BLOGS

La televisión ha creado un mundo esquizofrénico en el que entre el individuo y lo global no hay nada. Alain Touraine

Archivo de la categoría ‘G, de Gil de Biedma’

Todo estaba en Will & Grace

El cabezazo de Zidane a Materazzi

Una Reina condenada a barrer las calles de NYC:

Y hasta unos versos de Dorothy Parker que Will le dedica a Jack en uno de los episodios de la primera temporada y que yo susurré tantas veces, durante tantos años, en bares y saunas gays…

Men seldom make passes

At girls who wear glasses.

Will&Grace 1999 versus La Vida 2006.

[Aunque Miss Shangay Lily (santa) odie la serie, y le parezca Will & (DIS)Grace , yo tengo que reconocer que estoy disfrutando muchísimo con mi pack de las 8 temporadas en DVD.]

Iñaki Gabilondo… y yo

Como Martirio,

Yo andaba naufragando por los treinta

sin el éxito que tanto deseaba

y entre mis labios, triste y macilenta

una colilla sin filtro se quemaba.

De éso hace casi un lustro. Fue tras siete años de relación de pareja (tal y como dictan los manuales, pues yo soy de aquéllos que se creen casi todo lo que leen, a excepción de las teorías conspiratorias de El Mundo y de La Biblia). Después de siete años de vivir al lado de un tipo que nunca me dijo que me quería…

[¡ATENCIÓN, LECTORES! Este post es de un porno emocional subidito, y no ha hecho más que empezar. Avisados quedáis.]

Después de siete años de vivir al lado de alguien que nunca me dijo que me quería – y que, por supuesto, no me quería. Tras un septenio de habitaciones separadas (nada que ver con el poemario de Luis García Montero), denterosos silencios, sexo aséptico, miradas reprobatorias. Entonces. Al final de todo aquéllo. De aquéllo y más, que hubo: de sufrir alguna humillación en público, de pagar yo sólo la hipoteca de un piso a nombre de los dos, y un coche que sólo él conducía, de verme rechazado y rebajado. Fue entonces cuando dije SE ACABÓ. Igualito que María Jiménez, pero sin tener que recurrir a pluma animal ajena (que me basta y me sobra con la propia).

Mas si dije SE ACABÓ no fue por todo lo anterior. La recapitulación vino más tarde. Si dije SE ACABÓ fue porque cuando todo era un desastre, pensaba que el desastre era yo. Hasta que llegaste tú.

Y de momento,

cuando ya nada aliviaba mi locura,

al borde mismo de las drogas duras,

llegaste tú…

Pero tú no eras un productor. Tú eras un fan de mi diario online. Y me contactaste por el messenger de MSN (que a veces tú llamabas SMS por error), aparentemente fascinado por mi vida, aunque quisiste dejar claro desde el principio que eras heterosexual. Desde el principio, que eras heterosexual. Hasta el final, que eras heterosexual. Cuando aquel domingo por la tarde yo salí de tu casa, después de que nos hubiéramos pasado toda la mañana follando.

Tú eras heterosexual.

Al final, “que eras heterosexual” fue la razón que me diste para que no nos volviésemos a ver. Tranquilo. A mí me parece bien. Y te agradezco muchísimo que, sin saberlo, me ayudaras a descubrir que yo no era el desastre, que sí había más remedio, que había incluso deseo. Y amor (que lo hay: hace más de tres años que lo tengo).

Por todo eso, me hizo tanta ilusión cuando, hace un par de años una mañana muy temprano, te escuché decir tu nombre con tu voz y dar la previsión meteorológica de tu ciudad en esa sección que tenía el “Hoy por Hoy” de Iñaki Gabilondo, en la que él hacía la ronda por las diferentes emisoras locales de la SER por toda España. Y me alegró saber que hacías lo que querías y habías vuelto a casa. Por fin.

