BLOGS
Capeando la crisis Capeando la crisis

De cómo vivir sin dinero o con muy poco

Ración y media de colaboración

Fin de las vacaciones para la mayoría de la gente, que ha vuelto a su lugar de residencia habitual y a su trabajo -el que tenga el lujo de no haberlo perdido- para seguir haciendo básicamente lo mismo que hace un mes.

Una excepción, habrá muchas más, pero apunto esta. Unos amigos de Madrid, que durante el mes de agosto han alquilado una casa en el lugar donde yo vivo, se llevan ración y media de economía colaborativa, trueque de productos y alimentos y conocimientos varios sobre los grupos de consumo y un montón de iniciativas que la gente se busca para hace la vida más barata, eficiente y respetuosa con el medio ambiente.

Consumo colaborativo

También se han llevado la idea de hacer una huerta en casa, aunque sea en la terraza -dicen-, porque han conocido a gente que lo hace y come lo que produce.  Este año ha sido la primera vez que he puesto huerto propio. Como novata no me atreví a plantar mucho, por si no salían,  pero que va, todo lo contrario, han salido tomates que saben a tomates, calabacines riquísimos que parecían las estacas de Pedro Picapiedra, de lo grandes que han sido y pimientos, además de hierbas para la cocina como el perejil, la albahaca, el tomillo cocinero o el romero. Y como ando metida en una feria, desde que descubrí que es mejor compartir que poseer,  parte de lo que me ha dado la huerta lo he cambiado por lo que yo no tengo, en un trasiego constante con mis paisanos.

Pero sobre todo, les ha parecido un hallazgo que compartir es mejor que poseer, que es en lo que se basa el consumo colaborativo, y se llevan un montón de iniciativas para compartir coche, intercambiar la casa en vacaciones o viajar de otra forma más cercana a la gente y más económica.

 

4 comentarios

  1. Dice ser Interés

    Lo cierto es que este tipo de práctica, que saca de la necesidad extrema a muchas familias, se va haciendo cada vez más fuertes y más constantes en nuestra sociedad, y esperemos que se impongan como una cultura sin que nadie le meta mano para su beneficio propio.
    http://goo.gl/bZEBvz

    01 septiembre 2014 | 09:35

  2. “Queridos ciudadanos:
    Me llamo Carlos Rubio Recio, tengo 26 años, estoy en el paro, vivo con mis padres, y practico el activismo pasivo. Sé que esto último puede sonar un poco raro, lamentablemente, lo otro suena bastante normal, pero me parece la mejor manera de definir mi “estado actual”.

    Llevo meses colgando videos, enlaces a noticias, montajes de fotos y viñetas gráficas, en mi muro de Facebook, criticando las últimas medidas que esta tomando el gobierno, y sobre todo, su enorme soberbia al hacerlo. Pero hace un mes que no voy a una manifestación. Esta semana no fui a recibir a los mineros, y ayer no fui a las distintas concentraciones que hubo en Madrid. Ahí esta el problema.

    Es cierto que puedo, que debo compartir en mi muro la foto de los mineros manifestándose, pero si no voy a recibirles cuando llegan a Madrid, no sirve de nada. El día que los mineros llegaron al kilometro cero, después de haber recorrido cuatrocientos durante veinte días de marcha, yo no fui capaz de salir de mi casa, pagar el “módico” precio de un billete combinado, y plantarme en la Puerta del Sol para recibirlos. Me dio pereza. Así, con todas las letras.

    Vivimos tiempos difíciles, no hay día que no haya, que no nos den, un motivo para quejarnos, y con razón. Esta semana, que ha sido especialmente intensa, he visto como mi muro de Facebook se saturaba de mensajes y videos de mis amigos, compartiendo su indignación por todo lo que está pasando. Sé que muchos de ellos, no solo cuelgan videos de las manifestaciones, sino que también asisten a ellas. Son gente coherente. Activistas activos. Pero también sé que muchos de mis contactos, pese a estar profundamente indignados, y hacérmelo saber a través de sus publicaciones, no salen a la calle a manifestarse. Son en definitiva, activistas pasivos. Como yo. Nosotros somos los indignados favoritos de los políticos. Nos quejamos, sí, pero no molestamos demasiado.

