BLOGS
Capeando la crisis Capeando la crisis

De cómo vivir sin dinero o con muy poco

Hacer favores a cambio de nada

Hay ya infinidad de alternativas al consumo convencional -mercadillos de segunda mano y de trueque, bancos de tiempo, monedas sociales, intercambio de servicios… La idea del consumo colaborativo está calando en un montón de iniciativas que fomentan el compartir y la reutilización de los recursos.

Pero además de estas plataformas que implican en mayor o menor medida una negociación entre los usuarios, una nueva tendencia  va un paso más allá, la llamada Gift Economy o Gift Culture, economía del don o cultura del regalo.

Favorece

Con esta filosofía se mueve Favoreceun espacio donde puedes pedir y ofrecer favores en una interacción no motivada por el dinero ni el intercambio inmediato.

Creado para que puedas ofrecer o recibir objetos, servicios, tiempo, atención, palabras o cualquier tipo de favor desinteresado. Funcionar únicamente con favores y colaboraciones, según sus creadores. Tres amigos que a finales del 2009 llegaron a la conclusión de que colaborar con los que nos rodean nos hace sentir útiles y ser más felices.

“Ofreciendo un favor puedes descubrir la sensación de sentirte útil para otra persona.
Pidiendo un favor puedes conseguir algo que necesites sin gastar tu dinero.
En ambos casos, la interacción con otra persona puede ser una vía para crear una conexión de confianza que os sirva de apoyo en el futuro”.

Así, en la plataforma, se pueden ofrecer sin necesidad de intercambio ni dinero cosas como una bicicleta, un sofá, ropa, libros, móviles viejos, un portátil, etc. También compañía y cuidado de personas, consejos, asesoramiento y consultas, comida, alojamiento… Y puedes pedir ayuda si no tienes tiempo, ni dinero, ni conocimientos para realizar algo que necesitas o patra obtene algo que te hace falta.

Es una buena iniciativa, pero creo que todavía estamos un poco verdes para esto. Si ya hay tanta gente a la que el intercambio o las múltiples formas de consumo colaborativo le ofrece mucha desconfianza, esto ya son palabras mayores. O no.

2 comentarios

  1. Dice ser Robertti Gamarra

    Desde luego la crisis va diseñando un terreno de solidaridad real, donde el que aporta algo no necesita ni recibir nada a cambio ni que se le aplauda cada vez que se le ve, sino hacerlo desinteresadamente.
    http://goo.gl/IqpQqi

    24 abril 2014 | 09:50

  2. Dice ser La Madrileňa

    Sin ir más lejos el otro dia lei un anuncio en el q alguien pedía una cama y una silla d escritorio, no me lo pensé, llame y ahi estaba una chica encantada d recibir mi llamada, mi trastero pide a gritos ser desalojado, un sofá cama y una silla marchando a una habitación dl barrio hortaleza para ser alquilada.
    A mi ella me hizo un favor, y yo a ella otro.

    24 abril 2014 | 10:51

Los comentarios están cerrados.