Grados: 2º

Pere Gimferrer; académico, escritor, editor, personaje literario y enamorado

EL MUNDO: EL TOP 25 EDITORIAL 2004

GIMFERRER, PERE / 58 / SEIX BARRAL

Miembro de la Real Academia. Es uno de los poetas españoles más reconocidos. Erudito y animador cultural cuya trayectoria ha estado ligada a Seix Barral, que dirigió desde 1981.

EL MUNDO: EL TOP 25 EDITORIAL 2005

GIMFERRER, PERE / 59 / ACADEMICO Y ESCRITOR

Ocupa el sillón «O» de la RAE (Real Academia Española), es director literario en Seix Barral y sus metas son «sobrevivir» y «escribir lo que quiera y publicar lo que pueda y deba».

BOBPOP LEE: PERSONAJES LITERARIOS 2006

GIMFERRER, PERE / 60 / ESCRITOR Y ENAMORADO

Publicó en marzo de 2006 su última novella autobiográfica, “Interludio azul“, breve historia de amor donde relata el reencuentro con su gran amor, Cuca, a quien conoció en 1969 y reencontró 35 años después. Al mismo tiempo, publicó el poemario erótico amoroso “Amor en vilo“, donde continúa la historia , con versos y señales (glups):

«Quiero para mis labios esta piel de gladiolo, / quiero para mis brazos este cuerpo de luz, / si desnuda no vienes, que me llamen Pocholo, / si desnuda no vienes a mis labios en cruz».

«Por Cuca yo he vivido y viviré, / es la cítara Cuca quien me pulsa; / las llamas petrolíferas de Tulsa / brillan igual que resplandeceré».

«Como vivías en Nueva York / (o tal vez en Addis Abeba) / zarpó tu velero de Cork / y no arará en el mar tu esteva, / pues en tu túnica ya nieva / (sesenta y ocho en el Stork / Club de Tuset) la rubia breva / del tiempo de aquel sol de York».

«Toda tuya esta boa de mi falo: en la nada / si no vive en tu boca o en tu vulva ensanchada: / si no vive en tus labios, que el amor la destruya».

Conste que “Interludio azul” es un libro estupendo, una espléndida historia de amor recuperado, plagada de referentes literarios y cinéfilos, de una Barcelona plató, de magníficos diálogos. Conste. Y que – creo – no necesito daros mi opinión acerca de los poemas de “Amor en vilo“.

Conste que me sorprende que un señor tan importante como Gimferrer haya tenido el coraje de publicar unos libros de amor tan arriesgados (con muy distinta fortuna en verso y prosa), con la cantidad de enemigos que le esperaban con el cuchillo entre los dientes. Me sorprendió que se atreviera, sabiendo que ahí afuera estaban Muchnik, Trapiello, Monzó, Marías, Espada,…

Conste que no me sorprendió que los publicara en la misma editorial para la que trabaja, pero sí que su fotografía de la solapa de portada esté firmada por el hermano de Cuca de Cominges, su gran amor, y que en la solapa de contraportada aparezca entre los últimos títulos publicados “Memorias de un extraño” de Jorge de Cominges (otra vez).

Conste que “Interludio azul” va por su segunda edición y que “Amor en vilo” ocupa el primer puesto en los libros de poesía más vendidos.

Y conste, por último, que gracias a “Interludio azul” yo me he reconciliado con Gimferrer, a quien no le perdonaba su papel decisorio en la entrega de tantos Premios Planeta execrables, su fascinación por Alberti, por Bécquer o por Lorca, y – tal y como dijo Vázquez Montalbán – “que Gimferrer se carteaba con Octavio Paz desde poco después de tomar la Primera Comunión“.

El (otro) secreto de Joe Gould I

Joe Gould fue un mendigo que había estudiado en Harvard y callejeaba por el Village neoyorquino, el único lugar que sintió como suyo:

In New York City , especially in Greenwich Village, down among the cranks and the misfits and the one-lungers and the has-beens and the might’ve-beens and the would-bes and the never-wills and the God-knows-whats, I have always felt at home.