    Porque la verdad es que a los políticos les da igual que hagamos ingeniosos montajes con sus fotos, que colguemos videos haciendo repaso de sus viejas promesas, o que comentemos en foros todo lo que creemos que están haciendo mal. Sí, esta claro que les incomoda que la información circule más libremente de lo que a ellos les gustaría, pero en realidad lo que más les molesta son las manifestaciones, las grandes concentraciones, que los ciudadanos llenen “sus” calles. Y me temo que yo, en este sentido, soy un ciudadano muy poco molesto. Me he acomodado, me he conformado con “compartir” mi descontento, sin hacer nada más. Y eso es algo que los que gobiernan este país no se merecen. Creo que se merecen mucho más por mi parte. Ellos se están esforzando al máximo para sacarme de casa, para que me de un poco el aire, y yo sigo sin corresponderles adecuadamente. Y creo que se han ganado a pulso mi metro noventa haciendo sombra en la calle, y que mi voz, unida a muchas otras, les taladre los oídos a base de bien. No se merecen menos. Y en este punto, reconozco que tengo que hacer un esfuerzo por no perder las formas, porque sé que si las pierdo, el mensaje se desvirtúa, o al menos, eso es lo que me enseñaron en el instituto público donde estudié. También, algo que he aprendido a lo largo de los años, y que la historia se ha obstinado en demostrar una y otra vez, es que los políticos, los que gobiernan, la inmensa mayoría, siempre han sido muy duros de oído, y muy ciegos. Hay que decirles las cosas muchas veces y muy alto, para que te oigan. Hay que llenar mucho las calles, para que reconozcan que están llenas.

    Y como ya os digo, si, puedo twittear, o compartir un bonito eslogan, una frase que en pocas palabras exprese lo que siento, pero si luego no lo escribo en una pancarta y salgo a la plaza, no sirve de nada. O bueno, tal vez sí, tal vez sirva para que otra persona lo lea por internet, y decida ponerlo en su pancarta, o en su camiseta, o corearlo en la manifestación, y que esa persona, que no soy yo, pero que se manifiesta por mí, le saque partido mientras yo me quedo en casa, tal vez compartiendo más tarde en mi muro la foto de ése manifestante, con ésa pancarta, con ésa cara que no es la mía.
    Así pues, he decidido que si bien es importante compartir, comentar, difundir por internet mis preocupaciones, y los motivos de mi indignación, esto solo puede ser concebido como una actividad completaría, pero en ningún caso sustitutiva de nada.

    Esto es, debo salir a la calle a manifestarme. No me gustan las aglomeraciones, me intimida sobremanera la policía, más si va a caballo, y todavía más si dispara pelotas de goma, pero debo hacerlo. Aunque solo sea para tener el derecho de quejarme, y que el pataleo que me cojo a diario no se quede en casa.
    Soy un activista pasivo, y quiero dejar de serlo. Quizá tú, que ahora me estás leyendo, también lo seas, así que piénsatelo, porque quizá tú también quieras dejar de serlo.

    Por último, queridos ciudadanos, solo me queda agradecer vuestra atención y, por favor, disculpadme si esta carta se os ha hecho demasiado aburrida, demasiado larga, o demasiado intranscendente, pero es que a veces, la mejor manera de hablar con uno mismo, es escribir para otros.

    Un cordial saludo:
    Carlos Rubio Recio.

    P.D. Si os ha gustado esta carta, podéis compartirla en vuestro muro, o no”.

    01 septiembre 2014 | 19:28

  3. Llevo meses colgando videos, enlaces a noticias, montajes de fotos y viñetas gráficas, en mi muro de Facebook, criticando las últimas medidas que esta tomando el gobierno, y sobre todo, su enorme soberbia al hacerlo. Pero hace un mes que no voy a una manifestación. Esta semana no fui a recibir a los mineros, y ayer no fui a las distintas concentraciones que hubo en Madrid. Ahí esta el problema.
    http://www.new–balance.net/

    02 septiembre 2014 | 09:39

Los comentarios están cerrados.