BLOGS

La televisión ha creado un mundo esquizofrénico en el que entre el individuo y lo global no hay nada. Alain Touraine

Entradas etiquetadas como ‘telecinco’

La Noria se hace ‘eurofan’

Anoche lo pasamos estupendamente en mi casa viendo el Festival de Eurovisión. Aunque me tocara trabajar. Fue divertidísimo. Y a todos nos encantó la actuación de Rodolfo Chiquilicuatre, nos reímos muchísimo con su numerito y nos pareció genial su inteligentísimo uso del humor gestual para hacer más entendible la broma a todos los públicos incapaces de captar la grandeza de su

UNO, el brikindans. DOS, el cruzaíto. TRES, el maiqueljacson. CUATRO, el robocó

En cuanto supimos que había ganado el ruso con patinador, nos pusimos a hacer zapping. Pero poco. Porque fue aterrizar en Tele5 y ser golpeados por una ola de espuma de rabia que salía por la pantalla del televisor. Literalmente anegados. Y así, claro, no había forma de encontrar el mando a distancia. Tuvimos que dejarlo ahí – no sin antes quedarnos en calzoncillos y aprovechar la ocasión para montar nuestra propia fiesta de la espuma. Lo normal. Y una preciosidad, todo sea dicho.

“¡Vente Jordi González! ¡Apúntate Antonio Albert! ¡Quítate ese traje Urdaci!” – gritábamos ante la pantalla del televisor mientras nos liberábamos de las ataduras de la lycra y nos revolcábamos felices. Pero no hubo manera. Ellos, ni caso.

Jordi, Antonio, Alfredo y Jimmy estaban demasiado ocupados expulsando espuma por sus bocas como para disfrutar de un baño en ella. Qué enfadados, cuánta rabia. Y todo porque Rodolfo Chiquilicuatre había llegado hasta Eurovisión, porque la genial ideal de El Terrat, elegida gracias a MySpace y a los votos telefónicos de los espectadores, se había convertido en un bombazo en toda regla y gente distinta a ellos se estaba forrando.

Anoche, La Noria se aplicó y siguió la consigna: Telecinco y PRISA en modo pinza para acabar con La Sexta. Más claro, el agua.

¡Es una vergüenza que con dinero público se esté apoyando la iniciativa de una productora privada! ¡TVE! ¡EL INSTITUTO CERVANTES DE BELGRADO!

(Exactamente el mismo argumento que El País había desarrollado esa misma mañana en una doble página).

¡SE ESTÁN REPARTIENDO LOS PINGÜES BENEFICIOS!

(Léase en el clásico tono de La Noria, capaz de convertir estupideces en asuntos de estado y de transformar en eventos palomiteros crímenes, violaciones o cualquier otro suceso chorreante).

Más tarde llegó el momento de la reivindicación del buen gusto:

¡El Chiki-Chiki es una mamarrachada! ¡Es cutre! ¡Es casposo! ¡Hemos dado una imagen de España de pandereta! ¡He sentido vergüenza ajena!

Y de la defensa de los verdaderos cantantes frente a ese ‘cómico’ que acababa de actuar en Belgrado. De la gente seria, que se tomaba a pecho el festival. A saber:

Las Supremas de Móstoles (en la mesa de debate, de tinte presente), que pudieron haber representado a España en Eurovisión hace unos años con el aria ‘Eres un enfermo del cibersexo’

Malena Gracia, al teléfono. Dolidísima porque sus hermanas y ella no pararon de votar por su candidatura a Eurovisión en MySpace y ni siquiera llegaron a la final. Un drama.

Gisela, desde Belgrado. La gran soprano que cayó en las semifinales junto a un pavo de trapo.

o

Basty, de D’Nash. Abatido porque Eurovisión ya no es lo que era. O al menos desde el año pasado, cuando su grupo tuvo aquella memorable intervención en el festival (¿por qué Jordi González no se planteó durante su charla con el Dnashito lo que nos había costado a todos los españoles el trabajo de peluquería y maquillaje de su show eurovisivo en 2007?)