Joe Gould se hizo conocido cuando en 1942 Joseph Mitchell escribió sobre él en The New Yorker un perfil titulado “El profesor gaviota“, donde contaba que Gould aseguraba conocer el lenguaje de las gaviotas, e incluso traducía poemas del inglés a ese idioma. Mitchell también contó el magno proyecto literario de Gould: La Historia Oral, miles de páginas con conversaciones escuchadas a lo largo de los años en la ciudad de Nueva York y que Gould aseguraba que llegarían a ser el mayor libro de historia sobre la época.

En 1964, Joseph Mitchell escribió otro reportaje, “El secreto de Joe Gould” que The New Yorker publicó en dos partes el 19 y el 24 de septiembre de 1964, y donde Mitchell revelaba – después de algunos años de la muerte de Gould – la verdad sobre su obra magna.

Pero ése no es el asunto de este post, aunque os recomiendo que léais la obra de Mitchell, “El secreto de Joe Gould“, en Anagrama.

El asunto de este post es otro: la gran obra de Joe Gould que, sin saberlo, contribuyó con su historia a escribir otra, revelada en los textos publicitarios que aparecieron en las páginas del New Yorker donde Mitchell contaba su secreto.

Esta es la gran lección de Historia de Joe Gould: los anuncios que acompañaron el relato de su secreto. Un auténtico fresco de Nueva York en 1964:

  • Cordelia seguiría viva si hubiese podido alfombrar el Castillo del Rey Lear con Alfombras Magee.
  • Las nuevas lanas Rooster son tan obviamente masculinas que todo lo demás le parecerá apocadito, cual corderito.
  • Zafiro Estrella. 12,15 kilates. Con dos originales diamantes de medialuna sobre un engarce de platino hecho a mano. Cinco mil doscientos dólares. Impuesto federal incluído. C. D. Peacock.
  • ¡Vamos! ¡Dése un capricho! Se merece el lujo práctico que los Imperial proporcionan. Lo mejor de lo mejor, creados para durar y convertirse en el mejor zapato que usted haya calzado nunca. ¡Vamos! ¡Viva un poco… o viva mucho en los incomparables Imperial! ¡Soberbios! En la ilustración: YUMA en piel cordobesa, 31,95$
  • ELEGANTE PLUMAJE DE MODA. El nuevo y exclusivo broche Pájaro de Cartier de oro de 18 kt., plumas preciosas realizadas con diamantes, esmeraldas, rubíes y zafiros. 2.500$. Tamaño real. Impuesto Federal incluído.
  • Para un caballero que visita lugares, sugerimos este elegante kit de viaje gris, que contiene todo lo esencial para un buen cuidado, de Arden for Men: Crema para el afeitado, Loción para después del afeitado, Crema ocho horas, Agua de colonia, gomina, Pasta de dientes, desodorante en spray, jabón de manos, peine, lima de uñas, cepillo de dientes e incluso un kit de costura para emergencias. 10 $ + impuestos en Arden for Men.
  • En Jamaica, en el Sheraton-Kingston, las cosas son tan excitantemente bellas que usted podría, muy posiblemente, enamorarse. Así de bueno es, de verdad. 9,75$ por persona y día en habitación doble.
  • La nueva TV portátil Sony de 4″. Sintoniza hasta 82 canales. 199,95$.
  • ¿Debería un hombre tener su propio jabón? ¡Por supuesto que debería! ¿Qué hombre quiere oler a crema de señora? Él debería tener su propio jabón St. Johns de lima india oriental. En pastilla grande, tamaño viril. Tres pastillas envueltas individualmente en bolsas cosidas a mano por nativos. Cuatro dólares cincuenta centavos más tasas.
  • Un cargo en la puerta… merece una Bigelow en el suelo. P.D. Cuando el destino sonría a su negocio, ¡no lo mantenga en secreto! Deje que todo el mundo comparta las buenas noticias para que puedan sonreir juntos. Y nada extiende la felicidad de manera más hermosa que la discreción, el comfort y las distinción de las alfombras Bigelow sobre su suelo. La gente que sabe… compra BIGELOW.
  • ¿Por qué no se toma algo más de tiempo con Heineken? Nosotros lo hacemos. Seis copas de Heineken por 4$. Importada de Holanda.
  • Mantilla, de la Colección España de Callaway. La belleza del encaje español… la riqueza colorista de la “fiesta”… la delicadeza de una rosa. Estas toallas están disponibles en 9 brillantes colores en Bloomigdale’s, Nueva York, y otros establecimientos selectos del país.
  • Gardenia de la jungla, el perfume favorito de la mujer más hermosa del mundo.
  • COPPER… la esencia que agrada cuando se siente y es parte del aura placentera de… Countess Mara. Higiene Masculina.
  • Un hermoso engaño, que parece cocodrillo pero es cuero, por Newton Elkin. En verde, marrón y negro – 30$
  • NO NECESITA LICENCIA. ¡Salga a cazar con estilo! Elija la nueva POUR UN HOMME “Champagne” o “Lavanda Francesa” y su presa no tendrá ninguna oportunidad. Colonia o After Shave. En tamaños de 3$ y 5$. Caron, Paris.
  • Los anillos de compromiso de Tiffany han sido lucidos por cinco generaciones de chicas americanas.
  • Ahora NK trae a la Exposición Universal los mejores productos de los creativos suecos, artistas, diseñadores y fabricantes. ¿Por qué no seleccionar sus sofisticados regalos de navidad y boda en la tienda NK del Pabellón Sueco?

