BLOGS

La televisión ha creado un mundo esquizofrénico en el que entre el individuo y lo global no hay nada. Alain Touraine

Entradas etiquetadas como ‘los soprano’

Una gran escena de Los Soprano

Mi marido y yo estamos viendo ahora el final de la última temporada de Los Soprano. Despacito. Poquito a poco. La estamos dosificando para que nos dure más. Sabemos que cuando se termine, vamos a pasarlo mal. Snif.

Ayer vimos un par de capítulos. Y esta FABULOSA escena en uno de ellos.

(El grupo de muchachos se burla de Vito Jr. Le llaman marica, le espetan la clásica broma estúpida del jabón en el suelo, le dicen que se le ve el coñito. Y él, con dos cojones…)

‘Dexter’ y ‘Los Soprano’ con la lengua fuera

Esto no es nuevo, pero es buenísimo. 77 episodios (8 temporadas televisivas que son 6 en DVD) de Los Soprano en 7 minutos. Un resumen demencial y brillante de mi serie favorita de la televisión mundial.

Esto sí es nuevo. Y también es buenísimo. Un resumen en dos minutos de la primera temporada de Dexter. Probablemente, la gran joya televisiva de este año…

MAD MEN. Tiene muy buena pinta

Esta noche la cadena de cable AMC estrena una nueva serie, MAD MEN, que tiene una pinta fabulosa.

Primero, porque en ella participa el guionista y productor de Los Soprano, Matthew Weiner. Y eso ya me parece toda una garantía.

Segundo, porque la serie transcurre en Nueva York en los 60’s del siglo pasado – una época espléndida que me fascina y de la que surgieron tantas maravillas, algunas de las cuales degraciadamente quedaron destruídas en la era del sida…

Y tercero, porque la serie retrata el boom de la industria publicitaria de la época.

Tú a mí me das un briefing con esos elementos para una serie de televisión por cable, y compro.

Tú a mí me dices que voy a poder ver una serie en la que no aparezcan médicos, ni policías, ni detectives privados ni abogados, y salto de felicidad.

Y ya, si la gente fuma y bebe, va bien vestida, si no aparecen niños y si el tono de los guiones mantiene ese espíritu previo a lo políticamente correcto, doy una voltereta lateral embutido en un mono de lycra azul eléctrico.

Yo le tengo mucha fe a MAD MEN. Porque a mí las series que más me han gustado siempre han sido sobre gente que se dedica a hacer el mal: mafiosos, millonarios malvados,… y esta es de publicistas. Me va a encantar.

Adiós, Tony. Adiós, Janice.

Todo el mundo se despide de Los Soprano.

El Vanity Fair les dice adiós con un fabuloso reportaje fotográfico de la viuda de Sontag y un espléndido retrato amargo de su creador, David Chase.

El New York Times hace memoria de sus mejores momentos y de los hijos bastardos de la trama múltiple que quedan por ahí, con más o menos fortuna [Lost con menos – no la he visto y no puedo opinar. Heroes con más – he visto los tres primeros capítulos de Heroes y me fascina].

Y el Hollywood Reporter se contagia del tono de amargura con el que ha comenzado la última temporada.

Todo el mundo se despide de Los Soprano. Y yo también. Después de varios posts sobre ellos, esta será la última vez.

Adiós, Janice.

————————————————————————————–

I live in New York, and I was thinking about the lagoon in Central Park, down near Central Park South. I was wondering if it would be frozen over when I got home, and if it was, where did the ducks go? I was wondering where the ducks went when the lagoon got all icy and frozen over. I wondered if some guy came in a truck and took them away to a zoo or something. Or if they just flew away.

J. D. SALINGER The Catcher in the Rye

Una vez, hace casi diez años, los patos de Central Park fueron a posarse sobre la piscina de la casa de Tony Soprano en Nueva Jersey.

Ahí comenzó todo, y después de tanto tiempo y de pensar sobre ello, creo que Tony y Holden comparten de algún modo el mismo miedo. Es una estupidez. Puede ser.

Pero Tony, como Holden, tiene miedo a crecer.

————————————————————————————–

Se acaban Los Soprano, una serie que parecía hablar de la mafia de medio pelo de Nueva Jersey – como dijo una vez Tony, ‘esto ya no es lo que era. Ahora el dinero de verdad se lo llevan los de Enron‘ – pero que en realidad es una historia de gente normal en un mundo que se rige por unas reglas más honestas que las del mundo real: las jerarquías están claras, las traiciones se castigan, la familia se construye más allá de los vínculos de sangre – o al menos de la sangre en circuito cerrado -, y lo que se teme siempre se obtiene.

Se terminan para siempre Los Soprano, para mí la mejor serie que ha dado nunca la televisión. Aunque yo no llegue tan lejos como Mailer, que la comparó con lo mejor de la gran novela norteamericana. No, Norman, querido. No hace falta exagerar.

Sé que no echaré de menos a Tony y a los demás. Siempre nos quedará Nueva Jersey en DVD. Y esos guiones de precisión en los cuales cada frase aparentemente trivial, cada comentario intranscendente pudiera provocar un enorme cataclismo.

Una serie excepcional que mostró – por fin – en televisión personajes gordos, ancianos, señoras de mediana edad, feos,…

Se acaban Los Soprano y con ellos uno de los más demoledores retratos del fracaso del sueño americano, que se confunde con las pesadillas de Tony.

————————————————————————————–

Una vez, hace casi diez años, los patos de Central Park fueron a posarse sobre la piscina de la casa de Tony Soprano en Nueva Jersey.

Es una estupidez.

El Comisionado del Central Park declaró el 22 de julio de 2002 al New York Times: “Cada año, las miles de personas que acaban de leer El guardián en el centeno me telefonean para preguntarme adónde van los patos cuando la laguna se congela. Y lo que sabemos es que van al centro del mismo lago. Allí el agua jamás llega a solidificarse”.

