BLOGS
Capeando la crisis Capeando la crisis

De cómo vivir sin dinero o con muy poco

Nolotiro, me llevo la comida a casa

Cuando iba a comer o a cenar a un restaurante y no se terminaba la comida, que era casi siempre, recuerdo que mi madre siempre le pedía al camarero que le envolviera lo que le había sobrado en el plato y se lo llevaba a casa. O bien se lo comía en otro momento o la aliñaba con otras cosas para dársela a alguien.

nolotiro

Recuerdo que al principio, los camareros miraban a mi madre con el ojo torcido, pero a ella le importaba un pito y seguía con su costumbre. Yo suelo llevarme, si es bueno, el vino que queda en la botella, para darme otro homenaje después en casa.

Resulta que hoy, San Miguel 0,0 tiene una campaña con el mismo objetivo y desde hace un año viene repartiendo en distintos restaurantes unas cajas llamadas Nolotiro, que ya están en en más de 230 establecimientos, para que quien no se termine la comida pueda llevársela a casa.

En los países anglosajones tienen las doggy bags, un envase especial en el que poder llevar  la comida que no se ha terminado. Así se desperdician menos alimentos, nosotros aprovechamos mejor la comida y los restaurantes generan menos basura.

Aquí aún no hay mucha costumbre de hacer lo que hacía mi madre hace un montón de años. En España aún sentimos vergüenza al pedir que nos preparen nuestra comida sobrante para llevárnosla. Pero es absurdo no hacerlo, porque evitamos que se desperdicie comida en perfecto estado y que aumenten los residuos.

Esta marca tiene publicado un mapa interactivo con los restaurantes que tienen las cajas Nolotiro.

 

13 comentarios

  1. Dice ser la madrileña

    Yo en mi casa jamas dejo la comida q ya se ha servido en un plato para comérmelo después, y en un restaurante tp se me ocurre pedir la comida para llevar después de estar servida,no se trata de vergüenza, se trata de q no estoy acostumbrada a hacerlo ni me apasiona la idea,y no creo q a estas alturas de la película,cambie en mi manera de proceder,pero muy bien por quien lo haga.

    08 enero 2014 | 09:01

  2. Dice ser Daniel L.

    buenas.
    qué guays que tu madre sea la inventora y la única e incomprendida que pedía las sobras.
    en realidad lo hacía y lo hace mucha gente, aunque para el post quede bien la historia.
    yo me llevo hasta el pan. conozco a gente que se come las tapas que dejan los demás.
    me parece perfecto que no se tire nada, a ver si ocurre algún día.

    08 enero 2014 | 10:20

  3. Dice ser Dionisio

    Yo hace años que les pido a los camareros que me pongan en una bolsa la comida sobrante para llevármela, pero reconozco que siempre he puesto a excusa que era para mis perros, jajaja 😉 http://xurl.es/9ik46

    08 enero 2014 | 10:27

  4. Dice ser Carolina

    Desde luego, lo normal sería pasar vergüenza por desperdiciar la comida. Yo llevo años pidiendo la Doggy Bag!!! y que pongan la cara que quieran 🙂

    08 enero 2014 | 10:40

  5. Dice ser Capeando la crisis

    A Daniel L: No he dicho que mi madre sea “guays”, sino que se llevaba la comida. Por supuesto que lo hacía más gente. A ver si aprendes a leer y no a interpretar con mala baba.

    08 enero 2014 | 10:50

  6. Dice ser F.Ángel

    En mi familia siempre ha prevalecido lo del “El mandamiento del pobre: reventar antes que sobre”, así que rara es la vez que ha sobrado comida en un restaurante.
    También, claro está, mis padres eran muy prudentes al ordenar la comanda y siempre nos recordaban que el estómago se llenaba antes que el ojo.

    De todas formas, yo ya llevo muchos años (10+/-) dándome cuenta de que en muchos restaurantes tienen recipientes como los de los pollos asados, donde los comensales podían llevarse los restos de paella, o lo que fuera, así que esto no es nuevo.