    [Textos de los anuncios publicitarios aparecidos junto a la primera parte de ‘The secret of Joe Gould‘, el 19 de septiembre de 1964. Fascinante muestra de literatura comercial norteamericana que tanto fascinaba a Camba, y que resulta aún más fascinante cuando se lee a la vez que se lee la amarga historia de un mendigo escritor. Próximamente, los anuncios publicitarios aparecidos junto a la segunda parte de ‘The secret of Joe Gould‘, el 26 de septiembre de 1964.]

  • Genet, Santo Patrón

    Hace menos de un mes que se cumplieron veinte años de la muerte de Jean Genet, falso Conde de Tillancourt, y lo callamos como putas; aunque nos seguíamos alimentando de su cadáver descompuesto en todos sus libros llenos de rabia, impudicia, mentiras, pollas, prisiones, refugios, crímenes y traición.

    Su cadáver descompuesto del que también/tan bien se alimentaron los que llegaron detrás y se quedaron con los homenajes – y las drogas – (Bukowski, Kerouac, Ginsberg,…) o el dinero (Cooper, J.T. Leroy,…) o quienes no consiguieron ni lo uno ni lo otro y merecerían muchísimo más (como el maravilloso chileno Pedro Lemebel).

    Pero Genet (con permiso de Baudelaire y Rimbaud) fue el primero en regalarnos con su literatura su ‘empire of dirt‘, – esa maravillosa frase de ‘Hurt‘, de Nine Inch Nails (de la que Johnny Cash hizo una de las canciones más hermosas que he escuchado nunca, que descubrí gracias a mi querida M. y que no dejo de escuchar una y otra vez, mientras escribo esto que léeis).

    Su imperio de mierda, descompuesto en sus libros, del que nos hemos alimentado como ratas. Todos, sobre todo yo.

