BLOGS
Capeando la crisis Capeando la crisis

De cómo vivir sin dinero o con muy poco

Cambio bici por estufa de leña

El trueque es el intercambio de objetos o servicios por otros objetos o servicios y se diferencia de la compraventa habitual en que no intermedia el dinero en la transacción.

Mercadillo de trueque de la asociación Gente solidaria.

Mercadillo de trueque de la asociación Gente solidaria.

Desde que empezó la crisis (perdón, la estafa), han proliferado en pueblos y ciudades las tiendas de trueque,  donde uno va y lleva lo que ya no usa –en buen estado y limpio, fundamental, no hay que llevar lo que uno ya no se pondría, no por moda, sino porque está hecho un desastre-  y lo cambia por otras cosas que necesite.

Pese a la falta de costumbre y a la tontería del miramiento en ponerse algo que ha sido de otro, al que, además, no conoces, la gente va entrando en este sistema que puede ser bueno, bonito y sobre todo, muy barato. Y no sólo para cambiar ropa y complementos, sino también cosas de casa, muebles pequeños, cuadros e incluso servicios

La primera tienda de trueque que se instaló en Madrid, Adelita, se ha convertido hoy en un mercado de segunda mano en el que se pueden llevar a vender y comprar ropa libros, discos, cosas de casa…  Después se abrieron otras. Por ejemplo Ábrete Sésamo. Tanto en un caso como en otro, no es un intercambio puro y duro. Se funciona con un sistema de puntos, que a grandes rasgos, significa que por cada artículo que se entregue, se recibe un número de puntos que se anotan en una tarjeta para el cliente. Con esos puntos, se pueden adquirir objetos o ropa que haya en la tienda por el mismo valor en puntos. Según el número de puntos recibidos, se paga una cuota pequeña de aportación al proyecto, que no supera los 20 euros.

En otros casos, no hay dinero de por medio, la gente entrega su ropa y se lleva otra, si quiere, a cambio de dejarlo todo ordenado y limpio. Es el caso de Gente solidaria y de otras muchas organizaciones diseminadas por toda España. De esta manera, cuenta Pedro que cambió una bici que no usaba por una estufa de leña, que no estaba en perfecto estado de uso, pero casi.

canalsolidario.org  incluye una relación de muchas tiendas de trueque, algunas relacionadas con asambleas populares de barrio que han puesto en funcionamiento numerosas actividades gratuitas muy prácticas.

Las posibilidades del trueque son infinitas. En Internet, hay páginas web dedicadas al intercambio, donde la gente puede anunciar lo que quiere cambiar y  por qué otra cosa. Se ofrecen desde trabajos  de fontanería  a cámaras fotográficas, pasando por muebles, clases de boxeo, películas, música… www.trueque.com es otra web con un amplio repertorio de servicios que se pueden intercambiar. El resultado siempre es bueno si los actores actúan con honestidad.

 

 

2 comentarios

  1. Dice ser AreaEstudiantis

    A mí hay determinados objetos que me sigue costando usar de segunda mano, pero me parece una opción buenísima para muchas cosas. Y además, como dices tú, ahora hay muchísimas opciones.

    http://areaestudiantis.com

    25 noviembre 2013 | 08:50

  2. Dice ser Noa

    Conozco algún sitio de los que aportas el enlace y destaco su ‘humanidad’ más allá de que nos sirvan para sobrevivir a la #estafaquécrisis 😉

    25 noviembre 2013 | 16:30

Los comentarios están cerrados.