Aunque no quedó ahí la cosa. NO. Faltaba por escuchar la opinión de los eurofans, que desde Belgrado dejaban claro que en los euroclubs apenas sonaba la eurocanción española y era una eurovergüenza lo que habían eurohecho este año enviando al freak de Chiquilicuatre (ahí fue cuando me euriné de la risa… menos mal que la densa espuma lo disimulaba todo).

Lo dicho: que Telecinco cree que lo del Chiki Chiki ha sido una vergüenza. Que no se puede uno forrar a costa de un freak, que hay que tomarse en serio la música, y un asco… y tal. Y qué mal gusto.

UN MOMENTO… NO SE VAYAN… A CONTINUACIÓN

¡Una entrevista con la última expulsada de OT! ¡Esther junto con su padre!

Jimmy Giménez Arnau, ese gran intelectual antifranquista, tiene algo que decirle a la muchacha que aguantó varias semanas dentro del programa sólo porque sus desafines y su escaso nivel intelectual provocaban la hilaridad en la audiencia. ATENCIÓN, que viene Jimmy:

Te voy a escribir una canción, y vas a vender millones de discos. De momento tengo sólo el título, que ya es algo: “Me he puesto un DIU para ti.”

Risas en el plató. Esther y su padre se ríen.

Ah… y no se olviden amigos: lo del Chiki Chiki ha sido una vergüenza. Que no se puede uno forrar a costa de un freak, que hay que tomarse en serio la música, y un asco… y tal. Y qué mal gusto.

(Nos fuimos a dormir. La caspa que soltaba en ese momento la pantalla nos dejó sin espuma. Un rollo).

———————————————————————————–

NOTA Para los aficionados a las cifras:

Casi catorce millones de personas sintonizaron la primera cadena de Televisión Española cuando actuaba el representante español Rodolfo Chikilicuatre en el Festival de Eurovisión 2008, el programa emitido por una sola cadena más visto en los últimos seis años.

La audiencia media durante las votaciones del festival, desde las 23:15 hasta las 00:16, fue de 10.619.000 espectadores y 62,8% de “share”. El conjunto del Festival, que se desarrolló en Belgrado desde las 21:00 horas hasta las 00:17, fue visto por 9.336.000 espectadores con un 59,3% de cuota.

El minuto de oro fue la actuación de Rodolfo Chikilicuatre, a las 22:35 horas, con 13.873.000 espectadores y un 78,1% de “share”.

(FUENTE: EFE 26/05/2009)

Massiel en ‘Sé lo que hicistéis…’

Con todos mis respetos -y mi cariño-, lo que está haciendo el programa de sobremesa de La Sexta con Massiel es muy tomatero. La mofa diaria, la recuperación de viejos vídeos, las constantes referencias y chascarrillos son más de JJV que de Angel y Patricia.

Me sorprende y me decepciona.

Tanto como cuando el domingo pasado llegué a casa dispuesto a ver el documental sobre el Mayo del 68 en España -y no por el asunto de Eurovisión, que me da lo mismo, sino porque me suele gustar el rollo fresco de los documentales de La Sexta– y descubrí que habían decidido retrasar su emisión para regalarnos otro gran documento televisivo: forofos en La Cibeles. Maravilloso. Lástima que no me diviertan los documentales de animales.

Lo que está haciendo La Sexta con el documental del Mayo del 68 español es idéntico a lo que hizo Telecinco con aquel reportaje sobre el hijo secreto de El Pescaílla. Un ascazo oportunista. Una buena promoción a costa de carnaza. Y a la que ha contribuído Massiel, que calladita estaba mucho más guapa.

El domingo tenía ganas de verlo, pero he decidido que esta noche me lo voy a perder.

Las gafas de Angelino, ¿POR QUÉ?