    Genet de quien aprendí y con quien comparto fascinación por el crimen y los asesinos:

    Matar es fácil, ya que el corazón está colocado a la izquierda, precisamente enfrente de la mano armada del asesino, ya que el cuello encaja tan bien en las dos manos juntas.*

    Ya el asesino me fuerza al respeto. No sólo porque ha conocido una experiencia poco frecuente, sino también porque se erige en dios; repentinamente, sobre un altar, bien sea de tablas vacilantes bien de aire de azur.*

    Genet, a quien agradezco mi descubrimiento de la belleza en paredes escritas. En una retahíla que por sí misma habría podido ser un post titulado “Lo que Genet leyó en los muros negros de su celda en Mettray“:

    Muerte al policía Gino

    Mi corazón a mi madre

    Mi polla a las putas

    Mi cuello a Debler

    ……………………………

    Yo beso a Janot

    Firmado: el pequeño Jules

    ……………………………

    Matrícula 8424

    Siempre amaré a Lulú la acróbata**

    San Jean Genet (como lo llamó Sartre), a quien me encomiendo al escribir para hacer mía una de sus máximas defensivas:

    Si proclamo que soy una puta vieja, nadie puede decir más, disuado a los insultos. Ya no se me puede ni escupir a la cara.*

    No me atrevo a recomendaros que léais la obra completa de Genet (no os imagino tan maniacObsesivos como yo), pero sí alguna de sus novelas y después la magnífica biografía que hizo sobre él Edmund White. Un libro fabuloso, documentadísimo – y a la venta en bolsillo por 10 euros -, un libro de Genet y de los libros de Genet, donde encontraréis al personaje, al escritor y a su obra, perfectamente ensamblados en lo que, en mi humilde opinión, es una de las mejores biografías de escritor que he leído (junto a la de Capote, por Plimpton).

    (…) lo que tenía que decirle al enemigo debía hacerlo en su propio lenguaje, no en un lenguaje extranjero como una jerga o un argot.

    (…) Lo que yo tenía que decir requería que usara este lenguaje de modo que pudiera dar testimonio de mi sufrimiento.

    Leamos a Genet. Hablemos de Genet. Admitamos la mano que devoramos para tener qué comer…, aunque como él mismo admitió, “La traición es a un tiempo curiosidad y vértigo.***”

    ———————————————————————————————

    * SANTA MARÍA DE LAS FLORES, 1942 – Prisión de Fresnes

    ** LE LANGAGE DE LA MURAILLE: CENT ANS JOUR APRÈS JOUR (Guión cinematográfico inédito)

    *** UN CAUTIVO ENAMORADO, 1986

    GENTE

    Gente envenenada por gas sarín el 20 de marzo de 1995 en el metro de Tokio. Cómo se explicaron los síntomas de envenenamiento (el ahogo, los temblores, los vómitos, la pérdida de visión…)

    Qué pensaron que les estaba pasando*:

  • “Tal vez mi abuelo acabe de morir (…) y esto sea una señal”, KIYOZA IZUMI, Mujer, 26 años
  • “Debe de ser porque madrugué”, AYA KAZAGUCHI, Mujer, 23 años
  • “Mis compañeros me tomaban el pelo, me decían: “Quizá te han envenenado con sarín”, pero yo sabía que era por el nuevo tratamiento para la alergia, así que me reí”, MITSUO ARIMA, Hombre, 41 años
  • “Oh, no, me he resfriado”, TOMOKO TAKATSUKI, Mujer, 26 años. SOICHI INAGAWA, Hombre, 64 años. KOICHI SAKATA: “Pero a la vez me asustaba que fuera algún tipo de hemorragia cerebral. Nunca había sentido algo así antes, por lo que – naturalmente – me temí lo peor. No era un simple resfriado; era algo mucho más serio”, Hombre, 50 años
  • “¡Contracción de las pupilas! ¡Tiene que ser sarín!”, IKUKO NAKAYAMA, Mujer, 30 años
  • “De pronto me entró el pánico a que se me hubiera reventado una arteria”, NOBURU TERAJIMA, Hombre, 38 años
  • “Esto no es una ligera anemia. Esto es serio”, TAKANORI ICHIBA, Hombre, 39 años
  • “Esto es la edad”, KEICHI ISHIKURA, Hombre, 65 años

    Me pregunto qué pensaremos si la muerte llega inesperada. Qué creeremos que nos sucede cuando nos suceda.