    Lo que sí es cierto es nuestra “vergüenza”, ya que en estos sitios donde veía que sí que había recipientes, eran “pocos” los que los solicitaban. Incluso yo mismo, la 1ª vez que lo pedí, me ruboricé un poco. Tanto por el hecho de pedirlo, como por haber “traicionado” el principio de mis padres y haber pedido más de lo que me iba a comer. (¡Despilfarro!!)

    08 enero 2014 | 11:03

  7. Dice ser Marina

    Me parece estupendo, yo me llevo el pan que sobra , para cenar en casita; bien es cierto que aún no me he animado a pedir las sobras (sobre todo si quedan tajadas enteras, que a buen seguro, no nos engañemos, colocan al siguiente comensal, cobrando por el mismo trozo mínimo dos veces; eso por no hablar del pan en la cestita, esos trozos que no comemos, que ni se han tocado y por los que te cobran como si te has zampado 8 barras)

    Ciertamente hay sitios en los que sin pedirlo te dan el “cubo” con “tu comida” y otros que no solo no lo hacen, sino que encima te cobran “el servicio” aparte, que debe de ser no por ir al wc, sino porque el camarero te pone los cubiertos y la servilleta en la mesa, (conozco el sitio está en Burgos y creo que la próxima me como todo con las manos y me limpio con la manga)

    A partir de ahora pensándolo bien como me parezca abusivo me llevo “el servicio de cuchara, cuchillo y tenedor”, amén de la copa y por supuesto mi pan

    08 enero 2014 | 11:56

  8. Dice ser CiudadanoIndignado

    En este país aún somos muy señoritos como para pedir la comida sobrante para llevar. Y en Bilbao, que es donde vivo, ni te cuento. Pero qué van a pensar los de alrededor…

    Así nos va.

    08 enero 2014 | 12:05

  9. Dice ser Carlapo

    Ja, ja, yo también me llevo el pan que sobra para la cena o merienda del niño y lo hago a escondidas, lo envuelvo como puedo y a toda prisa en una servilleta de papel o pañuelo en su defecto, de tal forma que termino llenándome el bolso de migas; y luego pienso: ¡pero si lo he pagado!.
    A veces me ha pasado que antes de poder perpetrar mi robo, me han llevado la cesta con el pan que quedaba, antes incluso de retirar los platos (por algo será) y nunca he dicho nada, si me animo el próximo día les digo: ¡Eh que ese pan es mío!.

    08 enero 2014 | 12:17

  10. Dice ser Lola

    ¿No se ha pagado por todo lo que se ha pedido? Pues me parece normal que el que quiera llevarse lo que se ha quedado en el plato lo haga.
    Tengo varias amistades viviendo en U.S.A. y es cierto que allá es muy normal eso de pedir una cajita para llevar lo que queda, aunque precisamente el otro día una de mis amigas comentaba que ahora le cobraban 25cts. por la bolsa o caja.

    08 enero 2014 | 12:34

  11. Dice ser vivian

    Una vez pedí un solomillo en Asturias. Estaba buenísimo pero era demasiado. Pensé que para que lo tiraran, mejor me lo llevaba para cenar. Se lo comenté al camarero y me lo envolvió encantado, y encima le trajo un chupachus a mi hijo. Desde entonces, lo que me sobra, me lo llevo. A los de los restaurantes yo creo que les halaga que se lo pidas, porque significa que te ha gustado tanto que no quieres que acabe en la basura.

    Hace poco tb nos sobraba en una comida con amigos y el propio camarero nos instaba a que nos lo lleváramos. Mis padres siempre se han llevado el vino que les sobraba. Creo que se está popularizando y me encanta! Que siga así.

    Un consejo: di que es para ti, que te lo dan felices. Lo de pedirlo para el perro está trasnochado y no se lo cree nadie.

    08 enero 2014 | 13:29

  12. Dice ser Carmela

    Hace muchos anios (26) que vivo en EEUU y aqui, lo normal, es llevarte lo que no te has comido, no hace falta ni pedirlo, lo ofrece el camarero.

    08 enero 2014 | 21:05

  13. Dice ser Jamila

    Es que muchas veces no lo tiran a la basura, que estamos en España leches, no os confundáis, se lo dan y se lo vuelven a cobrar a otros.

    09 enero 2014 | 10:20

Los comentarios están cerrados.