BLOGS
Capeando la crisis Capeando la crisis

De cómo vivir sin dinero o con muy poco

Swap party, una fiesta de intercambio de ropa

Una nueva palabra inglesa ha venido a sustituir a nuestro trueque de toda la vida. Pero es lo mismo. Los llamados swap party son fiestas o reuniones de intercambio de ropa, accesorios y complementos para dar una segunda vida a aquello que ya no usamos.  Tú reciclas tus prendas y consigues renovar el armario con las prendas de personas, normalmente, amigas o conocidas, sin gastar un euro.

La ropa, accesorios y complementos tienen que estar en buen estado, sin manchas, ni agujeros. La ropa tiene que estar lavada y planchada, como tú querrás llevarte la que elijas, según explican en el blog Naturóticas, que organiza este tipo de encuentros en Barcelona.

Ilustración de la página http://mothergooseinthemount.blogspot.com.es/

Ilustración de la página http://mothergooseinthemount.blogspot.com.es/

Normalmente, se lleva un máximo de siete a diez prendas de las que uno se quiere desprender, porque se han quedado pequeñas o grandes, porque ya no te ves con ellas o porque te has cansado. Hay que pensar que es la ropa que prestarías a una amiga, por lo que no hay que llevar ropa vieja que no sabes dónde dejar. “Recuerda que no te pedimos basura, sino tesoros. Puedes traer ropa, complementos como joyas, accesorios como chales, cinturones, sombreros, zapatos… , pero no ropa interior ni de baño o de casa”, señalan.

La ropa se expone o cada propietaria la presenta y cuenta algún detalle de la prenda, existen las dos modalidades.  Para simplificar el intercambio asumiremos que todos los artículos tienen el mismo valor. Si has traído siete prendas, te podrás llevar siete, por ejemplo. Hay que tenerlo en cuenta, porque se trata de hacer un trueque digno.

En el caso de que dos personas quieran lo mismo, la cosa se resuelve con mucho sentido del humor, jugándoselo a los dados o a las cartas o diciendo “yo lo cogí primero”, con una amplia sonrisa.

Si la ropa es de muy distinto valor o su estado de conservación es muy diferente (más o menos nueva), es conveniente dividirla en tres montones: cara, intermedia y barata, para que el intercambio sea equitativo.

Los comentarios están cerrados.