    *[Testimonios extraídos de las entrevistas realizadas por el escritor japonés Haruki Murakami para su libro ‘Underground‘; una reflexión documentada sobre las consecuencias del ataque terrorista perpetrado por miembros de la secta Aum Shinrikyo (Verdad Suprema) en el metro de Tokio el 20 de marzo de 1995. Un libro apasionante y conmovedor en el que, para mi sorpresa y deleite, no aparece en ningún momento escrito “20-M”. Gracias a Buda.]

  • Gemelas

    Ayer “Las gemelas María Catalina y Ana Catalina Herazo Villadiego, de 76 años de edad, murieron a la misma hora y del mismo mal en dos pueblos distintos del Caribe colombiano“.

    En 1967, Diane Arbus realizó esta famosísima fotografía de las hermanas Warden:

    Que le sirvió de inspiración a Stanley Kubrick para la elección de las siniestras Grady Girls que invitaban dulcemente a Danny a que jugara con ellas en su versión de “El resplandor” (1980).

    ¿Conclusión? La realidad es una mierda y la vida, cicatera. Porque si en vez del óbito de ese par de septuagenarias costeñas de ayer, hoy (8 de marzo, Día de la Mujer) hubieran muerto las Warden – pongamos que una en Texas y la otra en Montana, exactamente a la misma hora, – éste podría haber sido un gran post. Una muestra perfecta de erudición pintoresca.

    Pero no.

    Las Warden siguen vivas, aunque tras sus matrimonios hayan cambiado sus apellidos, y aunque tras los 80 hayan mantenido esos peinados. Lo que me conduce a la segunda reflexión pesimista del día: cómo después de 40 años, el terror que produce la imagen de las gemelas ya no está en la exquisita mirada de una artista tan espléndida como Arbus, sino en el detestable trabajo de la peluquería contemporánea y los colores pastel…

    Guy Debord

    Leo/Veo In girum imus nocte et consumimur igni (palíndromo latino que se traduciría como Damos vueltas en la noche y somos devorados por el fuego) de Guy Debord, escrita en 1978.

    Quedo sorprendido por dos cosas:

  • la brutal actualidad del pensamiento del autor de “La sociedad del espectáculo
  • que nadie hable de él

    Debord , un revolucionario que creó y desactivó su propio movimiento (Internacional Situacionista), que escribió y dirigió películas imposibles, y que a los 62 años se pegó un tiro en el corazón – tal vez porque supo que estaba en lo cierto.

    Acertado en sus ideas sobre la paternidad contemporánea:

    Desde la más tierna infancia se les retira el control de estos niños, ya rivales suyos, que no escuchan ya las informes opiniones de sus padres, y se ríen de su flagrante fracaso. No sin razón, desprecian su origen y se consideran más bien hijos del espectáculo reinante que de estos criados que, por azar, los han engendrado: sueñan ser los mestizos de estos negros.

    En sus principios sobre La sociedad del espectáculo:

    A medida que la necesidad resulta socialmente soñada, el sueño se hace necesario. El espectáculo es la pesadilla de la sociedad moderna encadenada que, en última instancia, no expresa sino su deseo de dormir. El espectáculo es el guardián de este sueño.

    En su forma de terminar con todo:

    ¡BANG!

  • Gwen Shamblin, SALVADORA

    ¡Albricias! Esta señora rubia (TeÑiDa – ¿acaso tengo que repetir mi teoría acerca de lo perverso de los tintes?) me promete la salvación a través de su revolucionario sistema de pérdida de peso: The Weigh Down Workshop.