Feliz. Es Pascua

Ayer tuve un día que fue de lo más Bob, de lo más Pop y de lo más TV.

Un día delicioso que comenzó con un paseo y compras matutinas por Bogotá – calcetines, un bolso regio y varias revistas: el Vanity Fair de abril, donde aparece el reportaje sobre Los Soprano del que os hablé y la excelsa TV y Novelas, una revista colombiana sobre chismes televisivos que este mes trae un monográfico sobre gays en la TV colombiana. Divino. Un ejemplar de coleccionista donde aparecen las escasas estrellas televisivas que han salido del armario, todos los gays de ficción que han aparecido en las telenovelas nacionales y una entrevista con la travesti superstar más famosa de Colombia, Endry Cardeño.

Después de las compras, almorcé con Camilo Jiménez, un tipo adorable que es el encargado del guión de un programa cultural diario de la TV colombiana, Culturama.

Camilo y yo hablamos de libros. Y de tele. De las series que nos gustan.

Lo pasamos tan bien que quedamos en volver a vernos antes de que me marche. Con un poco de suerte os podré contar cómo se hace un programa de cultura en TV. Pero eso será ya la semana que viene. Porque me tomo de descanso este largo fin de semana de Pasión.

Hasta el lunes. Disfrutad vosotros también.

Vuelven ‘Los Soprano’… y se van para siempre

Esta es la portada del próximo Vanity Fair de abril, donde Peter Biskind analiza la evolución de la serie a lo largo de 10 años y revela algunos detalles de su temporada final, que comenzará a emitirse en la HBO a partir del 9 de abril y constará de 9 episodios.

Los 9 episodios finales. Algo más de 6 horas para ajustar todas las cuentas y atar todos los cabos.

Adiós Tony

Adiós Carmela

Adiós Christopher

Adiós Doctora

Llevo cuatro años con Los Soprano. He vivido con ellos hasta la última temporada – la sexta, que me compré en Pekín – y esta noticia me deja destrozado. Los Soprano son también mi Familia – de hecho, algunos de sus miembros son bastante más honestos que los de la mía…

Los Soprano han creado escuela, y han demostrado que se puede triunfar en televisión sin necesidad de tramas facilonas. Los Soprano han sido capaces de fascinar a la audiencia con sus personalidades contradictorias y muy complejas. Y fueron los primeros – junto a la Terremoto de Alcorcón – en reivindicar el glamour de periferia, y el neorriquismo de urba de Nueva Jersey, que es como La Moraleja pero un poco más cerca de Manhattan.

Y hasta han dado pie a un libro de management – autoayuda para ejecutivos -, inspirado en las técnicas de gestión de Tony.

Una gran noticia para todos los directores comerciales con los que trabajé a lo largo de mi carrera como asalariado en la empresa privada – uf -, que ya pueden dejar de subrayar su ejemplar de ‘El Management de Paco Martínez Soria‘ y pasarse a este libro, más actual y modernín.

En abril vuelven Los Soprano a la HBO. Y se van para siempre. Snif.

Qué ganas tengo de hacerme con el próximo número del Vanity en el VIPS…

Joey… uf

Lo único bueno que conserva Joey de Friends es la pizarrita junto a la puerta, donde él y Chandler se dejaban mensajes y hacían dibujos.

Llevo varios días viendo la serie, y me temo que no funciona; pese a tener buenos personajes – la nueva representante es una joya desaprovechada, una de esas sucesoras de Mae West que podría dar muchísimo más juego-, y espléndidos actores – la divina Drea De Matteo – otro de mis personajes preferidos de Los Soprano – la serie es una pena, es aburrida, es tan tontorrona como el pobre Joey.

Y no lo entiendo, porque los guiones son de David Crane, un hombre al que me gustaría ponerle un piso en Sunset Boulevard por los maravillosos momentos que me ha hecho pasar, gracias a sus guiones de Friends, de Dream On [esa serie fabulosa sobre un hombre que confundía realidad con televisión y que emitieron en abierto en Canal + años ha], y que produjo Veronica’s Closet, con una enorme Kirstie Alley.

A pesar de todo, Joey no funciona. Y no funciona porque el personaje, que tan bien encajaba con el resto de amigos en la serie donde nació, no aguanta como protagonista de una sitcom. Es demasiado plano, es demasiado bobo como para generar situaciones interesantes. Joey me aburre. Y mira que lo siento…

Los Soprano. Sexta Temporada

El comienzo de la sexta temporada de Los Soprano – de la que acabo de ver tres capítulos seguidos – es tan potente, tan emocionante y tan increíblemente bueno, que me dan ganas de quedarme en casa todo el día hasta terminar la última temporada completa y volver a empezar por el primer capítulo de nuevo.

No os pienso desvelar tramas ni secretos de esta sexta temporada – que actualmente emite Canal + previo pago, y que yo me compré durante mi viaje a China – pero sí deciros que el nivel de elaboración de los guiones, la creciente complejidad en los conflictos de los personajes y la evolución de las relaciones entre ellos me parece de tal maestría que sólo por esta serie, la televisión merece ser considerada un gran invento.

Amo profundamente a Carmela en este comienzo de temporada. La amo despeinada, sin esos eternos cardados de peluquería, con la cara lavada y esa indefensión con un punto despiadado que proyecta.

Y amo a Tony. Y a David Chase – el guionista – por haber sido capaz de construir a través de la fábula de la vida contenida en un maletín desaparecido y en una billetera ajena, uno de los más inquietantes y poéticos momentos televisivos acerca de la identidad, la existencia y la muerte.

Gracias, David Chase. Te amo, David Chase.