Carmen Alcayde viene a darle clases de televisión a un mentecato que nos cuenta la realidad a través de sus gafas. Acabáramos.

La ex tomatera jamona y su mascota gafotas, Angelino, saben lo que hicimos. Pero a mí me importa un bledo. No me va la graduación de esas lentes. Me mareo.

Y no entiendo por qué los creadores de Las Gafas de Angelino se han empeñado en crear un personaje que no existe cuando hay tanta gente que tiene una mirada tan interesante sobre la realidad, televisiva o no.

Tras ver engendros como éste que estrenó ayer Tele5 insisto en mi reivindicación de Ferrán Monegal y su programa de tele. Para que lo conozcáis mejor, aquí tenéis una entrevista con Angel Martín – de Sé lo que hicistéis…– subtitulada en español.

Yo soy muy diva de Las gafas de Ferrán

1/5

2/5

3/5

4/5

5/5

‘Tú sí que vales’ en Telecinco

¿Y si al rollo este tan de moda de los castings le sumamos un jurado con tirón -una ex juez y un ex profesor de OT y al mismísimo Sardá-, le ponemos algunas gotas del espíritu de ‘El Semáforo‘ de Chicho Ibáñez Serrador (un programa genial que se anticipó a la televisión actual) y un punto de espectáculo de variedades? Pues arrasamos seguro.

Eso debieron de pensar los popes de Gestmusic antes de decidirse a perpetrar su último engendro televisivo, que anoche estrenó Telecinco. Un batiburrillo de freaks que parecían estar opositando para la plantilla fija de ‘Crónicas Marcianas‘. Un despropósito, no sólo a nuestros ojos, sino también a los del editor de la cosa, que a medida que avanzaban las actuaciones iba cortando más y más, hasta dejar convertido el programa en una especie de avance de lo que podría ser y, afortunadamente, nunca veremos.

Afortunadamente para nosotros, aunque supongo que no para la danzarina del vientre, el mago o el bailarín de gimjazz que anoche habrían convocado a su familia y amigos frente al televisor para disfrutar de sus escasos minutos de fama y se vieron convertidos en un plano de transición.

Aburrido, largo, previsible y malo. Y es sólo la primera entrega. Por lo que parece queda otro casting más, previo a la Gran Final. Que promete estremecernos. ¿El premio para el ganador? Treintamil euros y dos actuaciones en sendos programas de Telecinco¿dígame?

Aunque eso sí, el programa tuvo algo muy bueno: ninguno de los concursantes aseguró ante la cámara haber sido víctima de los atentados del 11-M. Será porque estaban todos en Cuatro, en el casting de ‘Fama‘…

“Está pasando”. Y yo también. Pero mogollón.

Paso total del nuevo engendro vespertino que estrenó ayer tarde Telecinco para cubrir ese enorme espacio vacío – de mierda – que deja “A tu lado“, cuyos excolaboradores aprovechan las vacaciones para ir de boda a El Escorial (está claro que desde el bodorrio de Ana Aznar con Agag y el más reciente de la Gran Hermana Marta López nunca la etimología del sitio tuvo tanto de verdad…)

Y lo peor es que el programa nace con un inexplicable marchamo de calidad, que se supone que le da el hecho de emitir una entrevista en exclusiva con Ana Obregón en plena promoción de amuletos colganderos en la que la actriz, empresaria, vedette, guionista y productora asegura ser una mujer generosa, excelente madre, gran trabajadora y mejor amiga. Y que deja al plumilla que hizo la entrevista con un síndrome de estocolmo que ni Patti Hearst.

O a lo mejor el rollo qualité viene del hecho de contar con reporteros en la calle – a lo Madrid, España, Villaconejos Directo – cuya meritoria labor consiste en mostrarnos cómo los cazurros de un pueblo lanzan toros al agua, o se emborrachan hasta el vómito en Pamplona. O lo mal que tira las cañas Rafael Amargo en su nuevo bar, decorado como un burdel decimonónico.