    Esta señora me sonríe desde la diestra de Nuestro Señor Jesucristo y me promete que puedo adelgazar con la ayuda del Señor. Bendita Sea.

    Ella toma mi mano y me habla, al tiempo que clava su mirada en mi barriga, mientras yo, atónito, no puedo dejar de preguntarme cuánta laca sostiene esa obra civil capilar. Ella me habla:

    Tenemos dos huecos en nuestro cuerpo: el estomago, y el corazón. Pero, cuando nuestros estómagos están llenos y nuestros corazones están heridos necesitamos llenarlos con Dios en vez de la comida. Las personas que siguen llenando sus corazones con la comida siempre quedarán en el camino del sobrepeso. Sin embargo, este programa puede ayudar a todos a encontrar fe y amor por el Creador, así produciendo una nueva persona en usted, permanentemente delgado, sin más ansiedad por la comida o sobrepeso.

    Nuestras manos empiezan a sudar y mis ojos siguen fijos en su melena marmórea. Es entonces cuando empiezo a llorar. Gwen siente que comienzo a creer:

    Cuando sientas el deseo de comer sin tener hambre, anhela a Dios para satisfacer esas tentaciones.

    Qué maravilla. Dios puede salvarme. El Señor es una Talla M (de Milagro). La fe puede sanarme y sacarme de esta XXL en que anego mi alma glotona y mi rechoncho cuerpo pecador, que Gwen observa de arriba abajo para juzgar con dureza mis pantalones bombachos militares, mis medias a rayas en fusia y negro, mi enorme chal de lana de Dior. Y me habla de otro plan más completo, de El Último Éxodo:

    “Si te has sentido atrapado o adicto a algo en este mundo, como la comida, los cigarrillos, la TV, la lujuria, la homosexualidad o el dinero, y no puedes liberarte, este es el programa para ti.

    (…) Sólo Dios puede liberarte. Nunca serás el mismo.”

    “Amén” – grito. “¿Cuánto me va a costar?” – pienso. “¿Qué le ha puesto a este ginfizz?” – pregunto al camarero.

    Gay Cowboys

    Qué pena contigo, Annie Proulx. Y contigo, Ang Lee. Y con todos los expertos comentaristas cinematográficos que han recibido ‘Brokeback Mountain’ como primer western gay. Porque no.

    Porque en 1968 (¡hace 38 años!) ya se rodó el primer western gay: ‘Lonesome Cowboys’, dirigido por papá Warhol y protagonizado por los espléndidos chulánganos Joe Dallesandro, Taylor Mead (de quien algún día os quiero contar una bonita historia) y Julian Burroughs (sin parentesco con el maravilloso escritor beat y corista de REM , David Byrne y Laurie Anderson).

    En ‘Lonesome Cowboys’ los vaqueros lucen músculo, boas de plumas y mucho maquillaje. Bailan unos con otros al ritmo de The Beatles, se pelean semidesnudos, exudan testosterona y humillan a la única mujer del grupo (la inigualable Viva). Nada que ver con la que parece maravillosa película de Ang Lee. Claro, que a Lee le han llovido Golden Globes y a Andy estuvo a punto de caerle encima el FBI, tal y como demuestran estos documentos:

  • que si un chaval de 15 años presenció escenas de perversión sexual,

  • que si otro vio y oyó a unos tipos completamente desnudos usando un lenguaje ofensivo,

  • que si Warhol pasó la noche con una gran loca regia (esclava de la creatividad capilar),

    Por fortuna, la cosa no pasó a mayores y las denuncias de la familia de catetos rancheros de la (norte)América profunda quedaron archivadas en el FBI (para nuestro deleite).

    Y por (distinta) fortuna me tenéis a mí, para que cuando alguien os mencione ‘Brokeback Mountain’ le podáis epatar dejando caer que hace casi 40 años Warhol ya rodó un western gay. Que, por cierto, es un divertidísimo espanto.

    Feliz fin de semana y hasta el lunes.