BLOGS
Capeando la crisis Capeando la crisis

De cómo vivir sin dinero o con muy poco

Comida y alquiler por trabajos

El arquitecto alemán Raphael Fellmer, su mujer, la española Nieves Palmer, y la hija de ambos viven en Berlín sin dinero. Se alimentan de comida que van a tirar los supermercados y que ellos recogen, no tienen cuenta bancaria ni pagan con dinero el alquiler del piso que habitan, porque se lo cambian al dueño por trabajo.

El caso de los Fellmer es un ejemplo más que se suma a las por ahora contadas experiencias de gentes que quieren demostrar que se puede vivir sin dinero.

Nieves percibe para su hija el subsidio de 145 euros mensuales que el Estado alemán concede a cualquiera nacido en Alemania hasta que cumple los 20 años, con ellos paga la Seguridad Social de la niña, las consultas al pediatra y las medicinas.

Dicen que se puede vivir como ellos viven y a la vez darle una educación y salud excelente a su hija y a ellos y que lo más fácil de conseguir es la comida, no solo recogiendo de donde la tiran, sino compartiendo en plataformas como FoodsharingPero como el sistema no es perfecto -dicen- hay servicios que deben pagar con dinero, como la consulta al ginecólogo, por ejemplo, que aún no se puede pagar con trabajo a cambio.

 

5 comentarios

  1. Dice ser Chirimoya

    ¿Que son las “platadormas”?

    19 diciembre 2013 | 09:26

  2. Dice ser Noa

    Esto me ha recordado a mi época de au pair en Irlanda. Trabajo a cambio de comida y una habitiación individual 😉
    Con lo poco que me pagaban, me llegaba para hacerme alguna excursión y tomarme una cerveza el día libre, pero la experiencia fue muy gratificante.

    19 diciembre 2013 | 11:20

  3. Dice ser FErnando

    Si dices que Nieves es española, ¿como es que cobra los 145 euros, si también dices que eso lo paga el estado alemán, hasta los 20 años, a todos los nacidos en Alemania?
    Redactando así, no me extraña que te estes “quitando” del periodismo.

    19 diciembre 2013 | 13:05

  4. Dice ser Lola

    Sin llegar a estos extremos de comer de lo que dan los supermercados y trabajar a cambio de pagar el alquiler, en realidad esto último es lo que se hace normalmente aunque no se trabaje para el casero, bien que se puede vivir, no digo yo sin dinero, pero sí sin muchas cosas que pensamos que son indispensables. En casa siempre hemos tenido un solo televisor, sólo puse otro cuando mi madre, ya con poca movilidad, pasaba la mayor parte de su tiempo en cama. ¿Es necesario que cada miembro de la familia tenga un móvil, y no uno sencillo, sino el de última generación? ¿No se puede “vacacionar” dentro de la misma ciudad, siempre hay sitios interesantes que visitar, o es que si no nos vamos al Caribe Mexicano no estamos en la onda? Y así muchos ejemplos más que no añado para no alargar el comentario.
    No es más feliz quien más tiene sino el que disfruta con lo que tiene y con esto no quiero decir que no tengamos derecho a aspirar a más, sólo que a veces nuestras aspiraciones no son realmente tan importantes como quieren hacernos parecer.

    19 diciembre 2013 | 13:23

  5. Dice ser Marian

    Estaría bien vivir del trueque, pero imaginaros el pedazo de trueque para poder pagar la luz , el gas, el agua, las basuras y los sueldos e incentivos de los políticos, no hay en el mundo trueque de semejante magnitud, aunque….. pensándolo bien, Bárcenas truequeaba con sobres…. (al menos es una idea)

    20 diciembre 2013 | 13:23

Los comentarios están cerrados.