Pero “Está pasando” es mucho más. Es también un gran programa de investigación donde las periodistas presentes se hacen con un informe – probablemente confidencial – de la Fundación Sabera (la de los niños de la India) para contar una historia muy truculenta sobre Esther Cañadas… un asco.

Esas periodistas. Qué grandes profesionales. A quienes la pareja de presentadores saca todo el partido exigiendo de vez en cuando “un titular”. Sobre lo que sea. El tinte negro ala de cuervo de José Frade von Duval, la entrevista a bolso abierto con Ana Obregón o la ruptura de Eugenia con Gonzalo. Lo mismo da.

Lo importante es dar un titular. Pues ahí va el mío: “Está pasando”. Y yo también. Pero mogollón.

Mercedes Milá y la especulación inmobiliaria

Esta noche en Tele5, en su Diario de, ese programa de periodismo de investigación en el que Mercedes Milá hace de reportera agresiva con gente que está fuera de una casa, Mercedes Milá hablará de los precios de las casas. Qué bueno.

Esta noche, toca un Gran Hermano diferente. El Gran Hermano de la especulación inmobiliaria, que seguro que contiene bastante menos sexo que el de Guadalix, pero idénticas cuotas de indignidad.

No he visto el reportaje – ni creo que lo vaya a ver, gracias – pero me imagino que girará en torno a los abusivos precios del mercado inmobiliario, a los excesos de las constructoras, a alguna que otra ilegalidad descubierta, y a testimonios muy sentidos de damnificados.

Me da igual. Es más, me pone del bolo ese discurso. Porque ESPECULADORES SOMOS TODOS. O todos los que pueden serlo. Porque en España solo se contempla la vivienda como derecho constitucional fundamental cuando vienen mal dadas. Pero cuando CUALQUIERA es capaz de ahorrar unos euretes o lograr que el banco le conceda una hipoteca del 100 por 100, entonces A LA MIERDA el derecho fundamental a la vivienda digna. Porque en España, en cuanto alguien es capaz de comprarse un piso se pone en marcha la fase inicial del cuento de la lechera.

Por no hablar de toda esa gente que aconseja ‘invertir en ladrillo’ – que es un eufemismo muy bonito para ‘especular’ -, o que no se cansa de decirle a uno que ‘alquilar es tirar el dinero’…

Esta noche – seguro – Mercedes Milá reivindicará el derecho constitucional de todos los españoles a una vivienda digna. Y la gente lo verá y pensará que la cosa está muy mal. Fatal. Y quedarán tan impactados por el reportaje que decidirán vender su casa por el mismo precio al que la compraron, y marcharse a vivir de alquiler. Porque ese es el gran poder de la televisión…

Cámera Café

Hasta que dejé mi último trabajo convencional – de horarios, nómina mensual y gente ‘normal’ alrededor – yo pensaba que Cámera Café era una serie documental buenísima. Un formato vanguardista de análisis social rodado con cámara oculta y que se atrevía a mostrar el lado más siniestro del mundo laboral.

Ahora ya sé que Cámera Café es ficción. Pero no importa. Me sigue gustando tanto como entonces. Y – lo que es mejor – ahora me dan risa las mismas cosas que antes me provocaban ‘estupor y temblores’, como a la Nothomb oficinista.

Porque en Cámera Café están todos: los comerciales analfabetos que opinan sin pudor de lo que sea, y que venderían a su madre si con ello fueran a obtener una jugosa comisión. Los vagos profesionales. Los psico-workers y sus víctimas. Los sádicos y los ingenuos. Los buenos que lo son porque no tienen más remedio. Los buenos que lo son porque no tienen a nadie sobre quien no serlo. En Cámera Café están todos. Pero ya no me dan miedo. Ya casi nunca me dan miedo…

Ana Concha García Quintana

A mí me da mucha envidia esa gente que se planta delante del televisor y no piensa. En serio; los envidio. Yo, cuando mi jefe me propuso que escribiera sobre tele pensé “qué alivio, qué gusto, qué relax, qué calma.”

