BLOGS
Capeando la crisis Capeando la crisis

De cómo vivir sin dinero o con muy poco

Crowdfunding de personas

El crowdfunding de personas funciona igual que cualquier campaña de financiación colectiva. Su peculiaridad es que en lugar de invertir en cosas materiales, lo hace en personas, ya sea para financiar sus estudios, o para ayudarles a conseguir algo que por sí solos no serían capaces de obtener, publica Universo crowdfunding.

Este nuevo ámbito dentro de la financiación colectiva ha calado entre los estudiantes. El auge de las redes sociales, la falta de crédito y el alto precio de las carreras universitarias han sido claves para el desarrollo de este sector que cada día va consiguiendo más adeptos.

audiencia-crowdfunding

Los americanos son los pioneros en el crowdfunding de personas. También es cierto que no es algo que deba sorprendernos, ya que el precio medio que una matrícula universitaria en EE UU es de unos 28.000 dólares (unos 21.000 euros), señala la web especializada en financiación colectiva.

Con este panorama, las vías para costearse los estudios eran dos: o bien ahorrar desde muy temprano o bien solicitar un crédito al banco. La aparición del crowdfunding abre un nuevo camino en este sentido, y permite utilizar el patrocinio para asegurar el futuro de aquellos estudiantes que no pueden hacer frente a los precios de las matrículas universitarias.

Principales plataformas

Go Fund Me: Creada en mayo de 2010, se ha consolidado como una de las plataformas más importante20 en EE UU. Permite a las personas recaudar dinero para acontecimientos diversos: desde fiestas y graduaciones a situaciones difíciles, como accidentes o enfermedades.

Su modelo de trabajo es sencillo. Los usuarios tienen la posibilidad de crear su propio sitio web para describir la razón por la que están recaudando dinero, señalan la cantidad de dinero que esperan conseguir, e incluso pueden subir fotos y vídeos para describir su propósito. Una vez que se crea el sitio web, Go Fund Me les permite compartir el proyecto con la gente a través de las redes sociales.

La plataforma cuenta con una sección especial para aquellos que están tratando de recaudar dinero para cubrir sus gastos de matrícula.

Pave: Cualquier usuario puede publicar su perfil: quién es, cuáles son sus metas, el dinero que necesita para estudiar, etcétera… Esta información llega a una serie de “mecenas” que pueden invertir en la persona en concreto hasta 500 dólares. Estas personas no sólo aportan capital, sino que ayudan al usuario en su futura carrera, estableciendo “equipos” con el estudiante. De este modo, los interesados ayudan a pagar los gastos de la carrera y cualquier otro tipo de costos para ese fin. A cambio, reciben un porcentaje de su futuro sueldo, que va del 5% al 8%, durante diez años.

Give College y GradSave: Ambas plataformas poseen el mismo objetivo, que no es otro que permitir a las familias registrar a su hijo o hija nada más nacer para que cualquier interesado o amigo contribuya a pagar sus futuros estudios.

Campus Slice: A través de esta plataforma, los estudiantes o sus padres crean un llamado Fondo de Educación. Calculan su objetivo de financiación e invitan a amigos y familiares para contribuir con pequeñas cantidades mensuales, hasta el momento en el que se gradúan. Las pequeñas donaciones de entre 5 o 10 dólares suponen una ayuda bastante notable para poder costearse los libros de la carrera o cualquiera material adicional que les haga falta.

Lumni: Esta plataforma se ha consolidado como el portal de crowdfunding de personas más importante de Latinoamérica. La compañía diseña y gestiona los fondos sociales que deciden invertir en la educación de los estudiantes. A cambio, cada estudiante se compromete a pagar un porcentaje fijo de los ingresos durante 120 meses después de su graduación. La obligación del estudiante se completa al final de ese periodo, independientemente de la cantidad pagada hasta la fecha.

Lumni opera en la actualidad en Chile, Colombia, México y Estados Unidos, y ha obtenido compromisos de unos 15 millones de dólares pertenecientes a unos 100 inversores.

 

Los comentarios están cerrados.