crisis

De cómo vivir sin dinero o con muy poco

Cinco trucos para encontrar hoteles baratos

Momondo, el buscador gratuito de vuelos y hoteles baratos, aconseja seguir cinco trucos para conseguir hoteles más económicos, a la hora de programar un viaje y evitar así los dolores de cabeza.

– No reservar directamente en la página del hotel
Como norma, evita reservar en la página web del propio hotel. Se consiguen mejores ofertas en páginas de buscadores de hoteles o en páginas de motores de búsqueda. Los motores de búsqueda rastrean todos los precios que ofrecen las agencias de viaje de Internet y ofrecen la posibilidad de comparar precios de hoteles.

Las agencias consiguen buenos precios, pues reservan en masa habitaciones con el hotel. De todas formas, hay que tener en cuenta que cada agencia ofrecerá un precio diferente por la misma habitación, dependiendo del acuerdo al que cada una haya llegado con el hotel. Por eso, la mejor manera de encontrar una buena oferta es recurrir a los motores de búsqueda. Si eres de los que prefieren improvisar, puedes esperar hasta el último minuto para comparar precios de hoteles y reservar. Normalmente, las agencias de Internet bajarán el precio conforme se acerque la fecha seleccionada. Sin embargo, en las páginas de hoteles ocurre lo contrario.

Momondo

– ¿Es una auténtica habitación de lujo o una normal?
Hay que fijarse bien en el tipo de habitación al reservarla. Las ofertas de las agencias discrepan de la información que aparece en la página del hotel. Mientras una habitación aparece en las agencias como “de lujo”, en la página del hotel aparece como “normal” (y quizás esa misma habitación aparezca como “de superlujo” en otra página de otra agencia). No está de más revisar la página del hotel para ver claramente qué se está reservando. Y no olvidar comprobar qué se incluye en el precio: el desayuno y el acceso a Internet wifi suelen ser los elementos diferenciadores.

– Norma de cancelación gratuita
Aunque reservar una habitación con cancelación gratuita puede costar entre un 5% y un 10% más, a la larga se ahorra dinero. Además, no solo da más flexibilidad para elegir las fechas, sino que también se puede utilizar como seguro. Si reservas, puedes continuar con tu búsqueda y encontrar otra habitación más barata (incluso en el mismo hotel), puedes reservar esa otra nueva habitación y cancelar la que ya tenías. Algunos hoteles permiten cancelar la habitación hasta el mismo día de la llegada, así que es tiempo de sobra para comparar precios de hoteles y encontrar la mejor oferta. De todas formas, hay que echar un vistazo a la política de cancelación, para asegurarse de los plazos.

– Evitar la temporada alta
Además de que se evitan las aglomeraciones en transportes públicos y restaurantes, también se evita tener que pagar precios astronómicos por una habitación por estar todo lleno. La alta demanda que causan acontecimientos señalados o eventos deportivos puede hacer subir mucho los precios. Por eso, es mejor buscar en Google si hay algún acontecimiento importante en la ciudad que se quiere visitar, para evitar esas fechas y ahorrar dinero cuando reserves el hotel.

– Confíar en los comentarios de otros clientes
Aunque puede sorprender, no hay un sistema internacional de estrellas que evalúe los hoteles. Como resultado no se conoce si un hotel de 5 estrellas de Nepal será igual de bueno que uno de 5 estrellas en Estocolmo. Por eso, lo mejor es leer los comentarios de otros clientes que se hayan hospedado en dicho hotel. ¿Qué dicen los últimos huéspedes del edificio, de las habitaciones, del servicio y de la relación calidad-precio? ¿Sus fotos difieren mucho de las de la página del hotel? Hay que investigar un poco para ahorrarse muchos disgustos.

Los comentarios están cerrados.