Y una mierda.

Porque yo me pongo a ver televisión y no me surgen más que preguntas…

Ayer por la mañana mismo, a eso de las doce. Sentado en la cama, zapeando entre Ana Rosa Quintana y Concha García Campoy, entre LO QUE VIENE SIENDO (execrable expresión muy en boga en estos días) “El programa de Ana Rosay Las mañanas de Cuatro.

Yo trataba de entregarme a la causa y no pensar, sentirme puritito target y qué va; venga a hacerme preguntas:

¿Por qué coño no he pedido un plus de peligrosidad?

Preguntas… ¡y cruces ortodoxas! Después de constatar que ARQ en su programa sólo admite colaboradoras más feas que ella, mientras que en el de la Campoy todos son chicos monísimos, incluído Gonzalo Miró.

¡Ay, Gonzalito Miró! ¿Os acordáis de cuando criticábamos a los arribistas intrusos que habían llegado donde estaban sólo por ser “hijosde…”? ¡Qué tiempos aquéllos! Hoy, andan tan mal las cosas que a Gonzalito Miró se le disculpa ser “noviode…” porque antes fue “hijode…”, incluso “ahijadode…” Y ser “hijode…” ya es una categoría respetable.

ZAP

Ana Rosa entrevista a Paloma Barrientos, que acaba de sacar un libro que es una edición ampliada de otro que publicó hace doce años sobre Carmen Martínez Bordiú. Un libro que presentará dentro de una semana… ¡LA MISMÍSIMA ARQ, que debe de haberse especializado en libros ajenos!

ZAP

En Las Mañanas de Cuatro, una muchacha le muestra a Gonzalito Miró todos los tipos de medias. Y hay desfile de modelos enseñando las cachas. Ya lo dijo la Campoy, “en mi programa no habrá corazón”. No, nena, en tu programa no hay corazón: hay muslamen, que es mejor.

ZAP

Tertulia de urracas con ARQ. Señoras overdessed, famélicas chismosas y esa reina del epíteto enloquecido que es Bea Cortázar (¡toma ya sinergias Vocento, toma ya!) que despellejan – por orden – a Bisbal, a Carmencita, a la Zaldívar, a Fran Rivera y a la Lollo (que parece que ha cazado a un cuarentón que va a resultar la versión catalana del Tony “pestaña mecánica” Hernández de la Montiel).

ZAP

Mientras Concha y Gonzalito entrevistan a una exparticipante de SuperShowgirls 2006 (una de apellido exótico y acento quinqui), para después pasar a una charla con uno de los supervivientes del avión que se estrelló en Los Andes (¡Vive! ¡Coño, VIVE!)

ZAP ZAP ZAP ZAP ZAP ZAP ZAP ZAP ZAP ZAP ZAP ZAP ZAP ZAP ZAP ZAP

Claro, ahora entiendo que en las pausas para publicidad en las mañanas de Cuatro y de TeleCinco anuncien créditos al consumo (condiciones leoninas y concesión inmediata): ¿3.000 euros sin papeleo? Sí, POR FAVOR. ¿Sin preguntar para qué? No importa, yo se lo digo: para drogas ilegales.

Porque si no, no lo entiendo. Porque si no, no hay otra manera de soportar esta televisión matututina que oscila entre el chismorreo vomitivo y

ZAP

un formato caspa-power que me hace recordar las mañanas de Hermida como un canto a la modernidad.

ZAP ZAP ZAP ZAP ZAP ZAP ZAP ZAP ZAP ZAP ZAP ZAP ZAP ZAP ZAP ZAP

Y a todo ésto…

¿Por qué coño no he pedido un plus de peligrosidad?