BLOGS
Capeando la crisis Capeando la crisis

De cómo vivir sin dinero o con muy poco

Turismo basado en la confianza entre anfitriones y viajeros

“Con permiso” de las administraciones, que están haciendo lo suyo para rebajar las expectativas que los ciudadanos tienen en la economía colaborativa para contar con un montón de servicios que han ido surgiendo al amparo de Internet y que pone en contacto a gente que ofrecen lo que otros necesitan y viceversa o que se organizan para conseguir entre todos las cosas más fáciles y más baratas, basándose en la confianza, hay ya infinidad de iniciativas que hacen la vida más fácil.

Una de ellas es el turismo colaborativo, que se ha hecho fuerte en los últimos años. Y un ejemplo es Guestinalia, una plataforma donde encontrar experiencias de viajes por España.

Turismo colaborativo

Foto de uno de los viajes de la web Guestinalia

Se trata de  una aplicación que conecta a los llamados expertos locales (anfitriones) y a viajeros. Si uno va a viajar y le apetece descubrir el lado mas auténtico de su destino: lugares que sólo conocen los de la zona, un paseo en barco, ciudades, gente, costumbres…, esta web ayuda a conectar con gente que le ayuda a cumplirlo. Además, el viajero puede basarse en opiniones de otras personas que han realizado ya dicha experiencia y con fichas detalladas de todos los servicios con que cuenta.

El objetivo es poner en contacto a viajeros con ciudadanos locales que les acompañen a conocer y disfrutar del lugar al que llegan. Es  una web gratuita y a través de la misma, los anfitriones ofrecen diferentes experiencias a los turistas y éstos pueden reservarlas a través del portal.

De esta manera, los anfitriones ganan una fuente extra de ingresos y los turistas se benefician como consumidores al elegir qué tipo de viaje quiere disfrutar. A la hora de escoger, el viajero puede apoyarse en la confianza que le da ver las opiniones de otros usuarios que han han hecho lo mismo antes.

Los llamados anfitriones son habitantes de diferentes lugares de España que comparten su hobby o especialidad con viajeros que quieren disfrutar de esa parte de su destino turístico. Cada anfitrión calcula el precio de la experiencia que ofrece: un alojamiento, una excursión, una visita a tal o cual sitio especial… y ese es el precio final, impuestos incluidos, sin recargos  sorpresa, que el turista le paga directamente a él.

 

3 comentarios

  1. Dice ser albitaguapa2

    que chorrada más grande.

    22 julio 2014 | 08:57

  2. Dice ser YO MISMO

    Ya verás cuando en una de esta el anfitrión te lleve a un callejón oscuro, salgan cuatro o cinco tíos más, y te dejen mirando a Cuenca…
    Están los tiempos para ir haciendo tonterías con gente que no conoces.

    22 julio 2014 | 10:10

  3. Dice ser tunez

    la pelicula “el perfecto anfitrion” es un claro ejemplo del peligro que conlleva esta serie de cosas

    22 julio 2014 | 13:39

Los comentarios están cerrados.